viernes, 8 de abril de 2016

En todo estás vos


Las imágenes de la Plaza de Mayo de anoche estremecen fundamentalmente por lo que expresan como síntoma. El slogan “En todo estás vos” empieza a sobrevolar la histórica plaza como esas luces extrañas de las películas de ficción. En todo estás vos cuando pagás el doble el colectivo, en todo estás vos cuando te sube la luz, en todo estás vos cuando hacer un asado ya es algo inaccesible, en todo estás vos cuando empezás a presagiar que, más tarde o más temprano, volverás a ver de nuevo las tribunas cuando juegue tu equipo. El piojo ahora está en vos cuando apenas se cumplen cuatro meses ¡120 días! de gobierno y te desesperás al imaginar que todavía le restan 3 años y 8 meses, cuando las señales que bajan desde Casa Rosada son más de lo mismo que ya mostró como gestión de gobierno.

El presidente ha sido puesto contra las cuerdas no por el populismo K, ni por la herencia recibida sino por su razón de ser, por su abolengo, que le impidió observar que ya no sólo es un empresario multimillonario sino el presidente de todos los argentinos y que por ende no puede viajar como si tal cosa en un helicóptero de un empresario inglés en conflicto con los argentinos, que no puede reaccionar con indolencia ante una denuncia internacional sobre su participación en actividades que todos saben que existen para esconder y ocultar. El presidente se creyó ese invento de que el país es como una empresa y por eso entendió que hay una esfera de información que es exclusiva del directorio y que, por ende, no merece ser transmitida a los empleados, siendo que en su carácter de presidente se debe a su pueblo y por ello tiene que dar explicaciones a todos, no seleccionando medios como lo hizo. Macri, primero fue “tocado” por las filtraciones de Panamá pero con su proceder entre chambón y presumido profundizó las consecuencias negativas de ese impacto. La noción de que como es rico no va a robar se hizo trizas y su indolencia ante el cisma le devolvió a la sociedad la imagen de un niño rico al que le nefrega lo que esté sintiendo la gente.
Error no forzado y doble falta.
Para peor, esto sucede justo en el momento en que las consecuencias de su gestión de gobierno empiezan a hacerse sentir en todo su esplendor. Acabó el verano, los que pudieron gozarlo afuera ya volvieron, los que lo hicieron en base a cuotas las empiezan a sentir como una condena y los que se quedaron por falta de recursos han sido arrojados de un empellón a las fauces de la pobreza. Por eso la embestida con Jaime y Báez, y la exacerbación del “se robaron todo”, porque a 4 meses de asumido, el gobierno de Macri no tiene más para ofrecerle a los argentinos que una brutal transferencia de recursos a los sectores más concentrados de la economía. Van manoteando slogans que se les consumen como una hoja de papel encendida. Le quieren hacer creer al pueblo que vivir mejor y llegar a fin de mes con dignidad fue una fiesta, pero poco a poco esos argentinos a los que el ajuste les partió en dos su economía familiar comienzan a percibir que, en realidad, vivir un poco mejor no es nada más que un derecho, entre otras cosas porque la brutalidad del empujón padecido les hizo recordar en un santiamén a Cavallo, al “estamos mal pero vamos bien” y ahí le cayeron varias fichas a muchos.
Otro caballito de batalla ha sido “Una vez que arreglemos el desastre que nos dejó el kirchnerismo empezarán a llover inversiones” pero el tiempo pasa y los dólares no aparecen. Ni los 25 mil millones en 40 días que prometió Prat Gay a mediados de diciembre ni tampoco los que necesitan para entregarle a los buitres. Lo más grave es que los expulsados del trabajo informal y la changa en los conurbanos de PBA, Rosario y Córdoba saben por experiencia que las inversiones que puede llegar no impactarán en mejoría para ellos. Y no se equivocan. Todo lo que pueda llegar en términos de rosca financiera, en negocios ligados a la minería o a la soja no genera trabajo en esas áreas sensibles socialmente, que dependen en su gran mayoría de la construcción, la industria textil y metalmecánica.
En definitiva, lo que entró en crisis en tiempo récord es el pensamiento mágico de los mercados, una serie de nociones que aparentaron ser eficaces como consignas de oposición al gobierno del peronismo, pero que confrontadas con la realidad del ejercicio del gobierno demostraron ser sólo humo, por eso, aquellos a quienes les decíamos que iban a votar en contra propia y no nos creían, ahora comienzan a verificar en la vida real que, efectivamente, Macri no es más que el restaurador de un mix de Martínez de Hoz y Cavallo. El “sinceramiento” del dólar sólo reportó suculentos dividendos a los exportadores y quedó a la vista de todos que un dólar a 9 o a 15 no modifica en absoluto las condiciones del comercio exterior. Dicho de otro modo: Con un dólar a 9 o a 15 no lográs que Brasil te compre más autos ni que aumentes las exportaciones ya que el problema es la crisis internacional, algo que la cadena nacional de la gente linda se encargó de soslayar, cuando no encriptar, para instalar la noción de que las causas de los problemas que teníamos exclusivamente internas. Ahí tenemos otro elemento de ese pensamiento mágico demolido por la realidad.
Pero el problema más acuciante del gobierno de los mercados es que esta sucesión de imágenes televisivas y slogans no logran atenuar el impacto devastador de sus políticas en amplios sectores del pueblo y mucho menos atenuar la certeza de que, por más que intenten confundirla, la gente sabe que los gobiernos de Néstor y Cristina dejaron al país muchísimo mejor que como lo encontraron y que, precisamente, la gestión de Macri no está haciendo más que retrotraer la situación de miles de argentinos a los tiempos que generaron las condiciones objetivas para su irrupción, allí por mayo de 2003.

5 comentarios:

GISOFANIA dijo...

Suscribo con la mente y el corazón. Gracias!

MARIOAYA dijo...

Exelente análisis, y trabajo para quienes trabajan de periodistas, que sería preguntarles a los que aprobaron la anulación de las leyes cerrojo y endeudamiento, si sabían que pagaríamos intereses monstruosos por cada día de Mora en el pago a los buitres después del 14 de abril, que en un principio eran 322.445 u$s y ahora parece que son más de u4S 1.445.000,.....

Daniel dijo...

A la mierda! Con el comentario de MARIOAYA me asusté en serio. La firmita en el acuerdo buitre produjo eso?

Carlos P dijo...

El kirchnerismo encontró en los Panamá Papers la confirmación de sus presunciones: el rico y poderoso Mauricio Macri participó de una sociedad offshore. Macri aclaró que nunca fue accionista y que la firma estuvo siempre inactiva. Pero el diputado Norman Martínez lo denunció en la justicia federal.

La indignación kirchnerista tiene mucho de hipocresía. No sólo porque el secretario y presunto recaudador de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, hizo negocios a través de una sociedad como la de Macri. La propia Cristina Kirchner bendijo el método. Cuando Galuccio y Kicillof realizaron el acuerdo de YPF con Chevron, lo hicieron, como reveló LA NACION en mayo de 2014, a través de dos sociedades offshore: Chevron Overseas Finance I Limited, radicada en Bermuda, e YPF Shale Oil Investment I LLC, radicada en Delaware. Dos paraísos fiscales.

Los kirchneristas reprochan a Macri un pecado que ellos le hicieron cometer a una empresa del Estado. Siempre en nombre de la soberanía. Un caso, diría Borges, de "esa lógica peculiar que da el odio".

Diego dijo...

Yo no sé si Macri se deja hacer preguntas en sus conferencias, pero alguien tendría que preguntarle:

- Macri, usted dice que sólo era parte del directorio. ¿Quiénes eran los accionistas? ¿Usted como director no los conocía? ¿No actuaba, como director, en defensa de esos intereses?

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta