lunes, 29 de febrero de 2016

¿De que nos sorprendemos?


La verdad es que no sé si hay un blindaje mediático o un apagón informativo. Más se me da por pensar que la gente que consumía los medios del sistema hegemónico lo sigue haciendo y lo que se achicó fue el dispositivo de comunicación que orbitaba en torno al kirchnerismo, básicamente por los cambios operados en Radio Nacional, algo cantado si ganaba Macri, y el previsible accionar del grupo 23, datos que no nos deberían sorprender. Lo que sí nos tendría que sorprender es que no haya habido una planificación por parte del kirchnerismo sobre qué pasaría si se perdían las elecciones ¿Era tan difícil imaginar que el macrismo iba a meter mano en la programación de Radio Nacional y que Szpolskiy y cía vaciarían el grupo 23?

Es penoso lo que está ocurriendo, pero por encima del dolor de tantos periodistas que pierden su trabajo, en algún momento habrá que ponerse a revisar la política comunicacional del kirchnerismo ¿Cómo puede ser que después de 12 años el escenario sean las movilizaciones en contra del vaciamiento del grupo 23? Y no digo revisar para autoflagelarse en la autocrítica sino para extraer enseñanzas, básicamente entender que hay que crear estructuras de medios con un fuerte basamento económico, político e ideológico, que estén en condiciones de sostenerse en el tiempo. Y digo crear, no alquilar, mucho menos comprar llave en mano como hizo el kirchnerismo que alquiló los servicios de tipos que "supuestamente" conocían el negocio de los medios. Bien, los resultados están a la vista y luego de 12 años de "batalla cultural" Clarín impone su venganza a sangre y fuego

¿Se podía esperar algo distinto?


domingo, 28 de febrero de 2016

El Vermucito | Audio del 28-02-2016


HECTOR RECALDE
“Nos están provocando para que nos desbordemos pero no estamos afiliados al sindicato de giles”
ARNALDO BOCCO
Explicación sobre el funcionamiento del BCRA y la consiguiente endeblez del llamado a indagatoria del juez Bonadio a la ex presidenta y demás funcionarios
PEPE SBATELLA
“El arte de los conservadores ha sido obligar al movimiento popular a rearmar todo lo que sus gobiernos desarticulan”
GUILLERMO OLIVERI
Análisis de la breve y gélida entrevista entre el Papa y Macri
PRIMERA HORA
SEGUNDA HORA

viernes, 26 de febrero de 2016

Pichetto y el oficialismo permanente


Macri fue muy claro en lo referido a los buitres, dijo que había que sentarse con el juez Griesa y hacer lo que él ordenase. Todo indica que está a un paso de lograr su objetivo, en una rendición incondicional que asombra por los números ya que mientras Néstor Kirchner arregló con el 94 % de los bonistas con 30 mil millones de dólares, Mauricio está dispuesto a darle 15 mil millones al 7 % restante, un negoción, para los usureros, por cierto (¿Te acordás cuando se decía que los empresarios están más capacitados para conducir el estado porque saben administrar?)

Un sólo obstáculo le quedará a Griesa y los buitres para consumar la victoria y es que el parlamento argentino derogue las leyes "Cerrojo" y de "Pago soberano". De otra manera la rendición incondicional del macrismo es imposible. ¿Qué necesitan para derogarla? Los votos de una parte del bloque de senadores del FPV puesto que, se supone, en Diputados están más cerca de ganar la votación con el concurso de Bossio, el joven militante del oficialismo, sea con Cristina o con Mauricio, y la decena y media de diputados que lo acompaña. Donde Cambiemos está verdaderamente complicado es en el senado, por eso está realizando todos los esfuerzos posibles para conseguir sea como sea el voto de varios senadores peronistas a quienes les ofrece el oro y el moro para sus provincias y ver si así levantan la mano a favor de los buitres.

Siempre que la materia en estudio es peronismo, es muy difícil anticipar los escenarios posibles que esta votación generará, pero me arriesgo a sospechar que abrirá una brecha de dimensiones gigantescas y que ya nada será como antes. El senador Miguel Pichetto, como encarnación del oficialista permanente está operando a cara descubierta a favor de la derogación y habrá que ver cuántos votos junta, además de los salteños y otros que, se descuenta, lo acompañarán. La coartada discursiva es un rosario de vetustos lugares comunes: contribuir a la gobernabilidad, no poner palos en la rueda y demás hits por el estilo.

En la base del debate, y más allá de la derogación de las leyes para firmar la rendición con los buitres, el dilema que late como bomba de tiempo en el seno del peronismo es qué margen de tolerancia habrá para esto que podríamos definir como "el oficialismo permanente", esa tendencia a arreglar con la lapicera, independientemente de quién la maneje y que empezará a visualizarse con más nitidez en este tiempo, donde las cajas de la nación y la provincia de Buenos Aires han quedado en manos del macrismo. Bossio y Pichetto son los abanderados, se escudan en la cerrazón de Cristina y La Cámpora para no confesar sus verdaderos objetivos. A ver: es cierto que el cristinismo se ensimismó en demasía (aquí hablamos oportunamente al respecto) pero a no confundirse: Una cosa es la disputa interna con un sector y muy otra la compulsión a arreglar con el poder de turno a como dé lugar, pisoteando el mandato que nos dio la sociedad mediante su voto.

El oficialismo permanente se fue desarrollando en casi tres décadas de manejo del estado nacional y la PBA. Fue menemista en los noventa y kirchnerista del 2003 en adelante. Y ahora, como si nada, se arrima al macrismo. Para el oficialista permanente todos estos movimientos tienen siempre una florida fundamentación. El punto es determinar dónde está el límite y cómo se distingue a aquellos intendentes y gobernadores que asumen con dignidad el rol de opositores -que es donde nos colocó la sociedad- para desde ahí negociar todo lo que sea negociable con el poder central, y aquellos que son meros militantes de la tesorería y poco les importa si está en manos del peronismo o del macrismo. 

Hacer política de mayorías implica amplitud, pero ser amplios no significa que todo da lo mismo.

jueves, 25 de febrero de 2016

Feliz cumpleaños, Néstor


Dejé de participar activamente en política partidaria allá por 1992. Incluso renuncié a un nombramiento que tenía en la Cámara de diputados de la provincia para dedicarme por entero al periodismo radial. Fui un típico progre, de esos que se sintió un genio al blandir el carnet de pelotudo que sacó Lanata en su revista Veintiuno. En realidad era uno de los tantos pelotudos engrupidos por este hábil estafador.
Con De la Rúa en el gobierno, me empezaron a gustar las posiciones de Néstor. Lo veía distinto al resto de los dirigentes peronistas. El 30 de diciembre de 2001 llamé a la oficina de Cristina en el senado y hablé con un empleado: le pregunté si había algún local o lugar de referencia para acercarme pues el gobernador de Santa Cruz me parecía el dirigente adecuado para aspirar a un futuro. Pero el ADN progre hizo de las suyas y años después, en las elecciones de 2003 voté a Carrió, con la seguridad de que en segunda vuelta lo haría por él contra Menem. No tengo perdón. Lo sé y lo sufro cada vez que lo recuerdo. Quizá en la votación más importante cometí un error garrafal, pero bueno. Uno es la síntesis de los lugares de donde viene y debe hacerse cargo.
Cuando asumió ese 25 de mayo, mi hija Maite volaba de fiebre. Mi cuñada miraba la tele y lloraba. Me divertí con el juego que hizo con el bastón y la cara de Cristina como diciendo “No tiene arreglo”.
Poco tiempo después, cenaba la noche en que por cadena nacional anunció la modificación de la corte suprema. Fue en ese preciso instante donde me convencí definitivamente que la cosa venía en serio y que este tipo era distinto. Ni hablar cuando lo propuso a Zaffaroni para la corte o cuando lo vi firmar decretos con una Bic azul.
Cuando en 2009, en plena derrota salió al frente y clavó el inolvidable “¿Qué te pasha Clarín, estás nerviosho? me enseñó cómo se pelea en política y cómo se comunica. Esa chicana generó más conciencia sobre el poder del multimedios que todo lo que se hizo después.
No sé qué hubiera pasado si no se hubiera muerto. Lo que sí puedo probar es que dejó una fortuna política que se fue dilapidando de la peor manera.
Y acá sigo, extrañándolo

miércoles, 24 de febrero de 2016

Macri se lleva gobernar a marzo

Una cosa es manejar la calesita y muy otra el parque de diversiones y eso de observa en la diferencia entre administrar un distrito rico y gobernar el país, con todos los matices y complejidades imaginables es tangible. Mauricio Macri lo está sintiendo en la piel.
En esta mañana calurosa, cuando el protocolo antipiquetes quedó en el ridículo, con un gobierno preso entre el temor a reprimir y la presión del fuego amigo de medios y gente linda que pide leña, podemos asegurar que la administración Macri está empezando a sufrir la responsabilidad de gobernar.
Hay una máxima según la cual es mucho más difícil conservar el poder que conquistarlo. El ejemplo es, por estas horas, el gobierno de Macri. El dólar se vuelve imparable y consigo se lleva los precios; la reforma de Ganancias resultó un tiro por la culata; el papelón de la paritaria docente obliga al ministro Esteban Bullrich a ratificar la propuesta -luego vetada por el presidente- o a desencadenar un paro nacional de maestros. En el congreso está dependiendo del massismo para ver si avanza o no el DNU sobre coparticipación y la visita de Obama parece transformarse cada vez más en un suplicio porque hay una pregunta elemental que evidentemente no se hicieron ¿Puede dar algún rédito traer al presidente de la potencia que auspició el terrorismo de estado justo cuando se cumplen 40 años del golpe cívico-militar?
Gobernar es un arte complejo y hasta ahora todo indica que Mauricio Macri y su equipo no están capacitados para esa tarea.

martes, 23 de febrero de 2016

La Lucidez de Estela


Ante la pregunta sobre si se reuniría con Obama si él se lo solicitara, la presidenta de Abuelas dejó en claro, una vez más, la notable lucidez que sigue manteniendo. En un minuto separó al pueblo norteamericano de los gobiernos que incentivaron el terrorismo de estado en la región, a presidentes como Carter, a Obama por una cuestión generacional, y remató diciendo que sería una excelente oportunidad para pedirle al primer mandatario norteamericano la desclasificación de documentación de la época.
Aplausos

Del estado aguantadero al estado coto de caza


La Unidad de Información Financiera (UIF) fue creada para investigar delitos financieros, lo que significa centralmente vigilar la actividad bancaria. Uno de sus roles centrales fue investigar el lavado de dinero. Como todos sabemos, esta unidad ha sido desguazada, con lo cuál más de uno se pregunta si en realidad el gobierno de Macri realmente está dispuesto a combatir el narcotráfico, pues si tuviera un compromiso con esa promesa de campaña lo último que podría hacer es desarmar la UIF.
Pero no terminan ahí las rarezas del modo de gestionar del gobierno de los CEOS. Las autoridades nombradas para manejar los restos de la UIF provienen del FMI (Mariano Federici), del HSBC (María Eugenia Talerico) y próximamente será designado Juan Félix Marteau, abogado del grupo Clarín. (Aquí hay una muy buena nota al respecto)
Valga recordar que el HSBC estuvo en el ojo de la tormenta por denuncias realizadas por ex empleados que lo vinculaban a los peores delitos financieros y que, curiosamente, puso mil de los cinco mil millones de dólares que recibió como primer préstamo el gobierno de Macri.
La gente linda es así. Denuncia que el estado habría sido una especie de aguantadero de la política y lo va transformando en un coto de caza de los grupos económicos.

lunes, 22 de febrero de 2016

El estado debe ser aguantadero de la política


Macri dio hoy un discurso de campaña plagado de lugares comunes que no resisten el menor análisis. El más rimbombante, sin dudas, es el viejo slogan de que el estado no debe ser aguantadero de la política. Por supuesto que esta frase es música celestial para los oídos de muchos bien pensantes, pero esconde una trampa fabulosa, veamos:
Si la política es el recurso de los pueblos para organizarse y luchar por sus derechos, la herramienta a conquistar para lograr el objetivo es el estado. Coparlo, controlarlo y orientarlo en función de los intereses de las mayorías populares es la primera gran acción. Por supuesto que esto significa un muy serio problema para la minoría dominante, de ahí que la desarticulación de todo lo que se haya podido armar durante el kirchnerismo es también su primer gran acto de gestión de su gobierno.
La minoría dominante ve al estado como el gran enemigo y por eso lo primero que hace es desarticularlo, apelando a una fraseología efectista. Se pretende desarticular el estado para que no interfiera en los negocios del círculo rojo. Ya hemos escrito hace mucho en este rincón que, más que regresar a los noventa, en realidad el gobierno de los CEOS regresaría a 1976, y es lo que está emprendiendo a través del desguace sistemático de todas aquellas áreas sensibles -como la UIF- de modo que el estado vuelva a ser una estructura liviana, sin poder de intervención ni de fiscalización.
Es sencillo, muy sencillo

domingo, 21 de febrero de 2016

El Vermucito | Audio del 21-02-2016


En el programa de hoy conversamos con Darío Díaz Pérez sobre el libro que acaba de publicar donde recopila lo más destacado de su gestión, con Eduardo López de UTE, sobre la paritaria docente y con Jorge Ferraresi sobre la situación interna del peronismo.
ENTREVISTA A JORGE FERRARESI

COLUMNA DE ARNALDO BOCCO

NOTA CON EDUARDO LOPEZ

PRIMERA HORA

SEGUNDA HORA

sábado, 20 de febrero de 2016

“La corrupción, pretexto para derribar gobiernos populares”



En el libro “Estrategia y Táctica del Movimiento Nacional”, de Arturo Frondizi, publicado en 1964, hay un capítulo titulado “La corrupción, pretexto para derribar gobiernos populares” donde el ex presidente razona de una manera que mantiene una vigencia llamativa. Aquí transcribo algunos pasajes del mismo y abajo está el link al PDF y agradezco a Agustín Rossi que lo recomendó en el programa de Sandra Russo.
“No ha habido hazaña -militar,política,económica,cultural- de trascendencia para el afianzamiento de nuestra nacionalidad y el acrecentamiento de su patrimonio material y espiritual , que no haya sido objeto de las más irresponsables campañas de difamación tendientes a invalidarlas, menospreciarlas o postergarlas.

Durante los solitarios meses de mi confinamiento en Martín García, regresé a las abandonadas lecturas de nuestra historia patria, tan coherente en su apariencia turbulenta y contradictoria, que los hechos de hoy conservan asombroso parentesco con los de antaño. En todo tiempo, quienes quisieron empujar el país hacia adelante fueron acusados de mala conducta administrativa, de cohecho y malversación. Como también a mi gobierno se le habían formulado idénticos cargos, me propuse trazar esquemáticamente esa constante que podemos llamar “de la calumnia” y que en mi caso se había cebado no tanto en mi persona, a la que algunos adversarios generosos eximían de culpa, sino en mis más cercanos y eficientes colaboradores y, especialmente, en Rogelio Frigerio y sus amigos. Con lo cual, los críticos más benignos me perdonaban la vida sin razón, pues nada hicieron en mi gobierno los “frigeristas” que no fuera fruto de la más estrecha y leal deliberación con quien asumía entonces y ratifica hoy la responsabilidad ejecutiva.

Pero antes de ocuparnos de los “negociados” atribuidos a mi gobierno, resultará pintoresca una excursión por los caminos de la historia, donde, a cada rato, tropezaremos con la constante de la calumnia como arma innoble para destruir al adversario. Y lo curioso es que, siempre, tal recurso no perseguía la reparación de la moral o la ley perdida, sino que se conformaba con lograr su objetivo político: caída la cabeza del adversario, los presuntos ladrones dejaban de ser perseguidos y castigados, como lo demuestra el hecho de que ningún proceso e investigación  emprendido con fines políticos se haya esforzado en sancionar a los presuntos culpables.

LA CALUMNIA CONTRA LOS LIDERES POPULARES
Estas sabias reflexiones de Berutti demuestran que hace siglo y medio ya se conocían las tácticas políticas basadas en la denigración gratuita del adversario y había quienes eran capaces de desentrañar sus ocultos designios.

Es lamentable, entonces, que esa práctica desleal haya llegado intacta hasta nuestro días y que las calumnias que antes se lanzaron contra los próceres de nuestra independencia y organización nacional, desde San Martín hasta Rosas y Urquiza, se hayan repetido contra gobernantes contemporáneos y siempre con el mismo propósito denunciado por Berutti“Acarrearles el odio público, que su partido y amigos no pudiesen revivir y el gobierno que reemplazaba al caído se pudiese sostener sin temor de que los caídos pudiesen voltearlo”

Más lastimoso todavía es que se presten al juego partidos y hombres sinceramente dedicados a la causa popular, cuyos propios líderes y ellos mismos fueron víctimas de la insidia cada vez que, desde el gobierno o desde la oposición, ponían en peligro las posiciones y los privilegios de la minoría.

A Lisandro de la Torre estuvieron a punto de asesinarlo en el Senado de la Nación cuando desnudaba las maquinaciones de los monopolios exportadores. Pero si esa vez falló el intento y abatió en cambio a uno de sus discípulos más queridos, el arma más sutil y menos riesgosa de la calumnia se había ensañado antes con el ilustre tribuno en ocasión de su candidatura a presidente. Todos recordamos el libelo publicado por un ex socio de don Lisandro, con quien mantenía una controversia judicial, en el que se formulaban acusaciones indignas contra el candidato presidencial y que tuvo amplia acogida en la prensa y en los círculos que auspiciaban la candidatura rival. El doctor de la Torre replicó eficazmente al calumniador, pero siempre guardó su amaro recuerdo del episodio.

¿Qué no se dijo de la corrupción de los gobiernos de Hipólito Yrigoyen?

El ministro del interior del gobierno de facto surgido de la revolución militar de 1930, Matías G. González Sorondo, afirmó dos días después del triunfo del golpe que “una horda, un hampa había acampado en las esferas oficiales y plantado en ellas su acampe de mercaderes, comprándolo y vendiéndolo todo, desde lo más sagrado hasta el honor de la patria”

Y el senador Benjamín Villafañe, en pleno recinto de la cámara alta, dijo: “Al yrigoyenismo lo forman ciento diez mil prontuariados en la sección Robos y Hurtos, sesenta mil pederastas y cincuenta mil más que viven al margen de la ley, del juego y la explotación de mujeres”
Aquí el link para leer el libro online. El capítulo en cuestión está en la pag 127
https://issuu.com/visiondesarrollista/docs/estrategia_y_t__ctica_del_movimient/118?e=18085728/14616115

viernes, 19 de febrero de 2016

Bonelli en la misma línea que Broda


En el libro “Clarín, la era Magnetto”, Martín Sivak cuenta que Marcelo Bonelli es uno de los periodistas del grupo que mejor vínculo tiene con el CEO, por eso sus notas son leídas con atención pues lo que escribe se lo considera en gran medida parte del pensamiento político-económico del mandamás del grupo Clarín. En su habitual columna de los viernes “Panorama empresarial” hoy Bonelli dice en un párrafo muy sugestivo:
“Junto a Jaime Durán Barba, el jefe de Gabinete defiende la estrategia de no llevar adelante ningún ajuste sustancial de la economía, para no deteriorar la imagen de Macri. Ese plan tiene, por ahora, todo el aval del Presidente. Pero dentro del gobierno existen voces que argumentan que la demora en corregir la economía, alienta la inflación y puede en el futuro generar costos políticos a Macri. Carlos Melconian, titular del Banco Nación, sostuvo en reunión con banqueros:“Estamos en una transición, este no es el plan que tiene en la cabeza Mauricio”.Francisco Cabrera puso paños fríos en las discusiones y cree que la inflación va cediendo. El ministro sostiene: “El traslado a precios de la devaluación fue menor”. Prat-Gay adhiere a la idea de no hacer olas. Cree que no hablar del estado caótico en el cual Cristina dejó la economía va a facilitar la negociación externa con los “buitres” y el plan de endeudamiento para financiar sin ajuste este año el monstruoso déficit fiscal.”
El miércoles, nada menos que en Radio Mitre, Marcelo Longobardi entrevistó a Miguel Angel Broda, considerado la voz más importante de los gurúes (Acá está la desgrabación) Broda dijo exactamente lo mismo que se lee hoy en la nota de Bonelli, con el dato extra de la mención a Carlos Melconián diciendo que “este no es el plan que tiene en la cabeza Mauricio”
Queda claro que estamos asistiendo a una interna fabulosa al interior del gobierno y los conglomerados empresariales que lo entornan. Aquella máxima de Broda sobre si el ajuste “lo haremos planeado o a los golpes” está más vigente que nunca. En este contexto, queda claro que Clarín juega con el ala más salvaje que está planteando que si no se va con el cuchillo a fondo, no llegarán los resultados deseados.
Si a nosotros ya de por sí nos parece extremadamente dura la política desplegada por Prat Gay, casi que no resultaría inimaginable las consecuencias de la aplicación de la receta Broda-Melconian. La gran pregunta es si existen posibilidades en la vida real para la aplicación total de las ideas de Broda, o si en verdad este gurú y sus secuaces no juegan, al fin y al cabo, el eterno rol de exigir lo imposible para de alguna manera legitimar por derecha el ajuste que lleva adelante el gobierno. Viene a cuento recordar cómo en los tiempos de Cavallo-Menem se justificaban las consecuencias nefastas de la convertibidad por la no aplicación de “las reformas pendientes”.
De momento, Macri avanza pero no con la dureza que le exigen. Se rumorea que su discurso del 1 de marzo en la apertura del año legislativo será durísimo en términos de denunciar la herencia recibida (que es una de las exigencias del ala dura) Habrá que ver cuánto les concede en el resto.

jueves, 18 de febrero de 2016

Macri no piensa liberar a Milagro Sala


Se suponía que Macri no podría ir a ver al Papa manteniendo presa a Milagro Sala pero, la verdad, es que pasan los días y nada hace presumir que esté en sus planes pedirle a Gerardo Morales que la libere. Es que Mauricio tiene una obsesión y es la de edificar la noción de que es un presidente fuerte. Entiende, por ende, que liberar a la dirigente social una semana antes de viajar a Roma conspiraría contra la imagen que quiere transmitir de si mismo.
Dos semanas atrás, cuando Marcos Peña y Rogelio Frigerio recibieron a dirigentes sociales y monseñor Lozano, parecía que se podría abrir un canal de diálogo que pudiera destrabar la situación, pero la posición de los funcionarios fue verdaderamente desalentadora: se escudaron en la división de poderes y en el respeto a la autonomía de la provincia de Jujuy. Luego, la Tupac levantó el acampe en la plaza de la capital provincial y ahí también se pensó que se entraba en una etapa de distensión, pero la posición del gobierno nacional ha sido apoyar sin fisuras la decisión del gobernador jujeño. Para colmo, ante los cortes de ruta de ayer solicitando la libertad de Milagro Sala, la respuesta de Casa Rosada fue dar a conocer un protocolo antipiquetes que se traducirá a poco de andar en incremento del accionar represivo.
Es evidente que la relación de Macri con Bergoglio no es de las mejores y por lo visto no cree que se justifique pagar el costo político de liberar a Milagro para mejorar un vínculo resquebrajado hace tiempo. El presidente entiende que Milagro Sala es un icono del denominado “kirchnerismo duro” y que su detención le granjea un saldo favorable de apoyo a lo largo y ancho de la sociedad argentina. Lo grave de esto es que está sentando un precedente nefasto para la vida institucional puesto que la detención de la dirigente social jujeña contraría todas las normas del derecho y que de lesiones de esta naturaleza nunca se sale en buenas condiciones. Si ni siquiera los gestos del Papa lograron que la libere, queda claro que el fantasma de un futuro con represión creciente y presos políticos en aumento será moneda corriente.
Macri se equivoca de cabo a rabo al creer que una imagen de fortaleza se da apresando dirigentes opositores. La imagen de fortaleza de un mandatario se funda, antes que nada, en el respeto a la ley. Néstor Kirchner restituyó autoridad a la investidura presidencial al prohibir la represión de la protesta social en la Argentina de 2003, que era un polvorín al lado de lo que es hoy, y la robusteció tomando decisiones políticas que favorecieron a los más necesitados. Todo lo contrario al accionar del presidente de los CEOS, que favorece a los grupos concentrados y ya ha dado muestras de que está decidido a acallar a balazo limpio las protestas que sus propios actos de gobierno desencadenan.

Broda impugna el "gradualismo" de Macri


Desgrabé los pasajes centrales de los dichos de Miguel Angel Broda ayer con Longobardi por Radio Mitre y queda explicitado de manera irrefutable la tensa relación entre el equipo de Prat Gay y los halcones, que comanda este economista.
Resalté en negritas los pasajes donde de manera sutil -y no tanto- Broda manifiesta el descontento absoluto con la táctica elegida por Macri y este es un dato a tener muy en cuenta, justo cuando se conocen versiones sobre recrudecimiento de la interna Prat Gay – Melconian -Sturzenegger y cuando el propio Macri empieza a sentir el rigor de sus propias políticas, algo que lo lleva a tomar decisiones que son vetadas por el sector más duro del stablishment, que él representa.
“Hemos dado un paso gigantesco de términos de cómo configuramos nuestra macroeconomía. En el camino de la normalización hemos elegido un programa extremadamente gradual cuyo objetivo es hacer el ajuste fiscal un poco más adelante y bajar moderadamente la tasa de inflación. No hay ajuste fiscal y este año el déficit sube.
El equipo económico es el que el presidente ha elegido para no explicitar la herencia recibida y hacer un ajuste fiscal extremadamente moderado y se ve en todas las decisiones, por ejemplo en la de la oferta a los docentes
El resto del mundo nos mira con una gran confianza pero cuando nos pregunta ¿Van a ser 10/15 años de racionalidad económica? Y… todavía no sabemos, estamos en una transición, y eso ha producido que no han llovido dólares a la Argentina y tampoco hay nadie matándose para comprar activos reales de Argentina. O sea, Argentina está en un proceso de transición, algunos pensábamos que el presidente Macri era el punto de inflexión de la decadencia de setenta años y el presidente ha asumido que es un presidente de la transición, que puede hacer algunas cosas sin descuidar la gobernabilidady las concesiones han sido un poco mayores de las que se esperaba. En ese contexto estamos luchando con una economía estancada, con leve tendencia declinante y con un ajuste de variables nominales sustancial. Estamos en el medio de la pelea de un programa que podría haber sido mucho más ambicioso pero que uno entiende que, bueno, hay restricciones políticas y una supremacía de la política sobre la técnica un poco peligrosa porque uno puede tener el mejor voluntarismo de todos, pero si va contra las leyes de la economía el porrazo es imparable. Por lo tanto, hay dudas, hay cierto escepticismo dentro de un contexto de que es un cambio brutal.
Los puristas de la república no están contentos con algunos DNU y los puristas de la economía tampoco estamos demasiado contentos.
Estamos caminando un camino muy finito y muy delgado, uno entiende las restricciones del presidente, aunque desde el punto de vista analítico podría haber habido una discusión muchísimo más dura respecto a por qué no explicitar la herencia y por qué no aprovechar la luna de miel. Vamos a ver. No hay ninguna razón para ser pesimista pero tampoco hay razones para ser súper optimistas. En la Argentina no llueven los dólares y el resto del mundo nos mira diciendo “puede ser que esos locos del sur se hagan normales” y una Argentina normal es muy importante para el resto de la región, pero tampoco es seguro que nos hagamos normales y la verdad, también es cierto, que 12 años de mundo al revés han generado un lavado de cerebro en la sociedad, que alguna de las cosas que son sentido común en el resto del mundo aquí parecen extremismos de economistas aislados en otro planeta.
Mi primera impresión es que estamos arriesgando demasiado en un modelo muy gradual donde tampoco podemos tener muchas expectativas porque tampoco conocemos ni el programa fiscal ni el programa monetario y tampoco conocemos todas las compensaciones que se van a dar. O sea, las transferencias a las provincias para pagar los salarios de los maestros van a salir de aumento de los maestros van a salir de aumento del gasto o de la sustitución de otros gastos? Ahora, cada vez que hacemos un paso hacia adelante, compensamos con alguna otra cosa que probablemente aumente el déficit fiscal. Estamos en una lucha que no es fácil porque también la sociedad defiende cosas que en ningún país defienden, y eso le pone una restricción importante. De todas maneras, la orientación política que domina el pensamiento del presidente es una orientación muy arriesgada y en muchos casos muy voluntarista en términos económicos y ese es el equipo económico que ha elegido, un equipo en consistencia con su orientación política.
No hay programa anti inflacionario. Yo no puedo decirle a los señores sindicalistas “No miren la inflación para atrás, miren para adelante” cuando no tengo programa para saber cuál va a ser la inflación para adelante, entonces esto puede llevarnos al gran error de dividir las paritarias en semestres. Puede llevarnos a “bueno, ajustemos por la inflación pasada ahora, miremos lo que pasa y dentro de cuatro o cinco meses hacemos otro ajuste”
Estamos en el medio de una definición muy importante, que es ¿Vamos a ser país normal o continuamos en la locura?
COLOCAR DEUDA
El modelo requiere resolver rápido con los holdouts , necesitamos que Griesa nos de una mano rápido porque vamos a colocar dosis masivas de deuda externa. Vamos a aprovechar lo único bueno que dejó el kirchnerismo que es una deuda baja.
En 2016 podemos hacer uso del endeudamiento externo masivo, que nosotros calculamos en 35 mil millones de dólares.
AUDIO DE LA NOTA

miércoles, 17 de febrero de 2016

Un gobierno cercado por las consecuencias de sus propias políticas


Pareciera que el gobierno de Macri ingresa en un terreno resbaladizo y sumamente peligroso: La oferta a los docentes hizo añicos la idea del techo a las paritarias que sus mismos funcionario venían promoviendo y que hasta los gordos cegetistas habían aceptado, al menos de la boca para afuera. La propuesta a los educadores, por un lado es un muñecazo políticamente inteligente pues si a la escena de un marzo con el malhumor social por el tarifazo múltiple se le sumaba un paro docente, la relación con la sociedad iba a complicarse muchísimo más. Pero al mismo tiempo delata un nivel de improvización y de falta de mirada estratégica realmente alarmante ¿Cómo puede un gobierno imaginar que con una inflación desatada se pueden dan aumentos de no más del 25 %?
Por otro lado, el presidente ha empezado a mostrarse preocupado por la inflación y hasta andan diciendo sus hombres que van a multar a empresas que abusen, etc, etc ¿Usted se imagina verdaderamente al gobierno de Macri castigando a los mismos sectores a los que beneficia hora tras hora con su accionar? Lo más probable es que las multas -si las aplican- tengan un efecto meramente publicitario ya que es sabido que en muchos casos a las empresas les sale más barato la multa que brindar mejor servicio o bajar sus precios.
Lo grave es ver a un gobierno cercado por las consecuencias de sus propias políticas, que es de lo peor que le puede pasar a un país: No han cambiado las condiciones externas ni ha habido algún fenómeno impensado que haya complicado la situación nacional. Lo que se ha registrado es una política gubernamental que transfirió ganancias exorbitantes a los sectores más concentrados de la economía y perpetró una devaluación del 50 % que impactó como una bomba en el consumo y los precios minoristas. El problema externo no se soluciona subiendo el dólar fronteras adentro, porque el que te dejó de comprar lo hace porque no tiene dólares ¿Se entiende? Todo lo que está ocurriendo es producto exclusivo del plan económico puesto en marcha el 10 de diciembre.

martes, 16 de febrero de 2016

Si hubiera ganado Scioli


Muchos dicen que Scioli hubiera hecho más o menos lo mismo que Macri y esto merece ser pensado. En primer lugar digamos que si hubiera ganado Scioli por la diferencia que lo hizo Macri, el mundo Cambiemos hubiera puesto al país al borde de una guerra civil como ya lo habían preanunciado en las elecciones de Tucumán. La idea era deslegitimar el resultado electoral denunciando fraude masivo, etc, etc, pero el FPV dio una muestra más de respeto a la voluntad popular y reconoció la ajustada victoria de su oponente sin judicializar el proceso electoral, tal como lo hizo en su momento Néstor kirchner.
Pero sigamos al fondo de la cuestión, a la sospecha respecto a si Daniel Scioli hubiera actuado igual que Macri. En rigor, este supuesto es hijo de una máxima instalada por el dispositivo mediático y es que las medidas que está tomando el gobierno son “las que había que tomar por el estado de cuasi descomposición en que estaba el país“. Aquí surge la primera diferencia, en el diagnóstico, porque en realidad es mentira que el país estuviese en la situación desastroza que el gobierno y sus socios se empeñan en difundir. Macri es el primer presidente en años que recibe un país sin crisis social, con niveles de empleo altísimos, con una economía funcionando, inflación descendiendo y la deuda externa en relación al PBI más baja 1820 en adelante. El factor más acuciante de su economía es el sector externo y ello no es consecuencia de las política aplicadas por la administración de Cristina sino de la coyuntura internacional, donde se destaca la profunda crisis de Brasil, nuestro principal socio, también de China y de todos los mercados que compran nuestras exportaciones. Lo que sucede es que ese país funcionaba de acuerdo a un diseño político-ideológico antagónico al del dogma neoliberal que surca las venas de Cambiemos y por lo tanto, las primeras medidas de “sinceramiento” aplicadas por Prat Gay generaron lo que habíamos anticipado que iba suceder y ahora muchos que no nos creían están sintiendo en sus propios bolsillos.
Es que el diagnóstico de Scioli y el FPV tenía notorias diferencias con el de Cambiemos y por ende la terapéutica hubiera sido muy distinta. El contraste central radica en el reconocimiento de que muchas de las políticas implementadas por Cristina era correctas y que si se imponían correcciones, se las iba a realizar pero sin trastocar el fondo. Uno de los ejemplos más claros de esto es que mientras en la década pasada el país fue buscando orbitar en torno a los Brics, como nueva locomotora económica mundial, Macri ha decidido retornar a la vieja y económicamente inviable posición de satélite de Estados Unidos y la decrépita Europa.
¿Alguien se imagina al gobierno de Daniel Scioli interviniendo la AFSCA y eliminando por DNU la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual?
¿Alguien se imagina a Scioli manteniendo los costos del Fútbol para Todos pero entregándole el negocio de los partidos más taquilleros a los canales privados?
¿Alguien imagina a Scioli pretendiendo nombrar a jueces de la corte por DNU?
¿Alguien se imagina a Scioli teniendo un preso político al mes de asumido como tiene Macri a Milagro Sala?
¿Alguien se imagina a la policía reprimiendo con ferocidad a trabajadores que reclaman por su empleo o a la gendarmería baleando una murga o ingresando por la fuerza en horas de la noche a la casa de empleados de la agencia Télam?
¿Alguien se imagina que Scioli hubiera llevado el dólar a 15 pesos para que en su alocada carrera hubiera arrastrado consigo al conjunto de precios y generado las condiciones para que los vivos de siempre le dieran a la máquina de remarcar como en los mejores momentos?
¿Alguien puede creer que Scioli hubiera despedido trabajadores de la manera que lo hace Macri?
¿Es imaginable Scioli emprendiendo una política de vaciamiento en materia de Derechos Humanos o generando política atentatorias contra las nuevas universidades del conurbano?
¿Es imaginable Daniel Scioli desatando un tarifazo del 600 % en electricidad y gas?
¿Es imaginable Scioli enunciando “pobreza cero” y al mismo tiempo expulsando del consumo al 20 % de los argentinos?

lunes, 15 de febrero de 2016

Lo peor que le puede pasar al pueblo es que al gobierno de Macri le vaya bien



Hay un reflejo políticamente correcto que incita a pensar que lo mejor para el pueblo es que al gobierno le vaya bien, pero la verdad es que, aunque suene horrible, Lo peor que le puede ocurrir a los sectores populares es que le vaya bien al gobierno de Macri pues eso significa que habrá logrado su objetivo de reducir el valor adquisitivo del salario, de “enfriar” la economía, lo que significa que los que se mueren de frío son siempre los más desprotegidos, y la utilización del empleo como extorsión (en estos días se ha sumado el incombustible López Murphy a la prédica terrorista de Prat Gay y Ferreres, diciendo que si los salarios suben un 40% va a crecer el desempleo)
No se gobierna “con todos y para todos”. Siempre se lo hace a favor de algunos y en contra de otros. Macri ya ha dado muestras inequívocas de qué sectores son los favorecidos por su gestión. La quita de retenciones a las mineras es la evidencia más incontrastable, mientras que las únicas dos medidas a favor de los jubilados y los más pobres las tomó la semana pasada ¡Y son consecuencia de la aplicación de la legislación que dejó el gobierno de Cristina! como el aumento a jubilados y a la AUH, producto de las leyes de movilidad que el kirchnerismo aprobó en soledad, en el caso de los jubilados.
Que le vaya bien al gobierno de Macri significa que logre ponerle fin a lo que sus economistas definen como “una fiesta del consumo” y eso, traducido a los social es subir tarifas y atenuar aumentos de sueldos, porque para ellos, que tu sueldo te rinda como te rendía hasta ahora es antinatural. En sus mentes, lo natural es que los números de las grandes empresas cierren y que los sectores acomodados de la sociedad tengan un consumo asegurado, y el resto que se joda por no estar dentro del selecto mundo de los elegidos. Pero esto que te describo descarnadamente te lo presentan en variados formatos propagandísticos para convencerte de la necesidad de que te sigas disparando en tu propio pie. Te quieren convencer de que haber tenido el salario más alto del continente fue mero populismo y que ahora deberás pagar las consecuencias. Te quieren convencer de que el Fútbol para Todos era algo que no se justificaba mientras lo siguen sosteniendo pero ahora le dan el negocio a los canales privados, que en 10 partidos recuperan la inversión y el resto es ganancia neta mientras el estado es el que paga toda la infraestructura.
Suena feo, horrible si querés y hasta a mala onda. Pero lo peor que te puede pasar es que a este gobierno le vaya bien.

domingo, 14 de febrero de 2016

CAPITANICH: “SI NO SE GENERA UNA ELECCION INTERNA EN EL PJ NO PODRÁN COEXISTIR LOS DOS SECTORES QUE ESTÁN CONFRONTANDO”


Extractos de lo que nos dijo el intendente de Resistencia en la radio

“El aggiornamiento por derecha de base neoliberal es funcional al gobierno y destructivo para los intereses de nuestra patria. Creo que ellos propugnan una estrategia desideologizada que es, verdaderamente, la mayor ideologización de la historia política argentina” A continuación manifestó “Nosotros no podemos consentir lo que está haciendo el gobierno y tenemos que hacer valer nuestro rol opositor”

“En el movimiento tratan de coexistir distintos matices, pero en ciertas coyunturas esa coexistencia se quiebra y ello genera nuevas síntesis superadoras. Si no hay posibilidades de generar las condiciones de competencia electoral interna, probablemente haya que recurrir a una conducción de transición con un mandato acotado en el tiempo, pero después generar las condiciones para una elección interna pues de lo contrario los matices no podrán coexistir dado que no es lo mismo estar de acuerdo con el gobierno del presidente Macri que no estarlo. Observo que muchos gobernadores tienen una tendencia acuerdista con el gobierno y nosotros desde los municipios hemos fijado nuestra posición y hacemos valer nuestra voz”

Sobre las afirmaciones de Urtubey respecto a que el kirchnerismo ha llegado a su fin, expresó:

“Los que dicen que el kirchnerismo ha muerto están diciendo un absurdo porque creo que el kirhnerismo fue una fase superior de construcción política en Argentina que ha generado una nueva síntesis. Pretender que todo lo que generaron Néstor y Cristina ha desaparecido me parece absolutamente desacertado. Los que pretenden aggiornarse por derecha, en definitiva pretenden negar la expansión de los derechos que ha fortalecido al pueblo como sujeto político relevante”

Sobre su relación con el gobernador de Chaco, Capitanich admitió tener diferencias:

“El gobernador no se ha expresado categóricamente a favor de todo lo que expresa el sector de Urtubey, pero tenemos diferencias. El debe gestionar en función de los intereses provinciales y entiende que tiene que tener determinado vínculo con el gobierno nacional. Yo no me preocupo en eso pues tengo muy claro que a mí no me van a dar ni un vaso de agua”

Sobre su relación con La Cámpora, manifestó:

“Tengo una excelente relación con esos cuadros que representan la participación juvenil y me parece que son estigmatizados porque tienen una visión muy clara de lo que significa la defensa del proyecto nacional y popular y la necesaria preservación de los derechos adquiridos”

AUDIO COMPLETO DE LA ENTREVISTA

http://radiocut.fm/audiocut/reportaje-a-jorge-capitanich/

sábado, 13 de febrero de 2016

Demonización de la palabra “militante”


Lenin escribió alguna vez que lo que no se detenía jamás era la lucha ideológica y la nota de Clarín titulada “Memorias de una no militante de los años 70” lo viene a reconfirmar 100 años después. Saben que no basta con haber ganado las elecciones ajustadamente y que necesitan edificar un corpus político e ideológico que dé soporte al modelo de los mercados, por eso trabajan sin descanso en la demonización del capital político más valioso de kirchnerismo que son las decenas de miles de adherentes que sostuvieron y sostienen la experiencia de Cristina en Casa Rosada. Para lubricar comunicacionalmente la descalificación de todo lo referido al kirchnerismo meten todo ese apoyo de características diversas dentro de la palabra “militante”. Así como un “militante” de los setenta pudo ser un pibe que abrazó la lucha armada (los menos) o alguien que realizaba trabajos sociales en barrios humildes, trabajaba en las facultades o en tantos lugares pero sin conexión con las organizaciones armadas, hoy se cataloga como “militante” tanto a un joven que integra La Cámpora como a una docente que sin militancia territorial defiende las ideas del kirchnerismo. En suma, “militante” ya no significa trabajar por las ideas de una fuerza política sino “ser un K”. Se llega así a un escenario donde la palabra por si misma ya contiene su propia condena.
Ser militante es malo porque lo malo es cuestionar el actual estado de cosas. Lo malo es pretender construir un país más inclusivo porque eso requiere inexorablemente tocar privilegios de los sectores dominantes. Lo malo es querer cambiar, lo malo es señalar en qué cuevas conceptuales se esconden los poderosos porque, en una de esas, se puede hallar la metodología política para llevar a cabo las transformaciones necesarias. Por eso el trabajo ideológico contra la política entendida como acción de conjunto a favor de los de abajo y en contra de los de arriba. Por eso notas como la hoy seguirán saliendo, quizá en cantidades crecientes, pues necesitan imperiosamente aislar a los militantes, señalarlos, estigmatizarlos para que su palabra deje de ser escuchada y sus textos leídos. Necesitan edificar la imagen de un puñado de fanáticos cuya prédica no traspase los límites de la secta de manera que no infecten a la gente “del país normal”.

viernes, 12 de febrero de 2016

A propósito de la muerte de Camilión



Glosario:
Sofía Basualdo de Alcalde: Ernestina Herrera de Noble
Mauricio Aizemberg o Papito: Marcos Cytrynblum
Bagnatto: Héctor Magnetto
Arana: Jose Antonio Aranda
Gambardella: Lucio Pagliaro
(estos 3 últimos son hoy los capos máximos del grupo)
Fermín Malvárez Tejar: Joaquin Morales Solá.
Barón de Tourbillon: Oscar Camillión
Plinio Tiberio: Octavio Frigerio
Claudio Tiberio: Rogelio Frigerio
El Tano Artemio Parkinson: Arturo Frondizi
Boris Goeringer: Jorge Götlig
Guaraglia: Roberto Guareschi
De Zorzi: Juan de Biase
Garpani: Horacio Pagani
Alpino: Ramón Andino
Dimant: Mario Diament
Moretti: Carlos Morelli (sí, el que hacia Veladas de Gala en ATC con Rómulo Berrutti)
Berrulli: Rómulo Berrutti
Neuman: Ricardo Kirschbaum
Van Der Tüin: Eduardo Van Der Kooy
Cardone: Oscar Cardozo
Nader: Julio Nudler
Lotus: Alberto Ferrari

Te mando la gendarmería


Hay tres gerentes de la agencia de noticias Télam que se niegan a renunciar y reclaman que, en todo caso, sean despedidos con la indemnización que marca la ley, la misma a la que se acogió el mismísimo presidente actual de la agencia, el Sr Rodolfo Pousá en 2002, cuando tuvo que abandonar la presidencia por la caída del gobierno de La Alianza. Ante esta situación, la decisión es enviar fuerzas de gendarmería por la noche a los domicilios de estas tres personas, a los que ingresaron por la fuerza, como lo hacían durante los años del terrorismo de estado. Incluso destruyeron la puerta de un departamento donde uno de los tres “perseguidos” -Pablo Taricco- ya no vive ahí hace dos años. Se acusa a estas tres personas de haber sido filmados por cámaras de seguridad del edificio de Bolivar 531 sacando material de la agencia que podría ser “sensible” y lo que hallaron en los procedimientos son agendas y material de La Cámpora, fuerza política de la que son conocidos militantes.
Si ante la negativa a renunciar a un organismo te mandan la gendarmería por la noche, la verdad es que da pánico imaginar hasta dónde puede llegar este gobierno con el accionar represivo. Asusta porque a dos meses ya hay una presa política, porque se ha reprimido a trabajadores que reclaman por sus despidos y hasta se ha baleado una murguita de pibes en una villa.
El macrismo busca radicalizar la confrontación con sectores del kirchnerismo, porque entiende que de esta manera obtiene réditos políticos. La verdad es que es un proceder temible porque la historia enseña que siempre que se le dieron tareas represivas a las fuerzas de seguridad la consecuencia fue el descontrol. Pero la pregunta que espera respuesta urgente es si Macri y su gente creen verdaderamente que así se gestionan los conflictos en democracia. De nuevo: estamos hablando de tres personas que se niegan a renunciar a Télam y en vez de despedirlos abonando la indemnización que estipula la legislación vigente, les mandan la gendarmería por la noche.
¿Entendemos lo que ha sucedido, su significación y perspectiva?

jueves, 11 de febrero de 2016

Capitanich contra el Hood Robin de Macri


“Este es un espacio para todos los intendentes que nos sentimos identificados con un proyecto político que tiene basamento en el Justicialismo y en Frente para la Victoria. Nosotros entendemos que es hora de estar presentes en este tipo de espacios para reivindicar legítimamente lo que nos corresponde y a su vez para coordinar políticas públicas”
“La verdad es que nosotros no tenemos expectativas en el gobierno nacional. Observamos claramente una discriminación alevosa. Se han beneficiado tres provincias con el fallo de la corte y el decreto de Macri, que son Córdoba, San Luis y Santa Fe. Luego, del 1,4 al 3,75 % para la CABA, que es la ciudad más rica de la República Argentina. O sea, un efecto redistributivo inverso, una política de Hood Robin. Y por último, una clara política de asistencia diferencial en la provincia de Buenos Aires ¿Qué significa esto? Que el gobierno ha decidido concentrar recursos en distritos que le responden políticamente y al resto, ni agua.
Y esta es la verdad: el principio que ellos propusieron de unión de los argentinos es claramente la expresión de maximización de la división de los argentinos. En la República Argentina, a partir de 10 de diciembre hay argentinos de primera y argentinos de segunda. Los argentinos de segunda somos nosotros, los que estamos acá esperando decisiones del gobierno que nunca van a llegar”
Audio completo de la nota que le hicieron en Radio Del Plata

miércoles, 10 de febrero de 2016

Cómo hacer pelota una estrategia de marketing


Dice Paola Tamagnone en Twitter:

“Tantas fotos armadas y cuidado de la imagen hasta que Macri va y arruina todo zamarreando a un nene. El marketing dura poco en política."

martes, 9 de febrero de 2016

Acción política y comunicación


La primera medida que tomó Macri fue entrarle con todos los hierros a la ley de medios y la AFSCA. Eso puso en evidencia, una vez más, la importancia vital de la cuestión de la comunicación, y la presión que le puso Clarín para liquidar lo antes posible todo vestigio de lo hecho por el kirchnerismo en la materia.
Se acaba de conocer que, por ejemplo, la final de la copa entre Boca y San Lorenzo será transmitida en exclusiva por Canal 13, como dice Matías Canillán en un twuitt, es “ya es a cara descubierta la cosa”.
Aquí se puede leer una muy buena nota de Emanuel Respighi, que muestra los “cambios” en el Fútbol para Todos lamentables que ya se verificaron en la primera fecha del campeonato
Aquí se puede leer otra muy buena nota de Silvia Peco sobre el avance desenfrenado del multimedios en los referido al triple play, básicamente que podrá brindar servicios de telefonía
El escenario en la comunicación de masas ha vuelto a la normalidad y se avecina un nivel de concentración más creciente, aún. La pregunta es cuando y cómo le entrarán a internet, que en las actuales circunstancias pareciera ser el único espacio por donde puede circular información no concentrada. La lógica es que más temprano que tarde elaborarán medidas restrictivas, pero hay otra pregunta más urticante y es qué nivel de efectividad puede tener la circulación de ideas y noticias alternativas en la red. El planteo se basa en que el funcionamiento algorítmico de la circulación de ideas tiende a reproducir información dentro de un espectro de personas que piensan más o menos lo mismo, entonces no se trasciende a otros sectores, no se interpela a otras tribus políticas, todo tiene a quedar en un de, por y para los que piensan parecido. Por supuesto que en los medios masivos también sucede lo mismo: se buscan los programas y medios que piensen parecido a uno. El problema está en el volumen, algo que hace que millones vean las fotos de Antonia y no las consecuencias letales del ajuste que está perpetrando el gobierno. Es interesante, no obstante, la idea que lanzó también en twitter Adriana Amado:
“La luna de miel con el presidente siempre es de los medios con la nueva figura, no de la sociedad. No se confundan”
Está claro que la cuestión de la comunicación está ligada íntimamente a la acción política y que en mi opinión tiene un poco más de importancia la segunda: una acción política eficaz podrá robustecerse con una buena comunicación y no al revés. De ahí que sea un equívoco suponer que el problema central es la comunicación. La comunicación es importante, qué duda cabe, pero es subsidiaria de la política.
Hay algo que un sistema Fahrenheit 451, como el que se está montando, no podrá nunca lograr y es convencer a las mayorías de que vamos bien cuando experimentan un marcado deterioro en las condiciones de vida. Lo que puede hacer ese sistema monocolor es hacer pensar que el deterioro es la condición indispensable para mejorar, el costo a pagar por “la fiesta K”. Ahí, en la vida real, en el cajero, en el súper, en el Rapipago es donde se generan las condiciones objetivas para una acción política eficiente, que pueda coronarse en un triunfo en las elecciones del año que viene. Pero esa acción política deberá mostrarle a la sociedad la existencia de un bloque social y político lo suficientemente representativo y sólido como para retomar el poder.
En suma: más que nunca la cuestión es política, por eso es central trabajar en lograr los mayores niveles de unidad posibles dentro del FPV, manejando las diversidades y avanzando sobre los puntos que unen. Si no se consigue eso, si se marcha a una fractura y a presentarse a las legislativas con dos listas, se posibilitará objetivamente el triunfo de Cambiemos, o una suerte de triple empate que le significará aumentar su fuerza legislativa y quedar perfilado para la reelección en 2019. La ruptura de Bossio y cía es la punta de un iceberg temible. Ya cuentan con apoyos de gobernadores como el de Chaco, la gobernadora de Tierra del Fuego, el salteño y otros que están espectantes. Para colmo, el fin de semana se conoció que los seis diputados de Santiago del Estero se comprometieron a dar quórum. Sí, la gente de Gerardo Zamora, el cristinista número uno…
¿Se entiende?

lunes, 8 de febrero de 2016

Terrorismo discursivo de los mercados


Ya lo había anticipado Prat Gay ¿Te acordás?  La frase de Orlando Ferreres impacta de lleno en el corazón del sentido común de miles de trabajadores y expresa, más allá de las arcadas que genera, el terrorismo discursivo de los mercados, que al igual que en los noventa, no dudan en poner al laburante ante un dilema horroroso. Tanto Ferreres como los trabajadores saben que, de última, éstos terminarán aceptando ganar menos y conservar el empleo. El punto es qué somos capaces de generar quienes perdimos las elecciones para transformar en acumulación política las consecuencias que genera en el cuerpo social este despojo. El debate es si las condiciones de empleo dignas que tuvimos durante el kirchnerismo están condenadas a ser la excepción a la regla o si las transformamos en la regla misma.
El avance sobre los trabajadores es feroz. Ahora resulta que el gran dilema ya no es el descuento de Ganancias sino la conservación de la fuente laboral. Indudablemente, los más jóvenes empezarán a comprobar en cajero propio las condiciones del cambio. 10 años en un pibe de treinta y pico es muchísimo. No tiene muchos más recuerdos socioeconómicos, por ende, eso empezará a fermentar por dentro. El verbo urgente es “capitalizar” ¿Seremos capaces de capitalizar todo esto? ¿Qué requisitos supone transformar en una fuerza electoral arrolladora el descontento que inexorablemente generarán las políticas de los CEOS? ¿Hasta dónde ensanchar el concepto de unidad? ¿Quién liderará ese proceso? ¿Seremos capaces de generar una nueva mayoría, entendiendo que “el tipo de unidad histórica –social y política– que plantearon Néstor y Cristina está crujiendo”, como bien lo platea Artemio?
Estas son algunas de las preguntas que están en la primera hoja de la agenda. De cómo las respondamos en la vida real depende cuánto durarán los CEOS en el gobierno.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta