lunes, 31 de marzo de 2014

Zygmunt Bauman y la "victima colateral"

La posibilidad de convertirse en “víctima colateral” de cualquier emprendimiento humano, por noble que se declare su propósito, y de cualquier catástrofe “natural”, por muy ciega que sea a la división en clases, es hoy una de las dimensiones más drásticas e impactantes de la desigualdad social. Este fenómeno dice muchísimo sobre la posición relegada y descendente que ocupa la desigualdad social en la agenda política contemporánea. Y para quienes recuerdan el destino que corren los puentes cuya resistencia se mide por la fuerza promedio de sus pilas y estribos, también dice muchísimo más acerca de los problemas que nos reserva para el futuro compartido la ascendente desigualdad social entre las sociedades y en el interior de cada una.

El vínculo entre la probabilidad aumentada de sufrir el destino de “baja colateral” y la posición degradada en la escala de la desigualdad resulta de una convergencia entre la “invisibilidad” endémica o artificiosa de las víctimas colaterales, por una parte, y la “invisibilidad” forzosa de los “forasteros infiltrados” –los pobres e indigentes–, por la otra. Ambas categorías, aunque por razones diversas, se dejan fuera de consideración cada vez que se evalúan y calculan los costos de un emprendimiento y los riesgos que entraña su puesta en acto. Las bajas se tildan de “colaterales” en la medida en que se descartan porque su escasa importancia no justifica los costos que implicaría su protección, o bien de “inesperadas” porque los planificadores no las consideraron dignas de inclusión entre los objetivos del reconocimiento preliminar. En consecuencia, los pobres, cada vez más criminalizados, son candidatos “naturales” al daño colateral, marcados de forma permanente, tal como indica la tendencia, con el doble estigma de la irrelevancia y la falta de mérito. Esta regla funciona en las operaciones policiales contra los traficantes de drogas y contrabandistas de migrantes así como en las expediciones militares contra terroristas, pero también cuando los gobiernos se proponen recaudar más ingresos aumentando el impuesto al valor agregado y reduciendo las áreas destinadas al recreo infantil en lugar de incrementar las cargas impositivas de los ricos. En todos estos casos y en una creciente multitud de otros, resulta más fácil causar “daños colaterales” en los barrios pobres y en las calles escabrosas de las ciudades que en los recintos amurallados de los ricos y poderosos. Así distribuidos, los riesgos de crear víctimas colaterales pueden incluso transformarse a veces (y en favor de ciertos intereses y propósitos) de valor pasivo en valor activo…

Esta íntima afinidad e interacción entre la desigualdad y las bajas colaterales –los dos fenómenos de nuestro tiempo que crecen tanto en volumen como en importancia, así como en la toxicidad de los peligros que auguran– es el tema que se aborda, desde perspectivas sutilmente distintas en cada caso, en los sucesivos capítulos del presente volumen, basados en su mayoría en conferencias que se prepararon y dictaron durante los años 2010 y 2011. En algunos capítulos, ambas cuestiones aparecen en primer plano; en otros, funcionan como telón de fondo. Queda por elaborar una teoría general de sus mecanismos interrelacionados; en el mejor de los casos, este volumen puede verse como una red de afluentes que corren hacia el cauce de un río inexplorado y virgen. Me consta que aún queda pendiente la tarea de la síntesis.


No obstante, estoy seguro de que el compuesto explosivo que forman la desigualdad social en aumento y el creciente sufrimiento humano relegado al estatus de “colateralidad” (puesto que la marginalidad, la externalidad y la cualidad descartable no se han introducido como parte legítima de la agenda política) tiene todas las calificaciones para ser el más desastroso entre los incontables problemas potenciales que la humanidad puede verse obligada a enfrentar, contener y resolver durante el siglo en curso.


El FR no viene a corregir los errores del kirchnerismo sino los del menemismo


Las usinas ideológicas de “los mercados” han sostenido persistentemente que los ejes estructurales del modelo aplicado en los noventa gozan de buena salud y que la debacle del 2001 se desencadenó por la falta de pericia de la Alianza. Néstor Kirchner vino a plantear que el error estructural radicaba precisamente en aquellos ejes y que se imponía modificarlos, reposicionando al estado como ariete central de la reconversión. Así lo hizo, y si bien todavía no se ha logrado desguazar totalmente la estructura que dejó el neoliberalismo, la gestión afincada en la revalorización de la estructura estatal cosechó un fuerte consenso en la sociedad.
En medio de esa fuerte hegemonía kirchnerista “los mercados” anduvieron a los tumbos sin poder construir la fuerza política ni el candidato que expresara una actualización de las bases noventistas, un menemismo 2.0, digamos, con política y territorio pero, sobre todo, con electorabilidad, hasta que irrumpieron el Frente Renovador y Sergio Massa, que si bien al principio se mostraron como una suerte de continuidad “razonable” al kirchnerismo a poco de andar exhibieron un posicionamiento político-ideológico muy distinto.
Por eso es central no confundir el análisis: el Frente Renovador no viene a corregir los errores del kirchnerismo sino los del menemismo. Su composición expresa a todos aquellos sectores que se mantuvieron agazapados en la periferia K esperando que los tiempos cambiaran para retomar la senda noventista y en la actualidad, sus posibilidades de éxito dependen de la capacidad que tenga el Frente para la Victoria de mostrar gobernabilidad y gestión en lo que le queda de mandato.
El péndulo está volviendo, inexorable, en la región y se avecina un cambio de clima: regresan impetuosos “los mercados” y ahora sí que vienen por todo.
Si el Frente para la Victoria le ofrece a la sociedad una perspectiva electoral que garantice gestión y sale airoso de las corridas que están a la vuelta de la esquina, tendrá argumentos de fuste para mostrarse como la continuidad más sensata a los gobiernos de Néstor y Cristina. De lo contrario, los reflejos noventistas que siguen intactos harán de las suyas con un candidato que sin miramientos le garantiza al establishment el retorno a las fuentes.

sábado, 29 de marzo de 2014

El Vermucito (Audio del 29-03-2014)


Audio del programa completo y cortes de la nota con la antropóloga Mariana Melgarejo (sobre el linchamiento de David en Rosario) y columna de Arnaldo Bocco.


viernes, 28 de marzo de 2014

No eran los subsidios, no era el cepo al dólar, no era el luto, no era Moreno. Es Cristina...



Las reacciones de cierta clase media tarada y del dispositivo mediático fueron tal cual lo esperado. La única medida de gobierno que no sería objetada sería su renuncia, aunque también se le reclamaría que porqué no lo hizo antes. Lo importante, empero, es que la tan mentada reducción de los subsidios llegó. Tarde, sí, pero llegó. El gobierno corrige allí donde el paso del tiempo avejentó medidas que en su momento fueron altamente positivas pero tiene la manía de hacerlo a su manera y no como le gustaría a los mercados

¿A quién se le puede ocurrir que el dinero de "la gente como la gente" vaya a esos que "tipo ni trabajan, ni estudian ni na"?

Solo a "eya"

Qué cosa, che...

Una parte del impacto va a caer sobre esa "clase media iste" que goza pagando abonos mensuales de 400 mangos mínimo para esos celulares enormes que ya ni entran en los bolsillos pero que ayer empezó a los gritos porque de ahora adelante lo que pague de más irá para esos vagos y atorrantes que, por si fuera poco, son pobres...

Acordate que muchos van a economizar pero no parar ahorrarse unos mangos sino para que su guitita no sea transferida vía AUH o el PROGRESAR a esos a los que le dan casa, comida, ropa, escuela y hospital...


UPDATE!!!




miércoles, 26 de marzo de 2014

"El sistema de poder ha demandado que un corrupto que les garantice impunidad a todos pueda ser presidente, sea Scioli o Massa"


"Esto ha sido un terrorismo mediático de todos los medios, incluso los que ahora son opositores sobre mi persona, que me usaron en la lucha y me desprecian en las candidaturas, donde soy la persona con coraje para denunciar la verdad pero soy loca a la hora de gobernar porque no se bancan a una mujer que sea honesta. Y el sistema de poder ha demandado que un corrupto que les garantice impunidad a todos pueda ser presidente, sea Scioli o Massa"


Veníamos diciendo que era audaz su juego de seducción al PRO. Sabe muy bien que sin juntar todo lo que hay enfrente del peronismo no tienen chances y anoche se lo dijo en la cara al poder mediático. El mensaje sería "Si ya decidieron que el hombre es Massa, van a tener que hacerse cargo"



El debate completo en 678 con Eduardo Anguita


Días pasados subí una edición recortada de este pasaje de 678 del domingo 23 de marzo donde se debatió el tema de "la massificaión de América TV" y lo que Anguita calificó como "ombliguismo" por parte de Gustavo Sylvestre. Hoy vuelvo sobre el tema porque acá está el debate completo y resulta muy aleccionador para entender el funcionamiento de los medios y sus lógicas. 

martes, 25 de marzo de 2014

Lo que dice Máximo Kirchner y cómo lo dice


El periodismo local es raro. Se permite redactar el enésimo texto descontracturado sobre la nueva foto de Francisco, el reciente papel de Cate Blanchett, la última intentona de Massa por arruinar la mente de la población o la inesperada muerte de Ricardo Fort (no es preciso gastar dinero para vérselas con estas coloridas producciones ensayísticas; los blogueros las escriben gratis). Pero no levanta la perdiz cuando ocurre un auténtico hecho periodístico: por ejemplo, las declaraciones de Máximo Kirchner recopiladas en el libro Fuerza propia. La Cámpora por dentro, de Sandra Russo, aparecido hace pocos días por Editorial Debate. Desde el punto de vista del ejercicio del periodismo profesional, el tema reviste interés de por sí: Máximo es el hijo de dos presidentes (Russo acierta en dar esta caracterización “de mínima”) y nunca había hablado ante la prensa. En una definición más amplia, el interés se incrementa: Máximo es miembro fundador de La Cámpora, poderosa organización política cuya estructura roza los treinta mil militantes, en su mayoría jóvenes. Pero notablemente, los analistas políticos no le dedicaron ninguna atención al asunto. Apenas puede mencionarse una muy ansiosa columna del devaluado Pagni, en la que traduce directamente la entrevista a Máximo como un mero intento de instalación electoral. Quizás este silencio se deba a que tomar las definiciones de Máximo como algo tan digno de pensamiento como el éxito de Breaking Bad o los modales austeros del Papa conduciría a reconocer lo irreconocible: que La Cámpora constituye un fenómeno político y generacional muy relevante, que excede por todas partes la demonización criminal de los medios profesionales y la descalificación satírica de la prensa amateur, y que por consiguiente merece un lugar destacado y legítimo dentro de la cultura argentina contemporánea.
Al grano. Según cuenta Russo, Máximo Kirchner brinda dos entrevistas, que pueden encontrarse en el segundo y el último capítulo del libro. Dos cosas llaman la atención en la transcripción de sus palabras: el registro en que se expresa y la inmensa cantidad de definiciones políticas. En términos estilísticos, Máximo Kirchner no recurre sino excepcionalmente a los términos comunes del discurso kirchnerista. Las expresiones “modelo nacional y popular”, “década ganada” y similares aparecen de manera sumamente esporádica. Casi no pronuncia consignas ni frases hechas. Expone los razonamientos con un estilo oral (“Ahí ya había un Néstor más suelto”, “Los veo muy de ir con lo propio”) pero lo combina con giros de sintaxis más compleja (“Ojalá también haya sectores que se decidan a abandonar la comodidad de la queja y se animen a la dificultad de la construcción”) y algunos términos de raíz teórica (por ejemplo, en alguna ocasión dice “fuerza de trabajo” y no simplemente “trabajadores”). Por otro lado, como destaca Russo en un par de ocasiones, Máximo recurre poco al pronombre “yo” y bastante a la forma impersonal “uno” (“Mi generación votaba a Clemente o la mortadela. Metían dibujitos en los sobres. Uno miraba asombrado todo eso”); lo único que debe añadirse a esta observación es que el Indio Solari suele expresarse en forma muy parecida[1], lo cual tiene sentido, además, por el hecho de que Máximo Kirchner no pretende que sus palabras sean tomadas como la manifestación de un individuo con tales y tales características, sino como el discurso de un militante de una organización colectiva. Por ello el pensamiento tiene que colectivizarse, y también el estilo. Este rasgo es definitorio en un militante: la pretensión de que su pensamiento sea algo más que su propio pensamiento, es decir, que la expresión de las ideas tenga la generosidad suficiente de incluir de entrada a los demás. Hay una enorme dosis de esperanza histórica en esta manera de hablar –la esperanza de sacarse la mentalidad burguesa de encima, de librarse de la propia psicología privada para adquirir lo contrario, que es justamente lo que podemos llamar “conciencia” propiamente política o subjetividad histórica. Hablando de batalla cultural, este vendría a ser el deseo brechtiano del militante, la expectativa superior de la solidaridad, una apuesta ante la época y ante los otros. Se puede tener una vida no-individual.
En segundo lugar, Máximo Kirchner produce una significativa cantidad de definiciones políticas. Mejor dicho: definiciones ideológicas –es decir, que rebasan la agenda y apuntan al horizonte cultural. Citemos un párrafo corto: “Hay dos calidades de vida. La de puertas adentro, bueno, podés tener tu casa, tu tele, tu equipo de música, tu auto, cama, morfi, ¿qué más? ¿Y afuera qué pasa? Afuera vas a salir en algún momento, porque la vida no transcurre entre cuatro paredes. Y si no salís vos, salen tus seres queridos. El afuera te tiene que interesar sí o sí. Pero no desde el miedo, sino desde la acción.” La habilidad de este razonamiento estriba en que, incluso partiendo de las premisas de la sociedad de consumo (donde la “calidad de vida” y el consumo elevado aparecen como valores principales), es posible hacer una crítica del individualismo, la indiferencia, la apatía y sus sinónimos: como resulta obvio para cualquiera, se puede tener gran “calidad de vida privada” (mediante toda una serie de objetos de consumo) y una muy mala “calidad de vida pública”, que es la vida que compartimos con el resto de la sociedad. Y que, en efecto, empieza en la calle. Los sectores acomodados pretenden clausurar la existencia del afuera, la “calidad de vida pública”, yéndose vivir en barrios cerrados, pero esta solución es por definición efímera y a la larga imposible –de algún modo, y necesariamente, el afuera se mete en nuestras vidas (de la peor forma cuanto más lo negamos). Por eso hay que interesarse en el afuera. Pero “no desde el miedo, sino desde la acción”. La aclaración apunta obviamente a la cuestión de la “inseguridad”: lo que de hecho ocurre no es que la gente no se preocupe en lo más mínimo por la sociedad donde vive, sino que el canal de contacto que tiene con la realidad es (a veces de forma excluyente) la “inseguridad”. Y no se trata simplemente de que los medios de comunicación se comporten como una fuerza de ocupación extranjera, y usen la inseguridad como un arma de terrorismo psicológico contra su propia población –es peor, todo sucede como si la inseguridad “en sí misma” se hubiese vuelto un medio de comunicación de masas, un “tema de conversación constante” en los barrios, en el trabajo, en la mesa familiar (en el mismo sentido en que Theodor Adorno decía que, para la Alemania nazi, el antisemitismo se había vuelto un medio de comunicación hegemónico, la forma por excelencia de relacionarse con los demás). Por esta razón, la política no es simplemente el interés profesional de algunas personas denominadas “militantes”, sino que configura un tipo de relación social activa con respecto a la realidad. Y entonces es lo contrario del miedo.
Continúa, acá

lunes, 24 de marzo de 2014

Muy claro Anguita en torno al Gato Silvestre



Va de suyo que coincido 100 por ciento con la mirada del colega, entre otras cosas porque hay una coincidencia conceptual con lo escrito en este post.


Sobre el paro docente



Creo que hoy la realidad nos demanda una serie de discusiones que van más allá del derecho de huelga, creo que los docentes tienen derecho a reclamar por aumento de salarios pero también que no pueden dejar en banda a los pibes. Esta es la novedad, esto es lo antes no veíamos. Lo mismo sucede con los cortes de calles: lo que en un momento fue una herramienta de los desocupados para hacerse ver ha derivado en que cualquier grupo hoy corta una avenida o una ruta. Eso debe ser conversado. Los tiempos han cambiado, la Argentina de hoy está mucho mejor que 10 años atrás y por suerte tenemos ante nosotros un ramillete de discusiones con nuevos elementos que no conviene soslayar.

Por suerte hoy también nos animamos a marcar falencias en la docencia, por suerte nos animamos a cuestionar ciertas actitudes de estos trabajadores que también deben asumir que los tiempos han cambiado, empezando porque deben reconocer que están haciéndole un paro salvaje al gobierno que hizo mucho más por ellos que todos los de 1983 en adelante.

No coincido con algunas miradas según las cuales el kirchnerismo podría llegar a "perder" a los docentes si no cede ante sus reclamos. Más me da por pensar que hay una gran parte de ellos que por derecha e izquierda hace rato no comulgan con el gobierno y son los que presionan a una conducción que en lugar de darles pelea y enfrentarlos opta por hacer suyas una serie de peticiones que hoy no pueden tener respuesta positiva en términos salariales, lo que no quita que el gobierno de Scioli debería por lo menos equiparar el aumento que se dio en la CABA. No está lejos.

Lo central, empero, es que hay una agenda que debemos abordar cuanto antes, el punto es cómo lo haremos. La realidad indica que tanto los paros en gremios de servicios como los cortes de calles y rutas vienen generando un fuerte hartazgo social y esto entraña el riesgo de que muy probablemente en un futuro no muy lejano la sociedad termine avalando resoluciones drásticas, una suerte de mano dura que terminará resolviendo de la manera más represiva posible estos conflictos y donde muy probablemente sean los propios trabajadores los que lleven la peor parte.


jueves, 20 de marzo de 2014

La "massificación" de América TV



Ninguna empresa periodística está obligada a darle empleo a una figura que piense distinto de su línea editorial. Puede sí suceder que durante un período establezca  acuerdos con alguna personalidad que aunque tenga divergencias le reporte rating, prestigio o buena recaudación publicitaria, hasta que se modifiquen las condiciones y nuevos acuerdos políticos impongan la necesidad de cambios en la pantalla. Puede sonar horrible, pero es así: bienvenidos a la realidad.

Dicho esto, establezcamos ya mismo como concepto que en lo referido a los cambios en América TV y A24 subyace una creencia muy instalada según la cual los periodistas pueden alegremente opinar distinto a la empresa propietaria del medio en el que trabajan: un verdadero infantilismo en la caracterización de los medios pues desconoce sus evidentes compromisos e intereses políticos, económicos e ideológicos. Esta gran confusión es hija directa de nociones como "Libertad de prensa", "Periodismo independiente" u "objetividad periodística", que las grandes empresas propietarias de medios instalaron como verdades indiscutibles a través de los años y han calado muy hondo en la mirada que muchas personas tienen de los medios, el periodismo y la libertad de expresión.

Desde este blog hemos caracterizado a los grandes medios son empresas que condicionan lo periodístico a sus propios intereses políticos, comerciales e ideológicos y marcamos casi cotidianamente en capturas de pantalla y videos cómo los lineamientos editoriales atropellan cada vez con más violencia a la información.

Hemos afirmado en infinidad de post que el periodista que trabaja en relación de dependencia en estos tiempos sabe que si su visión de las cosas contradice a la de la patronal debe morigerarla, soportar que los editores desnaturalicen sus notas o asumir que tarde o temprano le llegará  el telegrama. Cuando el periodista es parte de "la cara" del medio televisivo y conduce espacios en vivo, las cosas se complicarán mucho más: o acepta ser editado (que le "recomienden" sobre qué ejes manejar una nota), que lo dejen afuera o finalmente arreglar su desvinculación, que es al fin y al cabo lo que ha sucedido en América, donde la empresa decidió "massificarse" y dar un brusco golpe de timón que quizá en lo estratégico se transforme en una herida autoinfligida que le puede costar muy caro en términos de lo que se conoce como "contrato de lectura" con la audiencia. Todo lo que vino acumulando A24 como espacio de debate donde se escuchaban voces política variopintas lo han tirado a la basura para uniformar la señal en torno a Sergio Massa.

El tiempo dirá cuánto ganaron y cuánto perdieron.

El alejamiento de Gustavo Sylvestre es tan solo una prueba más de cómo proceden por abajo grandes medios de comunicación que se venden como custodios de la "libertad de expresión y el respeto de las ideas del otro". Siempre han echado a periodistas que divergían con sus intereses políticos, con la diferencia que este accionar antes no trascendía por una complicidad de tipo corporativo, un código no escrito según el cual ninguna empresa se metía en los asuntos laborales de la otra (pasa en estos días con los despidos en Perfil que ni Clarín o La Nacion le dedican una sola línea) Las cosas  han cambiado y la sola existencia de medios no controlados por un mismo puñado de empresas posibilita que se sepa cómo procede en la vida real un grupo como en este caso Vila-Manzano.

En mi humilde modo de ver estos asuntos me inclino por pensar que las empresas de medios tienen derecho a tomar el personal que consideren más adecuado para sus fines editoriales y también a desprenderse de los que no los satisfagan, lo que sí no pueden hacer es emitir al mismo tiempo un falso discurso sobre "libertad de prensa" y otras consignas por el estilo que día a día se postulan como grandes inventos. Creo también que desde el kirchnerismo no debemos alimentar una mirada inocentona sobre estos temas, mucho menos transformar a un colega respetable Gustavo Sylvestre en una víctima desprevenida cuando somos pocos, nos conocemos mucho y hasta 2010 lo reputeábamos por ser una de las caras visibles de TN que defendía a pie juntillas los intereses del multimedios en contra del gobierno que ahora defiende. Todos tenemos derecho a cambiar de posición y va de suyo que el cambio del Gato nos gusta, pero como dijo un coronel hace unas décadas,  todo en su medida y armoniosamente.


martes, 18 de marzo de 2014

Once: una pericia que puso las cosas en su lugar


Ahora muchos se hacen los giles y a partir de la última pericia dejaron de prestarle atención al juicio sobre el siniestro del 22 de febrero de 2012 en Once, otros llegan a inmolarse intelectualmente sosteniendo que es irrelevante. Los argentinos tenemos el desafío de crecer en la calidad de nuestros debates y tratar de separar un poco las cosas: que el gobierno haya tenido una pésima gestión en lo referido al ferrocarril no implica que ello sea necesariamente la causal de este desastre. De todos modos, el costo fue y sigue siendo pagado por la administración de Cristina Fernández de Kirchner. Nunca podrá quitarse esa marca, que es para siempre. Pero el gobierno reconoció su error, dispuso una política agresiva para corregir la realidad del ferrocarril interurbano y ya se empiezan a advertir los cambios: las autoridades que asuman en 2015 tendrán un sistema ferroviario optimizado, como nunca se lo hizo en más de medio siglo.
Lo importante, no obstante, es que utilicemos este hecho doloroso para crecer y entender que no construye desconocer lo obvio y lo obvio es que los frenos de la formación siniestrada funcionaban, que no hay rastros de que el motorman haya intentado siquiera accionarlos, ya sea porque se adormeció o sufrió algún otro problema que le impidió reaccionar. Va de suyo, incluso, que ninguna persona de buena fe podría suponer que lo hizo a propósito, entre otras cosas porque ponía seriamente en riesgo su propia vida. Pero el dato duro es que la formación podía frenar y que negarlo, o ningunearlo, es algo que no torcerá el resultado del juicio.
Después está la responsabilidad del Estado en lo referido a si controló bien, regular o mal el destino de los subsidios, etc, y ahí, la verdad, es difícil que haya muchas disidencias ya que es el propio gobierno el que con su cambio de actitud y la gestión desplegada por el ministro Florencio Randazzo en los hechos reconoce su falencia previa. Los gobiernos no pueden corregir sus gestiones en documentos sino en la acción y eso es lo que estamos viendo en cada obra, en cada formación nueva, en cada cambio de vías, etc.

Pero además hay otros datos que no se pueden soslayar, como sin ir más lejos, el asesinato del motorman Leandro Andrada, que condujo la formación siniestrada hasta Castelar, donde se la entregó a Córdoba. El desdichado trabajador había declarado que los frenos funcionaban y recibió cuatro balazos cuando esperaba un colectivo en Ituzaingó. Hay que sumar también el raro choque de Castelar que causó tres muertos y donde la justicia ha procesado nada menos que al conductor de la formación que embistió a otra que estaba detenida causando la muerte de tres personas y decenas de heridos. Finalmente, no podemos olvidar el sugestivo accidente en Once, una semana antes de las elecciones del año pasado como tampoco que buena parte de los familiares formalizaron un acuerdo extrajudicial con TBA por lo que se retiran como querellantes.
En suma, una serie se hechos que vienen a ratificar que como decía Panigazzi “una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”: el gobierno se durmió en lo referido a los trenes, pero el choque fue generado por una falla humana. Estamos ante el desafío de separar una cosa de la otra, ojalá esta vez lo logremos.

lunes, 17 de marzo de 2014

CON LA REFORMA DEL CODIGO PENAL NOS ESTAN HACIENDO LA DEL TERO



Como bien lo plantea Carlos Ureta “CON LA REFORMA DEL CODIGO PENAL NOS ESTAN HACIENDO LA DEL TERO…. MASA ES SOLO UN TESTAFERRO UTIL…
La reforma del Código Penal es complejo y a los no iniciados nos cuesta entender porque tantas mentiras y tanta enjundia en la oposición al punto de borrar con el codo lo que escribieron con la mano. Escuchando esta mañana a la presidenta de Justicia Legitima, la Dra. María Laura Garrigós sobre el debate en torno a la reforma del Código Penal, se me hizo la luz. Parece que nos quieren hacer la del tero.
Detrás de exacerbar el miedo con supuestas liberaciones masivas de presos, se esconde un tema diferente.
El nuevo código penaliza lo que hoy no es delito. a LAS PERSONAS JURÍDICAS. A muchas empresas que estafan a sus clientes (como las telefónicas), que contaminan ( sojeros, etc) les resulta mas fácil pagar las supuestas infracciones con leves multas, que dejar de violar leyes. La cartelización de vastos sectores de la economía, siderurgia, cemento etc.
Y DETRAS DE ESTOS, LOS DELITOS CONTRA EL MEDIO AMBIENTE, ETC.”
Por eso recomiendo escuchar a la jueza María Laura Garrigós, quien lo plantea con absoluta claridad.

sábado, 15 de marzo de 2014

Audio de El Vermucito (15-03-2014)


Audio del programa


Audio de la nota con la Jueza Garrigós




Comunicación y política


El gran déficit del movimiento nacional y popular ha sido no construir medios masivos con fuerte penetración y capacidad de disputar el sentido común de las masas. En perspectiva, mientras eso no se logre, los gobiernos populares tendrán un flanco muy débil. Hoy en Argentina, la disputa mediática en internet es francamente desfavorable para el oficialismo. Los medios opositores y sus empleados estrella (que delatan día a día que no son simples periodistas independientes sino militantes de la causa de sus patronales) tienen un poder de fuego arrasador, han copado Twitter por su capacidad zocalera. Twitter no te exige profundidad ni análisis sino frases rimbombantes y en ese terreno llevan la delantera por la sencilla razón de que tienen años de experiencia.
El kirchnerismo sorprendió en la era del blog, pero Twitter le devolvió la hegemonía a los medios y sus figuras. El gran problema, empero, sigue siendo que no se ha logrado crear un medio sólido, que trascienda el espectro de los convencidos, un medio que interpele a ese votante que nos acompañó en 2007 y 2011 y nos abandonó en 2009 y 2013.
El sentido común mediático está formateado por ellos y por consecuencia también el de las audiencias. Desde el campo nacional y popular no lo hemos sabido diagnosticar con precisión y por ende no se ha encontrado la respuesta apropiada.
Completo, acá

viernes, 14 de marzo de 2014

Costosa albañilería táctica en la ciudad de Buenos Aires


Ayer, cuando vi las fotos que publicó Página/12 creí que estaban trucadas. Pero hoy pasé por la plazoleta de Lacroze y efectivamente, está en obra.

Aquí arriba la nota de Clarín, con manijazo incluido. Agosto de 2011

Abajo, la foto que subió el mismísimo Diego Santilli cuando se inauguró la plazoleta seca en noviembre de 2011.


Aquí la foto de la plazoleta destruida


Y acá abajo, el boulevard recientemente inaugurado de Avenida Cabildo que será demolido para instalar el metrobús.


Como se ve, cero planificación, pura albañilería táctica

Qué caros te salen los globos...


jueves, 13 de marzo de 2014

Es inteligente la jugada de Lila



Sigue siendo interesantísimo el ciclo de serenatas que Elisa Carrió le dispensa a Mauricio Macri aunque si bien canta bajo su ventana, las melodías que entona van dirigidas a sus votantes, que son los que en realidad le interesan.

El tema es que, mientras captura la iniciativa política hacia adentro de su espacio y pone en serios aprietos a los principales capitostes, sigue demostrando que lee muy bien el escenario de 2015. Sabe que el piso del kirchnerismo es del 33 % y que aunque no sume un voto más, con ello tiene prácticamente asegurado su ingreso al ballotage, sin contar que como la que se viene es una presidencial, no sería descabellado pensar que hasta crezca si, por ejemplo, la liga de gobernadores sigue atada como hasta ahora en torno a la presidenta. Sabe también que Sergio Massa ya tiene consigo eso que se denomina "peronismo disidente" y que si no logra penetrar muy profundamente en las provincias necesita inexorablemente de los votos de Macri y del panradicalismo para llegar al ballotage y con más razón luego del fracaso que le significó su visita a Tucumán, donde se escucha: "Si lo de Massa acá es Geronimo Vargas Aignasse y los Orellanas, le pelea el 4to puesto al PRO )

Así las cosas, son estos dos conglomerados electorales los que definirán qué fórmula ingresará a la segunda vuelta para confrontar con la del FPV. Carrió deduce, además, que como la candidatura de Mauricio Macri no tiene destino debe evitar que sus votantes los capture el tigrense y así juntar un paquete lo suficientemente sólido como para ofrecerle a la sociedad una alternativa claramente no peronista.

La gran duda, empero, es que está por verse cómo será de ahora en más la convivencia interna entre la Carrió que analiza y la que ejecuta en la acción, como así también ver si ha aprendido las lecciones de su sino autodestructivo. Está por verse también cómo le irá ella misma en la interna y adónde pretende jugar, algo que se irá develando poco a poco. Pero si algo no se puede negar es que está leyendo con absoluta claridad el tablero electoral de 2015 y haciendo lo que un político debe hacer si tiene serias aspiraciones de pelear palo a palo la segunda vuelta: sumar a todo lo que ande por fuera del FPV y el massismo.

miércoles, 12 de marzo de 2014

La dirigencia docente de la provincia



Alguna vez un compañero que quiero y respeto mucho me dijo que una de las virtudes principales que debe tener un verdadero dirigente sindical es volver a la asamblea, explicar que no se consiguió lo que se pedía y bancarse la embestida de la monada que, como nunca puede ser de otra manera, quiere y exige más de lo que le dan.

No siempre se consigue el ciento por ciento de lo que se pide, ni en el gremio ni en la interna.

Lamentablemente, el paso de los días indica que los docentes de la PBA no tienen este tipo de dirigentes y los pibes con sus familias siguen pagando estas falencias.


martes, 11 de marzo de 2014

Massismo explícito

)

¿A usted quién lo votó? Balbuceó el diputado Gutiérrez del Frente Restaurador, ante la imposibilidad de responder una sola de las preguntas que le hacía Carlés.

El juego sutil de Lila, Mauricio y el James Dean criollo


La experiencia de la última década nos muestra que en términos de construcción política Elisa Carrió es como esos niños de antes que se pasaban una mañana entera armando una casita con "mis ladrillos" hasta que de buenas a primeras le pagaban un patadón y no dejaban nada en pie.

Está por verse si seguirá repitiendo esa actitud y si creció. Hasta ahora pareciera que sí, pero no estaría de más esperar. Mientras tanto sigue planificando y su planteo de buscar alguna forma de acercamiento con el macrismo aparece como una jugada de alto estilo por la sencilla razón de que si el espectro panradical no suma todo lo que está por fuera del peronismo, no tiene asegurado un lugar en el ballotage, con el agravante de que Massa aparece como un gran competidor de muchos de sus votos. Los 10 puntos que les chupó en la provincia de Buenos Aires en octubre son sólo una muestra.

Carrió ve este escenario y opera con inteligencia. Sabe que la candidatura presidencial de Macri no va a tener la potencia necesaria como para disputar uno de los dos lugares en la segunda vuelta y que si llegado el caso el niño se encapricha y no se baja, los que se irán con el panradicalismo serán sus votantes, por eso este ronroneo. Lila es de esas mujeres potentes que manipulan a los hombres, ella lo hace en política. Usó a Solanas de manera maravillosa y ahora, si lo tiene que dejar marchar o si el cineasta vuelve a sentir esa pasión irrefrenable por ser el James Dean de la política argentina, lo dejará ir sin derramar una sola lágrima...

Ya le fue útil y ahora no puede darle lo que ella desea.

Pero el gran misterio en esta guerrilla de roces no es el director de "El Viaje" sino ver hasta dónde la blonda del impenetrable sigue manteniendo la calma y evitando que su sino destructivo le vuelva a arruinar sus dotes de gran planificadora.



lunes, 10 de marzo de 2014

La cartelización de la mentira mediática en torno al Código penal



Antes que político o académico, el debate de estos días es estrictamente comunicacional y en buena medida abstracto ya que se está discutiendo en base a supuestos e interpretaciones tergiversadas sobre lo que en verdad dice el anteproyecto de reforma del Código penal que recién hoy será conocido públicamente. En los hechos tenemos a un dirigente político (Massa) y a un sólido y poderoso dispositivo mediático cartelizando la tergiversación y hasta mintiendo alevosamente sobre lo que, según ellos, diría el anteproyecto de reforma del Código Penal y recogiendo así un gran apoyo por parte de amplias franjas de la sociedad hastiadas de la inseguridad.
Algo es claro: ésta es una de las preocupaciones más fuertes de la sociedad, entonces basta que se amplifiquen una serie de mentiras y tergiversaciones y que hasta figuras como Tinelli se sumen a la campaña para sembrar un fuerte rechazo social al intento de reformar el C.P.
Pero lo realmente novedoso en estas horas es comprobar cómo un sistema de medios en estrecha alianza con un político taquillero logran que la gente crea que el trabajo de la comisión encabezada por Zaffaroni propone algo que en realidad no está escrito ni sugerido. Estamos ante un relato tergiversador que crea la fantasía de que existe lo que en rigor no existe, y hasta en los bares los parroquianos toman partido y opinan a favor o en contra sobre la base de una información repleta de falsedades. Entonces uno se pregunta ¿Qué es más importante? ¿Lo que dice el anteproyecto o lo que dicen los medios opositores y Massa que dice? ¿Cómo hacer para cotejar en la plaza pública el texto verdadero con el inventado? ¿Cómo hace Doña Rosa y el trabajador que sale tempranísimo de su casa y vuelve muy tarde para hacerse de ganas y tiempo como para chequear por él mismo dónde está el dato duro que le sirva para formarse una opinión? ¿Cómo se hace para que la sociedad, preocupadísima por la inseguridad, no tenga una muy marcada predisposición a creerle a los medios y a Massa?
La experiencia de estos días da para pensar y mucho: La cartelización mediática en alianza con un político importante logra convencer a una parte nada desdeñable de la sociedad de que el gobierno planea reformar el Código Penal para beneficiar a los delincuentes.
Uno de los conceptos más trillados en comunicación es que las campañas mediáticas y las operaciones de prensa serán exitosas sólo si se montan sobre un hecho real. En la discusión referida a la reforma del C.P queda expuesta de manera terminante la ratificación de ese postulado teórico: al existir una muy fuerte preocupación por la inseguridad, la demagogia punitiva hace estragos. Si la cartelización mediático/massista de tergiversaciones en contra de la reforma triunfa, si buena parte de la sociedad cree que el texto dice lo que en realidad no dice, Argentina estará siendo laboratorio de un experimento verdaderamente preocupante.


domingo, 9 de marzo de 2014

La Nacion ya encontró una veta para objetar los nuevos trenes del Sarmiento


Esta es muy buena. Ahora resulta que ante la evidencia de que es inexorable la renovación total de los trenes del Sarmiento y que ello aumentará la frecuencia de los servicios, La Nacion plantea que se agravará seriamente el problema del tránsito.

Uno podría chicanear diciendo que previendo es te problema el gobierno puso impuestos a los 0 KM para enfriar el mercado automotor... Pero, la verdad, son patéticos. Porque es cierto que hay un problema con los pasos a nivel desde hace muchísimos años y que recién el año pasado se pudieron conseguir los créditos para el soterramiento del sarmiento. Como también es cierto que la problemática del Sarmiento no se puede solucionar ni de un plumazo ni todo al mismo tiempo. Tenés que empezar por algo.

Siempre se vuelve al mismo punto y es que cualquier acción del gobierno será demonizada indefectiblemente y acá tenemos un nuevo ejemplo: si se compran nuevos coches y se arreglan las vías para que pueda aumentarse la frecuencia de servicios, La Nacion se preocupa por los automovilistas que perderán muchísimo tiempo en cruzar un paso a nivel. Si, en cambio, el gobierno esperara a terminen las obras de soterramiento, La Nacion se preocuparía por los sufridos pasajeros del Sarmiento y así sucesivamente.

Siempre hay un vericueto argumental para generar malestar.

viernes, 7 de marzo de 2014

Ganadores y perdedores en el minué por el Código Penal


Hay varios lugares desde donde mirar lo que deja el minué político en torno a la reforma del Código Penal. Empecemos diciendo que así como en política uno más uno no significa necesariamente dos, tampoco se podría decir que haya un solo ganador en este asunto. Hecha esta aclaración vayamos a lo obvio: tal como era de esperar, Sergio Massa se anotó un triunfazo político de aquellos al quedar como el gran contendor del gobierno merced a una astuta demagogia punitiva que puso en ridículo al radicalismo y al PRO, obligándolos a realizar una pirueta alevosa y sacrificar a sus representantes en la comisión redactora para reacomodarse tarde y mal. El líder del Frente Renovador los durmió y esto va a hacer crujir las internas respectivas ya que emerge como el dirigente “que tiene lo que hay que tener” para confrontar con el kirchnerismo y en política esto siempre se factura en succión de votos. Massa sabe que necesita beber de las aguas electorales del panradicalismo y que los votos del PRO tarde o temprano serán suyos.
Su semana ha sido perfecta.
¿Cómo queda el gobierno en este contexto? Obteniendo el rédito de haber abierto el juego en un tema de trascendencia institucional y quedando nuevamente como la única fuerza política con verdadera vocación transformadora ante la nueva demostración de endebles de buena parte de la oposición. Pero no termina acá la cosecha del oficialismo: en marzo estamos discutiendo las inconsistencias de la oposición y ya nadie habla del “blue” cuando durante enero y primeros días de febrero los agoreros le quisieron hacer creer al país que el gobierno tenía los días contados y hasta llegaron a inventar una convocatoria papal a una suerte de multisectorial para tratar una supuesta crisis inminente.
El oficialismo aparece con iniciativa política, que es lo que necesita para transitar sus últimos dos años, que sin dudas siempre son los más complejos. Ahora cuenta, además, con aire para pensar la próxima jugada, viendo si presenta el proyecto en el parlamento, para que sean las propias fuerzas opositoras cuyos hombres lo redactaron las que tengan que inmolarse o si prefiere guardarlo dado que se ha puesto nuevamente de manifiesto que el único consenso posible hoy en Argentina es en contra del kirchnerismo.

jueves, 6 de marzo de 2014

Mauricio y su temor a que se fracture la grieta



Para las fuerzas de oposición este tipo de debates alteran el estado de cosas y por eso no se los puede dar, pero no por el riesgo de "fractura" de la sociedad sino porque no quieren tocar ninguno de los soportes de ese país por cuya devolución claman en las calles los cacerolos.

Si usted quiere entender cómo funciona el conservadurismo no tiene más que analizar las reacciones de la oposición argentina en los últimos años. Todo lo que sea mirar adelante, reformar, avanzar, será visto por ellos como algo que pone a la sociedad al borde de una fractura cuando la historia reciente muestra que fueron las políticas neoliberales que esta oposición avala las que en diciembre de 2001 pusieron de verdad a la sociedad argentina al borde de una fractura social irreparable.


Todo lo que apunta al cambio ha merecido el rechazo militante de esta oposición patética, por eso en la mayoría de los casos el kirchnerismo debió avanzar en soledad. Pasó sin ir más lejos con la ley de reforma política que la terminó aprobando en soledad, esa misma legislación que posibilitó las PASO que hoy son esgrimidas por todos como un canto a la participación para elegir candidatos y que como no podía ser de otra manera, a la hora de la votación la rechazaron a pie juntillas.

Todo aquello que apunte a modernizar las estructuras del país prekirchnerista inexorablemente será visto como disolvente. Es la constante que ha signado los gobiernos de Cristina.

Los amigos de nestornautas en Twitter preguntan “Cómo ¿no existía ya la grieta?” Y tienen razón, pero al parecer la gran preocupación del jefe de gobierno porteño es que la grieta se fracture

Nunca menos…

Diálogo y consenso pero nunca con el gobierno


Ahora parece que, como era de esperar, también el macrismo empezó a crujir internamente, como antes los radicales, por el anteproyecto de reforma del Código Penal que contó con la participación de uno de sus principales cuadros, el diputado Federico Pinedo.
No hay que andar con tanto “gre gre” para decir Gregorio. Las mismas fuerzas que se llenan la boca pregonando el diálogo y el consenso, cuando tienen la posibilidad de hacer un trabajo en conjunto, multipartidario, amplio, reaccionan demostrando que en realidad sólo admiten el consenso y la búsqueda de denominadores comunes si es en contra del gobierno.
La presidenta realizó en su momento una convocatoria generosa a las principales fuerzas políticas con el objetivo de diseñar en conjunto un proyecto superador del mamarracho que a esta altura es el Código Penal vigente y la respuesta de éstas fue sensata, pero bastó un manijazo de los verdaderos dueños de la pelota para que ahora se borren y de manera lastimosa.
El kirchnerismo los sigue asustando y cuando tienen la oportunidad de construir algo trascendente en conjunto salen corriendo como escolares que huyen del patito feo. Dan vergüenza, pero una vergüenza grandota, patética.
¿Qué futuro nos espera cuando las fuerzas que se dicen alternativas se muestran tan mariconas? ¿Qué país se puede construir con tamaña cobardía?


miércoles, 5 de marzo de 2014

No es política versus academia. Es demagogia manodurista

Hay gente que sobrevalora eso que se conoce como "la universidad de la calle". Son los que caen en la celada de suponer que hay temas sobre los que debe legislar el pueblo como sin ir más lejos, el Código penal. Hay quienes creen honestamente que el kirchnerismo fue embocado por Massa y quedó colgado de la academia en tanto el muchachito sonríe mientras es llevado en andas por el sentido común de las masas irredentas. En realidad no es así el debate, porque lo primero que se está exponiendo en esta discusión es la mendacidad del que supone sin conocer lo que objeta , empezando porque hasta la Constitución nacional en su Art. 39 prohíbe la consulta popular en materia penal:


No es academia versus política sino oportunismo político y demagogia manodurista contra un anteproyecto que a juzgar por este cuadro comparativo mejora y mucho al Código Penal vigente.

Los argentinos tenemos una experiencia lamentable, cuando en tiempos de Néstor Kirchner se introdujeron modificaciones a expensas del falso ingeniero Blumberg.

Así nos fue...

Hay también un debate sobre porqué el oficialismo es llevado a este debate 24 hs después del discurso de la presidenta y la forma en que debe salir a darlo. La verdad es que lo primero que habría que hacer es asumir que en política los otros también juegan y que basta un demagogo manodurista con todo el dispositivo mediático atrás para que te instalen un debate. Las condiciones cambian y si en medio del 54% te instalaban en octubre de 2011 que "la gente votó a Cristina y salió corriendo a comprar dólares", cómo no te van a instalar este eructo manodurista... La verdad es que si aún los momentos de auge hubo que salir a discutir en soledad cada ley, ahora, cuando se atraviesan los dos últimos años de mandato, con más razón habrá que debatir  arrancando en muchos casos desde muy atrás. Así son las condiciones. En política muchas veces las cosas no son como se las prevé. El otro también juega. Es muy probable, incluso, que el oficialismo tenga que dar nuevamente el debate en soledad, a juzgar por la esperable endebles de los radicales que ya están haciendo cola por ubicarse en la vereda de enfrente pese a que un representante suyo, nada menos que el anterior presidente del bloque de diputados participó en la redacción del anteproyecto desconocido pero objetado por el Frente Restaurador.

Sobran elementos para defender el anteproyecto, lo que se necesita es decisión política para dar la pelea, como tantas otras veces. Alguno dirá que no estamos en el 2009/2010 y que no estamos en las mejores condiciones para afrontar este debate. Bueno, precisamente por eso es que tuvimos que devaluar, sin ir más lejos ¿no?

Hay dos formas de transitar los dos últimos años de mandato. Agachando la cabeza o dando las peleas por cosas en las que estamos convencidos.

Sin duda elijo la última opción.



martes, 4 de marzo de 2014

Pequeño gran facho

Seguramente Sergio Massa sonreirá por lo bajo, disfrutando de su instalación mediática cuando  desde el kirchnerismo hasta el PRO hacen cola para surtirlo por sus desaguisados en torno a la modificación del Código penal. No faltará incluso quien crea que es el gran ganador ya que, entre otras cosas, queda como el abanderado de esa mano dura que buena parte de la sociedad reclama. Las cosas están bien claras: que el juez Zaffaroni sea una eminencia mundial le importa poco a los que quieren mano dura y ya. Seguramente no se detendrán, por ejemplo, en el "detalle" de que la excarcelación es una cuestión procesal, no del código penal o que éste no regula la excarcelación  ni regula  la prisión preventiva.  Ir contra lo que se denomina "garantismo" pareciera ser la vía más rápida para conseguir votos.

El problema es la perspectiva.

Massa está obligado a ser noticia durante poco más de un año y ello no le resultará tarea sencilla. El tema es la forma en que se muestra y los recursos políticos e ideológicos de los que se vale para mantenerse en el candelero. A esta altura ya no queda nada de ese gran bolazo que proponía "continuar con lo bueno y mejorar lo malo del kirchnerismo". Lo que hay es un candidato con buena electorabilidad que viene a restaurar las nociones básicas que la derecha reaccionaria no logró proyectar en las urnas desde 2001 en adelante.

Si  a esta altura ya ha puesto en evidencia su esencia reclacitrantemente reaccionaria ¿Te imaginás lo que va a ser a mediados del año que viene?

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta