martes, 30 de septiembre de 2014

Molina no dijo lo que dicen que dijo


“Nosotros no hablamos de despenalización sino de la no criminalización. Es reformular de alguna manera la ley que ya existe que es la 23737. Entonces, planteamos modificar 2 o 3 artículos que tienen que ver con el consumo personal. En realidad lo que estamos buscando es poner en la legalidad lo que ya es un hecho legal, porque en realidad hoy el que ya consume, por varios fallos de la Corte Suprema, no va preso, supuestamente ¿no?

Hoy tenemos un Estado presente, entonces creo que estamos en condiciones de poder decir, primero que al consumidor no hay que meterlo preso. Segundo, porque se sufre el abuso de las policías: ustedes fíjense que nunca van a agarrar a los pibes que salen de un boliche de la costanera norte. Siempre los que caen en cana son los de los barrios más vulnerables, de las villas, entonces queremos defender a esos y sobre todo sacar el “ojímetro” que tiene la policía porque si sos morochito y sospechoso te meto en cana para ver si te encuentro un porro y te tengo en cana una semana hasta que la justicia actúe. Eso le lleva al estado 1200 millones de pesos al año. Ese dinero tendría que ir a la lucha contra los grandes traficantes. Estamos agarrando a los perejiles, y no lo digo yo, lo dicen los estudiosos, incluso los de la UCA, para aquellos que no le creen al estado y sí le creen a otros organismos. La misma UCA se puso a decir esto “ojo con la criminalización”. Cuarenta mil pesos sale un mes mantener a una persona presa sin proceso.

Completo acá


viernes, 26 de septiembre de 2014

El indignado por las dudas o indignado "ponele que..."



Los escuchás gritando “Yo no viajo al exterior, pero ponele que lo hiciera ¿Por qué tengo que llenar un formulario?” o “Yo no tengo campo, pero ponele que lo tuviera ¿Por qué me tienen que sacar el 35%? Otra “No me puedo comprar un auto de alta gama importado, pero ponele que ello estuviera dentro de mis posibilidades ¿Por qué me tienen que cobrar un impuesto que encarece la operación en más de un 30%?

Son los indignados por la dudas, personas que se enojan por lo que les podría pasar pero que en su vida concreta no les pasa, gente que sin pensarlo termina corporizando ese sujeto indignado que minuto a minuto construye el conglomerado de medios opositores. El indignado por las dudas sería ese individuo que al asumirse como un ricachón perseguido, de alguna manera estaría perteneciendo a un mundo que no le es propio.

Indignarse por las dudas sería entonces una forma de pertenecer…

En los noventa se pertenecía leyendo “Caras”, ahora mediante la indignación. Hace ya muchos años se escribió sobre cómo las pequeñas burguesías oscilaban entre la identificación con los de abajo –el proletariado- y los de arriba –la burguesía- y sobre cómo a la postre terminaba adhiriendo a los postulados, al discurso y a la defensa de los intereses de la gran burguesía. Cuando hoy analizamos el derrotero del indignado por las dudas no estamos descubriendo nada nuevo.  La novedad, en todo caso, es cómo ha bajado la calidad de esa identificación. Llama la atención que se puedan transformar en causantes de indignación una serie de pavadas como el llenado de un formulario para viajar al exterior que no agrega nada al que presenta cualquier agencia de turismo.

Asombra la pérdida de calidad en la dieta noticiosa de ciertas audiencias. Gentes preparadas, que demuestran inteligencia en su trabajo, en el deporte, en la profesión y en definitiva en la vida cotidiana pero que cuando se pasan al modo ciudadano pareciera que se transforman en todo lo contrario ¿Tendrá que ver en esto una suerte de tercerización de la conciencia política en cierto dispositivo de medios? ¿Será que el depositar en el zócalo televisivo la percepción de lo que pasa atrofia la capacidad para separar lo importante de lo accesorio?

¿Despolitización 2.0? ¿Gran Hermano audiovisual? 

sábado, 20 de septiembre de 2014

El Vermucito | Audio del 20-09-2014


Hablamos con el Secretario de Culto, Guillermo Oliveri, sobre en encuentro de la presidenta con el Papa; Arnaldo bocco realizó una gran columna con datos ninguneados por la gran prensa opositora. Camila García analizó el referéndum en Escocia y Néstor descifró el enigma Martín Insaurralde

Programa completo


Columna de Arnaldo Bocco



viernes, 19 de septiembre de 2014

Oposición que da pena



En este editorial que podés escuchar más abajo desarrollo algunas ideas troncales para entender la etapa: una es la necesidad del complejo opositor de que la experiencia kirchnerista termine en el caos. Otra es el error de los que creen que conviene perder, pensando que se retorna en 2019: con el país que deja Cristina el opositor que gane tiene asegurado gobierno hasta 2023. Y finalmente, el tema de piñata, que cuando se rompe siempre favorece a los más dotados.

Recomiendo el editorial, entre otras cosas porque me expreso mejor hablando que escribiendo

KISCO 937 | Audio del Editorial


jueves, 18 de septiembre de 2014

El flagelo de esconderse en la academia para oponerse al gobierno, Hoy: “Los aplazos en primaria”

Escribe: Mariana Melgarejo


El martes salió en La Nación esta nota de una doctora en educación, vocera de una Universidad destacada por su carácter elitista y conservador, cuestión que la mencionada Doctora no intenta ocultar, es más refuerza sin pudor en lo que escribe.



En esta nota Claudia Romero intenta explicar porqué hay una disyuntiva entre “inclusión populista” y “camino arduo de la educación”. Parece que en su planteo son incompatibles, y que el “camino arduo de la educación” sólo puede darse sin inclusión del pueblo (porque convengamos que cuando se usa “populismo” para describir una medida de gobierno, se tiene la pretensión no disimulada de desvalorizar lo popular).
La doctora se hace una serie de preguntas, que pretenden encerrar críticas a la “inclusión populista”, cuando en realidad son las críticas que levantan Clarín, La nación y todos los relatos de los medios opositores. Se hace en la nota las siguientes preguntas:

“Es posible incluir con calidad educativa en una Argentina desigual y excluyente? ¿Es posible educar para el trabajo a chicos que no vieron trabajar ni a su padre ni a su abuelo, sostenidos todos por asignaciones y planes? ¿Es posible educar para la convivencia en un país en el que locales y visitantes no pueden compartir un partido de fútbol en la misma cancha? ¿Es posible educar en el cumplimiento de la ley en un Estado de default y desacato? ¿Es posible educar para el futuro cuando cada día se resume en un relato salvaje de supervivencia?”

La verdad que para levantar como propias las preguntas que vienen haciendo en TN no hace falta un doctorado en nada, señora Romero. No son preguntas auténticas que retomen el debate educativo, ni siquiera desde el campo académico, sino aquellas que reproducen el discurso de los medios opositores, no hay ninguna pregunta que apunte al cambio necesario en educación, fijate vos. Sería más honesto que se presente como “opinóloga” para argumentar desde donde lo está haciendo.
Y para que no se note tanto, disfraza la argumentación retomando el concepto de “clima escolar”, poniendo de forma maniquea el ejemplo de una escuela de Villa Lugano, que ni siquiera se encuentra en la jurisdicción que impulsa la reforma, que es la Provincia de Buenos Aires.
Señora Romero, si vamos a mezclar toalla con mondongo, no necesitamos un doctorado en educación. Si le reconozco que puede ayudar dirigir algo en la Universidad Di Tella o escribir en La Nación.
Yo le haría, en todo caso, otras preguntas:
La educación es la respuesta a todas las injusticias sociales? Tiendo a creer que no, que para eso está la política, la integralidad de las políticas que puede llevar adelante un Estado. Creo que la educación genera mejores condiciones para muchas cosas, pero no resuelve la inseguridad, el tema del empleo, y no dirime internas políticas, que siempre van a existir y está bien que así sea.
Se puede hablar de una educación de calidad que no incluya a todos en el marco de la justicia social y el ejercicio de derechos? Yo creo que no, pero parece que la mayoría de expertos internacionales acuerdan en lo mismo, incluso el índice de inclusión de un sistema educativo es uno de los indicadores de calidad educativa en un país.
Se puede hablar de una educación de calidad si le esquivamos el cuerpo a cualquier discusión educativa hasta que estén dadas todas las condiciones sociales para el cambio?
Creo que no, pero no sólo porque soy defensora de cualquier medida que democratice la educación (puedo mencionarle la Ley de Centros de Estudiantes, el Programa Conectar Igualdad, la Ley de Educación Sexual Integral y seguir…) sino porque no hay cambio que pueda esperar a que estén dadas todas las condiciones, y menos el cambio educativo.
Los cambios hay que impulsarlos, el debate hay que darlo, la batalla cultural es contra la exclusión y la pobreza, y todo cambio va a generar crisis en una institución como la escuela, que, gracias a gente que opina como usted, sigue siendo conservadora. Y saber que va a haber resistencia, crisis e incluso vueltas atrás no debe ser obstáculo para impulsar el debate y los cambios, sino que debe ser considerado como una condición.
Pero luego ya vienen afirmaciones no sólo falaces, sino que demuestran para dónde va la cosa, escuchate ésta:
“La inclusión populista, en un delirante ejercicio de tergiversación de la realidad, se centra en la alteración de la escala de calificaciones que tradicionalmente fue del 1 al 10; le saca los tres dígitos fatídicos que indicaban aplazo y dice que la cuenta comienza con el 4. Calificaciones "blandas" que acompañen. La inclusión real es sin duda más difícil, se realiza por el conocimiento y a través del aprendizaje.”
Falso. Pero muy falso. No sólo no se centra en eso, sino que es un punto de un apartado del Régimen Académico, que ocupa un lugar mínimo en una serie de cambios mucho más profundos, cosa que luego, y sin disimular para nada, reconoce contradictoriamente.
“Siguiendo con los cambios en el régimen académico de la primaria, es apropiado pensar en ciclos de aprendizaje sin repitencia o con "promoción acompañada", otro neologismo que tan bien les sienta a las reformas.”
Ay la doctora qué manera de mostrar la hilacha! Los hilos conservadores con los cuales evidentemente acuerda, que tal vez incluso refuerce en su práctica en tanto formadora de docentes, vuelve toda su nota una “Oda reactiva al cambio”, donde sólo pueden ser educados aquellos que mejor han incorporado los discursos culturales hegemónicos, que la mayoría de los espacios de formación docente aún reproducen.
Decir cosas tales como “hay que cambiar la educación, pero cuando todo lo demás también cambie”, o bien “no estoy en desacuerdo con incluir educativamente, pero dejando las cosas como están” es un argumento mentiroso. Equivale a decir, en realidad: “no hay que cambiar nada”, y eso es una definición política que sólo pueden darse los opinólogos. Los gobiernos y los militantes no podemos darnos ese lujo.

El “camino arduo de la educación” no puede, no debe ser incompatible con la inclusión. Y para que un sistema excluyente incluya, es necesario empezar a hacer cambios, y empezar a romper estructuras, dar debates, “hacer lío” como dijo Francisco.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Hablemos de Máximo y La Cámpora


Hay varias lecturas sobre el acto de La Cámpora y la aparición en público de Máximo Kirchner. En líneas generales se observa cierta estupefacción por el lado de la prensa opositora. Pareciera que les cuesta posicionarse ante una irrupción que no tenían en sus planes. La nota de Pagni publicada ayer La Nacion asombra por su pobreza y ahí quizá tenemos una prueba del desconcierto.

Lo fuerte de Máximo no estuvo en el discurso, que fue una suerte de "Grandes Exitos" del kirchnerismo. Lo impactante fue el parecido con su padre, su forma de comunicar, su gestualidad y eso que Néstor manejaba tan bien, que era exponerse para recibir y asimilar los golpes él con el objetivo de cuidar a Cristina. Máximo hizo lo mismo para con su hermana y ese fue el momento en que con mayor nitidez se pareció a su padre, cuando dijo algo así como "No me importa nada lo que digan de mí, pero no quiero que se metan con mi hermana". Otro parecido con Néstor fue la capacidad para lanzar títulos como cuando dijo "Queremos que cierren los números pero con la gente adentro"

Se rompió, por otro lado, ese verso de quienes lo quisieron mostrar como alguien con serios problemas de comunicación, imposibilitado de mostrarse en público. El pibe se bancó un acto ante 40.000 militantes, sabiendo además que el país lo miraría en los días subsiguientes.

Algo para nada sencillo.

La Cámpora, esa agrupación tan demonizada, hizo una manifestación poderosa, presentó en sociedad a su líder y este es un dato nada menor que molesta a todos los que la detestan, incluso desde adentro del kirchnerismo. Habrá que empezar a debatir el origen de esas diferencias y porqué se le achaca a esta organización pensar como piensa y estar convencida de los postulados que defiende.

En el fondo el ataque no es sólo a La Cámpora sino a ciertos postulados del kirchnerismo como lo son, por citar algunos puntos, la ley de medios y la batalla cultural. Es que en verdad la anchura de este colectivo político posibilitó la coexistencia tumultuosa en su interior de sectores con miradas casi antagónicas sobre varios temas. Como no podía ser de otra manera, ya hubo un sector que se fue con Massa pero quedan otros que tranquilamente podrían estar acá o en el Frente Renovador. Por ahí están pasando una serie de discusiones que en algún momento habrán de cristalizar.

El problema para estos va mucho más allá de La Cámpora.

domingo, 14 de septiembre de 2014

El Vermucito | 13-09-2014


Abrimos el programa conversando con la antropóloga Mariana Melgarejo a propósito de las modificaciones en las calificaciones de las escuelas bonaerenses, luego nos visitó Eduardo Valdéz, quien nos contó cómo surgió la carta del Papa a Cristina y otros datos interesantes sobre Maradona y Moreno. Hablamos con el Cuervo Larroque sobre el acto de La Cámpora en Argentinos Juniors.


sábado, 13 de septiembre de 2014

La Cámpora, al Máximo


No se puede estimar cuánto incidirá esta aparición de Máximo Kirchner en el escenario político, pero seguramente habrá que incorporar a un jugador con mucho peso de ahora en adelante en la esfera pública ( ya es un operador de fuste tras bambalinas).  En lo emocional, me pegó fuerte el parecido con su padre en muchos gestos y tonos. 

Y no lo van a admitir, pero las canchas repletas como la de Ferro con el Evita hace menos de un mes y esta del bicho reventando inciden en el tablero político. La primera reacción en las redes es de mucho festejo en el campo oficialista y de indisimulable preocupación en el archipiélago opositor: al turco Asís, por caso, lo salieron a matar porque intentó realizar un análisis político serio del suceso.



En los medios hegemónicos, en tanto, se percibió cierto desconcierto y Clarín salió por el lado del reflejo reeleccionista


Seguramente sobrevendrán lecturas del suceso diciendo que estos actos son expresiones de aparatos que no expresan directamente el ánimo popular pero si algo las palabras no podrán evitar es la sensación de que ha ingresado a la cancha un jugador que no pasará desapercibido. Luego iremos viendo cuánto juego tiene, pero si de algo no hay dudas es que en Argentinos Juniors hubo un punto de inflexión importante.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Sexo explícito


La noticia podría haber aparecido tranquilamente en el Venus de la política pero se emite en horario de protección al menor como si nada. El presidente del bloque de diputados nacionales declara, orondo, que si Mauricio llegase a la presidenta derogará la ley de pago soberano, y lo hace sin desenfado, orgulloso de entregar, gozoso y hasta petulante. 

En nuestro país hubo tiempos donde era vergonzante sostener en público posturas como las del diputado Pinedo, pero han cambiado tanto las cosas que al tipo se le hincha el pecho al anunciar con bombos y platillos la bajada del calzón. Y esto acontece mientras su jefe dice que reducirá eliminará Ganancias y retenciones, o sea que volverá al modelo de país que se estroló en 2001 porque todavía hay muchos convencidos de que el problema de aquella explosión fue la pésima gestión del FAUNEN (que entonces se denominaba "Alianza") y no su estructura y modelo de sumisión al consenso de Washington.

lunes, 8 de septiembre de 2014

La victoria en Marcos Juárez es la gran noticia que esperaba el FPV


Nada detendrá dentro de la UCR a quienes propician la alianza con Mauricio Macri y ésta, de concretarse, será un balazo al corazón del armado massista ya que le significará un límite a su crecimiento en el espectro panradical, algo indispensable para entrar en el ballotage. Por supuesto que eso no significa que el Frente para la Victoria las tenga todas consigo, pero es un ayuda externa para nada desdeñable.

Empero, la suerte electoral de 2015 del FPV pasa por otro lado y es el timming que demuestre en términos de gestión para enfrentar el oleaje que tendremos desde ahora hasta enero.

sábado, 6 de septiembre de 2014

El Vermucito | 06 de septiembre de 2014


Mucho Ceratti de la mano de Camila y gran reportaje al titular de INVAP, Héctor Otheguy. Como siempre, también, la columna de Arnaldo Bocco.

REPORTAJE A HÉCTOR OTHEGUY



PROGRAMA COMPLETO




viernes, 5 de septiembre de 2014

Feimann, polémico pero siempre convocando a pensar


Hay pasajes del reportaje que se publicó en El Cronista que convocan a discutir asuntos profundos. Acá transcribo los que me resultaron más interesantes. Si bien el titulo puede sonar a provocación gratuita a la clase media, la idea es valiosa ya que muchos convencidos de que les va bien por exclusivo mérito personal sin contemplar que el gobierno al que tanto aporrean generó las condiciones para su despegue indudablemente empezarían a sentir en carne propia los rigores de proyectos políticos "serios" como el que podría encabezar el jefe de gobierno de la CABA.

Algo importante para puntualizar es que Feimann habla desde su trono imaginario. Se siente un Star (en cierta medida lo es) y opina desde ahí, con la carga de contradicciones que acarrea opinar desde pedestales. Por momentos dan ganas de aplaudirlo y en otros de escupirlo, pero el tipo provoca y te zarandea el zapallo. Eso es lo importante.

Y valga una puntualización: para que un reportaje salga bien basta y sobra con que el entrevistado tenga ganas de hablar. La prueba es que la señorita que hizo esta entrevista es de madera pero así y todo hay muchísimo jugo.


¿No le falta autocrítica a este Gobierno?
- Que yo sepa hay mucha autocrítica, y es evidente, porque se están preparando las internas para 2015. No están de acuerdo Randazzo, Scioli, Insaurralde... Lo que pasa es que no hay una autocrítica pública, al aire libre, porque cada cosa que decís como autocrítica te la agarran y te la publican en la primera plana de un diario y por 20 radios y televisión.
Hay mucho silencios en Carta Abierta.
- Bueno, la política es eso. Y del otro lado, ¿qué hay? Los intelectuales están para decir. Carta Abierta no debe tener silencios. Ahora, yo comprendo que el silencio es parte fundamental de la política.
Pero acá hablamos de los intelectuales.
- Vos no podés decir todo en la política. Ahora, en la intelectualidad tenés el deber de decir todo (ver recuadro).
Hace poco en este diario, José Nun dijo que desearía que Cristina done parte de su fortuna a la gente empobrecida en los últimos años. Y le reprochó que no tenga obras filantrópicas. ¿Qué le parece?
- Cristina respondería con rapidez: “Mi obra filantrópica es mi forma de gobernar”. Y le demostraría que la pobreza bajó, el desempleo bajó, la política internacional argentina es una política latinoamericana del Mercosur, miles de cosas. Ésa es la manera de hacer ayuda social de Cristina. Evita iba por los pueblos y tiraba billetes. Si Cristina hiciera eso, la matan.
Usted confesó hace tiempo que le incomodaba adherir al Gobierno de dos millonarios que hablan de hambre. ¿Qué le pasa frente a la fortuna de la Presidenta hoy?
- Sí, después seguí hablando cosas positivas de Cristina que no salieron en ningún lado. Cuando me dijeron que Kirchner se había comprado un hotel de dos millones de dólares, eso a mí, no me cae bien. Si alguna vez se comprueba que fue cierto, le diría no estuvo bien, porque esos dos millones los tiene que donar a ayudas benéficas.
Entonces está de acuerdo con Nun...
- Estoy de acuerdo con Nun en muchas cosas. A mí no me gustan los presidentes con fortunas, pero todos los políticos tienen fortunas. Hacer política es hacer fortuna. No me pongas esto de copete. Kirchner decía que no se podía hacer política sin fortuna.
Se cuestiona el aumento exponencial del patrimonio de los Kirchner en el Gobierno.
- Nadie aumenta su fortuna durante la oposición, salvo que haga negocios privados con quienes pueden hacerlo. La política es guita y fe. Hay dos clases de dirigentes: los que militan por la fe en una causa, y los que militan aprovechando la fe en una causa, pero también para juntar mucha plata y cuando salen del Gobierno salir millonarios.
¿Y dónde inscribe a los Kirchner?
- No puedo dudarlo: los Kirchner aman la política y le han hecho bien al país. Si lo han manejado mal en los últimos años... esta década fue una de las mejores que yo viví en este país. Con Alfonsín estuve bien, pero jamás Alfonsín me llamó para un solo diálogo. Era oficialismo y todos oficialistas.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Feroz editorial de La Nacion

Leemos el editorial de hoy y acotamos en negritas...


EL GOBIERNO DE LOS PEORES

Uno de los fenómenos más notables de esta etapa final del kirchnerismo es la manifiesta impericia en el manejo de la economía. Decisiones clave para el futuro de la Argentina han quedado en manos de individuos con mínima preparación y experiencia. La política económica del Gobierno no es más que una combinación de improvisación y voluntarismo que no sólo ha impuesto un enorme costo a la sociedad, sino que también ha proyectado una lastimosa imagen del país en el exterior.

En realidad era mucho mejor aquella Argentina que hacía todos los deberes que le imponían los organismos financieros, aquél país modelo en el mundo que destruyó su estado y entregó hasta las jubilaciones a los grupos concentrados.

Pero además encierra un riesgo aún mayor: la degradación creciente de las libertades individuales de los argentinos.

Atentos que se viene la dictadura asintomática... No se nota pero está...

La democracia argentina ha degenerado una vez mas en kakistocracia, es decir, el gobierno de los peores. Según Aristóteles, la demagogia era la degeneración de la democracia, y la oligarquía, la degeneración de la aristocracia. La concepción aristotélica de las formas de gobierno no incluía la kakistocracia, que también es oligárquica, ya que concentra el poder en unos pocos.

La kakistocracia o gobierno de los peores ha sido definida como un estado de degeneración de las relaciones humanas en que la organización gubernativa está controlada y dirigida por gobernantes que ofrecen una gama que se extiende desde los ignorantes hasta los inescrupulosos. También se la ha caracterizado por la tendencia a la mediocridad en la función pública, donde se aparta a los mejores y se aplaude a los peores.

De lo que rápidamente se deduce que hemos tenido gobiernos integrados por los mejores, tipo Martínez de Hoz, Cavallo, Sturzenegger, entre otros. La mayoría de ellos gestionaron en gobiernos  surgidos del autoritarismo cívico militar, pero ese es un detalle menor...

Esta degeneración no es un fenómeno político exclusivamente argentino ni de estos tiempos. De hecho, el término fue utilizado por primera vez en Inglaterra, a principios del siglo XIX. En 1944, el premio Nobel de Economía Friedrich Hayek publicó un libro titulado El camino de servidumbre, que dedicó a los socialistas "de todos los partidos". Allí, este pensador austríaco advirtió que la libertad es indivisible y que la pérdida de la libertad económica lleva inexorablemente a la pérdida de la libertad política. Otro mensaje importante de esta obra es que la concentración del poder es la principal amenaza a la libertad individual. Un sistema donde funciona libremente la competencia tiende a distribuir el poder, mientras que uno basado en la planificación y el control estatal de la economía tiende a concentrarlo, por lo cual inevitablemente degenera en el autoritarismo y la corrupción. Es decir, la servidumbre.

Es interesante observar cómo La Nacion, que dice abominar la concentración de poder,  a lo largo de su historia apoyó enfáticamente cada uno de los gobiernos cívico-militares que bajo la promesa de generar las condiciones para una democracia plena concentraron el poder más que cualquier administración surgida del voto popular.

Como bien explica Hayek, si un líder democrático se propone planificar la vida económica de una sociedad, pronto enfrenta una disyuntiva: asumir poderes dictatoriales o abandonar sus planes. Si opta por la primera alternativa, es decir, el colectivismo, atraerá a su seno a los individuos más inescrupulosos y menos respetuosos de los derechos de los demás. Es decir, a aquellos que prefieren utilizar la autoridad en vez de la persuasión, la fuerza en vez de la cooperación y la arbitrariedad por sobre las reglas de juego imparciales y la ley. Es decir, la kakistocracia. Es una utopía pensar que bajo la alternativa colectivista una sociedad pueda ser gobernada por un grupo de idealistas interesados únicamente en promover el bienestar general. Si alguna vez se incorporan al gobierno, los idealistas son rápidamente desplazados o cooptados. Como decía lord Acton hace más de un siglo: el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Como han demostrado numerosos experimentos de psicología social, el "sistema" puede hacer que gente "buena" sea corrompida por el poder.

Pocas veces en su historia La Nacion fue tan lejos. Animarse a decir que es una utopía pensar que una sociedad pueda ser gobernada por idealistas que sólo piensan en el bienestar general podría considerarse un suicidio pero no lo es. Hace rato hemos comprobado que la lucha para eyectar al gobierno de Cristina admite cualquier método y discurso.

Pero hay más aún, como la admisión de que el poder corrompe. La conclusión es contundente: “Queremos corruptos pero que jueguen para nosotros”


Estas reflexiones son especialmente relevantes en la Argentina actual. El Gobierno propone una versión maniquea de la realidad, en la que unos "buenos" (el kirchnerismo y sus aliados) combaten contra los "malos" (ahora llamados "buitres", tanto internos como externos). Esta contraposición del "nosotros" y el "ellos" es, según Hayek, siempre utilizada por aquellos que buscan no sólo el apoyo a sus políticas, sino también la adhesión incondicional de las masas. Esto mismo ya lo había explicado mucho antes Gustave Le Bon en su manual de psicología de masas, del que tomaron enseñanzas Hitler, Mussolini y Perón.

El “nosotros y ellos” es tan viejo como la humanidad, la diferencia es que ahora hay un gobierno que confronta con La Nacion y por eso hay que demonizarlo.


El desprecio del gobierno nacional por la libertad de expresión, las instituciones y la independencia de la Justicia, su política comercial arbitraria, su política diplomática conflictiva e inconducente y su dependencia de un clientelismo voraz son antitéticos con el diálogo y la búsqueda de consensos que requiere una democracia que se precie de progresista y moderna. Como los individuos más capaces y preparados no comparten esta manera de gestionar la cosa pública, a medida que avanza en su proyecto autoritario el kirchnerismo sólo consigue reclutar a aquellos con menor preparación y principios pero con ciega ambición. Así, la idoneidad tiende a ser reemplazada por la lealtad incondicional.

Nuevamente la dictadura asintomática y una exposición de consignas absolutamente refutadas por la realidad cotidiana. Para La Nacion intentar legislar en materia de medios electrónicos es despreciar la libertad de expresión, ya hemos respondido estas nociones.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner tiene un coro de aduladores, liderado por el jefe de Gabinete, que festejan fervorosamente todos sus discursos y todas sus decisiones, incluso cuando son contradictorias. Pueden aplaudir tanto el anuncio de pagar a los acreedores externos como el de no pagarles. Su líder les resulta infalible. No puede cuestionársele nada públicamente, ya que eso implicaría darle ventaja al "enemigo". Se trata de características más propias de un gobierno surgido de una pesadilla orwelliana que de una democracia moderna republicana.

No es así: se festeja el pago al 93% de los bonistas que ingresaron al canje y el no cumplimiento de un fallo inverosímil que tira abajo la reestructuración de la deuda externa. Acá estamos ante una tergiversación de la realidad propia de un diario al que se le respeta que mienta. En la Argentina de nuestros días no está prohibido mentir, lo que sí sucede es que se habilitó la posibilidad de exponer ante la gente el bolaceo constante de medios como éste que se creen custodios de la libertad y la verdad.

La cuestión de fondo es que la kakistocracia argentina actual ha dependido críticamente de su capacidad de mantener una fiesta de consumo que hipoteca el futuro de la economía argentina. Si esa fiesta se acaba, como está sucediendo desde hace más de un año, el poder de la fracción gobernante se debilita. Es así como surge la tentación de emplear el aparato estatal para coartar libertades individuales. Éste fue justamente el peligro que advirtió Juan Bautista Alberdi: la omnipotencia del Estado es la negación de la libertad individual.

Donde dice “Fiesta de consumo” debe decir redistribución y programas como la AUH, que curiosamente también hoy es celebrada por el Banco Mundial, organismo no cooptado por por el kirchnerismo, que se sepa...

En estas circunstancias, no podemos esperar ser gobernados por los mejores, sino por los más mediocres. Y un país gobernado por mediocres nunca podrá ser exitoso. El resultado inevitable será la profundización de una decadencia que ya lleva varias décadas. Y en el peor de los escenarios, la degradación de la democracia que pudimos conseguir en 1983..

Para La Nacion, la norma Iram que determina la calidad de una democracia está dada por el poder propio que tenga un gobierno: el caso actual es de libro porque muestra un ejecutivo confrontativo con mayoría parlamentaria. Eso significa poca democracia. Este diario festejará si en Brasil triunfa Marina Silva, una candidata carismática que ha cedido la confección de su programa de gobierno a los grupos económicos y que asumirá en minoría parlamentaria, lo que la arrojará en manos de las grandes corporaciones ya que carecerá de poder propio. Eso sí será una democracia plena...

martes, 2 de septiembre de 2014

El avance contra la política en Brasil



Me sigue interesando muchísimo la irrupción de Marina Silva con chances ciertas de destronar al PT del poder en Brasil. El audio que está a continuación es un extracto de lo expuesto ayer por el colega argentino Bruno Bimbi -radicado en la patria hermana- en conversación con Ernesto Tenembaum por la Rock & Pop. Ahí Bruno lanza una serie de frases muy fuertes, la primera es que en los debates que se han dado, Marina la ha destrozado a Dilma en base fundamentalmente a recursos de oratoria y carisma. Según el colega, Marina puede hablar tres minutos y no definirse sobre absolutamente nada. Aparece con un discurso muy cercano al de Sergio Massa y sus equipos programáticos están bajo la dirección de Maria Alice Setúbal, dueña del Banco Itaú.



Pero hay más: en Página/12 del lunes Eric Nepomuceno descerrajó sobre el final de su nota:

"Ahora Marina surge con aires de santa milagrosa. Tiene la consistencia de un flan. Pero trae el discurso oportuno."

Ayer también leímos otra interesante nota sobre la candidata en La Nacion, en la que reluce este pasaje:

"El columnista Merval Pereira, del diario O Globo, señaló que la "nueva política" de Silva presenta serios riesgos si llega a ganar las elecciones.

"La nueva política surfea en una ola de antipolítica, llega al liderazgo de la disputa presidencial sin estructura partidaria sólida ni apoyos institucionales de peso, lo que coloca a Marina por encima de las necesidades de negociación que son inherentes a la relación con el Congreso. Y es eso lo que la mayoría quiere, sin darse cuenta de que lo que sucede en el país en este momento es una distorsión de lo que debe ser la negociación política, que necesita una restauración, no su negación"



La incidencia de Brasil en el pulso político y económico regional es definitoria. Ni hablar de su importancia en relación con nuestro país. Una derrota del PT en las próximas elecciones no hará más que incidir de manera muy negativa en nuestra cotidianeidad, y a como van los acontecimientos, no estará mal prepararse para ese escenario. Se viene un ataque fortísimo a la política y una nueva sumisión a los dictados de "los mercados".

A continuación el análisis del ex canciller Jorge Taiana.


Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene