lunes, 30 de noviembre de 2015

Lo que viene


En los próximos meses, la disputa política tendrá una riqueza pocas veces vista, dado el escenario en el que se desarrollarán las acciones, que por cierto tiene elementos novedosos.

A diferencia de Menem, Mauricio Macri toma un país prolijo, no en llamas. Por primera vez en años, un gobierno democrático llega al poder con un país en orden. Esta condición tiene su buena dosis de riesgo porque, si bien encontrar un país ordenado es una gran ventaja, al mismo tiempo también es una suerte de espada de Damocles pues la comparación del “orden M” con el “orden K” será inevitable.

Otro dato nuevo: Es el primer gobierno que asume con una diferencia casi imperceptible en las urnas, lo cual significa que el crédito con que arranca es mínimo. Esto, sumado a que no iniciará la gestión en un país devastado condicionará inevitablemente a Macri, que no tendrá espacio suficiente para responsabilizar a la herencia recibida. A un 49 % de ciudadanos que votaron en contra no se los conquista con esa declaración.

Completo, acá

sábado, 28 de noviembre de 2015

Alquilo camellos, descuentos especiales para kirchneristas


El neoliberalismo se fue dejando al país en llamas allá por 2001 pero su visión de los problemas nacionales quedó intacta, por eso, saludaron a ese gaucho que apareció saltando el alambrado y les ayudó a desencajar el auto, pero cuando les dijo que el camino era para el otro del que ellos iban lo empezaron a demonizar. Corría el 2008 y el punto de quiebre fue la disputa por la 125. Ahí se rompieron varias cosas, entre ellas, la alianza con Clarín. La derrota de 2009 gestó los dos mejores años del kirchnerismo, hasta 2011, donde empezaron los peores, básicamente por la lectura errónea del 54 %.  Lo más grave fue el microclima, el creer que todo lo que pasaba dentro del mundo K acontecía en la vida cotidiana del resto de los argentinos. Nos creímos que las desmentidas a las operaciones del dispositivo mediático llegaban al otro lado, pero no. No se enteraba nadie, y eso lo comprobamos en cada discusión con familiares o amigos, cuando perdíamos más tiempo discutiendo las fuentes de información de un hecho que del hecho en sí.

Lo que pasó es que se hicieron muchas cosas mal, y lo mejor que se puede hacer es reconocerlo cuanto antes y listo. Estuvo mal que cuando Scioli dice que va a dar el 82% móvil Cristina haya celebrado su veto a esa ley; estuvo mal que Scioli haya dicho que iba a subir el piso de Ganancias, entre otras cosas porque el ciudadano de pie se preguntó, al escucharlo ¿Y recién ahora? ¿Por qué no lo antes si hace dos años que lo venimos pidiendo? Estuvo mal que ya en 2013, recién luego de la derrota ante Massa en las PASO se subiera el piso de Ganancias y se modificara el monotributo. Cuando lo que debiste hacer antes lo llevás a cabo porque perdiste, ya no sirve, no te modifica un voto.

Lo más grave que puede suceder es que pensemos que Macri ganó porque los que lo votaron son unos pelotudos. La derrota fue antes cultural y política que electoral. Si nos agarramos la cabeza con los ejes discursivos de Macri y su nivel de chatura es porque ese es el nivel medio de lo que quería escuchar buena parte de la sociedad y si ese es el nivel de "la gente" es porque en estos 12 años no hubo una repolitización como lo supusimos ni se subió tanto el piso como lo imaginamos. Dicho de manera académica si nos derrotó un discurso tan boludo eso habla pésimamente de nosotros, de nuestra incapacidad de interpretar a la sociedad y de la ceguera de no ver qué pasa por la cabeza y el alma de buena parte de los seres humanos que nos rodean. El peor error es contentarse sospechando que hay un 49 % de piolas y un 51 de nabos ¿Acaso había tantas diferencias en las propuestas de uno y otro candidato?

Ahora se viene un gabinete de CEOS, un país atendido por sus dueños con guita que les van a tirar por la cabeza y apoyos de EEUU, los organismos financieros, los buitres, la chancha y la máquina de hacer chorizos. Van a hacer que la cosa funcione en Argentina para que Dilma termine de caerse de una vez por todas y así cerrar estos 15 años infaustos para "occidente". Ahora vuelven con todo, recalcularon y ¡A la carga! ¿Es lúcido suponer que van a chocar la calesita en marzo? Vamos... Vuelven porque no se habían ido tanto como nos imaginamos. Si ya en mayo de 2002 anchas franjas de clase media y trabajadores pedían leña para los piqueteros ¿No los escuchamos en su momento? La derrota cultural es porque no existió nunca victoria cultural alguna. La derrota cultural es haber hecho una campaña diciendo "tuto, quema"; La derrota cultural es pretender ganar un voto diciendo "Mirá que si Macri gana..." y el interlocutor se cagaba de risa. Derrota cultural es que ninguno de los candidatos bien del palo K midieran más de un punto y medio y que hayamos ido a elecciones con un candidato que, la verdad, cumplió un papel honorable, pero que nunca fue visto como un kirchnerista tipo. Derrota cultural es que sobre el pucho haya irrumpido Randazzo como el portador del santo grial K ¡Randazzo!

Derrota política es que ese gobernador del que se hablaron pestes, que hasta se le negó ayuda para pagar aguinaldos en 2012 de un día para otro pasara a ser simplemente "Daniel".

Derrota política fue que no supimos ver que en realidad la ausencia de Scioli en el primer debate fue un pelotazo en contra.

Derrota cultural es no entender que en estas elecciones el kirchnerismo ofrecía lo peor que se puede ofrecer: más de lo mismo. Nadie quiere más de lo mismo, siempre se quiere más y el análisis de muchos fue "para seguir como hasta ahora prefiero "cambiar", total, en una de esas quien te dice queee..." Y ahí se enterraron nuestros sueños de ganar.

Martín Rodríguez sentenció antes de las PASO de 2011 "Ya descubrimos la cueva donde mora Magnetto, ahora debemos hallar el camino al futuro" No lo hallamos y nos quedamos repitiendo los grandes hits mientras querían escuchar nuevas canciones. Un día los argentinos se enteraron que Clarín era una bosta y la libertad de prensa puro cuento ¿Y qué dijeron ? "Ah, mirá vos" y siguieron laburando, llegando a fin de mes, buscando mejorar las vacaciones. No les cambió la vida por enterarse de que Clarín esto y lo otro. En política, como en la vida, siempre hay que seguir para adelante. Cuando te disocias de la noción de futuro, cuando dejás de ser visto como el camino más corto al futuro, empezaste a degustar la derrota.

De un día para otro nos dimos cuenta que en líneas generales todos estábamos de acuerdo con lo que hizo el kirchnerismo con la diferencia, empezamos a escuchar de parte de ellos, de que eso se podría haber hecho mejor. Un día nos enteramos que todo lo que se hizo había que hacerlo, pero de otra manera. Y fueron audaces al instalar ese debate al comprobar que la mayoría de la sociedad estaba a favor de mantener los ejes estructurales del modelo. Entonces dijeron "Mantenemos el modelo pero con una gestión más transparente y eficiente" ¿Ta?

Reconozcamos que el giro fue inteligente. Habían probado con la oposición frontal y así les fue. Cambiaron, se reposicionaron, nos dejaron en el lugar de lo vetusto, no supimos corrernos a tiempo y eso nos costó demasiado, básicamente porque no a todos los ciudadanos les importa discutir quién es el padre del modelo sino que les preocupa elegir al que se muestre más capacitado para gestionarlo. Aerolíneas seguirá siendo estatal, pero dejará de perder plata a costa de sacrificar frecuencias, cuando no rutas deficitarias. Así cerrará el modelo de gestión.

El gobierno hizo muchísimas cosas, decimos. Para eso está, nos responden.

El gobierno hizo mucho más que otros. Mejor así, nos dicen.

(Antes de olvidarme, una aclaración: a quienes me saquen a relucir montañas de post míos diciendo que la sociedad se había repolitizado, que se había subido el piso y que Macri jamás ganaría les respondo que estaba equivocado, que creí ver cosas que en realidad sólo acontecían en el microclima del que fui y soy parte. Reconocer equivocaciones no es un error.)

Lo tremendo es no perder por Vaca Muerta, por la recuperación de fondos previsionales, por el desendeudamiento, por los 5 millones de nuevos jubilados sino por la cadena... Es horrible ver que un gobierno que hizo tanto se retire perdiendo por dos puntos y dejando un país desendeudado y lo suficientemente emprolijado para que los mercados se hagan un festival. Menem tuvo que arrancar de menos diez, Macri inicia su gestión con un país que es una joya al lado del de 1989.

No se pierde por los aciertos, eh. Si tuviste tantos aciertos pero no te diste cuenta de los errores que cometías, si para colmo éstos suceden en el terreno de la percepción y toman un volumen electoral que opaca aquellos aciertos, la verdad es que la derrota hiere aún más.

Por eso he decidido iniciar un nuevo emprendimiento y es el alquiler de camellos. El desierto que tenemos por delante es sin dudas el más largo luego de la proscripción. Sin el control de la provincia de Buenos Aires y del Estado nacional, con las corporaciones repartiéndose negocios y los medios hegemónicos regalando globos, la travesía que iniciamos será larga y dura. Se nos han hecho trizas algunas certezas, como por ej, que la boleta del gobernador la remontan el candidato a presidente y los intendentes y que la provincia se gana con la fusta bajo el brazo; Se nos hizo trizas la certeza de que con el triunfo en PBA se cubría la derrota en CABA, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

Cuanto antes concluyamos el diagnóstico de lo que nos pasó y tomemos conciencia de la fortaleza del proyecto que ha ganado las elecciones, mejor nos irá, porque de lo contrario no habrá camellos suficientes para una travesía tan larga.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Las causas de la derrota y lo que viene

Entre las tantas notas que se recomienda leer para entender la derrota, quiero recomendar dos, la primera es "La pregunta por la derrota cultural", del antiopólogo Alejandro Grimson, de la que destaco este pasaje:

"No es criticable en sí mismo que los gobiernos tengan relatos. En realidad, no existen gobiernos sin relatos. El problema aquí surgió cuando la narrativa sobre los logros se distanció crecientemente de las percepciones sociales. Cuantos más problemas se generaban en la realidad económica, más se concentró el gobierno en narrar lo logrado en esta década. No sólo lo explicó literalmente hasta el cansancio. También esa insistencia tenía otra implicancia. Era hora de “defender” lo logrado, no era momento para nuevos sueños y nuevos logros. Si las grandes mayorías siempre elegirían la realidad actual al 2001, eso no implica que estén dispuestas a dejar de imaginar mejores futuros"

La segunda es "La elección de Macri: Paradojas y escenarios futuros", de Carlos Acuña, de la que señalo este párrafo:

"Existe otro escenario potencial y paradójico: aquel en el que el PRO se maneje con una “tranversalidad” que apunte a retomar el rearmado partidario que intentó el kirchnerismo, aunque ahora desde el lado conservador de la balanza. Por supuesto, este escenario es el que más se acercaría a una “revolución conservadora”, tanto por su carácter de origen electoralmente democrático, como porque sería lo más cercano a la posibilidad de que las clases propietarias –como nunca pasó en los últimos cien años de la Argentina–, cuenten con la capacidad de proyectar de manera creíble para la mayoría, que sus intereses coinciden con los del conjunto social. En definitiva, este escenario sugiere la posibilidad de que esta victoria constituya el primer paso de una verdadera revolución conservadora porque le brindaría a las clases económicamente dominantes traducir su poder económico en hegemonía a la Gramsci."

jueves, 26 de noviembre de 2015

Yo me muero como viví


Es estremecedor el editorial que anoche realizó Max Delupi en  "La Coca es pal Fernet", por la radio Pública
"La propuesta de unidad que tienen es que aceptemos la desigualdad, que las cosas son así, que no discutamos tanto de política; que de política, de fútbol y de religión en esa casa no se habla y que nos unan otras cosas.
¿Cómo podés estar peleado vos con tu primo ¡tu primo! por la política?
Y mirá, en principio porque mi primo quiere que los niños pobres se caguen de hambre y yo no. Creo que es una buena diferencia pa' mandar a la puta madre que lo parió a mi primo"

Era mentira que les interesaba la república

"No era cierto que les interesaba la república, Mario" dijo hace un rato Beto Quevedo en "Gente de a Pie", y vaya si tiene razón. No era cierto que les importaba el respeto a las leyes, a los mandatos y a las instituciones de la república. Fue todo mentira, puro verso. No les interesó que Julio Cobos votara en contra de su propio gobierno en la 125 si merced a esa grosera falta ética favorecía los intereses concentrados.

No les interesa que la Dra. Alejandra Gils Carbó tenga un mandato similar al de un juez de la nación y sólo pueda ser removida mediante juicio político, ni que el directorio de AFSCA tenga mandato parlamentario por dos años más (Sí es lógico que Vanoli renuncie dado que el BCRA requiere ser conducido por alguien afín a Casa Rosada).

De ahora en más iremos viendo cómo desde el gobierno van borrando con el codo todo lo que les hicieron creer al pueblo que les interesaba. Que tomen nota muchos desprevenidos que se comieron la galletita.




TVR y DDD vuelven a casa?



Acá lo que se dijo en el programa del gato Sylvestre


Cierta vez, cuando un redactor de Diario Registrado publicó una nota anunciando con bombos y platillos que regresaba Capusotto, a las 23:00, recibió un mensaje de un alto directivo de la productora PPT con un texto breve y preciso:

"Compite con Duro"

Al fin y al cabo es televisión

¿Ta?

martes, 24 de noviembre de 2015

Ha comenzado la desarticulación del estado kirchnerista


Ha comenzado la tarea de desmontar la estructura que deja el kirchnerismo, y será en equipo, coordinadamente. Acá, los amigos de Nestornautas explican la gravedad del fallo de la corte suprema contra ANSES, aunque en realidad es contra el sostén de varios programas sociales. La tarea será combinada, y la justicia le proporcionará al nuevo gobierno la comodidad de no tener que decir otra cosa que no sea "respetamos a rajatabla a la justicia".

Luego vendrán otras sutilezas, como por caso ir sacrificando rutas de Aerolíneas para garantizar la eficiencia de la empresa en manos de estado, con lo que se llegará a una situación en donde no de pérdidas pero a costa de haber reducido notoriamente la prestación.

La idea madre será que cierren los números, luego se verá cuántos argentinos quedan adentro y cuantos afuera. Si por este fallo de Lorenzetti y cía empiezan a escasear los recursos para garantizar la movilidad en las jubilaciones y en la AUH, lo lamentarán y nos dirán que habrá que esperar que el país crezca, ahora que se recobró la confianza, para ir viendo qué se puede ir haciendo con los que quedaron a la intemperie.

En su regreso al poder, el neoliberalismo no dejará nada librado al azar. El proyecto es profundo y troncal, como lo ha explicado reiteradamente Arnaldo Bocco en la radio. Acá se puede ver cómo se va diseñando el gobierno de los CEO. Vienen por todo el montaje que dejan estos 12 años. Lo que está por verse es cómo se las ingeniarán para ir comunicando la demolición. Como ya se ha dicho, dirán que son medidas indispensables que aunque sean antipáticas deben tomarse dado el desastre que dejó el kirchnerismo.

La batalla será por el sentido, con el agravante de que cuentan con un poder de fuego mediático fabuloso. Esto recién comienza.

Y se irá agravando

Si Scioli hubiera ganado por 2,8 puntos el país estaría en llamas


Por una diferencia similar a la del domingo, Néstor Kirchner fue derrotado por Francisco De Narváez en 2009. Tanto en aquella ocasión como en ésta, ambos candidatos del FPV reconocieron la manifestación popular expresada en las urnas y contribuyeron a que el país no cayera en manos del accionar deslegitimador de quienes ya habían demostrado con creces no estar dispuestos a aceptar un resultado adverso.

El país sigue funcionando y en la cotidianeidad todo transcurre con normalidad, hasta los aumentos en la carne y otros productos. En Florida, el tronar de los arbolitos con el "cambio cambio" es más fuerte que nunca y la presidenta se apresta a recibir a su sucesor con absoluta normalidad.

Si Daniel Scioli hubiera triunfado por la exigua diferencia que obtuvo Mauricio Macri, no hay que ser muy creativo para imaginar que las operaciones deslegitimadoras estarían en su punto más alto, con todo lo que ello implica. De buenas a primeras desapareció la palabra "fraude". Claro, en su autoritarismo desenfrenado, el espectro opositor no estaba dispuesto a perder una elección más y así lo hizo saber a través de tuiteos y columnas de analistas como Joaquín Morales Solá. Le queda al peronismo el honor de reconocer con valentía y altísimo sentido democrático la derrota, por ajustada que sea. Honor que muy pocos le van a reconocer. Al fin y al cabo ha sido a través de los años este movimiento popular el que ha soportado desde proscripciones hasta las peores sospechas sobre su compromiso democrático.

Ahí tienen una respuesta más de cómo una fuerza política profundamente enraizada en las entrañas del pueblo argentino responde con un nivel de apego al respeto de la voluntad popular que curiosamente aquellos que se dicen la norma Iram de la calidad democrática pocas veces han podido demostrar.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Primeras impresiones sobre la derrota


El miércoles 26 de octubre del 2011, a tres días de la victoria arrasadora, escribí el post "Ser inteligentes en la victoria" donde anticipaba qué podía suceder si se realizaba una lectura equivocada de los resultados. Te propongo que lo releas y luego sigas con este texto.


No voy a decir muchas cosas que no haya dicho en los posteos posteriores al 25 de octubre, por ejemplo, acá. Esta derrota es, antes que nada, la consecuencia de una multiplicidad de factores, externos e internos, sucintamente anotaré los últimos.

El triunfo del 2011 se debió en gran parte a la buena situación económica, a la ausencia de una alternativa opositora consistente, a esa recomposición fenomenal que se dio luego de la derrota de 2009 y, fundamentalmente, al impacto de la muerte de Néstor Kirchner. La lectura de esa victoria fue muy defectuosa y a partir de ahí el 54 % fue como una suma de dinero importantísima depositada en el cajero que se fue gastando con los días, los meses y los años sin prisa pero sin pausa, hasta que se acabó: consumo de poder le dicen. Da bronca perder así, pero como en todo en la vida, se pierde como se puede, no como se debe.

La ausencia de Néstor dejó a Cristina con un vacío inmenso en lo referido a la construcción y acción política que no logró llenar. De un día para otro se encontró sin su compañero que, entre otras cosas, le solucionaba los asuntos de rosca política -algo que no pudo reemplazar- y con una cantidad de votos histórica, un combo muy difícil de manejar. A eso se suma la lectura errónea que se hizo de la victoria, empezando por suponer que todos esos votos contenían un compromiso K que, en realidad, sólo existió en análisis infectados de voluntarismo. Ni todos los que votaron al FPV en 2011 eran kirchneristas furibundos ni todos los que acaban de ungir presidente a Mauricio Macri son del PRO. Más que nunca debemos recurrir al lugar común de que el voto va y viene y el elector no se casa con nadie. El que hoy te votó mañana te pasa la factura sin miramientos.

El 54 % creó para adentro un estado de "Sí Cristina" que terminó siendo nefasto. A su sombra se creó un microclima que nos hizo creer que todo lo que sucedía ahí dentro también sucedía en la vida real del conjunto de los argentinos. Ese error nos fue aislando progresivamente hasta que ya en 2013 salimos a hacer campaña con una consigna que evidenciaba el encierro: "Elegir seguir haciendo" y en 2015 fue la propia ciudadanía la que el 25 de octubre nos lo facturó. En un ambiente ensimismado,  estábamos convencidos que si llevábamos como candidato a un compañero que, independientemente de su valor y compromiso, para afuera tenía una imagen negativa altísima, igual ganaríamos la provincia pues repetíamos la verdad revelada de que las dos puntas de la boleta lo remolcaban, hasta que se abrieron las urnas y comprobamos con amarga sorpresa que los comportamientos electorales un día se modifican y se perdió nada menos que la PBA. Quedó expuesto que un candidato con imagen negativa elevada era una pieza fácil de atacar, como efectivamente sucedió con la operación La Morsa. En líneas generales no se resolvió la interna de la mejor manera y si bien en su momento entendí que la forma en que se actuó desde la conducción era la mejor, hoy, con el diario del lunes, veo que ahí también dimos señales negativas para afuera. Todo esto hay que volcarlo en términos de enseñanza.

La derrota en la PBA y el margen estrecho de 3 puntos de Scioli en primera vuelta generó una campaña desordenada, sin dirección y plagada de un voluntarismo militante que si bien no alcanzó para ganar, es incontestable que contribuyó y mucho para que la diferencia final sea muy estrecha y no paliza. Escribí en su momento que la campaña del miedo parecía inservible y que no se ganan elecciones apelando al miedo, entre otras cosas porque se veía que el pueblo no creía en lo que desde el FPV se decía que le podía pasar. También hablé del voto en contra propia y creo que algo de eso ha sido ratificado, el problema es que si en la campaña electoral no se llega a hacer creíble un mensaje, de nada sirve que luego se confirme en la vida real lo anticipado. Si se comprobase que mucha gente votó en contra de sus intereses para manifestar su descontento con el kirchnerismo, será irremediablemente tarde.

Hubo también factores externos: 12 años de gobierno no son poca cosa y eso se nota cuando se verifica que arribamos a esta elección habiéndonos escindido de la idea de futuro y presentándonos como más de lo mismo. A veces las sociedades no quieren más de lo mismo, ansían otras cosas. Buscan futuro como sea y todo indica que el FPV no fue esta vez la herramienta más adecuada para conquistarlo. Nos quedamos inmersos en recordar muchas de las conquistas pero olvidamos que, una vez que éstas se naturalizan, a nadie le importa mucho quién las llevó adelante. Es el drama del político de ver cómo, llegado un punto ya nadie te rinde homenaje por lo que hiciste: Al fin y al cabo estás para eso. Te lo agradecen pero le dan el triunfo al opositor.

La sociedad argentina ha resuelto darse una representación política distinta y eso es sagrado para quienes creemos a fondo en la democracia. La gran mayoría de quienes han  consagrado presidente a Macri le dará el crédito que se merece cada presidente ungido por el voto popular y se lo quitará cuando lo estime necesario. A nosotros nos queda el honor de haber dejado un país mucho mejor que como lo encontramos y de seguir trabajando para ver cómo corregimos los errores propios y cómo planificamos las acciones para saltar en un futuro las barreras que en estos años no pudimos/supimos enfrentar. Me refiero a la corporación judicial: ahí habrá que ver cuánto hay de externo y cuánto de errores propios. Desde el vamos digo que es imposible gobernar con la justicia en contra. Habrá que ver cómo se lo hace en el futuro.

Lo importante hoy es mirar para adelante, estamos obligados a ello. Tenemos muchísimas cosas para revisar pero también para celebrar. De nuevo, dejamos el país muchísimo mejor que como lo encontró Néstor el 25 de mayo de 2003. Ahora, no obstante, empezará un tiempo sin dudas arduo donde todo lo antipopular que haga el nuevo gobierno será justificado por la herencia recibida. Dirán que se ven obligados a tomar estas medidas por el estado calamitoso en que lo dejó kirchnerismo. Es algo inevitable y debemos estar preparados para soportarlo. Por lo demás, no hay dudas de que la mejor forma de salir adelante en este momento es seguir convencidos de que en los ejes de fondo, nuestras certezas siguen siendo correctas: sigue siendo correcta la estrategia de jugar en torno a las BRICS, porque el mundo que viene pasa por ahí. Por supuesto que Cambiemos piensa exactamente lo contrario y obrará en ese sentido, volviendo a colocar al país como satélite de Estados Unidos y todo lo que ello significa. Dirán que Argentina "vuelve al mundo", al Fondo, a los Buitres, etc. Si en tiempos de gloria kirchnerista se decía "a la izquierda del kirchnerismo, la pared", ahora será "A la derecha de Macri, la pared". Pero a no confundirse: es poco probable que salgan a decretar medidas drásticas desde el primer día. Desde mañana hasta el 10 de diciembre irán trabajando la idea de gradualidad que empezó a desplegar Macri en la semana pasada. No son suicidas: Los mercados aprendieron la lección y ahora vendrán predispuestos a prestar mucha mayor atención a los efectos colaterales de su gestión en el poder.

El principal problema en estos 20 días lo tendrá el gobierno de Cristina pues no van a dejarla ir en paz y con buena imagen: necesitan que se vaya hecha pedazos, cosa que se le dificulte volver. Habrá que estar muy atentos a cómo opera el poder económico en las  próximas horas. Arnaldo Bocco fue muy claro al respecto hoy en El Vermucito y vale la pena escucharlo.

Seguiremos volcando aquí las reflexiones que nos genera este resultado electoral, y así como este blog es un archivo de los últimos 8 años de frenesí kirchnerista, de hoy en adelante será un espacio de oposición sensata y respetuosa, fundamentalmente de la voluntad popular.

Por primera vez en la historia nacional una fuerza de derecha enraizada en la prosapia de la más rancia oligarquía llega al poder a través del voto popular y contará con un nivel de apoyos internos y externos pocas veces visto. Mientras tanto, la reconstrucción del movimiento nacional y popular será inevitablemente ardua y ahí estaremos porque ese es nuestro lugar y porque fundamentalmente seguimos agradecidos de haber podido ser parte de estos años históricos.

Actualización de madrugada

Finalmente, el resultado terminó siendo muy ajustado, algo que por un lado deja al AFP mejor parado, colocando a Macri ante el desafío de gobernar un país partido en dos y sin mayoría parlamentaria. Seguramente estos datos deberán ser tenidos muy en cuenta porque expresan un bonus más que acotado acotado para Cambiemos. Se gana y se pierde por un voto pero una cosa es el crédito que otorga una diferencia de 10 puntos y muy otra si la luz se reduce a menos de 3 puntos.

Otro dato insoslayable es que alrededor de las 21:30 Daniel Scioli reconoció la derrota ¿Estamos en condiciones de imaginar cuál hubiera sido la reacción de Cambiemos si hubiera triunfado el FPV por esa diferencia tan ajustada? El peronismo ha vuelto a dar una gran lección de razón de ser democrática: Cuando es derrotado, aunque sea por pocos puntos, reconoce la derrota y no deslegitima el proceso electoral. Esto debe ser anotado y revalorizado, con más razón cuando desde la oposición se desplegaron infinidad de maniobras para judicializar las elecciones si los resultados no los favorecían.

sábado, 21 de noviembre de 2015

Carta abierta a un amigo que piensa impugnar su voto


Me decís que vas a impugnar tu voto porque Scioli y Macri son lo mismo y ninguno te representa. Te pido sólo que leas mis argumentos:
Vos decís que son lo mismo. Ponete a pensar en quienes están atrás de cada uno. No te los nombraré para no entrar en lugares comunes, sólo te diré que atrás de uno de ellos estamos los que antes de la reapertura democrática salíamos a las calles a pedir por los desaparecidos y por el juicio y castigo a los culpable; atrás de uno de ellos estamos los que creímos que el país podía resurgir de sus cenizas en 2003 y salimos a dejarlo todo para recuperarlo.
Atrás de uno de los candidatos estamos quienes quisimos que la democracia tuviera una ley de medios democrática, pero todavía no está plenamente vigente porque uno de los tres poderes de la democracia lo ha impedido y lo hemos respetado.
Atrás de uno de los candidatos estamos quienes entendimos que los homosexuales deben contar con los mismos derechos que los heterosexuales, los que luego de equivocarnos con YPF entendimos que debía volver a ser de los argentinos.
Por supuesto que también atrás de uno de los candidatos estamos quienes hemos cometido errores ¿Acaso vos no te equivocaste nunca?
Me decís que son lo mismo pero uno de los dos candidatos no fue y vino con un discurso según la ocasión.
Me decís que son lo mismo pero uno de los dos planteó desde el primer momento lo mismo que plantea hoy.
Me decís que son lo mismo pero te vi festejar al lado nuestro cada uno de los avances que logramos. Mirá, el país no se hizo solo ni mucho menos todo lo que se ha reconstruido fue por casualidad o por aborto de la naturaleza, las PASO son un ejemplo: te enojaste porque no hicimos una PASO para elegir candidato a presidente pero te quedás en silencio cuando te recuerdo que esas PASO las presentamos nosotros al parlamento y las aprobamos en absoluta soledad porque todas las fuerzas opositoras votaron en contra diciendo que era una intromisión del estado en la vida interna de los partidos…
Fijate qué ironía: Nos cuestionás por no usar un instrumento que nosotros mismos le suministramos a la sociedad…
Me decís que los dos candidatos son lo mismo pero curiosamente atrás de uno de los dos están los poderes concentrados y del otro quienes con errores y aciertos siempre estuvimos por un país que incluya a todos los argentinos.
¿De verdad creés que son lo mismo?
¿De verdad creés que este presente fue construido con la aprobación de los dos por igual?
Decís que son lo mismo, pero uno de ellos estuvo desde 2003 de este lado, bancando una a una todas las transformaciones que fuimos conquistando mientras el otro las petardeó de la peor manera y mandó votarlas en contra y oponerse de manera total.
Mirá si habrá sido exitosa la campaña de uno de ellos, que justo a vos te vino a hacer creer que los dos son lo mismo y representan lo mismo…
No, no son lo mismo.
Atrás de uno de ellos estamos quienes intentamos seguir construyendo la unidad latinoamericana junto a Lula, Evo Morales y el resto de los dirigentes y fuerzas populares del continente.
Si querés votar impugnado, hacelo. Estás en todo tu derecho, así como yo siento que también tengo derecho a mandarte esta carta.
Un abrazo
Gerardo

viernes, 20 de noviembre de 2015

El 22 se termina el curro...


Ayer, el intelectual Marcos Aguinis dijo que Estela de Carloto era un ser despreciable.

Hoy aparecieron estas pintadas en la Casa de la Memoria de Morón.

El "cambio" no es conservar lo bueno y corregir lo defectuoso. El "cambio" es volver a atacar desde la raíz la memoria, aprovechándose de quienes no padecieron el horror, y de más de un pobre diablo que cree que a él no le va a pasar nada.


Y en ese caldo se cocinan "¿humoristas?" como éste, del diario El Informe, de Venado Tuerto


Editorial a dos días del ballottage



jueves, 19 de noviembre de 2015

La corporación judicial está en el Cambio


La sala II en lo Contencioso Administrativo Federal ha declarado la inconstitucionalidad de la reforma del Consejo de Magistratura vigente desde 2006. Más allá de que llama la atención que se haya tomado 9 años, esta medida empalma con otras de los últimos días de la corporación judicial que va preparando el terreno para la embestida total si el FPV es derrotado el domingo.

No es una agorería liviana alertar de que si Macri finalmente gana el ballottage, se vendrá una tarea de demolición de todo lo que se construyó en estos años. Arnaldo Bocco ha sido muy claro al plantear que, en realidad, el retroceso será más a los 70 que a los 90. El objetivo será demoler todo lo que se haya podido reconstruir, de modo de dejar al país sin posibilidades de reacción.

Ya llegará el tiempo de debatir la gruesa cantidad de errores que ha cometido el gobierno y es sin dudas lo que coloca a Macri en un cabeza a cabeza y con serias posibilidades de triunfo, más allá de que nos parezca horrendo. Lo puntual es que si gana Macri se conformará un bloque de poder pocas veces visto, Compuesto por el dispositivo mediático, la embajada de estados Unidos, la Mesa de Enlace, las corporaciones empresarias y la judicial. Todo eso avalado electoralmente.

Una de las tantas enseñanzas que deja la experiencia kirchnerista es que de nada sirve controlar los poderes ejecutivo y legislativo puesto que la corporación judicial es el gran contrapeso del poder real. Seguramente formará parte de nuevos debates y análisis sobre cómo se puede avanzar en una profundización de reformas estructurales cuando la justicia opera desenmascaradamente en contra de cualquier tipo de transformación.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Se achica la distancia y reaparece el macri verdadero


La reaparición del Macri verdadero, agresivo y chicanero que ya vimos en el debate, más el escandaloso allanamiento del juez Bonadio al Banco Central, con apoyo de la Metropolitana, es una señal irrefutable de que cunde la preocupación en el comando de campaña del jefe de gobierno porteño porque las diferencias empiezan acortarse y se ingresa en una zona de tendencias intangibles. De otra manera no se entiende la propuesta de cerrar Tecnópolis, terminar con Precios Cuidados, acotar los feriados y otra series de medidas que constituyen el abc del fundamentalismo discursivo más acendradamente anti K.

martes, 17 de noviembre de 2015

Escenas de Cambio explícito


Menem dijo que si hubiera dicho lo que iba a hacer nadie lo votaba y en 1995 fue reelecto con bombos y platillos.

Macri y sus voceros económicos dijeron por todos lados qué es lo que van a hacer y cuando Scioli se lo marcó en el debate, Mauricio lo gastó con el “En qué te han convertido Daniel, mentís como un panelista de 678″.

Recordarle a Macri lo que ha venido diciendo, las leyes que votó en contra, y las más de cien que vetó, es ser un delincuente audiovisual, comúnmente llamado “panelista de 678″. Acto seguido, el candidato sostuvo que, para crecer, Argentina tiene que tener un gobierno que diga la verdad…

Completo, acá

lunes, 16 de noviembre de 2015

El debate y su incidencia en los votantes de Massa



Hay sensaciones personales insondables, como las que seguramente tuvieron anoche dos tipos de televidentes: los poco informados y los que en primera vuelta votaron por Sergio Massa. Ninguna encuesta ni recorte mediático podrá saber qué cosas se movieron dentro de esos argentinos.

Algo seguro es que muchos se enteraron de varias cosas que Scioli le dijo a Macri en la cara, el tema del ajuste, de la devaluación, etc. Temas conocidos por quienes de alguna manera siguen aunque sea los zócalos del cable, pero absolutamente ignorados por una porción del público que, definitivamente vive por fuera de todo tipo de información política. Para este sector, el debate debe haber dejado elementos duros, que algún rol van a jugar en su definición electoral del próximo domingo.

Para el votante de Sergio Massa, todo indicaría que quien más le habló fue Scioli, con el tema de los 95.000 policías, con la defensa del salario y los subsidios y con ese tremendo mandoble que le asestó a Macri al decirle cómo aspira a solucionar la cuestión del narcotráfico si no pudo resolver la problemática de los trapitos. Ahí Scioli apareció más cerca de ese electorado que alguna vez votó al FPV y más cuando ante el intento de ligarlo al gobierno actual, el gobernador dijo “tenés que debatir conmigo y no con un gobierno que termina su mandato en pocos días”. Con esta respuesta, de un contenido político denso, scioli desairó los ataques previsibles del referente de Cambiemos, obsesionado por atacar a 678 y repasar los 20 grandes éxitos del discurso anti K. El candidato del FPV se mostró como una continuidad que no necesariamente avalará todo lo actuado por el gobierno de Cristina y se diferenciará sin ningún miramiento.

Todos estos elementos, difíciles de mensurar, seguramente empezaron a fermentar en la conciencia política de muchísimos argentinos, pero no se conocerán sus efectos hasta el 22 a la tardecita.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Análisis en caliente del debate


En este tipo de debates, por lo general los convencidos de uno y otro candidato ratifican sus preferencias. La duda son aquellos que no tienen una posición tomada y cómo impacta en ellos la confrontación.

Es muy valorable que mucha gente que no le presta atención a la discusión política cotidiana, hoy escuchó una serie de argumentaciones y se formará una opinión antes de las interpretaciones de los grandes medios.

La nota completa y los videos, acá

El Vermucito | Audio del 15-11-2015

 

Columna de Arnaldo Bocco


Nota con Marcelo Falak sobre los atentados en París


Nota con Liliana Vázquez, directora de Los Villurqueros


Primera Hora


Segunda Hora


Tercera Hora



sábado, 14 de noviembre de 2015

El Cambio es que los medios hegemónicos sean prensa partidaria del PRO


Mientras la pena inmensa por los inocentes fallecidos en París no obtura el análisis político que nos dice que "occidente" está tomando de su propia medicina, también nos agarramos la cabeza por el fusilamiento de que fue objeto el joven Lucas Cabello por parte de un agente de la Policía Metropolitana y la obscenidad con que María Eugenia Vidal es protegida por la prensa opositora. La todavía vicejefa de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, con esa cara de alumna que da lección de memoria dijo, primero, que se trató de un caso de violencia de género y ayer, para reafirmar el peor cinismo, expresó:


¿Y si hubiera sido un caso de violencia de género está bien que el policía le haya disparado dos veces más a Cabello, una vez que el joven yacía en el piso?

El tema, empero, no ha merecido un tratamiento acorde a su gravedad en la "prensa libre" y buena parte de la sociedad ni si quiera se ha enterado de este suceso aberrante.


El "Cambio" es, antes que nada, una gran malla de protección mediática al PRO y sus aliados. Prensa partidaria, se le dice. 

Ya que estamos hablando de Vidal, no quiero dejar pasar la oportunidad para manifestar que José Pablo Feinmann es un reverendo pelotudo.

jueves, 12 de noviembre de 2015

"Que se vayan, que se vayan"


El voto en contra propia está instalado, sólo resta abrir las urnas para ver si termina inclinando el ballottage en favor de Macri. Lo llamativo es que mientras el candidato no desmiente los dichos de sus economistas y medios aliados respecto a la devaluación, al parecer sigue manteniendo una alta intención de voto, con lo cual sumamos a los fenómenos políticos de nuestro tiempo uno más: que un candidato que propone ajuste y devaluación tenga posibilidades de ganar.


Es raro, porque, veamos: el país no está en llamas, no hay un conflicto social explotando en las calles y, fundamentalmente, en la zona socioeconómica del voto en contra propia, las variables siguen en calma. ¿Qué extraño razonamiento lleva al empleado que llega a fin de mes y hasta llegó a ingresar a un plan de ahorro por un 0KM a votar a un candidato que propone una devaluación que impactará de manera negativa en sus condiciones de vida?

Hay muchas razones y quizá una de las más determinantes sea el exceso de confrontacionismo del kirchnerismo que generó una sensación de hartazgo en mucha gente. Es cierto: no se gobierna peleándose con todo el mundo todo el tiempo. O si querés, hay que privilegiar las confrontaciones, ir tiempo al tiempo, como dice el dicho. Ahora bien ¿Eso basta para que muchos vean con buenos ojos a un armado cuyo candidato habla de amor y paz y de bajarte el sueldo?

Hay una característica del votante en contra propia: Cuando le respondés una chicana y le proponés intercambiar ideas, automáticamente se tilda y balbucea un "Que se vayan, que se vayan", aunque le digas que su sueldo perderá poder adquisitivo. Porque es entendible que en aspectos más abstractos ese interlocutor adhiera al relato opositor, pero resulta que ese mismo empleado en relación de dependencia ve a cada rato en la tele opositora a los gurúes debatiendo de cuánto será la devaluación, o sea: calculando hasta dónde le meterán la mano, pero él los mira como si nada.

País raro Argentina, sin derecha y con gente que para castigar un gobierno vota contra su salario y su empleo.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Scioli te espera en la YPF


YPF es un símbolo muy caro al pueblo argentino, por eso les dejo sólo un extracto desgrabado del reportaje que le hizo esta mañana Daniel Tognetti a Daniel Scioli, con definiciones tajantes del candidato del FPV sobre qué es lo que está en juego en materia energética.


"El referente energético de Cambiemos, Aranguren, dijo que van a revisar el tema YPF, sus acuerdos, y luego definió que no eran tan importante el autoabastecimiento energético, lo cual demuestra que se está desenmascarando la intencionalidad de ir por YPF. Quiero dejar clara mi posición frente al pueblo argentino: yo defiendo YPF, soy quien garantiza la continuidad de YPF para los intereses argentinos, en manos del estado y en mano de las provincias, contra los que quieren ir por YPF.

Digo que soy un defensor de lo público ante el avasallamiento que quieren llevar adelante, de dejar todo librado al mercado o al interés de algunos privados y esto tiene que poner en alerta a las provincias petroleras y al conjunto del país. YPF hace a la soberanía energética, hace al interés nacional, por eso personas como el gobernador de Neuquén, Sapag, reaccionan, lo mismo que los trabajadores.


El 22 de noviembre no se vota un candidato u otro, se vota si mantenemos lo público, de acuerdo a los intereses nacionales, o si caemos en manos de los que quieren dejar todo en manos del mercado."

martes, 10 de noviembre de 2015

Con el kirchnerismo, te peleás, le cortás la ruta, pero no te fundís…



“Durante los noventa el productor fundía y se quebraba y se iba a la villa, en los 2000 se transforma en rentista. Un rentista y un quebrado producen dos cuestiones sociológicas absolutamente distintas: el rentista se afilia al PRO, el quebrado se afilia al PO. producen un clima social y político absolutamente distinto. Por eso el desafío es que la agricultura vuelva a hacerse con rostro humano, por lo tanto es imprescindible la presencia del estado fortaleciendo la agricultura pequeña y mediana de la Argentina. Ese debate, el PRO lo esconde, porque está permitiendo lo que es el nudo central de la política agropecuaria del macrismo que es integración vertical de las empresas.

Hoy, el 75 % de los cerdos de la principal productora de chacinados del país provienen de sus propios criaderos.

Hoy, el 40 % de una de las principales empresas lácteas del país proviene de sus propios tambos.

En Estados Unidos, este proceso de concentración está prohibido. Allá podés tenes tener un feedlot y un frigorífico, pero no podés faenar en tu frigorífico las carnes de tu feedlot ¿Sabés por qué? Porque acá hay que reintroducir el capitalismo, pero capitalismo de verdad.

La política es la discusión de la orientación general de la sociedad y para dónde va. Después tenés que hacer ajustes, detalles. Yo, cuando voto a Scioli, estoy votando la orientación general del país, que no quiero que vaya para la derecha. Con el kirchnerismo, te peleás, te enojás, lo insultás, le cortás la ruta, volvés a arreglar, pero no te fundís. Con lo otro, te fundís, y te vas.Y este es un detalle que los productores tienen que tener muy en cuenta, porque se los dice un hombre que se fundió en los noventa. Por eso, todas estas ideas de estos nuevos gurúes del neoliberalismo, el libre mercado y las desregulaciones que vienen a prometerme la felicidad eterna no les creo y tampoco creo en la rebaja indiscriminada de las retenciones, creo que le están mintiendo a la gente, porque acá -digámoslo con todas las letras- que vos le saqués las retenciones a las producciones regionales, por ejemplo, no garantiza que ese precio vaya al bolsillo del productor. Tampoco creamos que la devaluación sirve, porque sólo favorecerá a los 1500 tipos que tienen 13.500 millones de dólares guardados. Esos sí que van a ganar fortunas.”

lunes, 9 de noviembre de 2015

El voto en contra propia


Un fantasma recorre la Argentina, es el del voto en contra propia. Ciudadanos que indignados con la cadena votarán para que no exista nunca más, pero no leen la letra chica de ese contrato electoral que, además de la cadena, también propone eliminar muchísimas de las conquistas que se lograron en los últimos años. Como en esas películas de terror donde el espectador sufre viendo que el muchachito está por abrir la puerta tras la cual acechan hediondas y voraces criaturas, vemos a ese vecino que votará contra la cadena y La Cámpora pero en realidad terminará votando contra YPF estatal y para que las retenciones queden toditas en los bolsillos de unos pocos, esos que siempre se la llevan...

Ciudadanos indignados con el cepo votarán a un candidato que llevará el dólar a14/15 pesos, arrastrando todos los precios para arriba menos, naturalmente, el salario. Como se ve, una paradoja fenomenal que acecha sobre más de un mal informado, que luego de producido el desastre saldrá a protestar con vehemencia, cuando sea irremediablemente tarde.

El efecto "puerta 12" de argentinos votando en contra propia le dará a Macri y los mercados la legitimación necesaria para llevar adelante el proceso de "sinceramiento" de la economía que consistirá en reducción del salario pero también del empleo ya que infinidad de fábricas deberán cerrar al no poder competir con lo importado y esos operarios se tendrán que ir a su casa.

Volverá a flamear aquella bandera que decía "Estamos mal pero vamos bien" y el discurso hegemónico dirá que "dado el estado de caos en que encontramos las cuentas públicas no nos queda otro recurso que tomar estas medidas drásticas para sincerar los números y así poder encarar un proceso de crecimiento y desarrollo". Dirán que la culpa de todo la tiene Cristina y el kirchnerismo y no faltarán los aplausos de ocasión. 

Por momentos dan ganas de que esto suceda para ver las reacciones de los que votan en contra propia, pero hay que hacer todo que se pueda para evitar ese suicidio. Hay que reconocer que se deben mejorar muchas cosas y modificar otras, pero dentro de un marco general y un modelo de país que priorice al conjunto del pueblo y no a unos pocos. Cuando dicen que no es necesaria la soberanía energética o que no importa si Aerolíneas es estatal o privada, cuando plantean que no tiene sentido fabricar un satélite si lo podemos comprar afuera, te están vendiendo la lógica de ese país que produce granos y carnes e importa todo, desde las ideas hasta la maquinaria ¿Te buscaste en ese esquema, te encontraste?

No te pedimos que estés de acuerdo con nosotros, sino que pienses un rato. Que compares tu realidad actual con la de años anteriores. Con eso basta y sobra. Luego, si a pesar de todo decidís votar en contra de vos mismo, hazlo, estás en todo tu derecho.

domingo, 8 de noviembre de 2015

sábado, 7 de noviembre de 2015

El Cambio es


El "Cambio" es creer que vamos a poder comprar dólares libremente y que el cepo desaparecerá pero nada aumentará, o si aumenta, será sólo un poquito.

El "Cambio" es creer que no le cobrarán más retenciones a las exportaciones de cereales y oleaginosas pero ese agujero en la caja del Estado no se traducirá en recortes para el "gasto social"

El "Cambio" es creer que el país retornará a los mercados internacionales a buscar dólares prestados, que algún día lejano habrá que devolver, pero no ahora, que es lo importante.

El "Cambio" significa que el modelo de país lo elaborará el coloquio de IDEA, o sea los mismos que sostienen a los gurúes que nos condujeron al 19 de diciembre del 2001.

El "Cambio" significa que no importa si Aerolíneas Argentinas es estatal o privada, sino que sea eficiente. Luego, la ratificación del "Cambio" será el cierre de las rutas deficitarias para garantizar la eficiencia.

El "Cambio" es esa piba que se enamora de un flaco golpeador porque cree que con ella su conducta cambiará.

El "Cambio" es la creencia en que el regreso de los mismos que condujeron al país al 2001, ahora será beneficioso porque aprendieron la lección y corregirán los errores.

El "Cambio" es creer que así como el país se levantó solo de su crisis terminal, así solito podrá seguir adelante como si tal cosa.

El "Cambio" es creer que todo lo bueno pasó por el viento de cola y lo malo fue por culpa de Cristina.

El "Cambio" es pensar que como yo ya estoy incluído, me importa un bledo los que están afuera. Si se quedaron ahí no es culpa mía.

El "Cambio" es creer que hay gente pobre porque es vaga

El "Cambio" es creer que sólo haciendo la propia me salvo

El "Cambio" es creer que si un viejo no tiene jubilación porque lo negrearon toda su vida, debe joderse ¿Por qué no hizo nada a tiempo?

El "Cambio" es creer que los pobres son unos piolas bárbaros y que la pasan mejor que los que "se matan" trabajando...

El "Cambio" es condenar a la chica que le hizo juicio a la familia que le pagaba en negro en lugar de pensar que la estaban explotando.

El "Cambio" es creer que las cuentas deben cerrar y no importa cuánta gente queda afuera, total yo quedaré adentro...

El "Cambio" es creer que al kirchnerismo le encanta la inseguridad y el paco.

El "Cambio" es creer que el desempleo no volverá, y que si viene a mí no me tocará

El "Cambio" es el fruto de una forma de ser y de pensar trabajada en décadas, que no se puede modificar en 10 años.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Siempre pensaron así


Nada nuevo bajo el sol. Están diciendo lo que siempre dijeron, a lo sumo con un poco más de énfasis, porque se ven triunfadores. Si hasta en Radio Mitre se ha llegado a escuchar que a Martínez de Hoz se lo ha demonizado… Que ahora Prat Gay hable con desprecio de los caudillos del sur o del norte no es novedad. Menem, el gran presidente de la etapa en que los mercados terminaron de rediseñar la Argentina fue visto rubio y de ojos celestes mientras les garantizó gobierno en tiempos del “Estamos mal pero vamos bien” y el gallego Cano fue su George Clooney mientras duró la operación deslegitimación en Tucumán. ¿Cuánto años hace que Solanas, el massista, habló del “voto de baja calidad”?
La nota completa, acá

jueves, 5 de noviembre de 2015

Horror! El kirchnerismo reemplazó 2 auditores K por dos K...


Lo que dicen ni la oposición ni sus medios adictos es que la AGN se constituye con 3 auditores de las dos primeras minorías y que la presidencia le corresponde a la principal fuerza opositora. De ahí la falacia del inefable Leandro Despuy. Los nombramientos de auditores del FPV le corresponden al FPV¿Es tan difícil de entender? En el fondo, una de las internas larvadas que hay en la opo es que la UCR y el PRO están disputándose cuál será la 2da minoría (hay una sola banca de diferencia a favor de los radicales) Está claro, por otra parte, que el FPV seguirá siendo la primera minoría con 112 diputados.

En suma: si llegara a ganar Cambiemos, la presidencia de la AGN quedará automáticamente en manos del FPV. La pregunta es si intentarán modificar la ley para "cambiar" esta disposición.

La operación es muy elemental y, por supuesto, se sostiene básicamente en el desconocimiento del funcionamiento institucional de la ciudadanía y en el odio fanático del mundillo anti.


miércoles, 4 de noviembre de 2015

¿Qué hicimos para merecer esto?


El 54% fue como ganarse un Loto que el kirchnerismo fue consumiendo sin reponer jamás un centavo, hasta que un día el cajero se quedó sin fondos y, como canta el polaco:

"La vida es como la guita
Parece que no se acaba,
Y en una vuelta de taba
Te encontrás que ya no hay más."

Un buen día se acabó ese pozo de política, quedaste en el tembladeral y por eso crece el pánico por el triunfo de Macri, porque creíamos que dominábamos el partido para siempre y que el bonus era tan grande que alcanzaba para cubrir tanto gasto. Y no es que uno se ponga derrotista porque le encanta clavarse puñales, no. Se trata de que no podés conversar con un conocido intentando conquistar su voto si no reconocés que el gobierno cometió errores y que vos también le erraste al no verlos a tiempo, o verlos y morfarte la crítica. Pese a todo, seguimos siendo la opción más razonable, aunque hayamos necesitado recibir pésimas noticias electorales para salir a proponer el 82% móvil o la suba del piso de Ganancias a treinta mil pesos, entre otras medidas. A ver ¿Acaso las fuerzas políticas y los gobiernos no meten la pata? ¡Claro que sí! El tema es ver si corrigen, si mantienen conexión con la calle y el ejemplo son los trenes: el gobierno se llevó ferrocarriles a marzo pero se puso las pilas y se sacó un  diez felicitado en el examen, dejando un sistema renovado como nunca nadie se pudo imaginar.


Empero, la pelea es durísima pues el enemigo es temible: Nada peor que enfrentar a un montonazo de argentinos creídos que con el "sinceramiento" de las tarifas y el fin del cepo al dólar tendremos un país de maravillas, más aun cuando venimos de un país donde siempre nos dijeron que los golpes de estado se daban para generar las condiciones óptimas de una democracia sana y transparente. Tuvo que ser muy fuerte el aparato de propaganda cívico-militar para convencer a la ciudadanía que un golpe de estado contra un gobierno democrático era a favor de la democracia, o que era mejor un gobierno militar a uno democrático porque los políticos esto, los políticos aquello. En el país del presente, criado y formateado por aquél otro, escuchamos que la liberación del tipo de cambio, la eliminación de las retenciones y la actualización de tarifas nos conducirán a un mejoramiento generalizado de las condiciones de vida del conjunto de los argentinos. Claro, sobran oídos para esos sofismas y los bancos se abarrotan de compradores de dólares que salen con mil en el bolsillo creyendo que así harán frente a la devaluación del 40 por ciento.

Es muy difícil que quien cree que le podría haber ido muchísimo mejor si no hubiera gobernado el kirchnerismo, ahora no esté de pechito creyendo que el retorno de los mercados al diseño de la política mejorará su nivel de vida. Hay una sintonía exacta entre creer que nos podría haber ido mejor y creer que con la devaluación, con el dólar libre y la eliminación de las retenciones haremos la gran diferencia. Es la sintonía de las creencias. Votar también es creer un poco y contra eso escasean las razones, por eso Mauricio va al coloquio de Idea, donde se juntan los grandes empresarios y les dice que volverá con su gabinete a diseñar con ellos las políticas para el país mientras las efemérides cuentan que se cumplieron diez años del No al Alca...

Y ya que hablamos de creencias, lo más loco es que muchos crean que los kirchneristas amamos el paco, los narcos, los chorros, la inseguridad y nos encanta que le saquen ganancias a los trabajadores... ¿Cómo se llama eso si no derrota cultural?

lunes, 2 de noviembre de 2015

¿Sirve la campaña del miedo?


Temo que la campaña del miedo desatada por el kirchnerismo no arroje resultados, básicamente porque quienes votaron a Cambiemos y UNA no percibían que si ganaban Macri o Massa se desataría un vendaval de medidas antipopulares, salvo que creamos que son imbéciles que votan contra sí mismos. No estoy diciendo que Macri no encabece una restauración conservadora sino que una porción nada desdeñable de los argentinos no lo cree, o no lo visualiza de esa manera.

Quizá lo más redituable sea interpelar al votante de Massa ya que está ahí el caudal de votos que inclinará la balanza para uno u otro lado. La mayoría de los 5 millones de votos de UNA votaron al FPV entre 2003 a 2011 . Quizá el tema pase por conversar con ese elector y ver por qué en su momento votó al FPV, por qué se alejó y qué cree que deberíamos hacer para contar con su voto el 22/11. Ahí deben apuntarse los esfuerzos, de lo contrario existen muchas posibilidades de que el festival "Si gana Macri" termine siendo una escena de terrorismo político tardío que muy probablemente termine favoreciendo aún más a Cambiemos.

Basta de carpetazos y archivos ¿De qué sirvieron? ¿Dónde están los votos que perdió Macri por Niembro y las pautas truchas a radios del interior? 

Aprendamos

Cuando Macri ensayó su astuto cambio de discurso, la noche en que Larreta ganó el ballotage a Lousteau, en el post "Cambiemos para volver a Néstor" escribí:

"La verdad es que en la Argentina del siglo XXI todos estamos de acuerdo con lo que hizo el kirchnerismo con la diferencia de que todo eso se podría haber hecho mejor...

Pareciera que han caído los velos y el país empieza a ver a las fuerzas políticas tal cual son. La gran primicia es que todo lo que se hizo había que hacerlo, pero de otra manera.

Ahora van a instalar ese debate. Ya han comprobado que la mayoría de la sociedad está a favor de mantener los ejes estructurales del modelo pero "con una gestión más transparente y eficiente" ¿Ta?

Tendremos que estar más atentos que nunca. Como en esas películas de alto suspenso en que el espectador está tieso y alerta porque en cualquier momento viene el golpe de efecto que lo eyectará de la butaca, habrá que preparase para presenciar un desfile de travestismo político que no tiene antecedentes en la historia política vernácula.

Reconozcamos que el giro es inteligente, al menos no les queda otro recurso a mano. Ya probaron con la oposición frontal y así les fue. Pero nada es tan simple como parece: este tipo de reposicionamientos no se combaten con tanta facilidad, básicamente porque no a todos los ciudadanos les importa discutir quién es el padre del modelo sino que les preocupa elegir al que se muestre más capacitado para gestionarlo.

Las PASO sirven como un ejemplo perfecto para lo que intento plantear: hoy ya nadie se acuerda de que las sancionó el kirchnerismo en soledad ante la férrea oposición del resto de las bancadas. Lo que le importa a la mayoría es que son un excelente mecanismo de resolución de internas que le hubiera servido y mucho, por ejemplo al panradicalismo en 2011. Ya en 2013 lo adoptó en la CABA con indudable rédito político y a nadie le importó quién las había propuesto y aprobado.

¿Acaso alguien dejó de elegir la boleta de Menem en 1995 porque luego de su victoria de 1989 dijo que si hubiera expuesto cuál era su verdadero plan de gobierno nadie lo votaba?

Los pueblos no votan paternidades de modelos. Eligen al que se muestra más idóneo para llevarlos adelante en beneficio de las mayorías."

-------------

Por supuesto que hay antecedentes de Macri que deben ser trabajados; por supuesto que no hay que dejar de remarcar el doble discurso de salir a decir ahora que están bien todas aquellas iniciativas a las que se opusieron con obstinación. Pero con eso solo, parece que no alcanza.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta