sábado, 26 de septiembre de 2015

El triunfo de Scioli-Zannini es cada vez más palpable


Para los que nos encanta la política, una de las lecturas siempre interesantes de los sábados es la columna de Eduardo Fidanza en La Nacion. La de hoy tiene una cita realmente interesante de los dichos de un veterano consultor, que viene a tarificar, una vez más, el convencimiento que campea en varios cenáculos de que la victoria de Scioli-Zannini es inevitable. 

Leemos:

"¿Cómo encajan los principales candidatos en estas peregrinas clasificaciones? El veterano consultor responde: 

"Scioli es un político full time y hambriento, que lleva la cabeza ligera de ideas, aunque las pocas que porta las tiene bien claras. Es más fuerte de lo que parece y los que dicen que no tiene personalidad se equivocan". 

Sobre Macri afirma que posee más aplicación y disciplina que hambre e ideas. No sabe si trabaja poco o mucho, aunque reconoce y destaca que lo suyo es una gesta contracultural: "Macri se abrió paso entre radicales y peronistas, con un partido nuevo y superando muchas dificultades. Si ganara provocaría un cambio de paradigma". Pero deja suspendida una frase inquietante: "Lo que no sé es si en el fondo quiere triunfar; sobre esa ambivalencia escribió Freud un ensayo célebre que le vendría bien leer". 

Massa, por último, le merece un comentario tajante, oracular: "Es muy trabajador, se muere de hambre y le hierve la cabeza, pero no va a llegar, no es su turno".

1 comentario:

oti dijo...

La frase inquietante revela que Macri sabe que, si fuera gobierno, tendría que gobernar contra sus propias convicciones, si es que él tiene alguna, o las de sus mandantes del "círculo rojo" que sin duda sí las tienen.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene