viernes, 7 de marzo de 2014

Ganadores y perdedores en el minué por el Código Penal


Hay varios lugares desde donde mirar lo que deja el minué político en torno a la reforma del Código Penal. Empecemos diciendo que así como en política uno más uno no significa necesariamente dos, tampoco se podría decir que haya un solo ganador en este asunto. Hecha esta aclaración vayamos a lo obvio: tal como era de esperar, Sergio Massa se anotó un triunfazo político de aquellos al quedar como el gran contendor del gobierno merced a una astuta demagogia punitiva que puso en ridículo al radicalismo y al PRO, obligándolos a realizar una pirueta alevosa y sacrificar a sus representantes en la comisión redactora para reacomodarse tarde y mal. El líder del Frente Renovador los durmió y esto va a hacer crujir las internas respectivas ya que emerge como el dirigente “que tiene lo que hay que tener” para confrontar con el kirchnerismo y en política esto siempre se factura en succión de votos. Massa sabe que necesita beber de las aguas electorales del panradicalismo y que los votos del PRO tarde o temprano serán suyos.
Su semana ha sido perfecta.
¿Cómo queda el gobierno en este contexto? Obteniendo el rédito de haber abierto el juego en un tema de trascendencia institucional y quedando nuevamente como la única fuerza política con verdadera vocación transformadora ante la nueva demostración de endebles de buena parte de la oposición. Pero no termina acá la cosecha del oficialismo: en marzo estamos discutiendo las inconsistencias de la oposición y ya nadie habla del “blue” cuando durante enero y primeros días de febrero los agoreros le quisieron hacer creer al país que el gobierno tenía los días contados y hasta llegaron a inventar una convocatoria papal a una suerte de multisectorial para tratar una supuesta crisis inminente.
El oficialismo aparece con iniciativa política, que es lo que necesita para transitar sus últimos dos años, que sin dudas siempre son los más complejos. Ahora cuenta, además, con aire para pensar la próxima jugada, viendo si presenta el proyecto en el parlamento, para que sean las propias fuerzas opositoras cuyos hombres lo redactaron las que tengan que inmolarse o si prefiere guardarlo dado que se ha puesto nuevamente de manifiesto que el único consenso posible hoy en Argentina es en contra del kirchnerismo.

2 comentarios:

Mariano T. dijo...

Hay meses y meses para hablar del blue. Sino el tema cansa.

Carlos Balmaceda dijo...

Blue a 10,55 y sostenido por las cuevas. marianoster sangra por la herida. ¡Tirále un FOB, Gerardo!

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene