martes, 9 de febrero de 2016

Acción política y comunicación


La primera medida que tomó Macri fue entrarle con todos los hierros a la ley de medios y la AFSCA. Eso puso en evidencia, una vez más, la importancia vital de la cuestión de la comunicación, y la presión que le puso Clarín para liquidar lo antes posible todo vestigio de lo hecho por el kirchnerismo en la materia.
Se acaba de conocer que, por ejemplo, la final de la copa entre Boca y San Lorenzo será transmitida en exclusiva por Canal 13, como dice Matías Canillán en un twuitt, es “ya es a cara descubierta la cosa”.
Aquí se puede leer una muy buena nota de Emanuel Respighi, que muestra los “cambios” en el Fútbol para Todos lamentables que ya se verificaron en la primera fecha del campeonato
Aquí se puede leer otra muy buena nota de Silvia Peco sobre el avance desenfrenado del multimedios en los referido al triple play, básicamente que podrá brindar servicios de telefonía
El escenario en la comunicación de masas ha vuelto a la normalidad y se avecina un nivel de concentración más creciente, aún. La pregunta es cuando y cómo le entrarán a internet, que en las actuales circunstancias pareciera ser el único espacio por donde puede circular información no concentrada. La lógica es que más temprano que tarde elaborarán medidas restrictivas, pero hay otra pregunta más urticante y es qué nivel de efectividad puede tener la circulación de ideas y noticias alternativas en la red. El planteo se basa en que el funcionamiento algorítmico de la circulación de ideas tiende a reproducir información dentro de un espectro de personas que piensan más o menos lo mismo, entonces no se trasciende a otros sectores, no se interpela a otras tribus políticas, todo tiene a quedar en un de, por y para los que piensan parecido. Por supuesto que en los medios masivos también sucede lo mismo: se buscan los programas y medios que piensen parecido a uno. El problema está en el volumen, algo que hace que millones vean las fotos de Antonia y no las consecuencias letales del ajuste que está perpetrando el gobierno. Es interesante, no obstante, la idea que lanzó también en twitter Adriana Amado:
“La luna de miel con el presidente siempre es de los medios con la nueva figura, no de la sociedad. No se confundan”
Está claro que la cuestión de la comunicación está ligada íntimamente a la acción política y que en mi opinión tiene un poco más de importancia la segunda: una acción política eficaz podrá robustecerse con una buena comunicación y no al revés. De ahí que sea un equívoco suponer que el problema central es la comunicación. La comunicación es importante, qué duda cabe, pero es subsidiaria de la política.
Hay algo que un sistema Fahrenheit 451, como el que se está montando, no podrá nunca lograr y es convencer a las mayorías de que vamos bien cuando experimentan un marcado deterioro en las condiciones de vida. Lo que puede hacer ese sistema monocolor es hacer pensar que el deterioro es la condición indispensable para mejorar, el costo a pagar por “la fiesta K”. Ahí, en la vida real, en el cajero, en el súper, en el Rapipago es donde se generan las condiciones objetivas para una acción política eficiente, que pueda coronarse en un triunfo en las elecciones del año que viene. Pero esa acción política deberá mostrarle a la sociedad la existencia de un bloque social y político lo suficientemente representativo y sólido como para retomar el poder.
En suma: más que nunca la cuestión es política, por eso es central trabajar en lograr los mayores niveles de unidad posibles dentro del FPV, manejando las diversidades y avanzando sobre los puntos que unen. Si no se consigue eso, si se marcha a una fractura y a presentarse a las legislativas con dos listas, se posibilitará objetivamente el triunfo de Cambiemos, o una suerte de triple empate que le significará aumentar su fuerza legislativa y quedar perfilado para la reelección en 2019. La ruptura de Bossio y cía es la punta de un iceberg temible. Ya cuentan con apoyos de gobernadores como el de Chaco, la gobernadora de Tierra del Fuego, el salteño y otros que están espectantes. Para colmo, el fin de semana se conoció que los seis diputados de Santiago del Estero se comprometieron a dar quórum. Sí, la gente de Gerardo Zamora, el cristinista número uno…
¿Se entiende?

1 comentario:

Voces dijo...

Gerardo:
Creo que no es sólo comunicación, sino que también generan determinada cultura imperceptiblemente, cultura que hace que muchos actualmente aplaudan despidos, cuando antes los gobiernos prometían empleo.Te dejo un comentario interesante de un post de Abel:
https://abelfer.wordpress.com/2016/02/07/el-peronismo-despues-de-cristina-o-antes/

Alberto Sladogna dice:
febrero 7, 2016 en 17:22
Estimado Abel: si, son instrumentos, y a su vez fabrican a ese político como político, la TV llega a sus partidarios y a sus contrarios al mismo tiempo, es algo que nunca tuvieron las plazas . En efecto no se trata de que tuvimos “a TN en contra” por eso perdimos, acuerdo no fue así, solo trato de indicar otra cosa, los medios, en particular, la TV tienen una singularidad que Perón no conoció ni vivió: son fábricas silenciosas de producir formas de la ciudadanía. That is the question! Confieso: no es para ocuparse de sus “contenidos ideológicos”, no, para nada, solo considero que hacen algo que es tan superficial que no se nota, en las grandes ciudades la vida sería un infierno sin ellas, solo que con ellas tampoco se puede vivir. La TV opera sobre el cuerpo, lo penetra -no solo de forma erótica- sino de forma real: los ojos y los oídos son sus agujeros de entrada ¡Qué casualidad son los dos agujeros que permiten a un infante -él que no habla- constituirse, fabricarlo como humano.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta