domingo, 17 de enero de 2016

No se entiende tanta torpeza


El manual indica que con un peronismo aturdido y sin cajas para solventar buena parte de su estructura, lo correcto es operar con la sutileza de la chequera buscando agrietarlo todo lo posible ya que la contradicción entre los que gobiernan territorio y quienes sólo responden “al proyecto” está latente y pronta a estallar, con las consecuencias parlamentarias que tal detonación puede tener a favor de un gobierno nacional que puede mejorar su relación de fuerzas en el congreso sólo en la medida en que se subdibidan los bloques del FPV. El manual recomienda más palacio que nunca, pero el macrismo y sus aliados empiezan muy temprano a contradecirlo: Nada unifica más a una fuerza opositora con la historia y raigambre del peronismo y su entorno que la agudización de las contradicciones en la calle, deteniendo dirigentes sociales como Milagro Salas y reprimiendo con ferocidad a trabajadores despedidos.
Si en pleno enero la tensión llega a estos niveles, el clima de marzo, cuando hayan pasado las vacaciones y vengan los aumentos en todos los rubros, estará muy cerca de lo irrespirable. ¿Qué perspectiva tiene el ciudadano de a pie que votó el cambio, además de su marcada pérdida de poder adquisitivo? ¿Ver cómo el gobierno reparte palos para garantizar la transferencia de recursos a los grupos económicos? ¿Cuánto dura esa escena?
Es imposible gobernar con los movimientos sociales y las clases medias kirchnerizadas en la calle mientras en los gremios apretan los dientes pues los dirigentes ya no pueden contener la presión de las bases. Esto lo sabe cualquiera, menos el gobierno de los Ceos, parece.
Promediando el año pasado, Miguel Angel Broda se preguntó si el ajuste lo harían “planeado o a los golpes”. Todo indica que lo harán a los golpes. La pregunta es con qué espalda política podrán sostener una política económica claramente regresiva en todos los órdenes para las mayorías mientras despliega favores a granel para los sectores más concentrados.
¿Cómo hacer para agrietar los bloques del FPV en el congreso cuando la dinámica callejera encolumna a cada intendente y gobernador detrás de los movimientos sociales y cuando por el lado sindical ya se vislumbran muy oscuros nubarrones?
El riesgo que está corriendo Macri es el de quedar preso con sus Ceos y aliados del diario de Yrigoyen que le editan Clarín y La Nacion mientras que en la vida real se le escurra como en agua entre los dedos el muy escaso oxígeno capital político con el que inició su gestión.
La verdad, no se entiende tanta torpeza

4 comentarios:

guillermo p dijo...

No avivar giles Gerardo. Dejalos.
Además las torpezas van a ser seriales porque por su propia conformación, carecen de conducción estratégica y siempre les va a saltar un Morales y encima con un Mauricio que no termina de entender la letra (no puede llevar el telepromter a todos lados). ¡Pobre Durán Barba!

Michael Madison dijo...

La sociedad argentina ha dado un paso hacia el abismo. Ya falta poco para que se reviente en el fondo del mismo. Hay errores que por su naturaleza no es posible enmendar. La elección del pasado 22 de noviembre representa uno de esos errores. El desastre está servido en bandeja. Lo terrible de todo esto es que, como siempre, serán los más débiles del sistema los que paguen los platos rotos de la fiesta. El resto emigrará o se hará el desentendido, clase de mierda incluida.

mirta gaggini dijo...

Sí, ya somos muuuuuhos los que deseamos que esta banda de ladrones y gran parte del poder judicial (tan ladrones y golpistas como los anteriores) se tomen un helicóptero/ submarino/camión/camello o plato volador y salgan para siempre de nuestra vista y de nuestra vida.Y cada día que pasa se van sumando más.Dan asco!!
En algo tienen razón: a este paso la "grieta" desaparece en un par de meses.

Hugo dijo...

El "peronismo que le gusta a la gente", a través de su lider Sergio Massa, ya fijó posición en el caso Milagro Sala. Salió a respaldar fuertemente a su aliado Morales. Creo que la unidad se va a dar entre todos los que nos opongamos al ajuste, mas allá si somos o no peronistas, y los que lo apoyen, idem anterior.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene