jueves, 28 de enero de 2016

El riesgo del PI


Es muy interesante este escrito de Daniel Santoro y más aún la mención hace del Partido Intransigente, en el que milité desde 1982 a 1992. Señalo este párrafo:

"Hay compañeros que sueñan el sueño del enemigo, el deseo que el kirchnerismo sea ese partido, un poco PI, un poco flácido y finamente purificado de la mugre peronista."

Quiero aportar al respecto mi propia experiencia: 

La idea madre del PI, que doctrinariamente se plasmó en el documento de la Convención Nacional de 1975 titulado "Aportes para el proyecto Nacional" partía de la base de que los dos movimientos populares del siglo pasado (Yrigoyenismo y peronismo) habían cumplido su etapa histórica y que por lo tanto se imponía un tercer movimiento que recogiera las mejores experiencias de ambas experiencias históricas. Por supuesto que esa lectura era absolutamente errónea puesto que el peronismo demostró que estaba más vivo que nunca. Pero además, lo grave de ese análisis del PI era su fuerte desliz elitista cuando planteaba la necesaria unión entre el ese partido y lo que denominaba "el pueblo peronista", entendiendo por tal a una masa de hombres y mujeres sin línea y sin conducción. La vieja noción del iluminado que le pone proyecto y conducción a la monada. Esto se puso de manifiesto con crueldad en 1987, cuando la renovación con Cafiero a la cabeza mostró la más plena disposición a incluir al partido en un frente electoral con vistas a ganar la provincia y en la Convención de Lanús triunfó el por entonces denominado "alternativismo", que se tradujo en el rechazo del frente con Cafiero y decretó el temprano fin del sentido histórico del PI. Cuando el "peronismo pueblo" vino con su dirigencia a proponerle caminar juntos, surgió el gorilismo que lo pudrió todo. Luego, hicimos el frente en 1989 pero ya eramos una expresión políticamente insignificante.

Estos dos groseros errores deben servirle de ejemplo a muchos para no caer en la tentación que muy bien señala Santoro. Creer que se puede construir un bloque de poder electoralmente triunfador moviendo los mismos 20 mil de plaza en plaza y no articular con el conjunto del peronismo lleva inexorablemente a una frepasización de un 20 % y eso es lo que denodadamente busca el macrismo. Si el peronismo no mantiene su unidad, las elecciones de 2017 serán un trámite para Cambiemos.

9 comentarios:

Daniel dijo...

El ajuste va a ser tan despiadado de aquí a dos años que el pueblo se va a encargar solito de hacer tronar el escarmiento.
Desde ese punto de vista, mejor que prevalezca un peronismo enfilado detrás de él para responder a sus necesidades porque si triunfa el otro se lo van a llevar puesto junto al macrismo.
Creo que no tiene NADA Macri a favor para materializar esta ocurrencia de forjar una oposición a su gusto.
En ese sentido los medios que le hacen la segunda no se cansan de ponderar a muertos en vida tipo Urtubey y De la Sota. Quedarán para el archivo como un nuevo intento bizarro que la historia se encargará de hacer ver como la pantomima que es.

CC dijo...

Apenas asumió Macri, Rajoy le dijo:"LO QUE TENGAS QUE HACER, HAZLO EN LOS PRIMEROS 100 DÍAS PORQUE DESPUÉS TE VA A RESULTAR MÁS DIFÍCIL"
Macri le contestó: BUEN CONSEJO, LO VOY A PONER EN PRÁCTICA"
Rajoy: SI. ASÍ TE VA A IR COMO A MÍ....PERO MÁS RÁPIDO.

Norberto dijo...

Claro, porque el PI alguna vez llenó una Plaza como la del 9 de diciembre, y dentro del PJ hay dirigentes de la talla de Cristina por donde quieras buscar. Los segundones del Sr Presidente no podrán evitar las comparaciones entre los gobiernos K y los gobiernos M, y por más que hoy todavía hay quien sostenga estas políticas, la recesión que generarán será de tal magnitud que la crisis volverá a causar dos nuevos muertos, hoy tiraron un dato, para la misma altura del mes el año pasado se habían vendido 3400000 entradas de cine, este año un millón menos, y recién empezamos, ya van a faltar las dos pizas.
Nunca menos y abrazos

Anónimo dijo...

Algo que se ve mucho últimamente, más que nada en el seisieteochismo aguantismo de las redes sociales, es el bardeo al clasemediero o simple laburante que por alguna razón que al tipo pudo parecerle válida, votó al Burro, convencido o acaso sólo para ver qué onda eso del Cambio, y que empieza a notar YA que el tipo lo cagó de arriba de un puente, bien porque lo echaron o lo están por, bien porque ya no va a morfar carne, bien porque la luz la va a pagar 4 veces más, etc. Y no es diciéndole "jodete por pelotudo" como vamos a recuperar esos votos alguna vez (y no son tantos los que hay que recuperar). No hablo del gorila recalcitrante, con ése no hay nada que hacer y tampoco vale la pena gastar un minuto de atención; hablo del otro, el que hace 4 años muy probablemente votó FPV y ahora eligió a los minions.
Si el FIT son el 3%, si Massa es segunda marca de Cambiemos, entonces el FPV es la única oposición con capacidad de confrontar, entorpecer, frenar y eventualmente sacar a estos cosos, así que el que votó al Burro, y sienta que lo cagaron, necesariamente, aunque sea a regañadientes, tiene que volver con nosotros en algún momento. Es de muy boludos echarles flit "por pelotudos".
TR

Antonio (el Mayolero) dijo...

Gorilismo por la izquierda y por la derecha del PI. Yo era integrante del Comité Provincia entonces, y me valió mi primer expulsión del Partido. Apoyada por ambos sectores, unos por VTR y otros por peronista...

Facundo Jesus Gonzalez Lauillui dijo...

El peronismo está fracturado desde 2013. Hay un sector que no va a aceptar la conducción de Cristina, algunos porque son de derecha y otros porque la ven como un obstáculo para sus propias ambiciones. Por otra parte, la mayoría de kirchnerismo no peronista no va a aceptar otro liderazgo que no sea el de Cristina. Mi impresion es que no hay forma de que se aplique la vieja máxima del que gana conduce y el que pierde acompaña. Abrazo.

Juan Guillermo Cocina dijo...

Que va a haber un grave descontento social es sabido. Ya hay descontento. Pero con eso solo no alcanza. Hay que saber canalizar ese descontento social para construir un nuevo polo popular conducido políticamente. Es decir, hay que construir 'pueblo'. Cuando digo que hay que construir pueblo digo que hay que hacer política, lograr que los sectores descontentos tengan peso político real, tengan una identidad política renovada para enfrentar el ajuste brutal. Si no logramos aglutinar, contener y por tanto, politizar a los diferentes sectores populares, de nada servirá el descontento social. A lo sumo servirá para echar al Nabo, pero nada garantiza que las elecciones del 19 las gane el FPV.

Necesitamos una conducción, un símbolo y un rival. La conducción debe ser del FPV (CFK o Capitanich), el símbolo es Perón y el rival es el republicanismo blanco encarnado por Macri hasta 2017 y luego de ese año, por Massa.

Politico Aficionado dijo...

Tiene ud razón, nuestro problema fue que nos olvidamos de incluír a los pelotidos.

Politico Aficionado dijo...

Tiene ud razón, nuestro peor error fue el de olvidarnos de incluír a los pelotudos.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta