viernes, 17 de julio de 2015

Y en medio del bochorno opositor, Cristina presenta el Plan Qunita


Mientras Quiroga, Bonadio, el colorado, Macri, la Metropolitana se consumían en el bochorno, desde Tecnópolis Cristina presentaba el Plan Qunita, clavándose de lleno en el corazón de miles de familias, de pibas embarazadas y abuelas esperanzadas.

Fin de ciclo de quién?

Si fuese verdad que un Fin de ciclo nos sobrevuela no es precisamente el del kirchnerismo sino el de una forma de oposición que se viene derrumbando y en los últimos días quedó más en evidencia que nunca.

Se cayó a pedazos el mundo de fantasías de Miriam Quiroga, ese personaje que tuvo un espacio inusitado en el sistema Clarín, diciendo que había visto pasar bolsos llenos de billetes del lavado. El juez cerró la causa por no encontrar un sólo hecho probatorio pero además porque la propia Quiroga en su declaración puso en duda sus propios dichos en los medios; Bonadio terminó siendo desplazado por pasarse por el forro el manual de procedimientos que debe cumplir un juez de la nación y el apriete a Víctor Hugo, con el colorado de Clarín en su propia casa fue la gota que hizo rebalsar el vaso.

¿Qué tipo de oposición está padeciendo el Fin de ciclo? La de creer que con operaciones de prensa se logra intervenir exitosamente sobre la política. La vida de las operaciones de prensa siempre es breve, por su propia naturaleza. Cuando ante la evidencia de que no podría llegar a la presidencia, Roberto Noble se decidió a fabricar presidentes, tenía una ventaja y era que en esos años había política y partidos. Luego de su muerte y con la llegada del neoliberalismo, que arrasó con la política creyendo que con nominar gerentes alcanzaba, al grupo se le presentó un problema hasta hoy insalvable y es que la única fuerza que sigue haciendo política es el peronismo, hegemonizado en esta etapa histórica por sectores que le han declarado la guerra. Frente a este escenario, el multimedios no encuentra actores con capacidad de intervención en la política real. Sólo puede contar con figurones que lo único que saben es repetir los ejes que la empresa baja diariamente desde sus bocas de expendio audiovisuales y gráficas. El grupo pensó entonces que podría manejarlos, y lo consiguió, pero ya ha pasado una década, la cosecha es decididamente magra y esta semana quedó en evidencia como pocas veces: mientras Quiroga, Bonadio, el colorado, Macri, la Metropolitana se consumían en el bochorno, desde Tecnópolis Cristina presentaba el Plan Qunita, clavándose de lleno en el corazón de miles de familias, de pibas embarazadas y abuelas esperanzadas.

En tanto suben y se revientan en el aire los globos 2.0, en el cajero pasan cosas: llegan los aumentos de las paritarias, de la AUH, de los jubilados y el estado interviene en la cotidianeidad del pueblo de carne y hueso. Esa presencia no se desactiva con aparateo mediático, está claro. En realidad estuvo claro desde siempre, sólo que ahora es tan evidente que hasta da vergüenza ajena. Qué sentir si no cuando el titular de Clarín de hoy se sustenta en un potencial...


Este modo de concebir la oposición está cayendo inexorablemente y por lo que se observa, pareciera que no encuentran los mecanismos para desarticularlo. La única alternativa que se visualiza de momento es la que viene pergeñando Duran Barba y está por verse si soporta la derrota en octubre. Si sobrevive ese sofocón, El PRO tendrá posibilidades de transformarse en la segunda fuerza en provincias importantes y también a nivel nacional. Sobre esa base de sustentación, Mauricio Macri podrá erigirse en la única gran referencia opositora y aspirar a una victoria en las legislativas de 2017 que lo proyecten con más fuerza a 2019. Cierto que, primero, tendrá que sortear el fuego amigo de Clarín, que le achacará la responsabilidad por no haber arreglado con Massa y, segundo, deberá competir desde afuera con otro jugador de fuste, que es nada menos que Cristina. Pero esta perspectiva es la única que de momento puede avistarse como lo más probable cuando nos ponemos a imaginar el futuro de la oposición.

6 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

y LA MANO DE OCAÑA MECE LA QUNA...SON DE TERROR

Cato dijo...

Sospechosas las declaraciones de Bonadio acusando a Scioli en vez de acusar a la familia Kirchner. Cualquier paranoico de esos que anda en política pensaría que a Scioli le están devolviendo con intereses la osadía de confundir el peronismo con Pimpinela y Montaner. La decisión de la Sala I es un regalito decisivo para Macri y Larreta a 48 hs. del balotaje. Van a juntar todo el voto opositor que en las últimas dos semanas se fue con Lusto. Ahora sí van a llegar al 60%. La pregunta es si ese resultado se va a festejar solamente en el PRO. Imagino sonrisas socarronas en Olivos.

Diego dijo...

Ya que íbamos a ser creativos con la ortografía, podríamos haber aprovechado para ponerle Kunita y hacer que revienten más de bronca. Per codere, nada más. ¿Qué costaba?

Anónimo dijo...

Hace unos post atras te preguntabas que es el Kirchnerismo duro y puro.
Este post lo define.

Eduardo Frapiccini dijo...

Para ir preparándonos a las críticas que van a venir al plan Qunita...
"Por qué los bebés de Finlandia duermen en cajas de cartón.Durante 75 años, las mujeres embarazadas en Finlandia han recibido cajas de cartón del Estado. Es como un paquete inicial con ropa, sábanas y juguetes que a su vez puede ser usado como camita. Muchos argumentan que esta política ha ayudado a que el país nórdico sea una de las naciones con menor tasa de mortalidad infantil en el mundo."
Y recordemos que Finlandia es uno de esos paises/modelo cuando se habla de "tabla de Posiciones"...
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/06/130604_salud_recien_nacidos_cajas_carton_gtg

Carpe Diem dijo...

Clarín renunció largamente a hacer periodismo ocupado en hacer política. Los partidos opositores hace rato que abandonaron la política, para ser comentaristas políticos en TN y Canal 13.
Ese ruinoso cambio de roles los tiene girando en un laberinto grotesco.
Y encima olvidan un principio que los capos narcos tienen presente: la droga se vende, no se consume. Ellos consumen sus propias mentiras y ya viven en el mundo paralelo que inventaron, sin posibilidad alguna de retorno a la realidad.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene