jueves, 23 de julio de 2015

El Tato Young sueña con que las vacas vuelen


La tachera iba escuchando Radio Mitre y llegó la columna del Tato Young cuando me subí. Por lejos, este colega es una de las espadas más lúcidas que tiene el multimedios. Por eso es llamativa esta columna, porque si bien la sobreactúa y exagera el clima de derrota, no deja de ser una muestra de lo preocupados que están.


"A poco de terminar la guerra de Vietnam, Fidel Castro ofrecía una conferencia de prensa y un periodista le preguntó cuándo creía él que se podrían restablecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, a lo que Fidel, mirándolo fijamente al periodista contestó:

"Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un presidente negro y haya en el mundo un Papa latinoamericano"

Algunos se mataron de risa, otros hicieron una mueca irónica, porque nadie imaginaba todavía que con los años, efectivamente un presidente negro gobernaría EEUU y un obispo latinoamericano presidiría el Vaticano. Esta historia es un viejo mito, una vieja leyenda que se cuenta desde hace muchísimos años en la isla y vaya uno a saber si es cierta, tal vez Fidel dijo eso como quien dice "El día que las vacas vuelen". Esta historia es rescatada hoy por un diario español, La Vanguardia, que a da como cierta. Pero porqué les traigo esta anécdota, que me parece muy valiosa: Porque hace muchos días que hay en el ambiente una gran preocupación sobre el destino de la Argentina. Se habla mucho en las familias, en los grupos de amigos. Gente muy preocupada, angustiada, que hacia dónde va el país, que todo es tan caótico, tantos problemas, tanta pobreza, tanta corrupción estructural, jueces a los que echan por investigar el poder; índices de pobreza totalmente descontrolados y negados. Los candidatos, que están ahí y no sabemos bien qué piensan, para dónde van: ayer aparece Raúl Castro con Scioli, Macri apareciendo de pronto como un estatista cuando no lo era...

Hay mucho miedo, mucha preocupación sobre cuál es el destino de la Argentina. Lo que simplificábamos el otro día diciendo "después de un argentino viene otro argentino". Está muy instalada la idea de que estamos viviendo en un país que no tiene remedio. Sentimos muchas veces, y es habitual y cada vez más genérico, la sensación de que nada va a cambiar. Y yo leí esta anécdota, rescatada como cierta por un diario español y me vino al presente argentino, porque muchas veces nos pasa que nos parece imposible la posibilidad de que esto vaya a cambiar algún día y que la Argentina se convierta alguna vez en un país más o menos normal ¿Podrá la Argentina convertirse alguna vez en un país más o menos normal? Lo que parece imposible hoy tal vez no loe s en el tiempo. La anécdota de Fidel Castro hablando de un presidente negro en EEUU y de un Papa latinoamericano, finalmente fue acomodada por la historia y finalmente llegó a su buen destino: Hay que mantener la esperanza viva, ese es un poco el mensaje. Hay que mantener la esperanza porque, parece que no, pero a veces, a veces las vacas también vuelan."

13 comentarios:

Diego dijo...

Ahora que se escapó el Chapo Guzmán, podrían preguntarle para que les dé el mejor de los consejos: "no consuman la droga que venden".

oti dijo...

Ahora hay que preocuparse de que el mundo sea normal.

pincha carioca dijo...

No me parece relevante y da pena que esto sea lo mejor que tengan. Levanta una nota de La Vanguardia, le da vueltas varias veces para crear suspenso. Pero lo quema enseguida. Nada, la nada. Frito, refrito y lagrimas. Es malo, mi amigo, es malo. Con el título ya estaba.

Alejandro dijo...

Yo, sin ser estadista, ni tener el honor de haber dirigido una revolución, vaticino que en la Argentina podremos vivir tranquilos, sin que los cagadores de siempre nos respiren en la nuca todo el tiempo, el día que suceda alguna de estas cosas:

1) Que las ranas tengan pelo, las vacas vuelen y los chanchos chiflen

2) Que los agrogarcas dejen de mandar guita al exterior

3) Que el Guasón diga algo inteligente (de Macri ya perdí las esperanzas)

4) Que las "clases medias" argentinas sean felices por lo que tienen, y no por tener más que los demás.


Y bueno, yo no dije que fuera fácil.



Anónimo dijo...

Por algo este muchacho no sale de Canal Metro...
Tercera marca de Clarinete...
Roberto Petruzza.-

Politico Aficionado dijo...

El día que este sea un país normal, me gustaría que se parezca a Noruega.

Anónimo dijo...

Este 'Tato= Young esta sobrevaluado, como todos los operadores politicos de Clarin y algunos porminentes de la Nacion. Pero si le pagan lo que le pagan, el tipo verifica su vigencia.

Fraternalmente
Rojo y Negro

TEO dijo...

La normalidad que nos quieren vender sera Chile, Brasil, Grecia o España? Vayan eligiendo...

Raúl C. dijo...

Lo divertido del caso es que el cacerolaje también quiere que nos parezcamos a Noruega, pero dice que para eso debemos aplicar el neoliberalismo.

Politico Aficionado dijo...

Me pareció muy interesante esta nota publicada en Página12 de ayer.

donchango dijo...

Pero Noruega no es un país normal!

Politico Aficionado dijo...

¡Con razón, ya me parecía!

El Gato con Bolas dijo...

Los enroscadores de víboras suelen decir, "ser un país normal", dando por hecho que Argentina dista de serlo.

Pues señores, los países "normales" protegen sus mercados, atienden a sus ciudadanos más débiles, entablan una saludable relación con sus vecinos de la región (y de allí se proyectan hacia el mundo), protegen su soberanía e intereses, respetan la ley internacional y mil etc más, cosas que Argentina cumpe a rajatabla. Que no nos hagan creer otra cosa.

Lo que NO hacen es destruir su propia sociedad como estos falsarios presuponen e implícitamente esperan que haga un gobierno de iluminados burgueses consulares.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta