lunes, 15 de septiembre de 2014

Hablemos de Máximo y La Cámpora


Hay varias lecturas sobre el acto de La Cámpora y la aparición en público de Máximo Kirchner. En líneas generales se observa cierta estupefacción por el lado de la prensa opositora. Pareciera que les cuesta posicionarse ante una irrupción que no tenían en sus planes. La nota de Pagni publicada ayer La Nacion asombra por su pobreza y ahí quizá tenemos una prueba del desconcierto.

Lo fuerte de Máximo no estuvo en el discurso, que fue una suerte de "Grandes Exitos" del kirchnerismo. Lo impactante fue el parecido con su padre, su forma de comunicar, su gestualidad y eso que Néstor manejaba tan bien, que era exponerse para recibir y asimilar los golpes él con el objetivo de cuidar a Cristina. Máximo hizo lo mismo para con su hermana y ese fue el momento en que con mayor nitidez se pareció a su padre, cuando dijo algo así como "No me importa nada lo que digan de mí, pero no quiero que se metan con mi hermana". Otro parecido con Néstor fue la capacidad para lanzar títulos como cuando dijo "Queremos que cierren los números pero con la gente adentro"

Se rompió, por otro lado, ese verso de quienes lo quisieron mostrar como alguien con serios problemas de comunicación, imposibilitado de mostrarse en público. El pibe se bancó un acto ante 40.000 militantes, sabiendo además que el país lo miraría en los días subsiguientes.

Algo para nada sencillo.

La Cámpora, esa agrupación tan demonizada, hizo una manifestación poderosa, presentó en sociedad a su líder y este es un dato nada menor que molesta a todos los que la detestan, incluso desde adentro del kirchnerismo. Habrá que empezar a debatir el origen de esas diferencias y porqué se le achaca a esta organización pensar como piensa y estar convencida de los postulados que defiende.

En el fondo el ataque no es sólo a La Cámpora sino a ciertos postulados del kirchnerismo como lo son, por citar algunos puntos, la ley de medios y la batalla cultural. Es que en verdad la anchura de este colectivo político posibilitó la coexistencia tumultuosa en su interior de sectores con miradas casi antagónicas sobre varios temas. Como no podía ser de otra manera, ya hubo un sector que se fue con Massa pero quedan otros que tranquilamente podrían estar acá o en el Frente Renovador. Por ahí están pasando una serie de discusiones que en algún momento habrán de cristalizar.

El problema para estos va mucho más allá de La Cámpora.

6 comentarios:

ram dijo...

En principio, lo que sucedió es algo que tenía que suceder, ¿qué sería lo novedoso?, que el orador -Máximo - eligiera lugar y momento?, éso dependía de él y parece que eligió bien...
El "desconcierto" opo, bueno, habla de su poca calidad y la manía de creerse los propios embustes.
Si se pasaron el tiempo fabulando sobre un gordo vago, drogadicto, adicto además a la playstation.... y se les presenta un personaje, un discurso, un entorno, que no previeron nunca; bueno entonces, que se jodan por boludos, por vagos y por adictos a sus versos de mala leche.
Y lo bueno es que insistan con la receta, que se dediquen con entusiasmo a dejar fuera de toda el re-re-cagazo que le tienen a la sola idea de la re-re de Cristina... ¿Alguien puede pensar - con un mínimo mínimo de serieda - que se iba a privar de restregarles en la jeta esa chicana?, y vendrán ríos de tinta y caras, caretas y carotas compungidas en la tele, escandalizados por el "pedido de re-re", certificando por si hiciera falta que el "boludo grande" les pegó y les duele.
Pasó algo que tenía que pasar, en buena hora y bienvenido,

Tilo, 73 años dijo...

Coincido con el comentario de ram. Y agregaré que por fin y al cabo de tantos años, muchos que se disfrazaron de peronistas están viendo que sus caretas se han desteñido. De ahí su éxodo a otros sectores del peronismo falluto o a algún agujero de la oposición.
Lo que intuyo es que, más que debilidad por las deserciones, en el FPV quedará más espacio vital para lo genuino, como esos miles de jóvenes que expresan pasión, principios y sobre todo FUTURO. Un futuro que encoleriza y amarga a la fracción de la sociedad y al poder de siempre hasta el punto de convertirlos en imbéciles negadores de la realidad y simples golpistas por falta de mejor inspiración y patriotismo.

Saludos

Anónimo dijo...

los comentarios de blogger tendrían que venir como los de facebook, con la opción de me gusta, y le daría uno al comentario de ram
fernandobbca

Anónimo dijo...

Cuidado...Me encanta La Campora y me gusto la intervencion de Maximo. Pero me parece que se esta inflando us intervencion mas de lo conveniente. Esta claro que tiene condiciones (su conexion emocional con la gente) pero tambien que le falta pulir su oratoria enormemente. Le dio para hablar ante un publico propio que lo quiere ver triunfar. No se si le da para sentarse en una mesa con un hdp tramposo como Lanata, por ejemplo, algo que Cristina podria hacer de taquito (y no entiendo porque no hace).

Creo que seria inteligente bajar las expectativas.

Anónimo dijo...

Anonimo de las 15.05, ni por las tapas me puedo imaginar a Maximo sentarse en una mesa con Larrata, no porque le falte capacidad sino porque dejaria de ser Maximo Kirchner.
Vos de verdad crees que Cristina tiene que ir al pie de LaRRTATA, por favor estas en pedo. Como se le va a responder y a dar entidad a ese reverendo hijo de puta, con perdon de las señoras que ejercen esta profesión
Anibal

Anónimo dijo...

Anibal

Yo he visto cumpas, como tu homonimo, sentarse con Lanata y darlos vuelta. A veces darles una buena paliza dialectica a estos hdp es una buena estrategia. Y la verdad me parece que Cristina lo da varias vueltas a Lanata.

Es cierto que el tipo es un tramposo. Pero tambien es cierto que esta muy lejos de ser una luminaria, por lo que con un buen equipo, reglas estrictas y en casa de gobierno (no en el set de su programa), yo le daria una entrevista con Cristina.

Creo que Maximo con el tiempo puede llegar a ser tan habil como sus padres. Pero soy de los que creen que el asado se hace despacio.

Saludos

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta