viernes, 5 de septiembre de 2014

Feimann, polémico pero siempre convocando a pensar


Hay pasajes del reportaje que se publicó en El Cronista que convocan a discutir asuntos profundos. Acá transcribo los que me resultaron más interesantes. Si bien el titulo puede sonar a provocación gratuita a la clase media, la idea es valiosa ya que muchos convencidos de que les va bien por exclusivo mérito personal sin contemplar que el gobierno al que tanto aporrean generó las condiciones para su despegue indudablemente empezarían a sentir en carne propia los rigores de proyectos políticos "serios" como el que podría encabezar el jefe de gobierno de la CABA.

Algo importante para puntualizar es que Feimann habla desde su trono imaginario. Se siente un Star (en cierta medida lo es) y opina desde ahí, con la carga de contradicciones que acarrea opinar desde pedestales. Por momentos dan ganas de aplaudirlo y en otros de escupirlo, pero el tipo provoca y te zarandea el zapallo. Eso es lo importante.

Y valga una puntualización: para que un reportaje salga bien basta y sobra con que el entrevistado tenga ganas de hablar. La prueba es que la señorita que hizo esta entrevista es de madera pero así y todo hay muchísimo jugo.


¿No le falta autocrítica a este Gobierno?
- Que yo sepa hay mucha autocrítica, y es evidente, porque se están preparando las internas para 2015. No están de acuerdo Randazzo, Scioli, Insaurralde... Lo que pasa es que no hay una autocrítica pública, al aire libre, porque cada cosa que decís como autocrítica te la agarran y te la publican en la primera plana de un diario y por 20 radios y televisión.
Hay mucho silencios en Carta Abierta.
- Bueno, la política es eso. Y del otro lado, ¿qué hay? Los intelectuales están para decir. Carta Abierta no debe tener silencios. Ahora, yo comprendo que el silencio es parte fundamental de la política.
Pero acá hablamos de los intelectuales.
- Vos no podés decir todo en la política. Ahora, en la intelectualidad tenés el deber de decir todo (ver recuadro).
Hace poco en este diario, José Nun dijo que desearía que Cristina done parte de su fortuna a la gente empobrecida en los últimos años. Y le reprochó que no tenga obras filantrópicas. ¿Qué le parece?
- Cristina respondería con rapidez: “Mi obra filantrópica es mi forma de gobernar”. Y le demostraría que la pobreza bajó, el desempleo bajó, la política internacional argentina es una política latinoamericana del Mercosur, miles de cosas. Ésa es la manera de hacer ayuda social de Cristina. Evita iba por los pueblos y tiraba billetes. Si Cristina hiciera eso, la matan.
Usted confesó hace tiempo que le incomodaba adherir al Gobierno de dos millonarios que hablan de hambre. ¿Qué le pasa frente a la fortuna de la Presidenta hoy?
- Sí, después seguí hablando cosas positivas de Cristina que no salieron en ningún lado. Cuando me dijeron que Kirchner se había comprado un hotel de dos millones de dólares, eso a mí, no me cae bien. Si alguna vez se comprueba que fue cierto, le diría no estuvo bien, porque esos dos millones los tiene que donar a ayudas benéficas.
Entonces está de acuerdo con Nun...
- Estoy de acuerdo con Nun en muchas cosas. A mí no me gustan los presidentes con fortunas, pero todos los políticos tienen fortunas. Hacer política es hacer fortuna. No me pongas esto de copete. Kirchner decía que no se podía hacer política sin fortuna.
Se cuestiona el aumento exponencial del patrimonio de los Kirchner en el Gobierno.
- Nadie aumenta su fortuna durante la oposición, salvo que haga negocios privados con quienes pueden hacerlo. La política es guita y fe. Hay dos clases de dirigentes: los que militan por la fe en una causa, y los que militan aprovechando la fe en una causa, pero también para juntar mucha plata y cuando salen del Gobierno salir millonarios.
¿Y dónde inscribe a los Kirchner?
- No puedo dudarlo: los Kirchner aman la política y le han hecho bien al país. Si lo han manejado mal en los últimos años... esta década fue una de las mejores que yo viví en este país. Con Alfonsín estuve bien, pero jamás Alfonsín me llamó para un solo diálogo. Era oficialismo y todos oficialistas.

9 comentarios:

Tomás dijo...

JP Feinnamm, nuestra Susan Boyle sin corpiño, es un verdadero cínico.
El problema para el no son los autos de la clase media,si gana Macri. sino sus que peligran sus abultados ingresos al ser mantenido por un estado generoso.

Diego de Laurentis dijo...

¿Se acuerdan del voto cuota de la época de Menem?
Es caer muy bajo amenazar a la gente con que le van a sacar el "chupetín" populista de los autos, nos podrían amenazar con otras cosas, por ejemplo que Estela de Carlotto va a dejar de encontrar a razón de un nieto cada 15 días... pero con eso no se ganan votos, la fórmula es más bien la que emplea Berni, así que se suman.

Gerardo Fernández dijo...

Diego de Laurentis: Es demasiado ruin eso de que Estela de Carlotto va a dejar de encontrar un nieto cada 15 días. Eso no lo dice un opositor de buena fe sino un hijo de remil putas malparido.

uno dijo...

Es que si vamos a releer las barbaridades que escribe este de Laurentis....solo vamos a coincidir en que SÍ...Es un hijo de una manada de putas...Solo una mierda de persona.

Voces dijo...

Gerardo:
Todavía se te sale la cadena?

Julia dijo...

Es difícil adivinar lo que va a pasar. Es muy pobre el cuestionario del reportaje a jpf.
Es onda el tábano la frase acerca del auto, pero si, no sólo sería el auto, sería el auto, los laburantes de las terminales, y toda la cadena, también puede que sean las vacaciones y las ciudades turísticas, pero si discutimos cuántos pesos tienen los unos /unas y los otros/otras, nos perdemos, creo, mientras se sigue discutiendo el impuesto a los ingresos mas altos y no el iva que está cada vez mas lejos de poder bajarse.

walter dijo...

diego de laurentis sos un jodido que das pena y demostràs los alcances del odio que vuelve necios e incapaces de convivir y discutir las diferencias.
He llegado a la conclusiòn que tanto eltwitt como los blogg son para algunos como cazaboludos que por calentura escriben cualquier atrocidad y exponen sus verdaderas conductas discriminatorias y pensamientos antidemocràticos

ram dijo...

En realidad, Gerardo, lo que fastidia de JPF no es que esté en un "pedestal" (éso pasa más por una opinión personal de cada uno que por una característica exacta del personaje, que ciertamente tiene frases y opiniones para todos los gustos) sino que suele tener razón y/o embocarla.
De estos "horribles" años K, a uno le constan infinidad de casos en que al progreso económico (especialmente el ostensible de 4 ruedas) se le une la permanencia en el mismo laburo y que los mejores ingresos son apenas el "tardio reconocimiento" a sus múltiples virtudes y méritos. Y los gobiernos, el tuerto o la yegua, una desgraciada casualidad del destino. Que ellos estarían bien con cualquiera, como si cuando les tocó un carlo cualquiera o un delarúa cualquiera, no se cagaron bien cagados, no les manotearon los canutos en el banco o el colchón o no terminaron mal vendiendo el anillo de la abuela o trocando una pastafrola por los servicios de un plomero que les cambie un cuerito... los ingresos de la clase media, esa clase media que no sabe mirar el suelo que pisa es el botín de los vivos de siempre.
El pobre, el negro, el cabeza, descartable hasta hacerlo invisible; sea por costumbre, entrenamiento o lo que sea, boludea menos y sabe que si hoy come fideos don Felipe, mañana le puede tocar fideo marca pistola ó mate cocido o las tripas haciendo ruido y va a hacer menos ruido - o hará el mismo ruido de siempre, sólo que los medios lo harán parecer más o menos, según lo que necesiten para distraer a esa clase media quejosa, pero fácil de esquilmar - JPF les mete el dedito donde les duele y, justo, podría ayudarlos a bajar del pedestal, de que no lo van a hacer ya tiene pruebas en otros comentarios...

uno dijo...

La verdad RAM...¡No se puede escribir nada mejor!...Lo aplaudo a cuatro manos ¡Muy bueno!.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta