martes, 5 de agosto de 2014

¿Qué diferencia hay entre Massa, Scioli y Macri?


Si todo es lo mismo, si Martín Insaurralde puede imaginarse como candidato a gobernador del FPV o del massismo es señal de que a treinta años de reestablecida la vida en democracia empiezan a gestarse reacomodamientos al interior del tablero político dando lugar a nuevas configuraciones. En un punto, así como no hay que extrañarse porque el intendente de Lomas de Zamora comulgue con el de Tigre no debe extrañarnos que la UCR pueda converger con Mauricio Macri en una alianza electoral.

El kirchnerismo contuvo en su momento tanto a Massa como a Insaurralde, fue la etapa de la reconstrucción, de la emergencia. Ahora, cuando el país en apariencia se vuelve previsible, sobrevienen una serie de realineamientos que se dan en un marco de absoluta carencia de proyecto ideológico, lo que facilita las cosas y hace que un dirigente pueda estar como si nada en una fuerza o en la otra. El escenario electoral nos muestra hoy  tres opciones que en lo ideológico no tienen diferencias ¿Acaso alguien puede suponer que Macri, Massa o Scioli tendrían distinta posición ante los buitres o ante las retenciones, sin ir más lejos?

La desideologización de la política argentina empieza a tornarse dramática básicamente por lo complicado que se torna encontrar diferencias profundas entre los principales candidatos con chances (al día de hoy) de suceder a Cristina Fernández de Kirchner, por eso la gran responsabilidad de volver a reinstalar la noción de proyecto político-ideológico la tiene el kirchnerismo. Así como en estos días el gobierno está sintonizando con buena parte de la sociedad en su batalla contra los buitres, y lo hace sustentándose en banderas como dignidad nacional y soberanía, el oficialismo deberá encontrar la forma de robustecer el componente ideológico del discurso y la acción política que es lo que en definitiva marca la diferencia. El desafío es unir proyecto político e ideológico a  esa palabra cada vez más usada que es electorabilidad. Porque si en la actualidad "electorabilidad" es sinónimo de moderación y presencia mediática es ni más ni menos que la consecuencia de haber desdeñado lo ideológico.

El kirchnerismo fue en su momento la izquierda posible, hasta que se desorientó en el 54% y creyó que todo estaba definido, pero los hechos demostraron que no era así. Son enseñanzas que debemos asimilar en tiempo de descuento, de lo contrario corremos el riesgo de dejar el futuro del país encorsetado en los set televisivos de Tinelli y Fantino. Si la usina política del mediano plazo son esos espacios mediáticos estamos realmente perdidos.

La electorabilidad del más de lo mismo tiene candidatos de sobra, lo que se requiere es gestar una electorabilidad nacional y popular posible.

Ese es el gran desafío del momento.

9 comentarios:

ram dijo...

En una de ésas, para distinguir a tales especímenes, no haya que fijarse en niveles de diferencias entre ellos, sino en los niveles de INdiferencia respecto a cuestiones y/o necesidades populares, de autonomías en mundos complejos, etc.
El alcalde porteño ahí es claro ganador, esas cosas exóticas le importan una mierda (0% nac&pop el chico) y de los otros dos, algún saldito les quedará pero, no seré yo el que los vote para averiguar cuál es.

Nando Bonatto dijo...

el retorno de la antipolitica

Julia dijo...

Creo que además hay que verficar en segunda vuelta como suma cada uno, me parece que el bici-bus-alcalde tiene mas chances y lo sabe por reiterada experiencia, es un desastre la opción, y no creo como dicen algunos y algunas opinadorxs, que diga todo lo que piensa o desea, al igual que scioli, por eso se equivocan en los espiches, o repiten una letanía , según cuadre, ninguno es sincero, como decía el dr. house, TODOS, mienten. El FPV, debe trabajar mucho para destilar al mejor, todavía creo que se puede , mas o menos para dentro de un año, julio o agosto del 2015, serán la paso, se puede verioficar medianamente la lealtad y carisma de los que se postulan. Esperemos poder aguantar hasta enero los embates de los buitres. Después será un buen momento para crear foros de intercambio, para que se escuchen los objetivos y se demuestre el potencial de votos. Suerte amada Argentina.

uno dijo...

Cuando Scioli pispee que pierde en las PASO...Ahí! es cuando se va a "asociar" a Rejuntar en una formula con el aflautado narco Tigrense...por supuesto que el vedetongo diputado Lomense va ir de cabeza con ellos.
Otra "Unión Democrática veremos".
Mientras tanto, entre ellos y con el manoseo de Tinelli mediante, se esmerila a la Política, se la banaliza y lleva todo a repetir los shows menemistas.

Edukator edukator dijo...

La "soberbia presidencial" no es otra cosa que los planteos que "huelen a proyecto". En el FPV han convivido quienes promueven el debate político con los que no. Los que no parecen triunfar por ahora

Observador Comprometido dijo...

Nadie pensó que quizás esto sea lo que el pueblo quiere ahora,por multiplicidad de razones, como también una vez materializó el 54% a CFK, o el voto a De la Rúa o el voto a Menem?

carlos dijo...

La pregunta es: ¿Que diferencia hay entre Massa,Scioli y Macri?

La respuesta es: Ninguna diferencia.1937

Carlos Balmaceda dijo...

Preguntas nomás:
Cuando estaban Beliz, Alberto Fernández, Quantín y Redrado en el gobierno, ¿dónde estábamos parados, en la centro derecha, en la derecha?
Cuando ganó De Narváez, ¿estaba despolitizada la provincia de Buenos Aires? ¿fue tan decisiva la imitación en el programa de Tinelli? Y si lo fue ¿por qué no pudo seguir creciendo y hoy es un cadáver político cuando hace algo más de tres años era presidenciable?
¿Cuántos votos tenía Insaurralde en marzo del año pasado en Provincia? ¿Cuántos tuvo en las PASO y cuántos ahora? Su crecimiento ¿se asocia a su gestión en la municipalidad de Lomas, a su gestión como diputado o a que anda con el gato de la Cirio? Si la respuesta correcta es la tres ¿qué miden entonces las encuestas y cómo se construye y para qué sirve el concepto de "electorabilidad"?
¿Por qué no preguntar de qué aparato de poder dependerán, a qué factores de poder estarán sujetos, qué margen de maniobra tendrán a partir de las alianzas que hagan y de los círculos de poder que los rodeen?
¿Buzzi es lo mismo que Cirio, es decir, una forma de decirle a la "gente" miren qué confiable y porgonga puedo ser aliándome con un agrogarca o garchándome a un gato?

El Lubre dijo...

Scioli es lo mas parecido a Binner que el FpV pudo producir

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta