Ir al contenido principal

Un rompeportones navideño bajo el sillón donde descansa el gendarme K...


Ayer al levantarme de la siesta vi en Twitter que se estaba hablando mucho de José Pablo Feimann, como si se hubiera mandado algún exabrupto. puse el buscador de Google Noticias y al toque apareció este reportaje en La Nacion donde ya el título mismo es un romperpotones puesto debajo del sillón donde descansa el gendarme kirchnerista.

Acabo de levantarme, de prepararme unos exquisitos mates antes de levantar a la tropa y partir hacia mi pueblo y de paso, como siempre por la mañana temprano es cuando mejor me entran las lecturas, me leí el reportaje de marras.

Y me encantó.

Feimann no me cae en gracia desde siempre. No sé, no lo puedo fundamentar mucho, pero no me cae simpático, lo que por supuesto no quita que me devore muchos de sus artículos (no he leído uno solo de sus libros) y los disfrute a rabiar. Lo importante es que este buen señor me espabila, me enciende, me hace pensar, y lo más importante: generalmente logra con una frase ponerle palabras a pensamientos que tengo dispersos en la cabeza. Consigue ponerles un formato y hasta etiquetarlos.

Lo que hay que hacer con este reportaje es muy simple: hay que leerlo varias veces. Si con una te cerró vale, pero si al terminarlo estás medio como nervioso, te recomiendo que al rato lo releas. Feimann enuncia aquí muchas ideas que independientemente de la buena o mala leche que se le atribuya y más allá de si nos hace gracia o no, tienen el brillo de caminar muy pero muy cerca de la realidad, de un análisis bastante preciso y certero de cosas que están ahí, a la vista de todos.

La nota está presentada astutamente con un título muy ganchero pero luego, como viene pasando cada vez más a menudo con La Nacion, el contenido no se comparece con el título. Aquellos opositores acérrimos encontrarán sólo un par de frases para la chicana en Twitter y los kirchneristas pensantes, no fanatizados al pedo, hallarán un puñado de enunciados que bien justificarían un semirario K para encarar la etapa que se viene. Las dos preocupaciones que manifiesta en torno al sindicalismo y la juventud son temas de conversación cotidiana en el micromundo K. Nada nuevo bajo el sol. Lo bueno, quizá, es que Feimann dice con muy pocas palabras lo que a muchos les cuesta horrores balbucear.

Estas notas hacen crecer, ayudan, amplían la cancha donde se juega el partido de la discusión de ideas, Luego de leerlo, lo siento al personaje tan lejos como siempre, pero no por ello puedo dejar de celebrar que nos vuelva a poner ante el desafío más hermoso y trascendente que es el de pensar.
.

Comentarios

Lavemos exactamente igual Gerardo, a nosotros nos pasó lo mismo. Y te recomendamos que leas algún libro de Feinmann, no te vas a arrepentir. Felices fiestas para vos y tu familia de toda la CK.
diego tirelli dijo…
La nota es de una mala leche casi única. Arranca con un "ojala que los kirchneristas no trituren a JPF desuñes de enterarse de algunas cosas". Si simás el titulo, la bajada y el primer párrafo, lees la nota para descuartizarlo. Cuando vas al contenido concreto de lo que dice, lo real es que hace algunos planteos interesantes. Cuando habla de La Cámpora, sin embargo, creo que es un poco superficial. Lo de la carencia de ideas me parece injusto. Pero da para el debate.
Y tiene algunos tags de "intelectual prejuicioso" como que un privado done plata para hacer un barrio. Yo prefiero que esa plata la invierta en una fábrica y de laburo, no que haga beneficencia. Me parece.
Igual, tampoco es para saltar como saltaron. Todavía caemos en algunas trampas de "la corpo"
Se divierten facil los de La Nacion. Del reportaje no comparto el lugar q le da al sindicalismo, traspolarlo al de los 70 me parece un error de apreciacion, no creo q se repitan calcadas las circunstancias historicas ni los comportamientos de los actores politicos. Saludos Cordiales
Riki Dios dijo…
Gerardo, generalmente coincido con vos y me interesa tu mirada, pero acá no me pasa eso, estoy lejos de tu visión. Yo también leo mucho a Feinmann y lei muchos de sus libros, es un gran, un excelente escritor. Y por ser tan bueno me pareció patético el reportaje: JPF da definiciones superficiales, el que suele ser tan profundo. JPF tiene una gran enfermedad, que es su egocentrismo. Eso lo está dañando cada vez más y le cuesta mirar de lejos. Lo que dice del sindicalismo y la juventud es lo que dicen todos los salames en los bares de la facultad. Lo que dice del patrimonio de los k es tan bajo como hablar de la cartera de Cristina. No dice nada nuevo JPF, solamente que para provocar y vender mejor su libro, lo dice desde un supuesto lugar de oficialista crítico. Pero es banal en sus críticas. Hay muchos más matices para discutir a este proyecto que lanzar lugares comunes sobre el sindicalismo y la juventud. Abrazo. Riki Dios
Mario Rabey dijo…
Feinmann es un tipo muy interesante, tanto cuando escribe sobre filosofía y filósofos,como cuando escribe sobre política. Especialmente,sobre peronismo.
Obviamente, habrá a quién le guste más o menos y quienes-como corresponde en cualquier caso- disientan con algunos, muchos o muchísimos de sus puntos de vista.
Obviamente, habrá que leer este nuevo libro para disentir con él en este caso.
Obviamente también, lo está promocionando a través de notas en diversos medios, que sin duda le ayudarán a venderlo.
Lo que no debemos olvidar es que una nota en un diario es eso: una nota en un diario.. Y desde hace décadas que nos hemos enterado, por Marshall MacLuhan, que el medio es el mensaje. Y que el medio es el masaje.
Con toda seguridad, Feinmann lo sabe.
Daniel dijo…
En la vida hay pocas cosas que no tienen su costado incómodo. Mejor dicho; no hay ninguna.
A mi, la idea de apoyo me pasa por el conjunto. Siempre pienso en el conjunto.
Entonces debería decir:
-"Adherir al gobierno que apoya Gerardo Fernández, mis hijas, el Negro Fontova; Diego y Degrossi aquí en los comentarios; la mejor gente de este país, Evo Morales..."
No es el gobierno de Cristina, ahí solita. Es el gobierno de todos los que hacemos por él.

Y podría incomodarlo más y decir; -de dos tipos que hicieron su guita con la 1050.
Y lo dije alguna vez en mi blog; hubiera preferido cagarme de hambre antes de hacer la guita así.
Pero no estuve ahí, no se como fue, no estoy en sus conciencias.
Igual insisto; hubiera preferido cagarme de hambre.
Pero resulta que uno de los dos millonarios hizo algo enorme; que se complementa hoy hasta llegar a que la deuda que nos comprometía en casi un 140 % del PBI, incida hoy en un 38 %.
Y para ello encaró una acción monumental en el 2005 que NADIE de los otros que son todos buenazos e impolutos, acompañó.
Y hay también de los que -no se, tal vez- no se llevan guita al bolsillo, pero trabajan para que ciertas corporaciones se la lleven a paladas.
De manera que no es tan fácil la cosa de medir con la misma vara para nadie.
Nosotros solemos hacer el balance de todo lo que le dejaron y dejan al país estos dos millonarios.
Ellos; el de lo que se llevaron y se llevan. Mucho de lo cual no pueden sostener con evidencias.
Ahora Schoklender, claro, alecciona sobre lo que ocurre en Obras públicas.
Pero bueno; siempre es más difícil arrancar por ver que clase de bicho jodido es el ser humano. Y como medimos todos allí.
Sucede que los buenos e impolutos aparecen siempre enredados con cada bichos !...
Es lo que hay, es la política. Sino puede emigrar uno a una ermita de una buena montaña alejada del mundanal ruido y hacer su cosa solito allá. Y ahí se las tendrá que ver en todo caso, con como se dimensiona el bicho que uno es.
No hay escape y la realidad indica que el pueblo en su mayoría quiere que esta millonaria esté al frente. Será porque los beneficia contra el resto, digo; pequeño detalle.
José Pablo un tipo inteligente, que se anima con cosas que muchos no se animan.
Pero la que moviliza el conjunto -que es lo que a mi me interesa por demás- hoy por hoy, es Cristina.
Más o menos, años luz de los demás.
Eso es lo que la millonaria aporta. Y me parece demasiado.
Leandro Hanc dijo…
Gerardo, por fin alguien lo dice. Me tienen cansado los talibanes twitteros que se enojan con todo aquel que hace una critica.
Ya cansa ese seguidismo acrítico.
Cansa la lapidación y la "lista negra". Antes Marchetti, ahora Feinmann.


Lo que dice en la nota (bien distinto al amarillismo con el que La Nación la presenta) es totalmente cierto (salvo de Moyano, una exageración).
¿A quién no le gustaría que Cristina fuera más como el Pepe Mujica? Muy hipocritas somos, porque si Cristina fuera como Mujica la estarían alabando por ello.
Y ¿Cual es la agenda de La Cámpora por ejemplo? ¿Tiene agenda? Por lo menos yo, la desconozco.

Somos jóvenes. Tenemos que apuntar alto. Está jodido el mundo, pero si militamos, tenemos que militar por algo que valga la pena. A mi militar un "capitalismo serio" no me basta. Quiero un poquito más.
La JP peleaba por la "Patria Socialista". Hoy el mundo cambió, es cierto, pero hay algunos que no está claro a qué apuntan. Pidamos un poquito más. Hay cosas en el medio de ser la izquierda boba que le hace el juego a la derecha y el organicimso extremo que la juega de "leal" pero no es más seguidismo acrítico talibán...
Raul Quevedo dijo…
Recién escucho a Feinman en lo Victor Hugo diciendo o tratando de explicar lo inexplicable . El famoso sacado de contexto lo puso a la orden Feinman para tratar de aclarar lo que efectivamente dijo . El hace una diferencia entre la noticia en papel y en la online , puede ser, yo leí la de papel y no me quedan dudas que dijo lo que dijo por más que hoy se esemró para demostrar lo contrario. Los reportajes de Carpena son siempre consecuentes con la línea editorial del diario ,como no puede ser de otra manera, por ende las preguntas se ajustan a esa línea del diario . Feiman cumple mejor que nadie con el comeyido del diario . Negar que es un intelectual K y su justificación no tiene desperdicio:"No me insulten, no me tomen el pelo: ¿como voy a ser Kirnerista?. Yo me formé con Hegel, Marx, Sartre... ¿y ahora soy intelectual K? . Su definición sobre que el intelectual no puede estar alineado es más que suficiente para concluir que lo de hoy en los Victor Hugo es un acto de alta desnohestidad por parte Feinman . Lean la versión de papel
uno dijo…
Yo coincido bastante con lo que dijo Riki Dios. Justamente por leer la mayoría de sus notas en Pagina12, por haberlo visto muchas veces en Encuentro, y hasta en Canal 7 cuando hacía su programa de Cine, me parece que está haciendo un análisis demasiado superficial viniendo de él. Y la verdad, si hablamos de incomodidad, a mí me incomoda leer a un intelectual contestando preguntas para La Nación. Él sabe lo que representa ese diario, no veo la necesidad de darles de comer.

Volviendo al contenido de la nota, lo de la incomodidad de que un millonario hable de los pobres, no se, me parece un tema para plantear hace 8 años. Creo que ya es algo bastante digerido por la sociedad. Y por más millones que pueda tener, si los quiere repartir o quedárselos no me parece un tema importante, un presidente tiene que apuntar a medidas que transformen la realidad desde la base, y en lo posible a que sean duraderas. Comparemos el efecto de la donación de toda la fortuna K con la AUH por ejemplo, qué es más importante?

Después, cuando Cristina sea una viejita recluída en el Calafate, ahí sí, si queire dar el ejemplo como ciudadana me encantaría que donara unos cuantos millones, que hiciera una fundación, etc, etc
Martin Valacco dijo…
Comparto lo que dice Daniel, en cuanto a que para impolutez, hay que ir a vivir solo a la montaña. Peeero, si , al menos desde el debate oral no nos planteamos estas cuestiones , para pensarlas, y tragamos el sapo que venga, cual es el limite? No lo digo solo por los millones de CFK, tambien lo puedo ver desde el punto de vista de moyano, diciendo, ok, este año es complicado y hay que ceder cierto espacio de reclamo a las patronales, hasta donde?? Todos estamos en un colectivo heterogeneo que nos obliga a admitir intereses que no son los nuestros, y esto es necesario para que este colectivo avance, eso no quita que podamos preguntarnos cuales son los limites de esos intereses, sin caer por eso en una traicion irremediable, como plantean algunos fanaticos.
Rafa dijo…
Gerardo: coincido en que muchas veces veces Feinmann ayuda a pensar y que ha escrito cosas valiosas. Pero él mismo lo dice, él es "feinmannista". Es un intelectual convencido de "su" verdad y a lo sumo es un filósofo, no un analista político. Por ejemplo, si realmente simpatiza con el "modelo", ¿por qué asume y se toma en serio un tema caro a la agenda anti-K como es la fortuna personal de los Kirchner, en vez de fijar una posición como la que señala Uno en su comentario?

Creo que con Feinmann hay que hilar bastante fino. No todo lo que dice o escribe es descartable, pero la pifia bastante seguido.

Y en mi opinión personal, todo lo que dice sobre el peronismo del '73 está marcado por su odio personal hacia el Perón del regreso. No sirve para entender esa época.

Un abrazo.

PD: para el que le interese, hay otro reportaje a Feinmann en la última Debate.
http://www.revistadebate.com.ar/2011/12/23/4856.php
Adriana dijo…
A mí me parece que, más allá del ego de feinmann, que podrá ser más grande o más chico (en lo personal no me interesa) de lo que está hablando es de no ser reducido ahora, luego de décadas de una producción escrita prolífica y variada, con el rótulo de "intelectual K". Yo entiendo que lo que dice es guarda señores, soy intelectual y adhiero a este gobierno, pero no es lo único que hice en mi vida. Y me parece justo. A partir de ahí es guitarreo de los editores.
En cuanto al problema de los millones, tampoco fue él el que lo hizo suyo; fue el periodista el que le preguntó por ese tema. Quizás podría haber contestado de otra manera o no, y obviamente que no es inocente del medio para el cual estaba dando un reportaje (y probablemente se haya imaginado que con alguna trastada le iban a salir) pero como ya dijeron, está publicitando su libro y lo quiere vender.
No soy devota de JPF ni mucho menos pero realmente me parece que se exageró bastante con este asunto. Tampoco me parece que tenga sentido acusarlo de superficial por un reportaje, era un reportaje para un diario, no una conferencia en una universidad ni es texto extraído de un libro suyo.
rinconete dijo…
Creo que el gran problema de la entrevista es la pereza, no la mala leche. Hacer foco en la riqueza de Cristina junto a un jefe de gobierno de la Ciudad millonario o un presidente chileno multimillonario es un poco simple.

Me parece que no enfocarlo en una preocupación más amplia, de las tensiones que generan tener a un jefe de Estado que forma parte del 1% más rico del país es caer en el honestismo.

Leandro Hanc saluda la crítica a la falta de agenda de la Cámpora. ¿Qué significa tener una agenda? Es un programa detallado, de esos que hacen las ONG y nadie lee o es la practica cotidiana del poder, el ir construyendo un relato (esa palabra tan cristinista) pero no desde el vapor de la teoría sino desde la práctica. En eso la Cámpora tiene una gran agenda, explícita desde el directorio de Aluar, de Techint o desde un programa como 678.

Aplaudo lo que hace Cristina, más allá de las tensiones, y agradezco no tener a un presidente como el Pepe, que enamora a quienes se enamoran de las apariencias y dejan de lado las iniciativas, lo único que realmente va a perdurar.

Un abrazo,
r.
David Grasún dijo…
Adhiero a Rinconete.
No se coman los amagues de los adversarios.
Raul Quevedo dijo…
muchachos el enriquecimmiento de los Kirchner es , no se porque causa , donde se quedan detenidos hay a definicones como esta : Cuando él se define como no K , CARPENA LE PREGUNTA SI ESO SIGNIFICA TOMAR DISTANCIA . "No ,pero yo siempre tomé saludables distancia . Si no nopuedo pensar: ¿ como va a pensar un intelectual que está pegado a un partido?en ese sentido estoy totalmente en contra del intelectual organico, el intelectual tiene que tener libertad... más claro agua . Feiman no aclares más, el único imprescindible ya murió
Udi dijo…
http://udi414.blogspot.com/2011/12/veto-la-ley-antiterrorismo-ya.html
Hay que leer el “descargo” –digamos así- que escribe hoy JPF. A alguien que tiene más de 50 años, a alguien que es entendido en política, a alguien que escribió lo que escribió y que leyó lo que leyó, a alguien como JPF. no puedo admitirle que diga que ha sido “bobo” al declarar ante La Nación del modo como lo hizo. Se es responsable por lo que se dice, pero además por las condiciones de enunciación que se decide –desde ya, el modo en que serán tratados los dichos en el que medio que se elige enunciarlos-. Todos conocemos –o debemos conocer, en este sentido- cómo frotarán las manos y se deleitarán con el uso político que harán de determinadas frases-. Podemos llamar a esto que pasó con Feinmann y La Nación ambición editorial, egocentrismo, narcisismo o qué se yo, pero no ingenuidad.Guillermo Cichello
uno dijo…
Aparte volvió a tropezar con la nota a Victor Hugo! Es cierto que la responsabilidad mayor está en la mala leche de La Nación Online, pero cuando dijo eso de que le molestaba que hubieran afanado o algo así, era obvio que lo iban a volver a citar fuera de contexto.
Martín L. dijo…
Yo creo, Gerardo, que deberías agregarle a tu post el video con la entrevista a Feinmann, para que no nos quedemos nomás con lo que está publicado en la edición online de La Nación.
Saludos.
Hace una semana q los de La Nacion se vienen riendo a mandibula batiente con el revuelo q arman con un reportaje..
Saludos Cordiales.
HORACIO COZZI dijo…
Si hay algo para achacarle a JPF es su candidez por lo demás , no djo nada nuevo para los que lo leemos , por otra parte esos temas los conversaba con Nestor hace algunos años ,JPF es un cuadro valioso , y asi lo creía NCK y seguramente también Criostina (sino cambió de oponión por esto )

Entradas más populares de este blog

El Cadete es cosa sería, muy seria