Entrada destacada

Se puede porque se debe

jueves, 29 de diciembre de 2011

Discutir el temario, no a Feimann

Acabo de llegar de mi pueblo. Vi los comentarios sobre el post anterior, escuché a José Pablo Feimann con Victor Hugo, leí su descargo en Página/12 y sentí vergüenza ajena con el mandoble que le asestó Ricardo Cárpena en La Nacion.

A esta altura del partido me parece que el divismo y los compromisos de promoción del libro han arrastrado a  Feimann a un bochorno atroz, de inesperada crueldad, y se me ocurre que sus aclaraciones lo han hundido aún más porque demostró que como buen figurón, con un poco de sobada, se va en seco y se libera para decir algunas cosas que, la verdad, son difíciles de sostener e incluso de probar (básicamente lo inherente a lo patrimonial) Pero lo importante, me parece, es que el bochorno en el que él solito se metió no nos impida tomar algunos puntos de ese reportaje como un interesante temario de asuntos a discutir dentro de este espacio multiforme que llamamos kirchnerismo. Me parece que por ahí resulta más apacible caerle al figurón que ponerse a pensar en algunas de las cosas que dijo en esa entrevista. Ratifico que el tema del vínculo de Casa Rosada con la CGT es central y preocupante, lo mismo que las dudas que manifiesta respecto de la juventud, que las escucho en todas las conversaciones que tenemos día a día. Creo que tenemos que ser capaces de discutir el temario, no a Feimann, que luego de la nota de Cárpena no puede hablar por lo menos por un año.

Saludos para todos

11 comentarios:

Alejandro_Gustavo dijo...

Yo lo sigo a Feinmann de siempre y lo que dijo en la Nación es lo que siempre pensó, escuche su descargo y esta bien. En realidad en el reportaje no dijo nada del otro mundo, por lo menos los que lo seguimos lo entendemos. Pero es una lastima lo que le esta pasando a Jose Pablo, sabes porque? Porque esta del lado de las buenas personas. Es de los nuestros.

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

Has puesto el dedo en la llaga Gerardo, y agreguemos el tema de la ley antiterrorista y las críticas desde adentro del propio espacio, y tenemos algo que no sirve: algunos no quieren discutir el kirchnerismo, desde el kirchnerismo; por temor a que les digan que están sacando los pies del plato.

Alex-Piedo dijo...

JPF es el que dijo "cualquier boludo tiene un blog", no?

Habría que preguntarle si también cualquier boludo dice pavadas en un reportaje concedido nada menos que al diario La Nación.

MC. Operador Visceral dijo...

Dos cositas Gerardo
Uno:JPF es un enorme ególatra que debería dejar de hacer declaraciones "at all". Aunque dudo que lo haga. Seguro que pronto aparece como jurado de Tinelli igual que Moria y Alfano. Dos: Creo que el caso sí debe discutirse porque él se presenta como pensador serio (y lo es) y su acción banaliza estúpidamente su absolutamente necesario discurso.
Bonus: Hasta antes de la reeleccion la discusión era adentro - afuera, desde allí cunado se demuestra que prácticamente no hay un afuera con el que discutir, pasa a ser adentro - adentro. Eso es bueno. Es duro. Es incierto. Y sobre todo da como miedito ¿no?

Leandro Hanc dijo...

Es cierto y acá vemos ooootra vez como no podemos contenernos de hablar del ego de Feinmann. ¿Por qué es tan importante el ego de Feinmann o decir "me cae mal" o "me parece un pelotudo"? ¿Acaso estamos votando un participante de Gran Hermano para que se quede o vaya de la casa?
Con Feinmann se hacen dos tipos de falacia. La Ad Hominem, querer refutarlo diciendo que es un ególatra (que es verdad, seguro, pero eso no quita que lo que dice también es cierto)y Reductio Ad Absurdum. O sea, tomo lo que dice, lo exagero, deformando el argumento.
Ejemplo: Feinmann dice que Cristina es multimillonaria y debería donar un poco de lo que tiene para tener más autoridad para hablar del hambre y que La Cámpora debería pensar menos en los cargos y aportar más ideas. ¿Que hacemos nosotros? Decimos "Ay, dice que Cristina tiene que ser pobre y La Campora no puede negociar nada, no debe ocuparse de la política". Jamás se dijo eso.
.
Feinmann dice "no debemos correr tanto" y lo llevamos al absurdo de decir "Feinmann quiere que no caminemos".
¿Por qué nos cuesta tanto discutir?
¿Acaso toda discusión tiene que ser en cuevas aisladas de terceros? Porque como dice bien Gerardo estas y otras se discuten. Hay internas fuertes y estas discusiones se dan.

Esto es bueno, y ojalá sigua así, que la discusión se siga dando dentro del kirchnerismo, porque significa que la oposición practicamente no existe.

David Grasún dijo...

Gerardo, el plano del "deber ser" (lo que nos gustaría que fuese la política, que Cristina sea pobre humilde, etc), es una cosa; y otra cosa es el plano del "ser" (lo que la política "es" realmente, realpolitik que le dicen). Matías Castañeda en su blog hizo -a mi modo de ver- una buena descripción:
http://natanael.blogspot.com/2011/12/borrador.html
Nuestro Pueblo se maneja con realidades y no con consignas o abstracciones, se maneja con políticos y no con ascetas. Se da cuenta "quién", "para qué", y "con qué dirección" se toman las decisiones políticas.
Disiento con los compañeros que critican la ley antiterrorista (una abstracción más). Pero de allí no se debe extraer ningún planteo "seguidismo-obsecuencia" versus "acompañamiento crítico-sacar los pies del plato". Simplemente darse cuenta que los países centrales te quieren echar de la cancha porque somos un mal ejemplo. Te imponen una ley, al mismo tiempo que mandan a diversos grupos radicalizados para generar la desestabilización que imponga su aplicación.
¿Ustedes creen en serio que Cristina mandó la ley para reprimir? ¿o que fue un descuido? No. La mandó porque tomó previsiones, porque tiene una estrategia, porque tenemos que defendernos como Pueblo, por eso.
Feinmann está en nuestra vereda, con todos sus defectos.

PC dijo...

mucho revuelo con JPF a mi parecer, revuelo innecesario. Por favor corramos un poco el eje ant-K o K como dice JPF y comencemos un debate superador para el 2012.
Se puede estar a favor y en contra de muchas cosas que opina, pero no esta mostrando nada nuevo la verdad.
En su libro "El Flaco" lo dice muy clarito su desacuerdo cuando Nestor va por el aparato que en ese momento ostentaba Duhalde, y a partir de entonces fue cuando se distanciaron. Y el defiende su decision de no aceptar ser funcionario para dedicarse a su obra como escritor. Es egolatra, y creo que lo tiene asumido.
Ahora fue un de los primeros intelectuales inorganicos que lo acompaño a Nestor allá lejos y solo cuando asumió la presidencia. Y a pesar de su alejamiento del circulo intimo creo que si en algo es claro (quizás en lo único)es de que lado esta y en su apoyo a este proceso historico, siempre manteniendo su independencia de criticar lo que cree criticable.
Ahora, JPF, no seas boludo, no necesitas este barullo para vender un libro

pato dijo...

jpf es un gran pensador y un brillante divulgador de filosofia, su libro sobre peronismo (los fásciculos de P/12) es excelente, en el flaco es sincero para plantear sus diferencias.

y sobre su egocentrismo, es cierto, se autocita permanentemente y el tipo no la va de modesto, como dice seguido "claro que me gustaría ser como sarte o camus, ¿qué, hay que hablar en francés para ser profundo?, desde la periferia no podemos pensar?"

muchachos, si no leemos a jpf, ¿a quien vamos a leer? en serio lo digo, si no digamos "no hay que leer a nadie, las cosas andan" y listo.

feliz año
abrazo

Ricardo dijo...

Claro que hay que discutir el temario y no a Feinmann. Si caemos en los ad-hominem estamos mirando el dedo y no la luna, como dijo CFK.

Esto es lo que escribí en mi blog al respecto de las disidencias que tengo con lo expresado por JPF en ese reportaje (por supuesto que tengo más coincidencias):

"Leer al sindicalismo de hoy desde el cristal del sindicalismo combativo de los '70 es un error. El mismo error en el que incurre la prensa opositora cuando califica al kirchnerismo de montonerismo aggiornado o menemismo con DD.HH. También pensar que la CGT puede llegar al PEN como un peronismo "autoritario" o "acuartelarse" (un término castrense) es una soberana tontería. Perdoname la dureza, Feinmann. Lo decíamos hace poco además: la CGT está lejos todavía de sacar un Lula de la galera.

Más naïf me parece su apelación a la caridad como solución a los problemas estructurales de la Argentina. Cuando dice: "yo no entiendo cómo los muy muy ricos no se dan cuenta de que tienen que ceder algo de su riqueza para vivir más felices", enuncia una gran verdad; pero luego la aproximación a una especie de caridad tipo Cáritas, de Cristina Kirchner cediendo diez millones de dólares para crear un barrio en tal lugar, revela una incomprensión indigna de Feinmann y más parecida a la de mi tía Eduvigues (o Martín Caparrós, ¿por qué no?): los problemas de distribución de la riqueza en la Argentina son estructurales y, por lo tanto, deben ser solucionados de manera estructural y no mediante apelaciones tontas e individualistas a la solidaridad o beneficencia. Me recuerda al modelo que imperaba en las provincias a finales del siglo 19 y principios del siglo 20: de familias ricas que hacían beneficencia y eran, por lo tanto, queridas por el pueblo que seguía igualmente en la miseria.

Sigamos. Insistir, una vez más, con una remake de transversalidad (romper con el peronismo), cuando ya la realidad probó que la peronización no sólo le permitió al kirchnerismo bancar la intentona golpista sino ganar cómo se ganó en octubre, no puede ser sino obcecación: él se lo había recomendado a Kirchner, como una suerte de nuevo tercer movimiento histórico quizás. La crítica a La Cámpora me parece poco constructiva también: ocupar espacios de poder es lo que permite incidir efectivamente en la realidad. Basta ver la desesperación republicana para entender que hacer que los resortes del Estado respondan a un ideario nacional, popular y latinoamericano es un camino a transitar siempre. Pero si eso no bastara, la experiencia de la JP en los '70 y de la Coordinadora en los '80 están ahí para señalar lo acertado de la decisión."

Saludos y buen fin de año para todos.

HUINCA dijo...

Buenas... La verdad es que creo que no hay nada descontextualizado, "a quién vas a creer? a mí, o a tus propios ojos?" le contesté en el blog a alguien que justificaba a Feinmann diciendo lo de la trampa, etc, con esa cita de Groucho.
En la entrevista está claro, no hay trampas, a menos que se considere trampa preguntar por el incremento patrimonial de los Kirchner. Había -como en cualquier tema-millones de respuestas posibles, y él eligió las peores posibles. Y así en casi todos los temas. Lo que pasa es que uno es el equivocado; uno tiene que escuchar de entrada que Feinmann dice (semi)riéndose que si es K, será K "de Kant, de Kafka, a quienes he estudiado muy bien", respuesta que da una idea de su escala de valores y de que es alguien que, como se dice en Castilla, está encantado de haberse conocido. Y cuando te escuchás tanto a vos mismo, no estás en posición de decir si alguien en La Cámpora tiene alguna idea interesante o no, y encima da rienda suelta a un setentismo más bien ruborizante, que es que los jóvenes estaban en aquel entonces todo el día hablando de ideas... Claro, ahora hay que gestionar. Las ideas están implícitas en lo que se va haciendo. JP, sino sos Altamira...
O cuando asevera que si Moyano fuera presidente llamaría a Duhalde, a Menem, a Saa... así, sin discusión, y más o menos nos mataría a todos...

O sea, no aporta nada, Sarliza desde otro lugar, pero casi peor, porque Sarlo se mete en camisa de once varas todo el tiempo hablando de cosas que no son su especialidad,pero lo de Feinmann es como menos perdonable.

Está bien, hablemos de lo que plantea, no de Feinmann, pero... todo el tiempo estuvimos y estamos hablando de esas cuestiones, pero no se nos ocurre ir a La Nación a darle esos titulares que encima, están sin tergiversar.
Saludos y feliz año a todos!
Rick
Huinca
http://www.huincanoalineados.blogspot.com/2011/12/que-manera-de-decir-tonterias-jp.html

mario burgos dijo...

En mi blog traté de abordar ese temario que JPF despliega de manera lamentable.
Van un par de párrafos:
"-"Cristina dice (...) que sólo una política keynesiana puede salvar al capitalismo"
¿De veras JPF cree que el peronismo es keynesianismo? Si esto fuera así no hubiera sido descaminado pensar para el peronismo un destino como el del PRI Mejicano, un movimiento contestatario asimilado a la evolución de los grupos de poder. Pero el más que “Keynesianismo” kirchnerista, es decir peronista, consiste en redistribuir poder político, reconocimiento social, inclusión y riqueza.
Lo que distingue al peronismo, lo que lo hace, como dijera Coocke “el hecho maldito” no sólo de la oligarquía sino del imperialismo, es que su objetivo es un avance del pueblo no sólo sobre los bienes del capitalismo sino también sobre las condiciones de sustentación del capitalismo, sobre aquello que hace que un sector pueda explotar a otro sin solución de continuidad.
Veamos qué dice Feinmann cuando se percata de ese -limitado pero existente- avance:". se puede ver completo en:
http://labusquedaylavida.blogspot.com/2011/12/el-breve-pensamiento-de-jpfeinmann.html