sábado, 24 de septiembre de 2016

A propósito de la presencia de Axel Kicillof en TN



Durante la presidencia de CFK se decidió que la mayoría de sus miembros no asistiera a los diversos programas de TN pero eso ya es historia. Lo que nos debe interesar es analizar si los resultados de esa decisión política fueron favorables o no para el kirchnerismo y fundamentalmente para la sociedad. A juzgar por lo que se percibe, los resultados no fueron los deseados: TN siguió existiendo y potenciándose en base a la decisión editorial de practicar "periodismo de guerra" y logró fortalecerse en términos de audiencia, siendo una referencia insoslayable para los sectores interesados en asuntos políticos. La apuesta a desarticular al grupo mediante la aplicación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se estrelló contra un sistema judicial que reaccionó de manera previsible, cual fue proteger lo establecido. Y aquí no hay que hacer valoraciones sino entender la lógica de un sistema judicial que es inescindible del poder real de nuestro país.

¿Qué se logró con la negativa a visitar el canal de cable de Clarín?

¿Se hubiera logrado algo asistiendo?

Son preguntas difíciles, sino imposibles de responder, entre otras cosas porque tienen mucho de contrafáctico. Lo importante, entonces, es extraer una enseñanza sencilla y simple: La actitud de ningunear el dispositivo Clarín no sirvió para generar algo superador, salvo que se crea que 678 fue una alternativa de envergadura en términos de comunicación de masas. Este programa hizo aportes valiosos, pero en líneas generales fue útil al núcleo duro del kirchnerismo, lo cual no es en sí mismo negativo: lo complicado es cuando se confunde núcleo duro con audiencias masivas.

Otra enseñanza pasa por entender que tanto Clarín como La Nacion son empresas periodísticas nacidas como tales, por ende conocen el oficio y operan en consecuencia. Tamaños dispositivos jamás podrán enfrentarse con buenas intenciones y militantes voluntariosos pero carentes de la formación y el profesionalismo necesarios para generar una comunicación alternativa que trascienda el nicho de los convencidos.

El presente y lo que se viene en materia de medios exige muchísimo estudio y una extremada dosis de astucia para filtrar mensajes dentro de un bloque de poder mediático fabuloso, que ha emergido del interregno kirchnerista con una solidez mucho mayor que lo que detentaba en 2003.

En el corto plazo, el escenario de medios vigente será imposible de modificar en términos de propiedad y, por ende, en lo referido a los grandes lineamientos editoriales.  Quedan, entonces, dos caminos: o ensimismarse en un micro mundo de, por y para convencidos o atreverse, mediante el ensayo y error, a ver cómo se puede generar una nueva forma de vinculación con los medios.

De nada sirve ya repetir que Clarín miente, entre otras cosas porque la gran mayoría de quienes lo consumen lo saben y no les importa. De la misma forma que yo sé para qué lado patea Carlos Pagni y no por eso dejo de verlo y leerlo.


Lo dicho hasta aquí no significa ajusticiar todo lo que se hizo durante el kirchnerismo en materia de medios. Por el contrario, es una invitación a que realicemos un análisis descarnado de los errores y aciertos, para aprender de los primeros, potenciar los segundos y en base a ello poder sentar las bases de una nueva forma de entender la comunicación.

5 comentarios:

Tilo dijo...

Lo que resulta evidente a escala regional es que uno a uno, los gobiernos que protegen los derechos de las mayorías y que apuntan a la unión del sub-continente, van siendo jaqueados por medio de la prepotencia, las mentiras y el mero ejercicio de la fuerza del poder económico, dueño de CASI TODOS los medios de comunicación. Si a esa mera prepotencia por mayor fuerza le agregás la complicidad de un sector importante del Poder Judicial, no queda mucho por inventar.

Si accedés a participar en esos amañados programas donde siempre te ubican en el lugar del blanco hacia donde apuntarán varias ametralladoras estratégicamente ubicadas, no es mucho lo que podrás hacer. Lo acaba de demostrar nada menos que el Dr. Hubris, tan prestigioso, tan correcto, tan urbano, tan discreto, tan desvergonzado al apelar al mismo "periodismo de guerra" que invalida y bastardea a cualquier tipo de entrevista.
¿Creés que antes del 10 de diciembre, el resultado hubiera sido diferente?

Y si, en una de esas, se descuidaban y el/la invitado/a lograba sobreponerse a la presión y les hacía pasar un mal rato, pues hubieran arbitrado cualquier artimaña para que esa "anomalía" NO PUDIERA PRODUCIRSE NUNCA MÁS.

En forma análoga están procediendo con respecto a Cristina Fernández. La parafernalia de enredos judiciales en la que se babean por complicarla tiene como único y supremo objetivo ELIMINARLA DE LA ARENA POLÍTICA PARA SIEMPRE. Si no constituyera un latente peligro para el CAMBIO mentiroso al que estamos siendo sometidos, aún sin haberlo votado, sería una más, como Massa, De la Sota, Urtubey, Bossio y tantos otros individuos plásticos de flexible adaptación a distintos y convenientes moldes.

Y con respecto a esa parte ultra conservadora del Poder Judicial, algo grave debe haberle sucedido para que luego de la audiencia pública de agosto de 2013 que culminó con la declaración de CONSTITUCIONALIDAD POR PARTE DE LA CORTE SUPREMA de la Ley 26.522, continuara aceptando cada uno de los obstáculos que impidieron la plena aplicación de la norma. Por supuesto, el camino liberado para la hegemonía mediática no podía desembocar más que en lo que resultó: el zorro libre que cuida a las gallinas libres en el gallinero libre, como alguna vez dijo Don Raúl Alfonsín.

Por lo que resulta de tanto pedido a "hacer autocrítica", parece que esos errores que cometimos y con los cuales EL PODER REAL no tendría nada que ver, también feron cometidos por varios otros gobiernos, extrañamente, también NACIONALES Y POPULARES.

Según esa teoría de la autocrítica, Sacco y Vanzetti fueron los verdaderos culpables de su ejecución y no el SISTEMA DE MIERDA en el cual aún vivimos.

¿Qué raro, no?

Gerardo Fernández dijo...

Tilo: Muy buen comentario, falta la política y para generarla estamos.

Daniel dijo...

Hay perspectivas preocupantes; por ejemplo si Turner se llega a hacer de C5N, si Radio del Plata es loteada por el gobierno que parece estaría poniendo un pie allí.
Medio difícil persuadir a la población que sintonice Radio Rebelde o la AM 750.
Lo que está haciendo América (a excepción de Graña) es canibalesco.
No se que más o menos podríamos haber hecho, quiero decir, no tengo la menor idea del abordaje de medios, o como podría haberse hecho más solvente la Ley de medios (aunque el macrismo se carga lo que venga como sea) pero estamos en problemas con el tema.

Alejandro Cirilo Gómez dijo...

La culpa es de la forma de comunicarse de CFK y sus laderos?
Gerardo, con medio PJ patrás se perdió por puntoimedio.
Creo que no hay vuelta atrás quedaremos la minoría purista y los formadores de mayorías ganadoras de elecciones culo contra culo hasta la partición de bienes.

Hugo dijo...

Si el poder real se queda con Radio del Plata y C5N estaríamos ante una suerte de Fahrenheit 451 electrónico, donde a los bomberos solo les quedaría por apagar las voces disonantes de AM 750 y Radio Rebelde. Y les resultaría tan sencillo como aplastar una cucaracha con el pie.¨Pero a diferencia de la gran novela de Bradbury, donde la solución a la quema de los libros era memorizarlos para mantener vivos los espíritus rebeldes, aquí la única defensa es el boca a boca callejero o las redes sociales (aunque en estas últimas el enemigo también es muy fuerte)

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta