jueves, 17 de diciembre de 2015

Acto en defensa de la ley de medios

2 comentarios:

Politico Aficionado dijo...

Es bastante significativo que haya que recurrir a medios internacionales para la cobertura de eventos que no le gustan al gobierno.

Tilo dijo...

Más que significativo, es un déjà vu.

En épocas dictatoriales siempre hubo que recurrir a informaciones de otros paises para enterarte de lo que estaba sucediendo en el tuyo.

Susy y el presi Mau eyaculaban gloriosamente que había caido el cepo, que nuevamente había libertad. Nadie habló de la gran devaluación efectuada y de la análoga reducción en el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones. Para que la revolución de la alegría nos asegure celebraciones de fin de año plenas de globos, de aire, huecas, con menos dinero. Un paso decisivo para llegar a la pobreza CERO. Los pobres, se van a morir, van a desaparecer. Y un desaparecido, no es más que eso: No está. Está DESAPARECIDO.

Ya comienza a hacerse familiar la presencia inquietante de policías y rodados amenazantes cuando se producen manifestaciones populares. Hasta hacen sonar sus sirenas para que se dificulte escuchar la palabra de los oradores. Eso también es una "sensasión" de inseguridad que los argentinos habíamos olvidado hace unos 12 años.

Ya se apagó la iluminación de la silueta de Evita en el edificio del ministerio de bienestar social. Los parásitos vergonzantes que inauguraron el patético monumento a Perón, no dijeron una sola palabra al respecto. Consecuentemente, el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada se ha transformado en una oficina, retirando muchos de los símbolos que desde 2009 caracterizaban el ámbito.

Se viene el apagón comunicacional, para completar el concepto implícito en el comentario de Político Aficionado.

Magnetto está deslizando sus tentáculos resbaladizos por cada abertura que encuentra, especialmente las más estratégicas. Sentadito como el nuevo Chirolita, el Mau se ufana en la sillita de Rivadavia ... y Balcarce.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene