martes, 13 de octubre de 2015

Massa sale tercero pero mejor posicionado políticamente que Macri

Hace más de un año decíamos que era correcto el análisis de Elisa Carrió, referido a que si no se coaligaba todo lo que estaba por fuera del peronismo, era imposible una victoria opositora. Como sabemos, esa coalición no se plasmó y, más allá de las facturas que hoy muchos le pasan a Durán Barba, no pareciera que las causas haya que buscarlas en supuestas "mezquindades" sino en causas bastante más profundas.

En política las cosas no pasan por casualidad. 

Los diagramas elaborados en oficinas de operadores corporativos no se pueden bajar y aplicar como algo natural a la realidad de la política territorial. Esta es la fuente de todos los desaguisados en el espectro opositor: Creer que infiltrando a las fuerzas políticas se logra que éstas sean funcionales al proyecto de "los mercados". Las pruebas están a la vista: No se logró juntar a Macri con Massa y día a día parece cada vez más inevitable que el FPV retenga el gobierno. 

En la vida política hay intereses múltiples, en la mayoría de los casos entrelazados entre sí, que no se los puede ordenar de arriba para abajo. La acción política es algo demasiado complejo como para dejarla en manos de gerentes y las pruebas están a la vista. Hay celos, intereses, dinero, negocios, ansias de poder, miserias, virtudes, lealtades y traiciones, en fin, todo lo que sabemos que la política engloba y la vuelve indomable para quienes pretendan ordenarla como si fuera una empresa. Mientras "los mercados" dieron la orden de que se juntaran todos, Macri procedió en base a un análisis político que, independientemente de su nivel de certeza, lo llevó por el camino de intentar secar a Sergio Massa y quedarse con su capital electoral para transformarse así en el gran referente opositor al peronismo. Llegó incluso a enfrentarse con el famoso circulo rojo en ese frenesí ¿Por qué? Porque la política tiene una lógica propia y esa lógica lo llevó a salirse del lugar que los grupos económicos le tenían preparado.

Pero no sólo pasó que Mauricio rompió el libreto sino que Massa demostró una capacidad de supervivencia mucho mayor de la que todo el mundo imaginaba. Parece mentira que un dirigente que entre marzo y junio parecía languidecer, llegara a sobrevivir con un caudal que si bien no le alcanza para ganar sí le basta para mantenerse políticamente vivo, algo nada despreciable luego de todo lo que soportó.

Estas son las particularidades de la política, que son imposibles de ser controladas por las planificaciones de gabinete. Por eso ya en marzo escribí un post titulado "Sergio va a dar pelea y tiene con qué" donde decía:

"Sergio Massa seguirá blandiendo su candidatura a presidente, resistiendo todos los aprietes del círculo rojo ¿Por qué? Porque sabe que es muy joven y que puede darse el lujo de esperar su turno más que ningún otro y porque para su proyección futura le conviene mucho más un triunfo del FPV, puesto que una victoria de Macri virtualmente lo reduciría a un rol meramente testimonial y le vaciaría su discurso."

Y así fue que el por entonces moribundo Massa sobrevivió y con seguridad se llevará un trofeo extraño pero nada desdeñable y es que, saliendo tercero emergerá con más oxígeno y más futuro que Mauricio, a quien por su razón de ser muy probablemente la derrota lo aleje de la actividad política quizá para siempre.

4 comentarios:

el gil dijo...

Concuerdo con gran parte de lo posteado. Cuando el tigrillo vuelva a tener aspiraciones presidenciales ,para 2019, se va a tener que enfrentar a un Kirchner. Madre ó hijo.
Si a Scioli le va bien y hace un buen gobierno, seguramente irá por la reelección. En ese escenario el zabeca de narco nor delta, tendrá un doble problema: Uno: La reelección de Scioli. Dos:El Kirchner antes mencionado.
Si por el contrario el gobierno de Scioli no cumple con las espectativas, también tendrá dos adversarios. Uno: El Kirchner mencionado, y que tendría Muchas chances. Dos: El candidato neo liberal, que al igual que hoy el tilingo propondrá "Cambiemos".
No me parece TAAAN promisorio el futuro para el "bueno para nada" del tigrillo.

el gil dijo...

Gerardo: Para completar:

DOS 42/44%

Tilingo 26/28%

Zabeca de narco nor delta 20/22%

Hugo dijo...

Creo que, en caso de confirmarse la victoria del FPV, ambos contendientes, M & M, pasarán a militar en esa categoría que conocemos como "cadáver político". Macri directamente pasa al llano, sin cargo politico alguno que ocupar y con una catarata de juicios que se le vienen por la olla podrida que se destapó con el caso Niembro. Quizás termine refugiandose en la presidencia de Boca. Massa seguirá como un intrascendente diputado, liderando un espacio cuya falla de origen es ser un desprendimiento del PJ. ¿cuantos leales conservará? ¿cuantas Mónicas Lopez anidan en su seno?

Ruso dijo...

El oxígeno a Massa se le va a acabar rápido, cuando se le empiece a dispersar la bancada cordobesista (Schiaretti), el esposo de la zapatera López, Solá y Lavagna que se jubilan, etc.
Si no pide perdón a Yoli y vuelve al peronismo, no future.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene