martes, 6 de octubre de 2015

A 15 años de la renuncia de Chacho Alvarez


En la pag 299 de "Clarín, la era Magnetto", se lee este párrafo que de alguna manera sintetiza la visión y la práctica política de Chacho Alvarez. Recuerdo que en 1994, para las elecciones de constituyentes, con un grupo de amigos queríamos fiscalizar para el FREPASO y nos costó horrores hallar un local en toda la zona norte de capital, finalmente encontramos uno en Villa Urquiza. Recuerdo también la renuncia de Chacho, gran conmoción en los medios y nada de impacto en la calle.

Con esa renuncia, de la que hoy se cumplen 15 años, aprendí que la construcción política, apalancada exclusivamente en los medios, no tiene destino.

La renuncia me empezó a doler de manera creciente con el paso de los días, hasta que comprendí el motivo: Chacho nos había traicionado. Muchísima gente lo acompañó para que diera la pelea. Para que metiera las manos en la mierda y construyera, no para escapar ante la primera gran confrontación dentro del palacio.

Pero hoy observo que esa experiencia fue útil, porque a muchos "progres" nos demostró que así no se disputa poder, que hay que ir por otro camino. El resto de la enseñanza nos lo proporcionaron Néstor y Cristina.

5 comentarios:

Antonio (el Mayolero) dijo...

Creo que marcó el fin de una etapa de construcción mediática, (al menos para nosotros). Aunque algunos todavía sigan creyendo en que a través del "homo videns" se pueden ganar elecciones, aunque solo con ello no se construya poder.

Lic. Baleno dijo...

"Sabes a cuentos colectivos se subio Chacho? A uno, con periodistas obvio..." me dijo uno que era medio poronga ahi.

Gerardo Fernández dijo...

Transcribo el comentario que dejó en Facebook Luciana Pérez, una querida amiga treslomense, que me parece brillante:

Muy bueno, la primera vez que creí y me desilusioné en política fue con Chacho. Años desp de esa renuncia, en un estudio de TV, me tocó verlo atrincherado en un camarín xq no se con quién no se quería cruzar. Ahí me pregunté cómo había podido creer en que ese tipo espiando x la puerta para no dar la cara o saludar a otro. En fin, el "caso Chacho" me hizo descreer del ladriprogresismo para siempre, me hizo ser más peronista, me hizo entender que nadie mea agua bendita y que sin meter las manos en la mierda y los pies en el barro, no se construye o no se intenta construir nada. El ladriprogresismo que mira al país y a los problemas desde un estudio de TV debería haber muerto con la experiencia FREPASO. Pero parece q todavía queda gente desmemoriada....

Politico Aficionado dijo...

Es pertinente señalar que el cro. Zannini no es de esa escuela.

Hugo dijo...

Chacho renunció a la vicepresidencia pero siguió haciendo política dentro de la Alianza. No nos olvidemos que fue el mentor del desembarco de Cavallo en el Ministerio de Economía. Ahí estuvo el error, no solo de Chacho y de De la Rúa, sino de toda la Alianza y de sus votantes (entre los que me incluyo). Animarse a desatar ese nudo gordiano que era la Convertibilidad (con el costo político y social que ello implicaba). Prefirieron hacer la plancha y el modelo estalló por los aires. Entonces De la Rúa huyó en el helicóptero, Rodriguez Saa declaró el default, Duhalde efectuó la megadevaluación y Néstor y Cristina encararon la reconstrucción. Lo que se dice una historia trágica, pero con final feliz.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta