lunes, 10 de agosto de 2015

Ahora empieza lo mejor


Los números son impiadosos para Elisa Carrió, quien con justeza se definió ayer como "una atracción turística". Sólo recogió los votos del 2,4 por ciento de los argentinos habiendo contado con una sobre representación mediática de escándalo. Pero muy probablemente siga como si nada. En 2013 pasó a la clandestinidad, anoche dijo que se tomará un descanso y en setiembre volverá a caminar para Mauricio. Seguramente, los mismos medios en los que vive le seguirán brindando espacio: no hay democracia para otorgar pantalla a los dirigentes y al dispositivo mediático no le importa la representación electoral de la diputada. En su frenético peregrinar a la república, Carrió puede ser útil para llegar a su puerta a través de cualquier mecanismo, hasta meter delincuentes en su living y filmarlos: La república justifica todo eso y mucho más. Es como los militares que daban golpes de estado proclamando loas a la democracia. Así como los golpes en el siglo pasado se daban "para generar las condiciones de ingreso a una democracia óptima", Carrió puede participar de cualquier tipo de transa o asociación si de "llegar a la república" se trata. Por eso su rostro es casi el fondo de pantalla de TN y en la etapa que hoy se inicia les resulta más necesaria que nunca ya que van a accionar en la línea de lo que hizo Lanata la semana pasada. No vienen por el diálogo y el consenso. Vienen dispuestos a montar las operaciones más insólitas. Scioli está en la puerta de superar 4l 40 por ciento y los 10 puntos de diferencia sobre el segundo. 

No están dispuestos a permitirlo.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene