miércoles, 1 de abril de 2015

El gran error de Clarín

6 comentarios:

Daniel dijo...

Ayer noche, en el cierre del programa Intratables (particularmente mal tratable con el kirchnerismo) sus panelistas, uno por uno, resaltaban las virtudes de Máximo. Y sin crítica alguna!
No lo podía creer.
Clarín quiso enterrar a Máximo y no hizo más que catapultarlo.
Eso se llama torpeza estratégica y no es sino consecuencia de desesperación.

ram dijo...

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida... canta Rubén Blades y suele pasar...
Como suele pasar que el general que comanda el diario de mierda se llame héctor y, en la práctica, se llame Pirro.

Carlos Balmaceda dijo...

Tal cual, Gerardo. Tiene la capacidad de análisis de Néstor, de proponer escenarios de un modo en el que toma claramente posición, pero -de un modo casi componedor-, le plantea al interlocutor y a los escuchas cuáles serían las otras alternativas, y adonde nos llevarían. No es alarmista, por lo tanto, tira, como bien decís, títulos y no zócalos, y se hace cargo de su discurso.
Por otra parte, en la fluidez discursiva se parece a Cristina, pero con un plus: va mechando lo que dice con metáforas impecables, como cuando habla de los riesgos de escuchar determinados "cantos de sirena" y los relaciona con su consecuencia: que terminen escuchándose las "sirenas policiales".
Clarín se creyó su propio discurso estigmatizador, que subestima a sus contrincantes, y es posible que esto se lo deba en parte a Lanata, que lo situó como un boludito jugando a la play. Eso, una suerte de módico desquite diario en el que todos los personajes y dichos del oficialismo son reducidos a sorna, es una venganza impotente, muy similar a la que ejercen los que entran a los blogs y tiran chicanas, suponiendo que hacen temblar los pilares ideológicos y éticos de cada uno de sus autores y comentaristas.
Creo que esta operación, con zócalos, con titulares, con mohínes y sobreentendidos, tan desgastante para la sociedad, terminó siendo el boomerang del que hablás: terminaron creyendo que la gastada permanente desgastaba a los personajes, y que, nombrados por Clarín empezaban a ser lo que ellos querían que fuera. Casi una suposición primitiva: si vuelvo a nombrar la realidad como yo creo que es, la rehago a mi antojo. Esto es lo contrario a la construcción política, que opera sobre la realidad, que acepta las eventuales limitaciones en las condiciones en que determinadas cosas pueden hacerse, y que después de acumular fuerzas, vuelve a intentar los posibles cambios.
Instalar una figura política no es tan sencillo, sobre todo en su fase mediática, pero estas condiciones previas lo hicieron posible. Santoro lo hizo, Máximo vio que dejó la pelota corta y se la mandó a guardar.

Marta dijo...

Nestor + Cristina= Maximo

eduardo dijo...

por eso hoy lo ataca sin miramientos Perfil..están al borde del ataque de nervios..

Politico Aficionado dijo...

La tapa del último N° de la revista Noticias, trae una "foto" de Maximo esposado y la leyenda "La Foto Mas Temida por Cristina".

Supóngase que con el título "la Foto Mas Temida por Fontevecchia" yo le mando una "foto" del susodicho empalado, ¿Ud me la publicaría?

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene