martes, 16 de abril de 2013

Tres miradas inteligentes sobre el show de Lanata


He leído tres post que aportan miradas inteligentes sobre la denuncia que estaba al caer de Clarín/Lanata. Entre marzo y mayo explota un escándalo con toda la amplificación de la Cadena Nacional de la Gente Linda. En 2010 el escándalo fue la doble embajada y las denuncias del embajador Eduardo Sadous; en 2011 el show fue Sergio Shoklender; en 2012 la opereta sobre Amado Boudou y ahora este show que ayer llegó al paroxismo con el debate entre Lanata e Iliana Calabró.

El tema es que encontré este post de Mariano que tiene un pasaje digno de varios refritos. Acá va:


El punto esencial, que a mí me merece reflexiones, no es puntualmente si Lázaro Báez le llevaba bolsos Gola y Nike al esposo de Karina Jelinek para que éste los pesara y se los diera a un financista para que lo transfiriera de a poco a sociedades off shore, que una vez que se mandó una cagada y le cagaron la empresa se dio cuenta de toda la inmoralidad que existe en el mundo y fue a contárselo a Lanata.
O el propio marido de Jelinek, al que Lanata le hizo tres cámaras ocultas en las que mencionó a Lázaro Báez, a Néstor, etc. Frente a Lanata!
Un tipo que "conoce cosas tremendas" habla abiertamente con Lanata, le da información, tiene un trato hasta amistoso con sus entevistadores, que supuestamente le querrían arrancar secretos terribles que él ni muerto se deja arrancar porque es muy "prolijo" y por eso no existe una sola foto suya con "Lázaro", y no se aviva que lo están filmando, no una, sino tres veces. Y habla de un montón de maniobras indocumentadas.

Pero el tema es la verosimilitud del relato, no del montaje.
Y el relato es verosímil, al punto de que no dan ganas de ponerse a negarlo, porque toca una arista esencial en la constitución de las relaciones piramidales de poder en las sociedades capitalistas: tener poder político es indivisible de tener poder económico. No hay vueltas con esto. Y la capacidad de ejercer el poder de manera soberana por un gobernante es directamente proporcional al grado de autonomía económica que tenga y a la capacidad que tenga de mover tres o cuatro resortes a través de jugadores fieles.

Ni siquiera es digno comentar sobre la facilidad de Lanata al cerrar el programa, diciendo que el problema con la corrupción es que la guita que se pone en un lado falta de otro. No es sólo con la corrupción ese problema. La guita que se pone en un lado, falta de otro. Y si lo que se quiere decir con esto es que es "plata del estado" es decir de "todos nosotros" la que se moviliza, vale decir dos cosas: que en sentido amplio, toda la plata es potencialmente de todos nosotros. La acumulación de dinero es sólo posible si un ordenamiento jurídico arbitrario así lo tolera. Y ese ordenamiento es histórico, secular, convencional, modificable. La otra es que la cuestión no es tan lineal como sacar plata acumulada en una caja del estado, meterla en bolsos y mandarla en avión. Los entramados de negocios que se pueden montar en torno a una administración estatal son mucho más complejos que eso y hasta probablemente no le salgan al estado mucha más plata que lo que le sale de por sí solventar un ordenamiento jurídico que elige ganadores y perdedores arbitrariamente. Dentro de ese ordenamiento, con mayor o menor tendencia a volcarse a los márgenes, se pueden establecer estos entramados. En los que consiste también "hacer política", en tanto se pretenda con ella ejercer el poder.

No son justificaciones estas. Sino elementos de análisis desde donde entender la mecánica de funcionamiento de la conformación de un bloque de poder con capacidad operativa sustancial.
Mi visión del caso es que difícilmente se pueda modificar una opinión política a partir de verificar la ocurrencia de cosas como éstas, que mal que mal existen en el imaginario social desde siempre, listas para ser creídas por quién así lo desee.

Es como creer que alguien dejaría de mirar un programa de Lanata porque se diga que es un oscuro empresario, que vive como un millonario a pesar de estar inscripto como monotributista y considerarse insolvente, que fundó y fundió por lo menos tres empresas en los últimos 15 años, que en la última fue socio de Mata el vaciador serial de empresas dueño de Marsans, hoy investigado (o preso?) en España por maniobras de lavado de dinero mediante el empleo de sociedades off shore en un entramado del que formaba parte Sacyr Vallehermoso, dueña de una parte de YPF en épocas de Repsol, en un escenario que tiene la fisonomía de encubrir circulación de plata de "la política", que a su vez nunca quedó muy claro cómo se financiaban esas empresas fundadas (y fundidas) por Lanata aunque se denunció en ocasiones que la plata la aportaba Kohan, o posteriormente Desantibañes desde la SIDE, etc., etc., etc. En fin, depende cuánto me den, te puedo armar un relato bastante verosímil de la "ruta del dinero" de las empresas fundadas y quebradas por Lanata a través del empleo de guita de incomprobable origen. Es cuestión de hacerme una cámara oculta. O tres.

Es decir, lamentablemente así funcionan las cosas. Y no hay mucho más para decir.




El otro post es de Marcelo Sala, que mira la actualidad nacional desde un pueblito entrañable como Guisasola, allá en los pagos de Coronel Dorrego, transcribo:



La verdad incomoda debido a que descubre a los mentirosos. Es mejor lanzar una nube de humo de manera tal nada quede claro y así poder reflotar el asunto cuando la coyuntura lo amerite. Muchísima gente sostiene aún que Mazzorín fue corrupto, que la Tupac es un ejército, que Duhalde es un traficante, que Yabrán no se suicidó, que La Cámpora porta armas de destrucción masiva, que la denuncia sobre Skanska fue cierta y que Aquiles y Odiseo existieron. Ni siquiera se bancan que Homero haya sido un novelista. El caballo tiene la obligación de ser real porque así lo deseamos. Una sociedad que no aspira a la verdad sobre supuestos eventos desdorosos debido a que es más útil políticamente mantenerlos en la bruma se crea severos problemas de confiabilidad. Tomemos por caso esta última investigación periodística realizada por Jorge Lanata en su programa. El asunto del supuesto lavado del dinero dentro del Gobierno cuyo ariete es Lázaro Báez no es nuevo ya que viene del año 2009 con las denuncias de Carrió y Moran de la Coalición Cívica. Cuestiones que quedaron desestimadas judicialmente por ausencia de pruebas. Esto es nuevamente reflotado con el aderezo de una cámara oculta - que de oculta no tuvo nada - en un programa con 20 puntos de rating que por entonces no existía. Me quiero referir pura y exclusivamente a la construcción de una noticia que no es novedad, que en su momento no tuvo rebote y que ahora, en un año electoral y en pleno conflicto de intereses resurge como evento escandaloso. En una de las partes del vídeo el hombre dice: Yo con Lázaro Báez no tengo relación. Habla de autos, de relojes, de minas, de que le gusta exhibirse y de que el Jefe tiene seis mil que no puede usar porque si lo hace lo cagan a pedos. Habla de una firma fantasma cuyo gestor local es la pareja de una de las Calabró y un par de direcciones en paraísos fiscales. Me llamaría la atención que un tipo supuestamente pesado como Báez tuviera como nexo a semejantes pelotudos. De todos modos nada es totalmente descabellado. ¿Sabrá este pibe qué sus dichos tendrá que ratificarlos en sede judicial?. ¿Estaremos ante un nuevo Sergio Shocklender acaso?. En este último caso incluir a un par de mediáticos garantiza que los programas de chimentos amplifiquen el asunto con la “seriedad” que la “novedad” necesita.



Finalmente agrego este post de Lucas que pone el acento en algo medular como es preguntarse si las cosas buenas de un gobierno bastan para justificar hipotéticos casos de corrupción o si los casos de corrupción, en caso de ser probados, bastan para desacreditar todo lo bueno que se hace.


6 comentarios:

Daniel dijo...

El tema es que el cacerolazo del jueves estaba medio muerto. Lo venían manijeando con el tema de la democratización de la justicia pero este tema, para el que Clarín dispone su cadena de medios full time, les ha dado vigor y adrenalina plus a los caceroleros.

Hay que notar estas cosas y esto no es tener mate conspirativo:
- Se colocó el primer jueves después de la vuelta del programa de Lanata para el nuevo cacerolazo.
- En tanto, se fue armando ese programa como una bomba de efecto para fogonear suficientemente la previa del cacerolazo.

La espontaneidad al poder.

elbosnio dijo...

Hay que reconocer que desde los twitteros K, estos conductores de programas de entretenimiento investigativo han mejorado su producto. Y lo digo sinceramente.
Hay dos testigos que hablan en camara, largo, de forma muy especifica, precisa. Es cierto que hay una camara oculta, que para mí es lo mas criticable del programa pero en lineas generales, viendo quien lo dirige, creo que es de lo mejor. Hay presentación de pruebas como los titulos de sociedades offshore, etc...

Por eso mismo es una nota de investigación que es facil de refutar. Porque da ciertas precisiones. Basta que se demuestre que cada dato es falso para refutar la denuncia.

No hay que exigirle ser una denuncia penal. Ni mucho menos una conclusion penal. Es como cuando un conductor muestra un bache y pregunta en cámara "Donde está el intendente?". Lo unico que uno puede pedirle es que diga la dirección donde está y el tamaño del bache. Al menos así se puede investigar luego seriamente y analizar si amerita una acción.

Las operetas a las que estamos habituados por lo general no dan fuentes, "cercanos a la rosada", no dan datos, "los millones frutos de la corrupción", no dan los vehículos, "usando los circuitos del dinero", etc... Esas operetas son imposibles de refutar, porque no se acusa de nada a nadie, solo se abona en el televidente o lector la idea de que acaba de escuchar una precisa y rigurosa acusación mas de corrupción que afecta a todos "los que él ya sabe que son unos corruptos". Y como no hubo ninguna precisión, nadie podrá nunca refutarla.

En este caso creo que no fue tan así (para nuestros estandares, por supuesto). Para un fiscal va a ser fácil ver si hay sustancia o si todo el programa fue una especie de "blanqueando por un sueño", donde todos se pelean y se amigan como si fuera cierto, pero actuán frente a un director de escenografía.

Por lo demás, es cierto que somos un pueblo que considera verosimil cualquier acusación conspirativa (y que la realidad suele dejarnos como candorosos), pero no actuamos en función de ellas. Los votos no van en esa dirección.
Como aquel amigo que dice estar seguro que los mozos escupen su plato en la cocina, pero no deja de comerlo ni de regresar al restaurant. Es como una necesidad de que no lo tomen por boludo, que pueda decir "A mi no me engañaron".
Los argentinos creemos cualquier acusación sobre nuestros políticos, empresarios, actores, famosos, etc.., pero no nos guiamos por eso. Votamos según otros datos, mas reales.

Un bostoneano necesita creer que su senador es un quackero de moral intachable y cada vez que le demuestran que no lo es, lo considera una excepción que por suerte es imposible de repetir. Porque se quiere proteger de la acusación de haber votado a un inmoral. Un porteño creerá que todos sus políticos son unos chantes inútiles y corruptos, si alguna vez tiene un amigo político dirá de él que es demasiado boludo para entrar en esa. Porque el porteño, como dije, quiere protegerse de la acusación de haber sido engañado, del pecado de crédulo.
Pero tanto el bostoneano como el porteño elegirán, una y otra vez, por los resultados que realmente afectan su realidad y que les importa.

Dicho todo esto, con los grados del caso. Ninguna opereta es eficaz medida por el emisor. Ni tampoco ninguna es inocua, medida por el receptor.

ram dijo...

Lo suyo, Gerardo, es francamente subversivo, ¿cómo se le ocurre traer textos inteligentes para hablar de lanat?.
Justo ahora, que se impuso la moda de putear a los gritos y en technicolor, repetir como loro (repetir...¿era goebbeliano o lanatiano?) acusaciones express y autoejecutables.
Muy malo lo suyo, muy malo.
Uno que está tan tranquilo, esperando el fin de la diktadura, y se nos viene con el cuento de las miradas inteligentes - por favor!!! - mire que le vamos a creer que el lázaro capone le va a dar kilos, toneladas, de guita a que se las lleve un mediático, boquiflojo, vamos.... encima controlado por jacobo el chizito, la Gestapo/AFIP y diferentes bandas armadas de la Cámpora (posta, me lo contó carrió).
Si usted llama inteligentes, a ideas locas de ese tipo; significa que nos está sugiriendo que lanata miente, o exagera, u opera; es una lástima su ceguera K, su negativa a reconocer al maestro de la independencia periodística, nuestro ultra chequeado cónsul de las falklands islands...
¿Ve lo que pasa?, trayendo textos inteligentes se expone a respuestas como ésta y espere un ratito, que cuando empiece el defile anti K, serán mucho peores.
¿Margaritas a los chanchos?, con lanata es un riesgo, no?

cmfmaris dijo...

Si Lanata grabara con cámara oculta sus conversaciones con Magnetto para llevar a cabo estas operaciones y dentro de un tiempo, años, las diera él o sus herederos o albaceas a conocer, hubiera hecho una obra educativa que justificaría su ubicación en el bando en el que hoy combate.

Shi Yi Yue Tian dijo...

Nuevamente hay que decir que tanto la nota como los comentarios son muy buenos.
En particular, la observación del bosnio, me parece esclarecedora.
Hay un problema cultural en Argentina que hace que éste tipo de movidas conspiranoicas peguen, al nivel de poder elevar a un candidato político que no tiene nada a presidenciable con chances, lease, Lilita Carrió.
Lamentablemente es congénito, no creo que haya forma de revertir eso, es parte de nuestra idiosincrasia.

Daniel dijo...

Como lo destrozó a Larrata el pibe este Fariña. Lo van a tener que juntar en cucharita al gordito fumador.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta