Entrada destacada

A veces el otro no tiene la culpa de todo

miércoles, 7 de noviembre de 2012

El 9N



Está claro que la movilización del jueves va a ser importante en cantidad de gente, la pregunta es qué pasará el 9 de noviembre y los días sucesivos. A ver, los grandes medios opositores van a montar una campaña fabulosa mostrando desde todos los ángulos la manifestación.

Bien

¿Y?

Cristina fue muy clara hace poco cuando dijo que los descontentos deberán darse fuerzas políticas que expresen sus postulados porque el gobierno tiene tiene un proyecto que fue apoyado por un caudal muy importante de ciudadanos hace un año y está gestionando en consecuencia. La instituciones de la república funcionan con absoluta normalidad con la particularidad que el poder legislativo demuestra un amplio dominio del FPV por esa decisión soberana del electorado en las elecciones del año pasado.

El 9 de noviembre debería ser el punto de partida para que estos sectores comiencen a formular una propuesta política que los represente y le plantee al resto de los argentinos qué proponen en lo referido al comercio exterior, al dólar, a la seguridad, etc.

El 8 de noviembre se dará el fenómeno de una gran movilización que no modificará en nada la gestión de un gobierno que tiene una fortaleza como pocas veces se ha visto. Será la demostración de que vivimos un tiempo novedoso donde la mayoría de los que salen a la calle pertenecen a los bolsones más beneficiados precisamente por la acción del gobierno que tanto abominan, una manifestación de gente a la que le va bien pero reclama que alguien la represente.

La manifestación del jueves, como las que se registraron este año, es una respuesta tardía al resultado del 23 de octubre de 2011donde las fuerzas políticas que dicen expresar los intereses de la clase media jodida, individualista que gritaba "piquete y cacerola la lucha es una sola" y ni bien empezó a recuperar su guitita comoenzó a exigir represión a los piqueteros, terminaron dando una muestra acabada de que no están a la altura de las circunstancias. El 23 de octubre de 2011 se firmó el certificado de defunción de un tipo de representación política. Los cacerolazos de este año son el reconocimiento por parte de ciudadanos de derecha que decidieron tomar las cacerolas por mano propia sabedores de que nada pueden esperar de las 6 formaciones políticas en que se fraccionó el 46 % que no votó por el Frente para la Victoria y el incremento en cantidad de movilizados fue directamente proporcional a la percepción de que las fuerzas opositoras no estuvieron capacitadas ni siquiera para utilizar las PASO como escenario para promocionar internas democráticas y que no saben hacer otra cosa que mostrar cartelitos en las sesiones o salir con los tapones de punta contra iniciativas del gobierno y luego recular para terminar sumándose, de manera en muchos casos vergonzante, al voto mayoritario, al comprobar que las iniciativas del FPV sencillamente sintonizan con lo que piensa la mayoría de los argentinos. Hoy hemos tenido otra demostración de impotencia de esa oposición, manifestada en la foto que los muestra con cartelitos contra la re re. Muestras de una acción política reducida a conferencias de prensa y gacetilleo previsible.

Esto es lo que una porción de la sociedad detesta y por eso sale a la calle, a exigirle a los opositores que empiecen a hacer política porque si no la van a empezar a hacer ellos, con el problema de que sin haber constituido una fuerza nueva ya tienen candidatos y dirigentes que están disputándose la representación de este estado de ánimo, de esta queja de sectores que llegan cómodos a fin de mes.

El problema es que el 9N puede llegar a representar el comienzo de una nueva gran frustración para otra fracción de una clase media que en sus expresiones más progresistas ya fue burlada en el movimiento asambleario del 2002 por sus propios condicionamientos de clase y por el accionar retardatario de las izquierdas analógicas. Ahora el peligro es que esta porción, más identificada con los postulados del neoliberalismo, termine siendo burlada por pequeños aparatitos financiados por partidos políticos e individualidades que como aquellas izquierdas se han revelado incapaces de crecer en democracia.

Si esta clase media neoliberal no es capáz de parir una fuerza política que sin pelos en la lengua se presente en sociedad asumiéndose con orgullo como la derecha explícita que le falta a la Argentina, el 9N será el inicio de la quimera.




12 comentarios:

Daniel dijo...

Lo peor de esa foto es que dice:
-"No a la reforma" y la levantan dirigentes de partidos que se dicen "reformistas".
Es patético ver a declamados socialistas cerrar las puertas a toda posibilidad de reforma de una Constitución liberal añeja codeándose con conservadores y parias de la política sonriendo para las cámaras.
Una prueba cabal de lo expresado en el post.

Minaverry dijo...

Muy bueno, Gerardo. Una cosa nada más: el 46% nunca se fraccionó sino que nunca estuvo unido.

Agustinteresa dijo...

Respecto al 9N, muy bien está planteado en tu artículo. Al gobierno no debería movérsele una pestaña (en tanto lo institucional y gestión, ya que sin dudas subyacen pretensiones desestabilizadoras en la protesta), tal cual ha ocurrido con las veces anteriores (además yo exijo que así sea; yo vote a CFK para que gobierne hasta el 2015, no hasta el 8N). Es todo muy loco últimamente. El reino del revés. Se plantea la "desesperación", el desconcierto respecto a este gobierno le quedan los días contados y expresiones por el estilo anunciando el "principio del fin". Una y otra vez somos "nosotros" los que tenemos o deberíamos tener "miedo". En el fondo un doble planteo/discurso mentiroso, incongruente, niega la realidad; de "gente" que pareciera estar acorralada, aunque ni ellos saben muy bien porque. Justamente "ellos" son víctimas de su propia desesperación. Ellos cargan con el desconcierto. Y sí, ojalá comprendan que el camino es por el lado de la participación y la militancia.
Siendo la primera vez que escribo aquí, aunque hace rato sigo el blog, aprovecho: felitaciones por el blog y el programa de radio (lo escucho en la web, ya que soy de Chubut); además siempre atento a tus participaciones en la tele. Saludos desde la Patagonia.

elbosnio dijo...

Gerardo, seria prudente en el uso del termino clase media. La clase media, considerandola amplia, digamos el 60% que deja un 20% arriba y otro abajo, son personas que probablemente califiquen como "negros" para muchos de los manifestantes.

La parte alta de ese 60% probablemente sean camioneros u otros empleados sindicalizados, muy favorecidos con esta politica y lejos de creer en la virtud de la autoconvocatoria. Sin gran capacidad de ahorro, la parte superior de este colectivo 60 está todavia mas cerca de aplaudir el boom de consumo que lamentar la imposibilidad de atesorar ahorros en moneda extranjera.

Nada de esto debilita todo lo que decis. La marcha va a ser muy poblada, muy pasional, con mucha bronca y muy desorientada en terminos de partido politico en el cual enrolarse.

Daniel dijo...

Bosnio;
vos opinabas que si no fuera por la prédica permanente de los medios contra el gobierno, hubiéramos sacado más del 54%.
En principio me pareció muy bien observado.
Pero después pienso que Cristina ganó 9 puntos en cuatro años, luego de una campaña y un accionar feroz en contra.
Desde ese punto de pista, habría que ver si estas movilizaciones tan fogoneadas no les terminan siendo contraproducentes.
Quiero decir, si nada de toda la tormenta desatada por los opositores hubiera ocurrido en el período 2007/2011 hay que ver si los resultados no hubieran sido otros. Por ahí mucha gente se vuelve abúlica con esa calma y estas cosas que pretenden forzar los acontecimientos hacia un fin, muchas veces producen lo contrario y le hacen hervir la sangre a mucha gente silenciosa.
Nosotros estamos todo el tiempo dándole a la cosa, pero hay muchísima gente que procesa en silencio y no estoy seguro que respuesta dan a los sucesos, más que nada en una elaboración a mediano plazo.
Acá el tema es que pasará en lo inmediato luego del 8N.
Que pasa hoy respecto al enorme quilombo que armaron en el 2008/2009?

Encuentro Latinoamericano dijo...

Gerardo, el 8N o el 9N, da igual, es ya un fracaso porque no persigue ningún fin que sea realmente posible.

La causa principal del cacerolazo es la falta de representación política. Esa representación no va a verse modificada demasiado por el cacerolazo, porque los opositores creen que sólo es un mensaje para el gobierno. Lo "mejor" que puede pasarle a la oposición es lograr dos grandes alianzas, una de derecha con pata peronista y otra de centroizquierda mentirosa con pata radical. Hasta ahí dan, no mas que eso, porque no hay renovación en la oposición ni la va a haber, no hay nadie con intenciones de dar un paso al costado por la democracia en la oposición: ¿alguien cree que Duhalde, Barrionuevo, Patricia Bullrich, Carrió, Amadeo, Aguad, Sanz, Morales, Alfonsín y hasta el propio Macri están dispuestos a dar lugar a una verdadera renovación política? Ni el mas inocente puede creer eso.

Por otro lado, las consignas no son alcanzables: quieren mas seguridad y un cambio en la política económica. El primer punto ya fué atendido por el gobierno y hasta fué utilizado en la campaña de 2011, aún cuándo los índices delictivos en Argentina son bajos para la media de América Latina y mucho menores que hace 10 años, y todos los que tenemos intención de conocer la realidad y obramos de buena leche sabemos perfectamente que es una movida mediática, que en 2008 después de la protesta del "Campo" no aumentó el delito de 0 a 100 misteriosamente o mágicamente, aumentó la cobertura mediática y eso está en los diarios, es suficiente con ir y ver en que parte del diario, Clarín ponele, se cubría el delito antes de 2008 y después de 2008.
Y el cambio en la política económica no es viable, porque el gobierno no va ni debe desatender el voto popular por un reclamo, aún si salen 5 millones de personas a gritar que les dejen comprar dólares, el gobierno tiene la obligación de responder a la mayoría que los votó y tiene, además, la responsabilidad de mantener su programa económico-político global, no puede ni debe actuar demagógicamente para contentar los caprichos inducidos en algunos o legítimos en los poquitos que están interesados en comprar dólares libremente o viajar a Miami a comprar sin que le cobren un mísero impuesto.

Por otro lado: interesante lo que dice Daniel:
"Quiero decir, si nada de toda la tormenta desatada por los opositores hubiera ocurrido en el período 2007/2011 hay que ver si los resultados no hubieran sido otros. Por ahí mucha gente se vuelve abúlica con esa calma y estas cosas que pretenden forzar los acontecimientos hacia un fin, muchas veces producen lo contrario y le hacen hervir la sangre a mucha gente silenciosa."

No duden que eso pasó. Por eso no hay que tener miedo de los que se van, muchos van a venir porque se van a asquear de ver, escuchar o leer lo que ofrece la oposición, tanto política como la del vecino de enfrente que no hace mas que putear, agredir y llorar.

Salutes.

chango dijo...

Nunca pensé que iba a decir esto, pero se extraña a Alsogaray, por lo menos daba la cara .

Raul Quevedo dijo...

El 9N tendrán que salir a desparramarse entre los sellos de goma con los que se identifican . No tienen representación , quienes son , que es lo que proponen... otro 8N no se puede dar , no hay articulación politica ; presumo que pueden quedar resabios de gruspúsculos como las asambleas de 2001 nada más que ahora tendrán una buena cobertura por cada boludez que digan o hagan

ram dijo...

No creo que esta movida responda a que "no tienen representes políticos"; el núcleo duro no los tiene ni le interesa tenerlos, lo suyo está fuera de la democracia, que es al fin y al cabo lo que más detestan.
Claro, el 8N es político; por la intencionalidad destituyente, que se niega pero sin ningún entusiasmo (o con un disimulo que nadie se lo cree) y el revoloteo oportunista de esa "patria mediática" desesperada por la ley de medios y los negocios que se estrechan y ese cardumen opositor de inútiles, piantavotos y neoliberales mal disfrazados, más la generosa participación de psicópatas y desequilibrados muy conocidos.
El 9N que quieren es de helicóptero, cañonera paraguaya o, mejor, de AK 47's que "limpien a Ceaucescu".
Si son más estúpidos que hijos de puta, a estas alturas importa poco, quizás lo único que se pueda rescatar es que son la confirmación del viejo principio ése de; la mierda flota. Son muy visibles y apestan, lo único que espero del 9N es que no tengamos que hablar del muerto que les encantaría, el de sus sueños húmedos golpistas.

Politico Aficionado dijo...

Así es, a partir del 9N podrán elegir representantes para ponerlos a consideración de la ciudadanía en 2013 y 2015.

Y si esta los avala con su voto, suyos serán el Congreso y el sillón de Rivadavia.

En caso contrario podrán seguir caceroleando hasta que se le abollen las cacerolas.

Carlos María dijo...

El 25 de abril de 1954 el peronismo ganó las elecciones para vicepresidente con casi el 64% de los votos. Al año siguiente tenemos el bombardeo y el golpe. Es un punto en el que los kirchneristas y/o peronistas debemos reflexionar.

W. dijo...

Cuando se propagandiza una fecha y se la postula como bisagra histórica, para generar de ese modo más numerosas y entusiastas adhesiones, se alimenta a su vez una expectativa que adquiere dimensiones fantasiosas en el imaginario de quienes tienen poca o ninguna experiencia política en la calle. Ese desconocimiento de los tiempos y las posibilidades reales del juego político genera candorosas ilusiones acerca de la eficacia de una acción coordinada y multitudinaria justamente porque se le otorga a esa condición multitudinaria una entidad sobrevalorada. Lo que se desconoce es que no alcanza con juntar mucha gente: también hay que tener la materialidad que otorga la organización, el laburo, la pertenencia, la encarnadura social que hace de la multitud un emergente irrefrenable, todo sin lo cual la liturgia callejera se vuelve mero gesto, repetición vacía de un ritual ajeno que se conoce solo por haberlo visto por la tele.