viernes, 31 de agosto de 2012

Al kirchnerismo sólo le interesa "la caja" y ganar elecciones

Diputada Sltolbizer, voy a sacarle las dudas sobre qué intenciones tiene el oficialismo al propiciar el voto a partir de los 16 años: según informaciones recogidas en mentideros varios, el kirchnerismo estaría tramando una nueva victoria en las elecciones del año próximo. Con ese fin, en oscuras oficinas públicas se están diseñando mil y una estrategias con el perverso objetivo de perpetrar un nuevo triunfo sobre las fuerzas de la "república". Ya que estamos, aprovecho la oportunidad para decirle al diputado radical Gil Lavedra, que también anda preocupado por la posibilidad de que el gobierno esté sacando este tema para ganar votos, que sí, que efectivamente la idea es ganar votos. Y de paso le mando un abrazo caluroso al correligionario Miguel Bazze, que enternece al sostener que el oficialismo quiere cambiar la ley electoral porque sabe que con este padrón no le irá bien con este padrón en el 2013...

Es así, señoras y señores: el kirchnerismo se apresta a dar un nuevo zarpazo electoral. Porque en realidad, el kirchnerimo hace todo con el mero afán de ganar elecciones. Al kirchnerismo le interesa "la caja" y ganar elecciones para engordarla. El kirchnerismo no saca la Asignación Universal por hijo porque tenga sensibilidad social, porque le interesen los pobres, noo. Tampoco le interesa que mucha gente en vez de ir a cagar al excusado, ahora pueda hacerlo en su baño, sin salir de la casa porque tiene agua corriente. Mucho menos le interesa que muchos dejen de embarrarse cuando llueve ya que ahora tienen la calle asfaltada. Al kirchnerismo le interesa que esa gente lo vote y nada más.

¿Vos te creés que le interesan los viejos, de los cuales jubiló 2 millones? Naaa. Sólo le interesa que lo voten. De la misma manera, tampoco le interesan los pibes, sólo busca votos. Porque, repito, hay sólo dos cosas que le interesan al kirchnerismo: La Caja y ganar elecciones.

Parece mentira, pero esto que escribo medio en broma y por el absurdo, es el núcleo político-ideológico que a diario se derrama desde las páginas de La Nacion y Clarín y es tomado como un dogma por la mayoría del espectro opositor. No casualmente el Chivo Rossi les dijo hace poco en la sesión donde se aprobó la expropiación de Ciccone que no sean ilusos, que no sean pavos, que después, cuando lo consideren necesario, estos mismos medios que hoy los usan no dudarán en destrozarlos. Pero es en vano, no entienden. No entienden que esta demonización del kirchnerismo no cala en la sociedad; no entienden tampoco que es la misma lógica que se usó contra Perón y que en esos años tampoco les dio resultados. La misma lógica que llevó a Alicia Moreau de Justo a terminar refunfuñando cuando el peronismo sancionó la ley que le dio el derecho al voto a la mujer entendiendo que le robaba una bandera.

Una característica del peronismo tanto en sus dos primeros gobiernos como en nuestros días ha sido la capacidad de entender que cuando hay demandas en la sociedad, de lo que se trata es de llevarlas a la práctica. El kirchnerismo no convenció a los argentinos de que era necesaria la recuperación de YPF. Los argentinos tenían la convicción de que fue un tremendo error su privatización y que se imponía el rescate ¿Qué hizo el gobierno? Interpretar esa demanda, poner volumen político y sacar la ley respectiva. El kirchnerismo tampoco hubo de convencer a la sociedad argentina de la necesidad del matrimonio entre homosexuales, de tener una nueva ley de medios, de recuperar los fondos previsionales y tantas otras medidas trascendentales. Esta es la característica que le ha posibilitado sacarle tanta ventaja al resto de las fuerzas políticas y ganarle debates al dispositivo mediático.

Ahora, con el debate sobre el voto a los 16 años se vuelve a repetir la misma lógica y de nuevo el kirchnerismo aparece como la fuerza que con gran iniciativa política demuestra ser la que mejor sintoniza con el sentido común y vuelve a demostrar capacidad e intrepidez para tensar la cuerda y crear nuevos escenarios donde las voces opositoras aparecen con una argumentación vaga, timorata, muy conservadora y patéticamente prejuiciosa. 

3 comentarios:

Daniel dijo...

Ya casi que no importa el tema. Pienso que la franja de mayor influencia opositora se halla embargada en un verdadero cuadro obsesivo compulsivo.
Así, podrán decir que piden diálogo, pero en los hechos no hacen más que cerrar las puertas al mismo.

ram dijo...

La pregunta sería qué carajo pretende esta señora, política pero experta en militar la antipolítica.
Sin votos y sin plata, no se hace ni política ni nada.
Si no registra el fenómeno no hay muchas alternativas; o es estúpida o supone que los demás somos estúpidos (su notoria escasez de votos podría prevenirla sobre cuál es la alternativa más lógica).
No sé como será en las demás provincias, pero en Tucumán no hay ese clima de opositores sacados y tirando espuma por la boca; claro, el dios "medios" atiende en Buenos (¿?) Aires y los saltimbanquis DEBEN hacer sus numeritos del casting.
Allá ellos, en buena hora, así se extinguen más pronto, 2013 sería una fecha excelente (para que brinden el único servicio útil al país que podrían dar).

elbosnio dijo...

Yo creo que le constriccion a la virtud suprema, a la que quieren someterse alguna oposicion es como la del celibato del clerigo.
Se someten a algo inhumano, que nadie les exige ni nadie ve como virtuoso. Les es imposible cumplir con esa restricción y esa pelea por cumplir genera aberraciones abominables.

Nadie espera de un político que no piense en su carrera política, que no piense al inaugurar un hospital en los miles de votos con que sus beneficiarios le agradeceran. El interes personal por ganar votos es un hecho virtuoso sobre el que se basa todo el juego republicano. Si lograsemos que los politicos se desinteresen por los votos, todo el andamiaje deberia ser modificado, porque los premios y castigos dejarian de funcionar, la amenaza electoral no funcionaría mas, etc..

Los radicales se obligan a no pensar en votos para pensar en el interes de sus ciudadanos a largo plazo, partiendo de la idea que ellos conocen este interes mejor de lo que los expresan los ciudadanos con su voto. Y se quedan a mitad de camino, solo dejan de pensar en votos.
Con las atrocidades que cometen buscando olvidar su interes por los votos siembran de desdichas las vidas de sus representados.

Entrada destacada

LA FOTO QUE TANTO NOS GUSTÓ NOS TIENE QUE GUIAR