Ir al contenido principal

Tato Contissa, maestro...


Tato era un referente para mí, uno de esos colegas a los que recurría en momentos complejos, cuando hay que buscar apoyo en aquellos que tienen más resto que uno, más experiencia y más sabiduría. Tato fue, además, uno de los intelectuales más lúcidos que parió el peronismo de las últimas décadas. Escucharlo todas las mañanas era como una fuente de doctrina, como una misa, como escuchar a un gran sabio de la tribu que te ayuda a realizar la lectura correcta de la coyuntura.

Recuerdo cuando fundamentó a favor de la reelección indefinida de Hugo Chávez, febrero de 2009. Lo hizo con una soltura, con una capacidad de transgresión conceptual que me abrió muchísimo la cabeza, porque esa era, quizá, una de sus grandes virtudes: ir siempre un poquito más allá, estar siempre en la vanguardia pero sin alejarse de la monada (si, monada). Tato era de esos que tocaban notas no muy conocidas y hacía arreglos poco usuales, para decirlo musicalmente. Eso lo diferenciaba. Porque tocar lo conocido es relativamente fácil, lo jodido es tocar lo que pocos conocen y por ende pocos entienden. Era un peronista con una formación cultural impresionante pero tenía un barrio y un conurbanismo que le facilitaba emitir con palabras sencillas razonamientos complicados. Alguna vez, hablando de cómo era nuestra relación, de periodistas oficialistas con el gobierno, me dijo: "El problema es que a los tipos como nosotros, que estamos jugadísimos con el proyecto, el kirchnerismo nos trata como esos maridos que se saben perdidamente amados por sus esposas y entonces se mandan cualquiera porque tienen la plena seguridad que les van a perdonar todo"

Hemos perdido a un cuadro comunicacional de esos que no tienen reemplazo, así de sencillo, así de grave. Me toca, además, el raro privilegio de ocupar un espacio en el que él estuvo hasta último momento: la segunda mañana de la 530, la querida radio de las Madres. Trataré de honrar su memoria sin, por supuesto, llegarle a los talones.

Un abrazo, Tato. Y el recuerdo emocionado de alguien que aprendió mucho pero mucho escuchándote en los peores años y en esos días donde parecía que nos rajaban  patadas en el culo del gobierno y del país.

Hasta siempre, compañero, hasta siempre
.

Comentarios

Mabel dijo…
Será de los q se extrañan .Muy buen post
remandoaful dijo…
Los que te conocimos en aquel maravilloso programa que conducías por Encuentro. A LATINA, donde nos hiciste conocer hermosos personajes, a través de tus interesantes reportajes y reflexiones. Los que luego te seguimos, en “Condenados al Éxito” junto al Negro; Diego, German, Nicolas y el gran J.C.Rusticucci, y por la tarde en “Dias como flechas” con Pancho, Martín, Marisú y Germán. Los que te vimos en la primera línea peleando junto a Gabriel Mariotto, Germán García, Sergio Fernandez Novoa y una larga nómina de compañeros anónimos, para que se haga realidad la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Que a pesar de saber del desenlace que indefectiblemente tiene esa mierda de enfermedad, abrigábamos la esperanza de poder tenerte por algún tiempo mas, como nos pasa con todos los brillantes compañeros comprometidos con el peronismo y el actual Modelo Nacional, Popular y Democrático. Pero lamentablemente no pudo ser, el General te convocó al Comando Celestial, para que le leas algún poema, o le cuentes alguno de tus hermosos cuentos, que tuvimos oportunidad de descubrir en “Macanas Puras”, en esa presentación maravillosa que hiciste con los compañeros del SADOP, y en la que te acompañaron entrañables amigos como: Gerardo Alzamora, Alfredo Carlino, Germán García, Jorge Devicensis, Jorge Cossia, Gabriel Mariotto, Tom Lupo, entre otros.
Pero como los cumpas de tu dimensión intelectual y compromiso social no mueren, sólo pasan a ocupar un lugar destacado entre los próceres de la Causa Nacional, allá te estaremos siguiendo, para que continúes alumbrando el camino de la Liberación Nacional.
¡¡¡Hasta siempre Tato querido!!!
Daniel dijo…
Siempre se van los mejores, que lo parió.
Sergio De Piero dijo…
Me entero por vos. Que gran pena. Disfruté muchísimo las mañana escichándolo en cooperativa. me asombraba su tranquilidad para hablar de cosas realmente complejas.
El Conurbano dijo…
Gracias Tato, y gracias Gerar por este post.

Un abrazo para todos los que estuvieron a su lado siempre.
matias dijo…
Gracias TATO,parasiempre!!!!!
Gabriel dijo…
Pasó hace una eternidad, como se te extraña, Tato!!

Entradas más populares de este blog

El Cadete es cosa sería, muy seria