domingo, 27 de febrero de 2011

Qué blooper!



En este video, Diego Dillenberger sin pensarlo logra resultados que se sitúan en las antípodas de lo buscado. En el intento de darle una mano a Darío Gallo y la inefable revista Noticias, el conductor de "La hora de Maquiavelo" llega a confesar su asombro porque la revista-cloaca publica semana a semana montañas de informes especiales que luego no son levantados por ningún medio "independiente". Para mejor, Gallo se monta   en esas afirmaciones diciendo que los dirigentes opositores no encuentran medios donde reproducir lo que leen en la revista, como si todos los medios de Fontevecchia, los de Clarín, La Nación, el grupo Vila-Manzano-De Narváez no existieran.

Todo un gran blooper.

Agradezco a Tomás que descubrió y recomendó en Twitter este video.

5 comentarios:

Pibe Peronista dijo...

Confirma la teoría de que no sirven ni para espiar. Je

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

¡Es que "Noticias" publica cada cosa, Gerardo! Fijate lo de que Kirchner se tiraba a su secretaria. No sólo aparece ofensivo a la memoria de un muerto reciente que no se puede defender sino que despierta apoyo a Cristina. Aquí hay un programa de comentarios y entrevistas con un panel de sólo mujeres, "The View". Una de las periodistas, Barbara Walters, siempre decía que la infidelidad de Bill era una fuente de votos que Hillary debía y sabía explotar.
¿Te imaginás si algún boludo quiere usarlo contra Cristina? Es un boomerang.
Eddie

Geraldinho dijo...

Bueno, al pasquín ése Der Spiegel lo levantan en Alemania porque allá seguro no hay otra cosa, qué querés con esos alemanes. Acá, en cambio, la prestigiosa Noticias es ninguneada por los otros medios porque, bueno, en fin, o sea, "es demasiado actual". Ajá, sí, sí. Entendí bien, ¿no?

Rafa dijo...

Gerardo, lo de Gallo es lastimoso y no me extraña, pero el otro se manda una lamida de medias de antología cuando dice que Der Spiegel "es como Noticias"... Andáaaa!

Nicolás Lichtmaier dijo...

Hace ya varios años Noticias publicó una tapa en la que aparecía Ruckauf (por ese entonces un político con posibilidades de algo) vestido con el uniforme nazi. Yo, que quería ver a Ruckauf con vínculos con los fachos "grosos", compré la revista esperando ver algo importante. Nada. No había ningún contenido que sustente una tapa tan fuerte. Nunca me olvidé de eso y nunca más compré esa revista...

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez