martes, 9 de agosto de 2016

Massa, los oportunistas y los teros de la política



Yo creo que hay dilemas falsos, que si los dejamos crecer, sin advertir su esencia traidora, nos van a entrampar. Me refiero a que la creencia en que cualquier arreglo con Massa nos puede conducir a la reconquista del gobierno es, básicamente, un grueso error de análisis ¿Por qué? Porque si bien es probable que por esa vía se llegue a la victoria electoral en 2019, será un triunfo que en sí mismo no constituirá otra cosa que un recambio dentro de la misma cosmovisión que expresa el macrismo. El "sistema" no es iluso y sabe mejor que nadie que si la opción macrista se muestra ineficiente para conducir la reformulación económica y social del país, Sergio Massa es el recambio dado que se referencia dentro del mismo marco político-ideológico del macrismo pero con la diferencia que puede arrastrar consigo a una porción importante del peronismo y eso es lo que lo erige en la variante óptima para el modelo.

Por eso, el desafío para quienes no estamos dispuestos a dejar crecer esta engañifa, es tener muy pero muy claro que no todo lo que se embandere como "peronista" nos garantiza el futuro que añoramos. Para ello es vital no conceder ante los acuerdos cupulares que se ocultan tras ciertos movimientos y discursos muy caros a la historia del  movimiento popular, como la marcha del domingo, y voy a explicarme: Hay sectores de la política muy duchos en esto de moverse por detrás de banderas y consignas populares. Tipos que tras la movilización de sectores marginales realizan sus acuerdos con quienes no están dispuestos a gestionar a favor de aquellos, pero que tienen la suficiente carga de hipocresía politiquera como para alentar esas movilizaciones. Esto es un fenómeno relativamente nuevo y, por eso, algo sumamente peligroso.

El movimiento popular debe de manera prioritaria señalar este nuevo tipo de oportunismo para salvar a la mayor cantidad de compañeros, para evitarles caer en esta nueva trampa que les tienden algunos "vivos", que con gran astucia han hecho de este modo de operar su razón de ser y que, además, les ha granjeado sus dividendos suculentos.

De manera que, a grandes trazos, se pueden señalar dos riesgos puntuales en nuestro días:

1) La engañifa de creer que un acuerdo con Massa, planteándolo como la única alternativa de triunfo, puede conducir a un tiempo fructífero para las clases populares,  siendo que si bien la victoria sería posible, se trataría de un cambio de jinete y de caballo pero de la misma tropilla.

2) La engañifa de los oportunistas que, recurriendo a banderas y discursos muy caros al movimiento popular, se las ingenian para movilizar a miles de desesperados y sectores medios honestos que, nuevamente, serán usados como sostén de cambios en la superestructura que no los contemplan como sujetos centrales de un proceso de transformación que, por supuesto, sólo existe en los discursos de campaña.

Hay mucha autocrítica pendiente y mucho por discutir, es cierto, pero es vital no transigir en lo más mínimo con quienes le preparan una nueva decepción a los sectores populares. Debemos ser capaces de no caer en la trampa de suponer que, si no nos parece viable el proyecto de La Cámpora y el EDE, debemos amontonarnos tras armados como el que motorizó la marcha del domingo.

Cristina ha realizado planteos más que interesantes en las últimas semanas pero se ha cuidado de poner barreras o límites, y creo que lo ha hecho pues sabe que esa tarea no es suya sino de quienes desde la base saben diferenciar a un aliado de un oportunista que en la primera de cambio traicionará.


El apuro es enemigo de la política. Esa tendencia al amuchamiento creyendo que luego llegará la etapa de pasar el peine fino sigue latente entre nosotros, nos aprieta y nos exige. Si somos capaces de repasar los últimos 30 años de acción política y extraer enseñanzas, creo que podremos encontrar un camino nuevo, que no estará exento de impurezas, pero que desde el vamos estará desmalezado de muchos teros de la política, que gritan por izquierda pero siempre, indefectiblemente, empollan por la derecha.

14 comentarios:

Hugo dijo...

Ir de furgón de cola de Massa para ganar una elección es repetir la estrategia de los radicales, que fueron de furgón de cola de Macri. En esto estoy de acuerdo con Raúl Alfonsín. Si la sociedad se derechizó prefiero prepararme para perder elecciones antes que bajar las banderas y entregar las convicciones.

Guido Dippo dijo...

Vamos a ver las caras visibles del kirchnerismo hoy (el peronismo no está acompañando): Delía, Moreno, Conti, Máximo, Esteche, De Vido, Bonafini. Algo así como una selección nacional del espanto. 100 por ciento piantavotos. Cristina haciendo actos para nomás de 300 personas (sin la guita del estado no aparece nadie, son pocos haciendo mucho ruido nomás). Y el núcleo duro en los foros a los gritos pidiendo voltear un gobierno democrático.

Que loco, gobernaron 12 años y en menos de 6 meses pasaron a ser un partido vecinal.

Guido

claudio Maxl dijo...


1) La engañifa de creer que un acuerdo con Massa, planteándolo como la única alternativa de triunfo, puede conducir a un tiempo fructífero para las clases populares, siendo que si bien la victoria sería posible, se trataría de un cambio de jinete y de caballo pero de la misma tropilla.

2) La engañifa de los oportunistas que, recurriendo a banderas y discursos muy caros al movimiento popular, se las ingenian para movilizar a miles de desesperados y sectores medios honestos que, nuevamente, serán usados como sostén de cambios en la superestructura que no los contemplan como sujetos centrales de un proceso de transformación que, por supuesto, sólo existe en los discursos de campaña.

Eso fue Menem y el menemismo. X eso es importante resistirse a denominar peronismo al PJotismo, el PJotismo es el menemismo residual. el peronismo es Cristina.

GrouchoMarx dijo...

¡Que gracioso resulta todo!
Un movimiento muerto, un partido vecinal que no junta más de 300 personas sin poner plata y cuyos referentes son todos piantavotos impresentables, es la obsesión permanente del gobierno, medios hegemónicos y la globosfera rentada de twitter y Facebook.
Ponés la tele y todos hablando de CFK, de sus ministros. De las empresas de Macri en paraísos fiscales, de los dólares de Marta Gabriela no se habla nada de nada. Todo es lo K. Entrás en internet y un ejército de twiteros, facebukeros y opineitors con un solo tema de discusión: Lo K SonTodosChorros.

Majul gasta horas y horas en hablar de CFK, Scioli, De Vido, López, Báez.
Lanata gasta horas y horas en hablar de CFK, Scioli, De Vido, López, Báez.
Leuco gasta horas y horas en hablar de CFK, Scioli, De Vido, López, Báez.
Todo el grupo Clarin, toda LaLaLaNación, todo América, Perfil, Infobae gastan horas y horas en hablar de CFK, Scioli, De Vido, López, Báez. Tema casi excluyente.

Mandan a punteros a escrachar a ex funcionarios y, son tan brutos, que se deschavan ellos mismos.
Mandan a services a desvalijar a periodistas y ex funcionarios K, la ministra de seguridad se dedica a negociar con narcotraficantes para que involucren a gente de la gestión anterior en los crímenes más aberrantes, por un muerto olvidado de la gente.

Los nuevos héroes del oficialismo son narcotraficantes, sicarios, parricidas, coimeros, estafadores. Eso sí, convenientemente “arrepentidos” y dispuestos a colaborar.

Tienen un ejército de diputadas rentadas y abogados indignados nada más que para meter una denuncia judicial por semana.

Y todo eso, todo ese enorme esfuerzo, todos esos misiles para matar un mosquito.

Tiendo a dudar de este temprano certificado de defunción.

Gerardo Fernández dijo...

GrouchoMarx: Coincido con tu línea final:

"Tiendo a dudar de este temprano certificado de defunción."

MArtiniano Ñ dijo...

Así como muchas veces se dio por finalizado el Kirchnerismo prematuramente, creo que los que siguen apoyando a Cristina deberían recordar también varias afirmaciones dichas por años que fueron negadas:
1) Les dijeron que había inseguridad (Negada hasta en los discursos)
2) Les dijeron que había inflación (Dibujada por Moreno)
3) Les dijeron que se robaba con la obra pública (Lopez, Schocklender, etc)
4) Les dijeron que Moreno era un ignorante patotero
5) Les dijeron que Baez, el intimo amigo y socio de Nestor era chorro (está ne cana)
Pero para ustedes eran todos inventos. Les va a costar volver, pero si no hacen autocrítica, no vuelven más.

Guido Dippo dijo...

Y está bien que dudes Groucho, te mantiene la ilusión. El año pasado ustedes iban a reventar las urnas y no había modo de que el payaso de Macri fuera presidente.
Tenés para dudar hasta el 2019, cuando la realidad te reviente la duda de un hondazo. Pero quizá sea antes, cuando veas que los peronistas con posibilidades reales de gobernar no quieren ni por asomo a los kirchneristas al lado. No conocés al peronismo me parece, es un movimiento con memoria selectiva, con presidentes descartables que pasan de moda. Menem? Noooo, gracias, ese no era peronista! Duhalde? Nooooo, gracias! Un mafioso! Cristina? Noooo, gracias! Esa era........(escriba lo que le guste).

Cristina está en el ruedo porque está con miedo de ir presa, y sino mantiene el foco de atención cuando vaya en cana a nadie se le va a mover un pelo, enterate.

Guido

Carlos Balmaceda dijo...

Martiniano (qué bien puesto tiene el nombre el pelotudo) dice "les va a costar volver", y vos ¿estás? y si estás ¿estás haciendo qué? ¿pagando el tarifazo? ¿comprándote 5 millones de dólares por mes? ¿encubriendo el nuevo megacanje, igual al del 2001?
Vos no estuviste nunca, boludo.

MArtiniano Ñ dijo...

Carlos Balmaceda tus agravios hablan mas de vos que de mi. Qué triste debe ser tu vida. Besissss

GrouchoMarx dijo...

Viste, Guido, terminaste dándome la razón. Te gastaste ya dos posteos en un cadáver.

Y también acabás de reconocer que votaste a un payaso.
¡Bienvenido a la pista del Sarrasani macrista!

Ya tienen al Mago sin Dientes. Y varios equilibristas.

Angel dijo...

Yo no puedo creer que haya pelotudos, que pueden creer o confiar en massita. Gerardo ponelo con todas las letras: Massa es un hijo de puta, tan hijo de puta como quienes quieren ponerlo en el tapete.

Guido Dippo dijo...

Groucho, estuviste en el cuarto oscuro? Si te vas a dedicar a las adivinanzas por las dudas no largués el laburo actual. De paso, dos posteos a uno lo gastan? Que flojito que me saliste...
Los macristas tienen al mago sin dientes, pobres. Y Ustedes lo tienen a Cabito. Y a Ottavis. Si fuese vos silbaría bajito.
Pero lo verdaderamente triste del asunto es que su candidato te ganó. Y gobierna. Te gobierna. Que se siente que el mago sin dientes sea más feliz que vos? Pensalo, ja ja...

Guido

GrouchoMarx dijo...

Che Guido Dippo, ya van tres comentarios. Demasiado tiempo para un cadáver vecinal. No merecería tanto desgaste de tus neuronas.

Y perdóname por pensar que votaste a Macri. Lo dí por hecho, pero claro, vos no votás payasos. Habrás votado en blanco.

Cada vez encuentro más gente que votó en blanco.

Prol dijo...

Recuerdo que durante el año anterior a la determinación de la fórmula del frente para la victoria la mayor parte de las discusiones sobre candidaturas terminaban del siguiente modo "Todo lo que quieras, pero tiene los votos, ¿o vos querés perder?" y eso bastaba para que cualquier argumento de índole política o ideológica fuera automáticamente ridiculizado, porque "la única verdad es la realidad", y si vos no la veías significaba que querías perder... Tengo entendido que perdimos.
No es mi intención revivir discusiones que ya no tienen sentido y que hoy deberían dejar paso a otras de estricta actualidad (como la que plantea Gerardo). Más bien planteo mis dudas sobre el buen funcionamiento del realidadómetro. Porque a mí, muchachos, el guiso de liebre me gusta con liebre.
Y aunque eso de ir a ganador y punto es algo que ya de por sí me cae mal, peor me cae esa construcción de agencia publicitaria según la cual tal o cual tipo "tiene los votos". No vaya a ser que al sentarse a la mesa los comensales se encuentren con que no sólo falta la liebre sino que hasta las papas están crudas.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta