sábado, 26 de diciembre de 2015

Preguntas para volver


La gran pregunta durante la previa al ballottage era cuánto penetraba la denominada “campaña del miedo” que se impulsó desde el FPV. Básicamente si el votante de Macri verdaderamente creía que lo que se le anunciaba desde el FPV podía suceder.
Esa duda sigue plenamente vigente hoy, donde no se puede seriamente dimensionar cómo ha impactado en la sociedad el accionar avasallador del nuevo gobierno, que ha demostrado no tener reparos en proceder de una manera que nada tiene que ver con ese republicanismo rosa que se promovió durante años desde la oposición al kirchnerismo. En esta página se han ido comentando día a día los atropellos perpetrados por el macrismo, lo importante ahora es ver si generan rechazo, adhesión o si buena parte de la sociedad los toma como actos propios de un cambio de gobierno.
Completo, acá

9 comentarios:

Daniel dijo...

Me parece que hay una situación en puerta casi que ineludible.
Cuando un tipo de a pie se la vea jodida por los tarifazos y sus problemas de equipararse a los aumentos, más la angustia por la inestabilidad en el laburo, va a ir tomándole asco al mensaje unificado del "está todo bárbaro" de los nuevos medios hegemónicos (Menem dirá: -"Ojalá hubiera contado yo con semejante blindaje").
El tema es que ahora tiene una huella a la que recurrir y es la que dejó el kirchnerismo. Antes podía sufrir de igual manera pero carecía de esa huella y naufragaba en la incertidumbre.

GUI dijo...

Es posible que hayamos sobreestimado nuestra representatividad y sigamos en la misma. No hay que olvidar la teoría de la anomalía Kirchnerista. Sacamos el 35%, mas o menos lo mismo que el Pro. El resto de votos de la 2ª vuelta son votos prestados para ambos, pero en ese tercio, que es donde se decidió la elección, no pudimos convencer a suficientes y de hecho éramos arrasados hasta que la militancia y gente común salió a la calle a explicar; ahi unos cuantos votos se dieron vuelta a nuestro favor, pero no hay que confundir esos votos con militancia, si esos hubieran votado a DOS en la primera vuelta "arrasábamos", y no fue asi por alguna razón. Hace unos dias escribí un texto en el feisbuc de Resistiendo en el que decía que hay que evitar ser los caceroleros 2.0, que había que fijarse bien cómo les fue a ellos con eso y que hay que organizarse para comunicarse y juntarnos, pero sobre todo para ganar las elecciones 2017. ¿Manifestaciones? Pocas y muy contundentes, con sindicatos, etc. Asi no se si vamos a alguna parte mas allá de la alegría de juntarnos.
Me parece que al ciudadano común, "la gente", le importan cosas concretas de su realidad cercana: trabajo, precios, seguridad y si, lo que sale en la tele... El Pueblo, La Liberación, La Integración Latinoamericana, etc son pajaritos en la cabeza aún para muchos votos nuestros, ni hablar para el tercio Miami. Creo que hay que esperar, oponiendo cautelares si se puede (al pedo, pero en fin, algo habrá que oponer), hasta que abra el congreso (si abre), usar su fuerza y sus errores como en el judo e, insisto: identificar los problemas y trabajar para ganar las elecciones (unidad+amplitud de alianzas). Desde ahi, el primer paso debería ser reorganizar el poder judicial. Fijate que lo que no se pudo cambiar: medios y poder judicial es justamente (!!!) lo que está destruyendo en horas lo construido en años, aun rozando la ilegalidad, pero con paraguas judicial y mediático... Cantar Vamos a volver reconforta, pero lo que hay que hacer es ganar elecciones, aun aliandonos con gente con la que disentimos en cosas y aun con gente que estamos peleados. El riesgo es volver al P.I. Muy lindo, pero gobiernan ellos.
abrazo

oti dijo...

Lo que pasa, Gerardo, es que las cosas graves en política no son de la dimensión de los hechos, acontecimientos y factores, sino de la de los procesos.

Por eso las barbaridades no son percibidas como tales por los contemporáneos ni siquiera, a veces, por las víctimas de las mismas. Así ocurrió, por ej., con el nazismo, el fascismo, etc. Y, ahora, por ej., la quiebra de los bancos italianos, el robo de los depósitos bancarios de sus clientes, etc., etc. o el ataque artero de la OTAN al avión ruso, etc., etc.

Los hechos y acontecimientos se "cotidianizan" y se "localizan" y, encima, se distorsionan a través de los lentes habituales de los aparatos ideológicos dominantes. Esto hace que el sentido de los procesos se pierda de vista y que los intelectuales, analistas y periodistas sean refractarios a entenderlo y lo niegan bajo el rótulo de "catastrofismo" o "conspiracionismo". La mayoría de la gente no puede creer en la eficacia de lo que no ven, porque lo que no ven no existe. Necesitan ver e interpretar.

Por eso siempre hay que insistir en el carácter del proceso histórico. Y, siempre, éste es un proceso global que se manifiesta localmente.

La campaña del miedo no es contra Macri. Éste es una anécdota. Es contra el proceso por el que él da la cara: adaptar al país como víctima de la crisis de la globalización; alinear al país con el contendiente más perverso durante la guerra mundial. Macri no tiene ninguna relevancia en sí mismo, su peligrosidad reside, justamente en eso.

En la dimensión de los acontecimientos y factores todo es como en el programa de Tinelli, parece que nada tiene importancia, da lo mismo una cosa que otra, todo es frivolidad, superficialidad, emociones baratas, etc., etc.

En cambio, en la dimensión de los procesos históricos, ahí sí está concentrado el dramatismo de la vida y la gravedad de la existencia tanto individual como social, se sea o no conciente de esto.

Por eso, al peronismo le conviene ser muy conciente del sentido del proceso histórico, para no repetir el error de los ’90, cuando se creía que la caída del muro, el fin del comunismo, de las ideologías y de la historia eran una realidad.

Daniel dijo...

Cuando escribí aumentos omití escribir "de precios".

"problemas del trabajador de equiparar sus ingresos a los aumentos de precios".

Las próximas paritarias empezarán a poner las cosas negro sobre blanco y a partir de allí, no habrá Clarín que pueda disimular lo que el laburante irá a sufrir.

carlos dijo...

Creo que esperar a los arrepentidos de haber votado mau mau, es una ilusión; Y que si hay quién piensa de ese modo, lo mejor que puede hacer es buscarse un asiento bien cómodo para la espera.
El núcleo duro de odiadores, se encuentra conforme con lo hecho por mau mau hasta ahora, que no es sino lo que había anunciado ¡NI MÁs NI MENOS!.
Despùés hay otro grupo de quienes tienen secuestrado el entendimiento, como se describe en el llamado "Síndrome de Estocolmo", que manifiestan "lo que se está haciendo es necesario por "la herencia recibida" "las bombas" y otras genialidades inoculadas por los medios de propaganda.
Otro grupo manifiesta "hay que darle tiempo y apoyar, no poner palos en la rueda".
Otro grupo dice maso así: "Si! claro! pero cualquier cosa es mejor que la yegua dictadora". Esto que menciono lo vengo escuchando estos días en las juntadas laborales, de amigos y de amigotes. Sin dejar de oírlas en la mesa navideña familiar numerosa.
Por otra parte se escucha y lee una infinidad de análisis provenientes de quienes ,de paso, vierten sus mini dosis de veneno con parrafos tales como: "El riesgo es volver al PJ", ignorando ¡Mentira! no lo ignoran y en realidad ESE es todo el objetivo de su charla o de su escrito: Destilar su veneno Anti Peronista. La historia se encarga sola ¡solita! de marcarles que EL PERONISMO es el único movimiento político capaz de encabezar una alianza para luchar ¡y derrotar! a esta dictadura en ciernes, que supimos conseguir votos mediante. Experiencia de lucha no le falta al Peronismo.
Sería razonable pensar que la sociedad Argentina vaya a reaccionar cuando le metan la mano al laburo, porque este plan neoliberal no cierra sin 20/25 de desocupación.
Mau Mau dijo "Conmigo se termina el curro de los derechos humanos" ¿se acuerdan? Bueno: Ya tendieron y lograron total éxito con una emboscada al tema de la recuperación de nietos. Abuelas cayeron como chorlitas en la trampa seguramente ideada entre el verdadero dueño del poder y duran barba. Con esto lograron sembrar la duda hacia la credibilidad de "recuperar los nietos robados". Ya se puede escuchar y leer "Ah! Bueno! ¿y los que dicen que recuperaron será verdad?"...lograron meter la siembra de la duda. Todo un logro para mau mau y su promesa mencionada.
Si logran dominar la Autoridad Federal de Tecnología de la información y las comunicaciones -AFTIC-, ¡VENDRÁN por la bloguería! ¿que exagero? Bueno, lo verán.
Al pueblo nos queda ¡NO LO DUDEN! la lucha en las calles, las plazas. Los paros, las huelgas, la solidaridad entre trabajadores: Hoy es el laburo del otro mañana va a ser MI laburo.

Pedro dijo...

La alegría de juntarnos, gui, no es poca cosa

Ale dijo...

carlos, me parece que uno de esos "chorlitos" también sos vos. ABUELAS no cayó en ninguna trampa, por favor informate mejor sobre cómo sucedieron las cosas (me refiero al caso de Chicha)me atrevo sugerirle a Gerardo que arme un post al respecto. Pero coincido plenamente en que se trató de pescado podrido tirado con absoluta mala intención para desacreditar no sólo la labor de recuperación de nietos sino también el manejo del Banco de datos. Una jugada tan sucia como desprolija, que al parecer ,lamentablemente ha surtido efecto hasta entre los nuestros...

p.d. No tengo ni puta idea de cómo vamos a hacer para volver.

Hugo dijo...

Carlos. Abuelas no cayeron en ninguna trampa. Chicha Mariani se alejó de Abuelas en 1989 por diferencias con la conducción de ese entonces y en 1996 creó la Fundación Anahí. La mujer que se presentó como la nieta recuperada nro. 120 ya había tenido un análisis negativo en el Banco de Datos Genéticos en junio y ahora presentó un falso estudio de un laboratorio privado. Una mentira burda que duró lo que un suspiro. Estela Carlotto en ningún momento salió a dar la noticia, como lo hizo con los nietos anteriores. A Chicha la engañaron, pero pasado el doloroso momento ya dijo que seguirá incansablemente en la búsqueda de Clara Anahí.

OBJETIVO de la pregunta dijo...

La principal "pregunta para volver" sigue siendo la misma desde el 2011, y desde entonces aún sin resolver: ¿Quién va ser el candidato de la continuidad?, ¿Tenemos candidato? ¿Nombres? ¿De que interna salió o saldrá? ¿Vamos a seguir con la ingenuidad del "candidato es el proyecto"?. Porque si es así entonces entramos en el terreno del realismo mágico que habitan ciertas "fuerzas" políticas en el que no existe candidato, no tiene nombre, es un ente amorfo, un "espíritu" que solo los miembros de la 'secta' vemos y entendemos.
Asi terminamos con un "no candidato", alguien que había perdido su provincia por doblete en el 2013 y otro doblete mas en el 2015. ¿Porque aceptamos ése candidato? ¿Lo 'aceptamos'? ¿Cómo? ¿Quien lo convalidó? ¿Porqué callamos, y callamos a los que patalearon previendo esto?
¿Va a ser Scioli el candidato? ¿Va a ser CFK? Cristina sigue en esa carrera? ¿Quién sino? Es importantísimo que lo aclare. O vamos a seguir pedaleando con el piñon roto.

Necesitamos construir al que gane con su cara en la boleta frente al poder hegemónico en su máxima expresión.
Hagamonos todas las preguntas que se nos ocurran, pero esto es y seguirá siendo el objetivo a concretar.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta