lunes, 9 de febrero de 2015

¿Nada ha cambiado con la muerte de Nisman?

Estoy feliz porque estamos demostrando una gran capacidad para expresarnos e intercambiar ideas entre personas que en líneas generales compartimos una visión del proceso político de estos tiempos. Daba por descontado que las respuestas mayoritariamente serían contrarias a la participación en la marcha, algo que ni siquiera yo propuse con decisión en el post anterior. Pero debo observar que ante un hecho de las características que conlleva la muerte de un fiscal federal debería ser menester de quienes hacemos política buscar alguna forma de saltar de pantalla, saliendo de la lógica preexistente. Quiero decir: No sé qué hay que hacer pero sí que no debemos dejarle el reclamo de verdad y justicia a un puñado de funcionarios judiciales ni a la oposición, ni mucho menos al dispositivo mediático. Acá el problema no son los fanáticos anti K que aprovechan cualquier instancia para desearle la muerte a Cristina. Acá el problema a resolver es cómo aparece el oficialismo ante ese tercio de la población que no se embandera y asiste con gran preocupación a esta nueva fase de la confrontación en la que hemos entrado. De vez en cuando está bueno reconocer que no se tiene las respuestas pero que al menos hay entereza para formular preguntas. La tensión creciente que vivimos no le hace bien a nadie, mejor dicho: no nos hace bien a nosotros. No se puede llegar a buen puerto en medio de una fractura persistente como la que se verifica. Se me ocurre pensar que no estamos haciendo toda la política necesaria, puede ser que esté equivocado, pero eso es lo que percibo.


Todo lo antes dicho no implica desconocer el escenario y los actores, pero siento que nos está faltando algo, como que hemos metido la muerte de un fiscal de la nación en un marco de disputas preexistente y ahí creo que está la falencia. Por eso la propuesta de discutir qué hacer en torno al esclarecimiento: va de suyo que ir puede significar un problema en términos de conflictos callejeros, pero se pueden hacer otras cosas, empezando por evaluar si no estamos ante un escenario nuevo y en tal caso si no debemos proceder de otra manera.

33 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

Sucede estimado que el cross a la mandibula vino sin que se adivinara una maniobra semejante y le ha permitido tener la ofensiva a una contra jugada con todo.
Aunque si bien parte de la poblacion asiste un tanto desconcertada ,tampoco está para avalar aventuras como las que sueña una oposicion decididamente golpista

Gerardo Fernández dijo...

La verdad es que no sé si no se lo vio venir a ese cross, estimado ¿O usted cree que la movida del 20 de diciembre fue gratis y que no se esperaban respuestas? Pero de todos modos, yendo a estos días y dando por descontado que la oposición siempre quiso sacar al gobierno sea como sea, pareciera que ahora lo peor que se puede hacer es seguir repitiéndonos ciertos cantitos que nos suenan bonito pero que no se sabe cómo suenan afuera de la pecera. Digo ¿vio?

Jorge Lorenzi dijo...

un muy buena nota para leer y sacar conclusiones

:http://segunelcristalconquesemire.blogspot.com.ar/2015/02/los-miedos-del-fiscal-nisman.html

Esther dijo...

«Quiero decir: No sé qué hay que hacer pero sí que no debemos dejarle el reclamo de verdad y justicia a un puñado de funcionarios judiciales ni a la oposición, ni mucho menos al dispositivo mediático.»

Según la denuncia de Nisman, Cristina y socios elaboraron un plan criminal para encubrir a los responsables del atentado terrorista en la AMIA, evitando así que se sepa la verdad.
Siguiendo esa lógica (la lógica de Nisman), entonces las Leyes de obediencia debida y punto final fueron parte de un plan criminal para encubrir a los responsables del terrorismo de estado ejercido por la dictadura, evitando así que se sepa la verdad. Con una diferencia: no hay que suponer nada, ya que esas leyes sí se promulgaron y sí estuvieron vigentes por veinte años. Con la lógica de Nisman, habría que enjuiciar al gobierno alfonsinista y a todos los legisladores que la votaron y a todos los jueces que la avalaron.

Si se sale de la muerte de Nisman y se amplía la mirada aparecen cuestiones como las que señalé en el párrafo anterior.

Este gobierno no le dejó a un puñado de funcionarios judiciales ni a la oposición o al dispositivo mediático la búsqueda de memoria, verdad y justicia. No se lo dejó antes, no hay razones para que se lo deje ahora.

La cuestión es cómo hacerlo, ¿no es así? ¿De qué forma mirar lo más amplio posible? ¿Cómo dar respuestas políticas?
Porque también creo que hace falta hacer más política. Tampoco sé cómo, pero sí creo que no es “corriendo” detrás de las acciones de la oposición que se llegará a dar la respuesta adecuada a la sociedad.

La muerte del fiscal Nisman está en manos del poder judicial. No creo que haya que hacer nada más al respecto: que quienes tienen que investigar lo hagan, ¿qué más? Pero el reclamo de memoria, verdad y justicia no inicia y termina en esta muerte. Me parece que hay que pensar en darle amplitud, sustento, cuerpo, pensar en ir más allá de esta muerte. La oposición no lo hace, ¿por qué no le conviene, porque no sabe qué hacer más allá del caso puntual, o por ambas cosas simultáneamente? El FPV sí debería (y podría) ir más allá.

Abrazo,
Esther

DAM dijo...

La bandera de la verdad y la justicia se gana si ganamos las elecciones. Lo demas es piripipi de la oposiciones y la corpo. la historia la escriben los que ganan y hay que ganar estas elecciones porque de lo contrario nos van a venir a buscar con esas banderas de verdad y justicia como hicieron cada vez que nos corrieron con los tanques. la justicia de verdad ya la logramos y es nuestra, es la justicia social. y la verdad es una historia que podamos construir con la mayoria necesaria para ganar con el candidato que sea, incluso con ese.

Nando Bonatto dijo...

aca lo cito junto con un analisis de Artemio que se limita a perspectivas electorales
http://poesiayramosgenerales.blogspot.com.ar/2015/02/operacion-nisman-dos-visiones-y-el.html

Gerardo Fernández dijo...

Deseo con todo mi ser que Artemio tenga razón...

Julia dijo...

ALGO SE DEBIA SABER, QUIZAS NO SE PUDO IMAGINAR QUE EL FISCAL SE SUICIDARA. ME PARECE QUE EL DESASTRE QUE IBA A SER LA SESION PÚBLICA DEL 19, ERA UNA FRUSTRACION DEMASIADO ENORME PARA QUE NISMAN LA SOPORTARA, NO SE ME OCURRE NADA MEJOR.
SI NO LO HA TENIDO EN CUENTA , CREO QUE EN BRASIL , OTROS SERVICIOS , EN ELLOS EN LA POLICIA, TAMBIEN ESTAN GEBNERANDO CONFLICTO PARA DILMA,
PARA MI SON LOS GRANDES SERVICIOS UNIDOS CONTRA EL HERMOSO BRICS QUE PRONTO DERÁ BRICSA, LES GUSTE O NO LES GUSTE, ME PARECE QUE ESA ES LA PARTE DE ARRIBA DEL LABERINTO

claudio Maxl dijo...

Es obvio q el FPV no debe cometer el error d lanzar su gente a la marcha, LA DERECHA KIERE MAS MUERTOS, y asi como lo indujeron a Nisman a viajar al mas alla no van a dudar en cargarnos mas muertos a la espalda el 18,se la dejamos servida si asistimos al teatro d operaciones, la experiencia Venezuela enero-febrero 2014 es lo q intentan replicar (como minimo).Tambien es obvio q no es lo ideal dejarle a la derecha el monopolio del reclamo d verdad y justicia, pero el riesgo d acompañar y q generen un baño d sangre es letal. Lo q me parece adecuado es aplicar la regla: NO HAY MEJOR DEFENSA Q UN BUEN ATAKE. Hay q denunciar judicialmente la asociacion ilicita d Nisman y los sectores politicos, judiciales, servicios y medios para provocar un golpe a traves d la "denuncia" d Nisman, se tienen pruebas: la inexistencia d delito en la denuncia, los cables d la Embajada donde se reportan instrucciones a Nisman, los contactos con Alonso (financiada x los buitres). Si la derecha golpista nos alecciona conque para presentar una denuncia solo basta indicios y no la presentacion d pruebas, cual es el impedimento?. Ademas hay q embarrar a full la imagen d Nisman: sus reportes a la Embajada, sus desmanejos en la fiscalia con empleados q no ejercian funciones, su nivel d vida inconsistente con sus ingresos. Repito: hay q abandonar la postura defensiva, hay q atacar judicialmente.

Carlos G. dijo...

Yo creo que no "hemos metido la muerte de un fiscal de la Nación en el marco de disputas existentes" sino que más bien fue el propio fiscal (o quienes lo manipularon) con su "denuncia" y sus reiterados contactos con servicios extranjeros,y políticos y medios opositores quien entró de lleno en uno de los lados de la grieta.
Y su muerte parece haber sido notablemente funcional (muy a su pesar, supongo) al mecanismo de desestabilización promovido a partir de la presentación de la denuncia ante el juzgado de Lijo.
Comparto con Esther que ahora todo está en manos de la justicia y digo que, lo que el gobierno podría haber hecho, quedó lamentablemente imposibilitado luego de las dos cartas de CFK y de su discurso por cadena nacional.
Tratar de participar en esa marcha del 18 sería un (otro) error grave, sin nada para ganar y mucho riesgo de que provoque un desastre.
Lo que no se hace en el momento oportuno es mejor no intentarlo extemporáneamente.
Al gobierno le queda seguir gobernando y esperar que los resultados de la investigación sean lo menos perjudiciales posible.

ram dijo...

Hay algo que cambió - y mucho - nisman pasó de vivo a muerto. y a partir de ahí, la multitud de historias, historietas y delirios en curso. Es un cambio que hace parecer los tiempos pre-nisman, una joda (que no eran).
Yo no sé qué tiene que hacer el kirchnerismo, por principio diría que no tiene que hacer macanas (como sería ir a la marcha ésa de los quilomberos culo sucio) y asumir que, por ahora y por un buen rato, la iniciativa la tienen los padres de la criatura nisman.
¿Cuál sería el problema de esperar un poco?, cuál es la necesidad YA de "hacer algo"?, toda la porquería que quiere llevarse puesto al oficialismo kirchnerista es infalible?, o son una murga impresentable que, más temprano que tarde, se deschava sola?, la "líder de la oposición" carrió es mejor callada o excretando pavadas de malísima leche?
Se les nota mucho y, si hay que "hacer algo", mejor que sea ver cómo se hace para aprovechar éso....¿hizo falta "hacer algo" para que virgencitas como el luisito, el hugo, el momo, se sumen al desfile de impresentables del 18?, y los troskos, y el jergio, el alcalde espía.... paciencia, Gerardo, y no pisar los palitos que vienen poniendo.

sonaste dijo...

Cuando fue que marchar al compás de cinco delincuentes, viudas de Stiusso y añorantes de sus sobres es algo ponderable. En qué momento fue que ahora resulta que para andar bien debemos coincidir con el llamado a marchar de cecilia pando, piumatto, barrionuevo, moyano, binner, macri, carrió, la derecha radical, el embajador de EEUU y toda la runfla? A título de qué se podría avalar tales cosas? Yo considero que es muy posible que fracase. Y si así no fuera, no llegaría según mi ver ni en pedo a lo que movieron el 8N. Estamos en el otro lado de la grieta. Pero, si alguno se siente feliz de tales companías, que no se prive. Eso sí, si lo recagan a patadas o algo peor luego no se queje. El acostarse con niños suele terminar con uno meado.

Anónimo dijo...

Esther muy buen análisis. Te lo puedo robar?
Gracias. Susana

Gerardo Fernández dijo...

Esther: Vos decís:

"Este gobierno no le dejó a un puñado de funcionarios judiciales ni a la oposición o al dispositivo mediático la búsqueda de memoria, verdad y justicia. No se lo dejó antes, no hay razones para que se lo deje ahora."

Trazás un paralelismo inconcebible, pero además luego dices que el tema está en manos de la justicia y que no se puede hacer más nada. Obvio que eso es así, pero sí se puede hacer mas en lo referido al proyecto de creación de la AFI. No se entiende por qué no se incorporan algunas propuestas del CELS que son realmente importantes, pese a que se agregaron otras.

El gobierno no puede hacer que la oposición esté a la altura de las circunstancias, pero sí puede hacer lo posible para sancionar la mejor ley posible. Y eso está en veremos.

Gerardo Fernández dijo...

ram: Tu simplificación sobre la muerte de Nisman evoca genialidades tales como "el fútbol son 22 tipos corriendo tras una pelota" o "El Quijote es un montón de Papel manchado con tinta"

Carlos G. dijo...

Por supuesto que sería muy bueno que la nueva ley que regule los servicio de "inteligencia" sea lo mejor posible, pero no entendí que de éso se tratara el post, sino de cómo recuperar la iniciativa por el reclamo de verdad y justicia incluyendo no sólo la aclaración de las causas de la muerta de Nisman sino demostrando la invalidez de su denuncia.
En ese sentido movemos con negras, por lo menos por ahora.

Gerardo Fernández dijo...

Carlos G: Yo sí ¿Viste cuántas lecturas puede haber de un post?

Gerardo Fernández dijo...

Carlos G: Yo sí ¿Viste cuántas lecturas puede haber de un post?

ram dijo...

Gerardo, la muerte de nisman no es un "simplismo" - es simple, que para nada es lo mismo - y es tan simple y de manual el aprovechamiento que se quiere hacer de ella que, ahí sí, no hay que caer en el simplismo de magnificar todo ésto, de darle la importancia (que no tiene) por la que tanto se esfuerza el combo opositores/medios/embajada...
Por qué - si lo que hay es un conflicto - hay que perder de vista que los debilitados, perdidosos y desesperados ya deberían haber ganado y el kirchnerismo ser recuerdo y, justamente, no ganaron y el kirchnerismo dista de ser recuerdo.
Una cosa es ser simplista y otra es pensar las cosas más complicadas de lo que son... por ejemplo, la marcha y sus convocantes tienen capacidad de daño - la convocan para dañar - pero qué se hace?, nos olvidamos de la mierda que son?, lo impresentables que son?, las dimensiones y el pedigree de esos culos mugrientos?; les ponemos un precio más alto?
Y es curioso, no le ponés "simplismo" a esta denuncia bochornosa y a la pornográfica opereta detrás de la muerte de nisman... son los super espías del mundo, los super garcas leguleyos, el super "periodismo" tradicional, el super amo mediático y sus lacayos, no les importa nada, ni la vida ni la muerte de uno de los suyos.... hicieron este fracaso a plazo fijo y el simplista soy yo?
Están perdidos, entonces....

Carlos G. dijo...

Tenés razón Gerardo.
No me había dado cuenta.
Disculpá mi torpeza.

hector dijo...

Han cambiado muchas cosas en relacion a la causa AMIA:
1º La muerte del fiscal, no puede ser explicada fuera del marco de la causa.-
2º La investigación, ha recuperado las otras pistas, ya no esta condenada inexorablemente a la pista Irani.
3º La presidenta ha logrado, a un alto costo político personal, que la causa cobre antonimia como, la desprendió de los ajenos proyectos geopoliticos que la tenian paralizada.
4º La presidenta le ha prestado un valioso servicio a los argentinos que profesan la fe judia, al poner en evidencia la subordinación de las organizaciones comunitarias (AMIA y DAI) a interesas extranjeros.

Alfre dijo...

Aunque es mi idea general, tambén con respecto a este tema particular mi opinión sería que lo que hay que hacer es simplemente buscar explicar, aclarar siempre el panorama. Y a veces es necesario para eso correrse apenas del tema específico instalado. "Olvidarse" de Nisman. Hablar, por ejemplo, con la profundidad que sea necesaria, de la causa por el encubrimiento del atentado a la amia. Algo se ha hecho, pero debería ser mas central, y se deberían emitir posturas oficiales al respecto, bien fundadas; aunque quizás esto choque un poco con la postura oficial histórica de haber acompañado sin crítica la línea de investigacion de Nisman. Pero esas cosas explican y aclaran mucho.

Si se lo hace bien, desautoriza de por sí a, por ejemplo, muchos operadores con cara de piedra que han pululado estas semanas por tantos medios.

Pero, como digo, es lo que habría que hacer en realidad con cualquier tema, en vez de elegir tan seguido acomodarse del lado del ring que el rival ya eligió para uno.

Y tampoco creo que se pueda simplemente "sumarse" a la marcha, pensando que eso resulte en "cambiarle el contenido". Es al revés. Es el contenido de la marcha el que se va a pegar a uno. Porque el símbolo de la marcha no es "Justicia" universal, es simplemente la figura vacía de Nisman: si adherís a eso, adherís a esa "neutralidad" nada neutra de la figura de Nisman. Te pegás a una mentira, y después es muy dificil salir a hablar con la verdad después de eso, sin quedar como falso.

Gerardo Fernández dijo...

ram ¿Perdón? ¿Dónde hay una línea en estos post donde se ignore la calaña de los convocantes y el carácter oportunista de la oposición? ¿Y dónde dije que haya que sumarse a la marcha?
Que se sepa mi planteo ha sido otro y a apuntado a ver en toda su dimensión la importancia de la muerte de un fiscal federal para actuar en consecuencia. Pero bueno, por lo visto me habré expresado mal o será que a "duros" como vos les es más fácil seguir remachando las viejas y conocidas posturas antes de pensar respecto a si las condiciones no ha cambiado.
Sigo feliz, no obstante por la capacidad que tenemos en el kirchnerismo de discutir entre nosotros, aunque deba padecer aquello de "la R y la A Ra, la T y la A, TA, todo junto "laucha"

ram dijo...

Gerardo, no se trata de ser duro o blandito, se trata; sospecho, de no tragarse todos los amagues.
Las cosas han cambiado, perfecto, pero hace casi 12 años que vienen cambiando y no sólo cambiaron las cosas, cambiamos nosotros y cambió el país - cambió todo hasta tal punto que a Illia lo sacó la cana con lanzagases - y chau Illia - y ahora esta marcha de mierda es la "mejor" (y van.....) opereta que se les ocurre, salir a jeta descubierta y mostrarse tal cual son.... mierda, dañina, claro que sí, pero....
Ahí, en esa fauna está el "simplismo", a ellos se le nota la mugre y lo maravilloso es que está a "simple" vista, del que quiera ver, claro, y éso es lo bueno, la mayoría quiere ver....
Y te estás equivocando al reaccionar, como molesto, con alguien que no está discutiendo con vos, a lo mejor si lees mejor o yo lo escribo bien, te des cuenta que se puede pensar parecido desde ángulos distintos, especialmente en un país tan grande que, la "nismanía" es plaga solamente en unas manzanas de una ciudad amarilla y aburre y fastidia por televisión....

Gerardo Fernández dijo...

ram: Vayamos por parte, compañero ¿Quién se come amagues? ¿Para vos las implicancias de la muerte de un fiscal federal es "un amague"? la verdad, me extraña tamaño brulote conceptual.

ram dijo...

Gerardo, ninguna muerte es amague - ahora una marcha/murga de culos sucio con el muerto de excusa sí es un amague - peligroso y patético pero amague al fin, salvo que se animen a dar un golpe con tiros, líos y cosha golda.... ¿les da el cuero?, creo que no.

Anónimo dijo...

Lo bueno de esta marcha, es que quedan espuestos todos juntos, lo peor de la famiglia judicial y sus socios (complices)clarin, la nazion,AEA,la rural, agrogarcas, los PRO+massa con los fondos buitres y el Braden actual.
Es decir la mayoria que empiojo la causa Embajada + AMIA.

Recuerden Peron o braden (Noah B. Mamet)

Chily

Gerardo Fernández dijo...

ram: Acá el problema no son los fanáticos anti K que aprovechan cualquier instancia para desearle la muerte a Cristina. Acá el problema a resolver es cómo aparece el oficialismo ante ese tercio de la población que no se embandera y asiste con gran preocupación a esta nueva fase de la confrontación en la que hemos entrado.

Suerte

oti dijo...

La estructura aparente de la coyuntura es que una parte de la ciudadanía se manifiesta confrontando al gobierno por todo lo que cree sentir que representa: corrupción, fraude, estafa, autoritarismo, ahora asesinato, etc., etc.

La estructura subyacente es que ese conjunto de la ciudadanía responde a la interpelación que los soportes ideológicos mediáticos de las clases oligárquicas hacen a las facetas emocionales más primitivas de los ciudadanos: revanchismo, envidia, venganza, furia, agresividad, violencia, miedo, etc., etc. Esto lo logran manipulando esas emociones y las creencias prejuiciosas antigubernamentales de ese conjunto de ciudadanos, los cuales no solo no son concientes de esa manipulación sino que creen que su única constricción a la libertad de que gozan es la dictadura K.

En el terreno en que prospera esta estrategia de las clases oligárquicas no hay lugar para una conjunción armónica entre razón y emociones más elevadas, ya que estas atentan contra su estrategia.

El problema de fondo que, creo entender, surge del planteo de Gerardo, es que el gobierno, en virtud de las razones y emociones que fundamentan su estrategia, no puede ponerse en el mismo nivel que el de sus confrontadores y adversarios.

Y aquí surge el problema de interpelar a ese tercio de ciudadanos no embanderados, mientras no se “enrarezca” aún más la situación política. Es sabido que las conductas, acciones y decisiones de las personas son diferentes según se trate de las emociones que las dominen. Por ej., en condiciones de miedo las personas se comportan de una manera distinta en comparación con la ausencia de él.

Yo creo que el gobierno tiene un desafío muy difícil en el sentido de que va a ser tironeado constantemente para que caiga en el terreno que le propone la estrategia oligárquica. Ésta apostará continuamente a desatar la furia de la mayor cantidad de gente posible a fin de cambiar las coordenadas de la situación política, para que el gobierno pierda legitimidad a los ojos del resto de la sociedad. Juegan a que la furia se realimente con operaciones fabricadas por ellos o por cualquier suceso que ocurra cuya significación será forzada en el sentido de socavar al gobierno. Piensan que todo ello puede inducir al resto de los ciudadanos no embanderados a que se plieguen a su causa aparente, no a la verdadera que es inconfesable.

En otro sentido, la ventaja del gobierno es que lleva la razón y, en la medida que la siga traduciendo en concepción y ejecución concreta de obras de gobierno, producirá efectos benéficos, tanto materiales como espirituales, en la vida de las personas y flias. -sobre todo humildes- que componen la patria.

El proyecto de gobierno, para triunfar electoralmente este año, deberá ser capaz de incidir en una fracción del 15 o 20% del electorado, para que pueda ver, no con los ojos de la cara sino los de la mente, que su oportunidad y posibilidad de realización material y espiritual y la de sus hijos, en resumen, que su posible futuro de felicidad y progreso es con el relanzamiento de una nueva etapa de ese proyecto.

oti dijo...

Habrá que tener consignas muy claras y crudas, porque no va a ser la campaña del 2007 ni la del 2011.

La presidenta CFK tendrá que ser bastante explícita acerca del mundo que le tocará a nuestro país en los próximos años y cómo tendremos que hacer para defender nuestros intereses nacionales y promover la realización de las aspiraciones de nuestro pueblo.

El clivaje no es ciudadanos enfurecidos vs. gobierno (a esto quiere llevar la estrategia oligárquica), sino Nación libre vs. Imperio.

La lucha del gobierno y el oficialismo no es trabajar contra la oposición, sino edificar una Nación soberana. En este sentido, la responsabilidad del oficialismo es muchísimo mayor porque para que el pueblo lo avale necesita tener éxito en esa enorme tarea.

En cambio, la oposición solo juega el juego, lo sepan o no, de hacer fracasar a un gobierno para que los poderes del establishment oligárquico puedan hacer lo que quieran después. La geopolítica oligárquica no necesita ciudadanos con intenciones colectivas de construir, necesita individuos que reaccionen en la inmediatez, porque las intenciones se las guarda ella.

En este sentido ocurre una injusticia histórica recurrente e intergeneracional, porque los sectores sociales que, por acción u omisión, posibilitan que ocurran las cosas más atroces (“la libertadora” o la dictadura del ‘76 por ej.) están condenados, junto con el resto de la sociedad, a sufrir las consecuencias que ellos mismos, por su terquedad, dejaron que ocurran. Nunca hay oportunidad para corregirse a tiempo, cuando se lo hace, ya es tarde y el daño ya está hecho.

Esto es lo triste de las tragedias personales, fliares., de un país, una cultura o una civilización, que es muchísima la gente que trabaja con ahínco para su propia destrucción porque no quiere pagar el precio de dejar su insensatez y obstinación, ni luchar contra las bajas emociones que los embargan. No quieren abandonar sus prejuicios y, ahí, ofrecen el flanco débil a la geopolítica oligárquica.

No tenemos que repetir ese destino.

Para convencer a ese tercio que no se embandera no va a ser necesaria mucha dialéctica y racionalidad. El gobierno tiene que gobernar sin renunciar a sus intenciones y, al mismo tiempo, neutralizar la estrategia oligárquica, logrando llegar a las elecciones en un clima de relativa “normalidad”, para que los ciudadanos, cuando ejerzan su derecho, no voten con miedo ni con furia.

La estrategia oligárquica, de aquí a las elecciones, va a ser todo lo posible por conmocionar, el gobierno tiene que emocionar en el buen sentido.

Muchos políticos y candidatos y el ejército de ambiciosos y oportunistas que andan dando vuelta por todos lados tendrán la tentación, frente la escalada de confrontación de la estrategia oligárquica, de sacrificar las intenciones de proseguir con la edificación de una Nación soberana, para así lograr calmar los ánimos y lograr la “normalidad” por esa vía. Si el gobierno avala esto, será el suicidio colectivo del proyecto. A éstos va a haber que pegarles en la cola y encarrilarlos.

Como decía Maradona cuando estaba en la Selección Argentina: no hay titulares, la camiseta es la titular. No pudiendo presentarse al cargo de titular del poder ejecutivo CFK el que tiene que ganar es el proyecto, las ambiciones políticas de los demás no importa sino en la medida que sirvan al proyecto, por lo menos por ahora.

Ciudadano Cagna dijo...

Hace unos días comenté a favor de "apropiarse" de la marcha. Ahora veo que es un sinsentido y es imposible. Por quiénes la convocan y las "razones" de la convocatoria.

También me preguntaba de dónde salió esta cosa rara de una marcha-de-silencio/cacerolazo convocada por fiscales. Ahora se me ocurre una posible respuesta:
Es demasiado pronto y las circunstancias no justifican un cacerolazo propiamente dicho. Pero para que la gente "no pierda el training" de salir a la calle en contra del gobierno, se organiza una respetuosa y silenciosa marcha -como homenaje de una persona que probablemente haya muerto por su propia mano, pero que tiene el "mérito" de haber denunciado a la Presidenta- a la que todos pueden adherir.
Es posible que ésta sea una estrategia de medio plazo, e incluya cacerolazos sucesivos, cuyo programa o causa se verá más adelante.
Por lo cual, en mi opinión, el #18F será sólo un cacerolazo más, precedido por una marcha de silencio.
Tal vez hayan cometido un error al plantearlo así, porque es una "protesta" con el destino irrevocable de ser desvirtuada, lo cual le quita legitimidad, y es posible que incluso provoque rechazo en algunos inocentes "marchantes".

Ciudadano Cagna dijo...

Gerardo:
El tercio de la población que no se enbandera (del que tal vez yo forme parte) no se conmueve ni se deja de conmover porque los que acá escriben o las bases vayan o dejen de ir a una marcha.
Lo que importa es lo que hacen y dicen los funcionarios, de Cristina para abajo.
Justamente ahí hubo una falla y una falta de reacción, de no darse cuenta que no se podía seguir hablando, twitteando y demás (o haciendo informes en TV) acerca de Nisman como si se hablara de los fondos buitres o de cualquier otro tema. Por una cuestión de sensibilidad.
Pero eso ya está hecho, y de cualquier manera, es lo que hay.
Lo único que creo que les cabe a las bases blogueras en cuanto la "confrontación", es evitarla, no sumarse, intentar el difícil oficio de separar la franqueza respecto de opositores miserables de un simple ataque ad hominem. Vos particularmente lo resolvés bien.

Finalmente, "Nisman también pasará". Y no tengo dudas de que el oficialismo va a seguir gobernando hasta las elecciones y después también. Porque la gente puede engañarse un poco, pero en el fondo sabe que -como señala Oti- "la oposición solo juega el juego, lo sepan o no, de hacer fracasar a un gobierno para que los poderes del establishment oligárquico puedan hacer lo que quieran después". De alguna manera, aunque sea intuitiva, eso se percibe.

Esther dijo...

Hola, Gerardo, con respecto a tu respuesta a mi comentario anterior:

Sí, digo que la muerte de Nisman está en manos de la justicia y que al respecto no se puede hacer más. Pero el párrafo completo es este:

«La muerte del fiscal Nisman está en manos del poder judicial. No creo que haya que hacer nada más al respecto: que quienes tienen que investigar lo hagan, ¿qué más? Pero el reclamo de memoria, verdad y justicia no inicia y termina en esta muerte. Me parece que hay que pensar en darle amplitud, sustento, cuerpo, pensar en ir más allá de esta muerte. La oposición no lo hace, ¿por qué no le conviene, porque no sabe qué hacer más allá del caso puntual, o por ambas cosas simultáneamente? El FPV sí debería (y podría) ir más allá».

En otras palabras, dije lo mismo que vos decís.
Sí se puede ir más allá… si es que pensamos en forma más amplia.
La ley de la AFI que mencionás forma parte de esa “forma más amplia de pensar y hacer”. Aquí se han mencionado, también, otras cuestiones: qué pasa con la causa del encubrimiento a la AMIA, qué pasa con la denuncia de Nisman.

Hay, simultáneamente, un escenario nuevo y uno viejo. OTI lo describe con claridad en términos ideológicos, políticos y humanos. No tengo qué agregar a sus comentarios.


Por otro lado, decís que:

«Esther: Vos decís:

"Este gobierno no le dejó a un puñado de funcionarios judiciales ni a la oposición o al dispositivo mediático la búsqueda de memoria, verdad y justicia. No se lo dejó antes, no hay razones para que se lo deje ahora."

Trazás un paralelismo inconcebible […]»

Y me quedé confusa, ¿qué cosa de ese párrafo implica “un paralelismo inconcebible”? No lo comprendo.

Abrazos,
Esther

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta