miércoles, 18 de junio de 2014

Buitres imperiales



"El gran problema con los fondos buitre es que son malos, muy malos, pero son legales. Es verdad que uno de ellos pagó en 2008 poco más de 48 millones de dólares por instrumentos de deuda por los que ahora el Poder Judicial estadounidense le reconoce 830 millones, pero siguió las reglas del sistema. La tasa de ganancia implícita de la operación, suponiendo que reciba el pago, superaría, según detalló la presidenta Cristina Fernández, el 1600 por ciento, quizá no tanto si se suman los costos judiciales y de lobby para dinamizar el fallo. Para cualquier financista esto es señal de genialidad, no de maldad. Este es el capitalismo realmente existente, el que defiende la “muy independiente”, según el colonizado juicio de algunos analistas locales, Corte Suprema de Justicia estadounidense. Una independencia que le habría permitido ignorar no sólo las opiniones en contrario de su propio gobierno, sino del mismísimo FMI y otros Estados, como Francia, quienes verían en los buitre una amenaza para futuras reestructuraciones de deuda, una muestra más de la obsolescencia de las reglas de la “arquitectura financiera internacional”.
Un dato histórico; el tema de moda en el ambiente de las finanzas globales a fines de los ’90, cuando la Argentina se encaminaba al default y Anne Krueger comandaba el FMI, era la crítica a la ausencia de “riesgo moral”, dato ahora olímpicamente ignorado por la Corte estadounidense, que envía a los mercados mundiales la señal de que no importa la prima de riesgo de un bono soberano, pues todo acreedor siempre será respaldado por la metrópoli en su pretensión de recobrar el ciento por ciento nominal.
Debe destacarse que el fallo Buitre friendly difundido el lunes representa sobre todo un dato exógeno a la política argentina. Es decir, es un dato del que la política local es “tomadora”, que no puede modificar. Frente a esta realidad, al margen de los sentimientos involucrados por su manifiesta arbitrariedad, sólo queda la gestión. Todo lo emocional debe descartarse. El problema no es de Justicia, tampoco jurídico. Es un problema de poder puro y duro: de imperialismo. Frente a la potencia de este imperialismo, el margen del país es muy reducido."

Muy claro el colega Claudio Scaletta: la nota completa, acá

4 comentarios:

El Kumpa dijo...

Si en vez de coordinar el pensamiento hubieran tratado de hacerlo con la estrategia de la deuda, nos hubiera ido mejor.

Gerardo Fernández dijo...

¿Qué hubieras hecho vos?

walter dijo...

A no desesperar,una minoría no debe condicionar a toda una enorme población a la pobreza sin desencadenar una respuesta.
Está en todos juntar fuerzas y establecer una repuesta apropiada..
Y con respecto a los que se alegran,debemos ser tajantes y denostarlos con extremada firmeza sin contemplaciones ,no es momento para tibiezas.
Y MODEREN LOS BLOGS,no estamos para contestar huevadas provocativas de anónimos patéticos,a veces agota leer pelotudeces y gastes.

walter dijo...

Ahora si bien todos podemos opinar,¡¡¡¡un poco de seriedad,!!!!!!cualquiera cree saber de deuda y compromisos que tenía el país antes de después del 2001,y nadie entiende ni tiene acceso a información clasificada.
Siempre hay una oportundad,que la detectemos y la aprovechemos estará en nosotros y en quienes confiamos.Nestor la detectó y la aprovechó al máximo lo mismo que Cristina,ahora le toca a Axel quedar en la historia,y creo que debemos ser claros en nuestros apoyos y defender al país sin traicionarnos,recordando siempre que son jueces hijos de puta que no les importa engordar la billetera de buitres a costa de la salud de millones.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene