miércoles, 2 de abril de 2014

Nos acercamos a una zona peligrosa pero el GPS no dice nada



"Atención, te estás acercando a una zona peligrosa", te avisa el GPS si andás cerca de una villa, pero no emite sonido si al circular por zona norte pasás al lado de opulentos  barrios privados donde moran los capos narco. El aparato no piensa por sí solo, ha sido programado en base a una suerte de sentido común según el cual la principal amenaza que tenemos son los pobres.

Esa noción está fuertemente arraigada en los sectores incluidos y hasta puede llegar a manifestarse con mayor fanatismo en sus estratos inferiores que son los que más les ha costado volver a un empleo registrado y sienten que tienen mucho más que perder que los que están arriba, o que les costará muchísimo recuperar lo que eventualmente puedan perder en un arrebato (el celular, unos pocos pesos y las tarjetas).

Es en ese segmento social donde impactan de lleno los zócalos que inducen a "hacer algo" y los discursos oportunistas que no dudan en repetir consignas feroces para justificar la violencia de "los vecinos" contra quienes sean pillados en un arrebato o simplemente porten apariencia dudosa.

La promesa de llevar al Estado a rodear las zonas donde viven los incluidos rompe la taquilla electoral. Hay que cuidar al "vecino" y dejarse de perder el tiempo en pavadas, como por caso molestar a los que producen.

No es difícil imaginar un mañana donde los del medio y los de abajo luzcan felices porque alguien les hizo creer que los cuidará de los de más abajo mientras los de arriba gozen a rabiar porque el Estado dejó de meter sus narices en lugares donde no tiene nada que hacer, como el comercio exterior de granos, sin ir más lejos.

La lógica que nos llevó al Club del Trueque está nuevamente entre nosotros. 20 años atrás nos encandiló con retiros voluntarios y parripollos. Ahora prometiendo mano dura a los rateros.

El país se acerca nuevamente a una zona peligrosa.

Pero el GPS ahora no dice nada.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelentes observaciones y reflexiones.

Omar dijo...

el problema sera cuando los chicos de las villas salgan armados para defenderse de los linchadores, cuando y donde terminara todo entonces????, como dijo Gandhi, "ojo por ojo y todos quedaremos ciegos"

walter dijo...

Ya es hora que a la clase media y "la gente"en vez de intentar seducirla pasar a interpelarla.
Y cada vez estoy mas convencido que cualquiera puede ser delincuente o hasta asesino puesto en ciertas circunstancias,y de ahí a encontrar un pretexto para justificarse

walter dijo...

Ya es hora que a la clase media y "la gente"en vez de intentar seducirla pasar a interpelarla.
Y cada vez estoy mas convencido que cualquiera puede ser delincuente o hasta asesino puesto en ciertas circunstancias,y de ahí a encontrar un pretexto para justificarse

gilda dijo...

Es tremenda tanta inseguridad!!! por eso realizan un humilde aporte justamente a la inseguridad... un ladrón menos 20 asesinos más... total TN y compañía después te absuelven !

profemarcos dijo...

"o que les costará muchísimo recuperar (el celular, unos pocos pesos y las tarjetas", la moto, el autito, la casa, etc.), total si te afanan algo que te costó años de laburo y después vas a tener que seguir pagando aunque no lo tengas, que importa. Lo verdaderamente fundamental (para los bienpensantes) es que "tenés un pensamiento de los '90"

Martincito dijo...

o estoy a favor de los linchamientos. Me parecen una práctica brutal y un retroceso para una civilización. No los justifico. Habiendo dejado eso en claro, me pongo a pensar en ciertas cosas que he escuchado en diversos medios (desde 678 hasta TN) y en conversaciones con mi entorno laboral familiar y vecinal.
Ahora bien, es legitimo pensar que estamos en una situación de inseguridad y violencia en los delitos cómo desde hace tiempo no pasaba (en mis 33 años nunca viví de esta manera). Y esto que me toca vivir y mucha gente lo comparte, no es una repeticón de lo que dice (con intereses obviamente) el grupo Clarin. Sin ir más lejos, el gobierno nacional ha desestimado el problema de la inseguridad durante años, hasta que tuvo que rendirse ante la evidencia de la realidad diaria en las calles del país. Eso lleva a mucha gente a un estado de intolerancia y "estar a la defensiva" constante, eso yo lo percibo en la calle. Es lógico pensar en la realidad social que durante décadas hizo que un chico saliera a robar y matar por 10 pesos. Incluso, y aquí seguramente no concordaré con la mayoría de los lectores del blog, evidentemente en estos 10 años lo realizado no generó un cambio palpable en este sentido. Ahora , si ante un hecho delictivo de un chico que agarra un arma y sale a robar/matar por 10 pesos nos preguntamos el porqué de sus acciones y tratamos de entenderlo, me parece que también vale la pena hacer el esfuerzo en entender porque 10 ciudadanos se enajenan y masacran a otro ciudadano por estar sospechado de un delito. Probablemente muchos me caigan con eso de "los lugares comunes", pero hay mucha gente que está cansada de que le roben en la calle / casa/auto y no pase nada, e incluso que la maten en el intento de robo, por lo tanto no es ilógico que haya gente que responda con un "linchamiento". También vale decir que somos muchos los que no participaríamos jamás de un acto así. Segurmanete cuando tengamos realmente menos desigualdad, un estado presente en serio, con fuerzas de seguridad y de justicia que funcionen nadie se verá tentado a patearle la cabeza a un pibe porque sabrá que el que delinque (sea del estrato social que sea) tendrá su castigo, como deberán tenerlo aquellos que mataron al chico en Rosario

profemarcos dijo...

Pretender tratar los síntomas sin atacar las causas suele ser la diferencia entre un mal médico y un buen doctor.
Todos los bienpensantes pretenden dar antifebriles sin conocer la enfermedad.
Hay que preguntarse por que 10 años de tratamiento homeopático no han funcionado muy bien que digamos.

Anónimo dijo...

El tema de los linchamientos no es nuevo. Recordar por ej. al ing. Santos. Gran debate nacional y la justicia lo declara inocente. El estado justifica el accionar. Cada tanto Crónica nos muestra como es quemada la casa de algún delincuente o golpeado, siempre en barriadas marginales. Vemos en el subte como bajan a las piñas a los pungas.
Lo que pasa en esta ocasión es la viralización de una acción montado todo, desde hace un mes, en la oposición de la reforma del código penal; que casualmente desde este ultimo mes hubo un recrudecimiento de hechos sensibles para la opinión publica. Asaltos seguidos de muertes de adultos jóvenes de clase media, asaltos seguidos de muerte o heridos en transporte publico, entraderas con ancianos involucrados como víctimas. Reclamando y denunciando que esa reforma dejaría sueltos a quienes hoy son sujeto de linchamiento.
A todo sumale una gran campaña en medios justificando y amplificando, siempre con el sentido común de la "gente", los graves hechos formando opinión pública negativa. Y también la bolufrase del momento: "esto ocurre por ausencia del estado".
Lamentablemente el debate, como todo debate en la Argentina, esta sujeto a la formación de opinión publica donde los medios forman, moldean y crean a su semejanza lo que quieren que la "gente" piense, como lo hacen con el séquito de políticos que se encuentran a su disposición.

Gustavo Noriega dijo...

"Por cada uno de los nuestros, caerán cinco de los de ellos." Perón, líder espiritual del linchamiento.

Anónimo dijo...

Anónimo de 13:03: Explicame por favor por qué te parece una bolufrase "esto ocurre por ausencia del estado"- Por otra parte creo que le das más importancia a los medios que la que realmente tiene. No creo que seamos autómatas que dicen lo que TN propala por TV. Además según tu criterio de un lado de la sociedad estarían "LOS MALOS" (Clarín, La Nación y un "séquito de políticos") vs. "LOS BUENOS" (FPV y todos los medios oficialistas o paraoficialistas).

Pablo dijo...

Recuerdo cuando Pepe Albistur enseñaba a los niños a escupir a una imagen de Mariano Grondona o de Mirthe Legrand. Recuerdo la muestra que el y Coscia organizaron en el Palais de Glace donde había un juego que consistía en arrojarle bolas de trapo a imágenes de gorilas.
Hoy nos asombran los linchamientos de pungas. Pero no los de las decenas de jubilados llenos de moretones y quebraduras en lo que va del año por robos o intentos de robo.
La década ganada nos deja un tanto confundidos.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene