viernes, 10 de mayo de 2013

El Frente surrealista

Escribe: Teodoro Boot


Aprovechando el proceso de desmanicomialización, conformaron un frente electoral y programático Fernando Pino Solanas, líder de Proyecto Sur (que a su vez es un frente integrado por el Partido Sur, el Partido Socialista Auténtico y el Movimiento Socialista de los Trabajadores y al que alguna vez perteneció el partido Unión Popular) y Elisa Avelina Carrió, por la Coalición Cívica Auténtica (que también fue en 2007 un frente en el que confluyeron una facción del Ari creado y disuelto por la propia Elisa Avelina, Política Abierta para la Integridad Social (PAIS), que fundado por José Octavio Bordón, en 2001 apoyó al candidato presidencial Adolfo Rodríguez Saa, la Unión por Todos dirigida por la inestable Patricia Bullrich, la Generación para un Encuentro Nacional (GEN) de Margarita Stolbizer, el Movimiento de Trabajadores Desocupados de la Matanza (MTD) y FORJA, del delaurrista Enrique Olivera, que no debe confundirse con el Partido de la Concertación FORJA, otra escisión del radicalismo que entre otros integraron el Dr. Gustavo López, secretario general de la Presidencia de la Nación y la otrora kirchnerista Silvia Vázquez, pasada a la oposición luego de ser excluida de las listas oficialistas en los últimos comicios)

En 2011, mientras que, a instancias de Fernando Solanas, las huestes de Proyecto Sur, el Partido Socialista y GEN tejían los acuerdos para la conformación de un frente electoral, el partido Unión Popular se desprendió súbitamente de Proyecto Sur y en un veloz gambito formalizó la alianza FAP con Hermes Binner y Margarita Stolbizer, quienes así obtuvieron la representación legal de la nueva agrupación, excluyendo a Solanas, que fue luego invitado a sumarse, aunque rechazó el ofrecimiento, por lo que fue acusado de rupturista.

El rechazo de Solanas a integrar el frente por el que tanto había bregado puede resultar incomprensible, a condición de que se ignore que los partidos que tienen la representación legal de una alianza son los que cobran el dinero que el Estado otorga a las distintas agrupaciones de acuerdo a los votos obtenidos tras cada acto electoral. La exclusión de Proyecto Sur de la representación legal, aunque no del acuerdo político, no podía deberse más que a la intención de no repartir el subsidio entre tantos partidos, lo que vuelve al indignado rechazo de Solanas mucho más razonable.

Menos razonable, de atenernos a los parámetros establecidos de la salud mental, suena el acuerdo electoral y programático que el cineasta formalizó con Elisa Avelina, al que se sumaron con admirable entusiasmo los socialistas integrantes del FAP encabezados por Roy Cortina, y el GEN, que, como ya se ha dicho, en el orden nacional (CABA, Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Neuquén y ya está) preside la bonaerense Margarita Stolbizer, quien luego de abandonar el radicalismo para integrar el ARI liderado por Elisa Avelina, rompió ruidosamente con ella tras el fracaso de la primigenia Coalición Cívica, para formar su propia agrupación con la que integró el Frente Amplio Progresista junto al Partido Socialista, la Unidad Popular, Libres del Sur, el Partido Nuevo de Córdoba y el Partido Comunista Revolucionario bonaerense.

Simultáneamente al acuerdo programático Solanas-Carrió-Cortina-GEN, y siempre en la misma sintonía, el partido Libres del Sur liderado por el ex militante del Ejército Revolucionario del Pueblo Humberto Tumini, que integró el gobierno kirchnerista durante seis años hasta que súbitamente vio la luz, formó otro frente de izquierda en la ciudad de Buenos Aires con el líder revolucionario Ricardo Gil Lavedra, en representación de una facción de lo que queda del radicalismo, y el ex Golden Boy de la banca JP Morgan y también ex funcionario kirchnerista Alfonso Prat Gay, figura relevante de la facción más conservadora de la Coalición Cívica. Adhiere a ese acuerdo la senadora María Eugenia Estensoro, que tras un sueño particularmente agitado, despertó una mañana convertida en una enorme progresista. En su obsesión por formar parte del FAP, María Eugenia se ha integrado a Libres del Sur, al UCR y la misma Coalición Cívica con la que rompió meses atrás por considerarla demasiado reaccionaria.

Con esta audaz maniobra envolvente, el Frente Amplio Progresista se volvió más amplio, tanto que ahora son dos, sin que se consiga dilucidar cuál es más de izquierda, si el que se ha unido con Pino Solanas y Elisa Avelina o el que aunó fuerzas con la banca JP Morgan y el ex ministro de Justicia de Fernando De la Rúa.

La maniobra que el FAP llevó a cabo en la ciudad de Buenos Aires desubicó al siempre ubicuo diputado Claudio Lozano, del Partido Unión Popular, quien no supo a qué facción sumarse para aumentar las chances electorales del FAP, lo que motivó las críticas de Roy Cortina, quien agrandó a la izquierda sumándose a Elisa Avelina: “Lozano está equivocado, se autoexcluyó”.

La terminante descalificación de Cortina no evitó que Lozano fuera también criticado por Humberto Tumini, quien agrandó a la izquierda sumándose a la banca JP Morgan y al líder revolucionario Ricardo Gil Lavedra: “Lozano tiene una mirada estrecha”, aseguró Tumini, quien tras lamentar “el alejamiento de la UP” (¿de dónde?), ratificó que Libres del Sur avanzará firme y decididamente hacia la victoria con los nuevos aliados con los que, a diferencia de Lozano, ha agrandado al FAP.

Ante la encrucijada de convertirse en un remedo de Tupac Amaru o de perjudicar las chances de la izquierda no aliándose con la derecha, Claudio Lozano contribuiría al engrandecimiento del FAP al menos mediante la conformación de un nuevo frente, esta vez con el Movimiento Socialista de los Trabajadores y otros grupos que Solanas excluyó al ampliar su frente con la inclusión de Elisa Avelina. Al parecer impresionado por el volumen físico de la diputada, el legislador del MST Alejandro Bodart aseguró que Elisa Avelina “Se va a comer” al cineasta.

Por supuesto, nada de esto atenta contra la unidad de nadie, y mucho menos, contra la del Frente Amplio Progresista, según han ratificado sus máximos referentes y reafirmó Víctor De Gennaro: “Lo que está claro –sorprendió De Gennaro– es que entre las cinco fuerzas que vienen trabajando juntas hay acuerdo de priorizar el FAP.

Las fuerzas que integraban el FAP no eran cinco sino seis, aunque cabe conjeturar que, siendo bonaerense, es posible que para De Gennaro la Argentina termine en el Arroyo del Medio, por lo que ha de haberse referido a las cinco fuerzas que conforman el FAP de la provincia de Buenos Aires.

Por si el lector desatento se extravió en la sopa de letras, las cinco fuerzas a las que alude De Gennaro serían entonces Libres del Sur (que se alió en Capital Federal con la UCR y la Coalición Cívica), el GEN (que también en capital se unió a Pino Solanas, Elisa Avelina y Roy Cortina, del Partido Socialista) la Unión Popular (que en el mismo distrito conformará un frente con el MST y que no quiere ni oír hablar del radicalismo ni de Elisa Avelina). De igual parecer sería el PTP, denominación de fantasía del PCR bonaerense. El Partido Socialista, la quinta fuerza a que alude De Gennaro, que en la capital se sumó a la entente Solanas-Carrió por desconfiar de la UCR y descartar de plano cualquier alianza con la banca Morgan, con las que se aliaron sus aliados de Libres del Sur, se alía en Santa Fe con esa misma UCR que no quiere ni ver en la capital, y con lo que le quede a Elisa Avelina, y planea unir fuerzas con el radicalismo bonaerense, a lo que se oponen terminantemente tanto Víctor De Gennaro como Margarita Stolbizer, mientras que Humberto Tumini, una vez perdida la castidad, se muestra alegremente abierto a cualquier cosa.

El Partido Nuevo de Córdoba, por su parte, contribuye al engrandecimiento del Frente Amplio Progresista a su muy cordobesa manera: sin querer saber nada con nadie.

El surrealismo es así, raro.

2 comentarios:

Daniel dijo...

La frase de De Gennaro es too much.
Para qué resucitan los programas viejos de Francella si con esto te cagás de risa.

Daniel dijo...

Hay un error; el MST iría con Unidad Popular (De Gennaro / Lozano). Unión Popular es (o fue para la última elección): Duhalde.

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez