sábado, 18 de mayo de 2013

Con Videla comenzó la danza del dólar



Hasta 1976 la deuda externa no era un problema central para los países dependientes, en nuestro caso, ascendía a unos 7800 millones de dólares. El gobierno democrático de Raúl Alfonsín se encontró en diciembre de 1983 con la friolera de 45 mil millones de dólares de deuda externa. De los 37 mil millones de dólares con que se endeudó el país, el 60 % fue fugado al exterior. Ahí comenzó la danza del dólar, que ya en 1981 llevó al incendio público al entonces ministro de economía Lorenzo Sigaut que descerrajó:

-El que apuesta al dólar, pierde...

A 5 años de la toma del poder por parte de la oligarquía y sus fuerzas armadas la especulación con la moneda estadounidense empezaba a condicionar las finanzas internas mientras que la deuda externa se transformaba en la nueva herramienta de dominación. El país quedaba endeudado y de rodillas ante los organismos financieros del capitalismo del "primer mundo" con el agravante de que los dólares que ingresaban por una ventanilla eran fugados por la de al lado a cuentas secretas y personales por "estas empresas a las que les interesa el país" y sus respectivos entornos.

El comienzo de esta nueva fase de dependencia hay que rastrearlo inexorablemente en la dictadura de 1976. Su proyecto fue rearticular de una vez por todas la configuración socio-económica del país, para tal fin instrumentó una cacería de cuadros intermedios de partidos políticos, organizaciones intermedias y fundamentalmente del mundo sindical, para cortar la polea de transmisión de la participación política, por eso en 1983 en los locales partidarios y en los sindicatos irrumpían los pibes y se encontraban con gente mayor, bastante mayor.

Los del medio ya no estaban...

Mientras bailábamos con Donna Summer y los Bee Gees surgieron los famosos grupos económicos:  conglomerados de empresas que luego, en la reapertura democrática, aparecieron condicionando los destinos del país. En su momento se los denominó "Capitanes de la industria" ¿Te acordás?. Estos grupos (Bridas, Pérez Companc, Techint, Macri, etc) le marcaron la cancha con ferocidad a Raúl Alfonsín hasta que se lo llevaron puesto y vino el riojano para aliarse con ellos y terminar de redondear lo que Videla y Martínez de Hoz habían empezado a bosquejar en 1976.

Hasta que llegó el 2001 y ese ciclo de exactamente 25 años que malhirió a nuestra patria estalló por el aire con helicóptero y todo dejando un nivel de desocupación jamás visto, un estado raquítico, y una sociedad a la deriva. El resto es historia más conocida pero lo importante es atar cabos para entender de dónde viene esto de "la cabeza bimonetaria del argentino medio". No nació con la patria, no estuvo con las escarapelas del 25 de mayo de 1810, tampoco con Yrigoyen ni con Perón y Evita.

Ayer desarrollé la idea de que en los pliegues más hediondos de la argentinidad pervive Videla. Muchos que atesoran dólares porque los convencieron de que no queda otra reproducen, en muchos casos sin mala intención, el peor legado que este asesino y sus aliados nos dejaron: un instrumento de dependencia para afuera y de control para adentro.

Prohibido olvidar

2 comentarios:

jfc dijo...

No hay que dejar de mencionar al maléfico personaje que logró actuar en cada período, quien en los 70 estatizó las "deudas" en realidad autopréstamos de los privados. Que en los 70 no logró rifar la Argentina pero si lo hizo en los 90, y no satisfecho con eso también quiso terminar de rematar, mediante el "blindaje" la actividad bancaria. Me refiero a Cavallo, que hoy en día, por no haber sido juzgado, sigue opinando.
Que el jefe del primer trinvirato genocida, retoze en el infierno con su amigo M.de Hoz y su admirada M.Tacher, da ganas de que el infierno exista.

Mariano T. dijo...

La epoca de Videla no se caracterizo por la acumulacion de dolares por particulares, sino por la fiebre de los plazos fijos en $.
Hubo gente que vendio propiedades ante la cuenta de que en 2 años iba a transformar un departamento en dos.
Lo del dolar fue despues de la caida de MDH, ante la inconsistencia terminal de la tablita, que repitio el esquema del Rodrigazo, y de otras crisis anteriores en los 50 y 60.
Hay que tener memoria, son procesos ciclicos que se vienen dando hace 60 años.

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez