Entrada destacada

A veces el otro no tiene la culpa de todo

sábado, 30 de marzo de 2013

La advertencia del arzobispo


El nuevo arzobispo de la ciudad de Buenos Aires habló de mantener una relación "de respeto y colaboración pero con la debida distancia y diferencia", lo que se dice una declaración de libro. ¿Alguien en su sano juicio puede esperar otro tipo de vínculo entre la cúpula de la Iglesia y un gobierno? Pero La Nacion ya mandó hoy que esa declaración de Poli fue "una advertencia"... 

Están hasta la manos

La unción de Bergoglio como Papa fue uno de esos volantazos que de vez en cuando pega la historia y que al minuto configuran nuevos e impensados escenarios. Los primeros en entenderlo fueron el mismísimo Papa y nuestra Presidenta, luego muchos fueron viendo la curva y la encararon cada uno a su manera. El dispositivo mediático está entre los que siguieron de largo, por eso hoy su producción semeja a los bólidos del TC cuando se van de pastoreo. La desesperación por la incapacidad de los políticos que orienta arrastra a los medios hegemónicos a sobrecargar de voluntarismo interpretativo la información referida a la Iglesia. Creen que desde Roma se solucionarán problemas estructurales de carácter local, como la falta de un proyecto político e ideológico unificador del archipiélago opositor y el chiquitaje en que cada figura política está inmersa por la necesidad imperiosa de renovar la banca a como dé lugar.

En todo esto, ni siquiera el Papa puede operar...

Pero los medios siguen tomando de la propia, agrandando un mundo de fantasías que sólo campea en las redacciones y la primera línea del fundamentalismo anti K.

Después, como siempre, la culpa de los resultados electorales la tiene el clientelismo, el fraude, la falta de boletas, la realidad...



1 comentario:

Daniel dijo...

Si, si; ahora, aparte de los medios y los mercados, los curas y su iglesia nos "advierten", señalándonos con su dedito inquisidor.
Cuando pase la "papamanía" veremos, porque hasta vengo escuchando a algunos opositores que se pudrieron de criticar a la iglesia, posicionados cual chupacirios, con este líder que ahora es SUYO. O las sucesivas tapas de Nación y Clarín no lo dejan claro?
(aunque hay que ver a Tiempo Argentino pretender correr esa misma carrera, en fin).
Y ahora que opinar u ofrecer datos de investigación se ha transformado en "descalificar"... "Felices pascuas! la casa, la santa iglesia y los santos monjes del periodismo están en orden"