Entrada destacada

Se puede porque se debe

viernes, 28 de septiembre de 2012

Niños ricos que dan pena


Las clases altas argentinas supieron parir en tiempos idos a intelectuales de fuste, generalmente identificados con una visión del mundo ligada a su abolengo, pero lúcidos y en algunos casos, brillantes. Viendo el espectáculo pobrísimo que brindaron en Boston estudiantes argentinos cuyas familias gastan un piso de 50 mil dólares anuales para que estudien en la famosísima universidad de Harvard, debemos coincidir en que a nuestras clases altas sólo les ha quedado el dinero...


La presidenta de la Nación brindó una exposición soberbia sobre la crisis política y económica que padece el mundo, centralmente la eurozona, pero cuando se fue a las preguntas irrumpió con todo su esplendor ese patético discurso de cabotaje que padecemos a diario los argentinos que vivimos acá. Los jóvenes adinerados se mostraron soberbios y por sobre todo dispuestos a editorializar en lugar de preguntar, repitiendo de manera mecánica el modus operandi de las grandes figuras del periodismo vernáculo que demuestran mañana a mañana que no está en su agenda el interés por preguntar sino que les interesa bajar línea, usar la pregunta como coartada, desnaturalizarla, travestirla para poner en aprietos al reporteado. Es que no les interesa reportear, extraer información del ministro o el funcionario para que el oyente reciba un producto informativo, les preocupa imponer su línea editorial a cualquier costo. De ahí que Cristina siempre nos recuerda que para determinado ambiente mediático las únicas respuestas válidas son las que coinciden con el pensamiento de los medios y entonces, todo planteo discordante será impugnado de plano.

Este accionar deviene del atropello que la información viene padeciendo por parte de la opinión. En la Argentina de nuestros días lo que importa a los grandes medios es imponer SU línea político- ideológica. Recién luego se ve cómo se engarza la noticia y se la hace funcional a esa preeminencia de los contenidos editoriales.

La noticia como complemento del show editorial.

Bien, esto es lo que se vio en Harvad. Los estudiantes argentinos que a un costo soberbio en dólares están en esa universidad no fueron a interiorizarse por el análisis de una de las personalidades políticas más importantes del continente que, además, preside su país. Fueron a bajar su línea, a montar el show para que en horas la prensa opositora se solace con un espectáculo que, la verdad, dio vergüenza ajena. Porque, además, dejaron traslucir que cualquiera de los adolescentes que por estas horas están protagonizando las tomas de colegios y discuten con Feimann, los demuelen en cualquier debate.

Publicado originalmente en Diario Registrado
.

22 comentarios:

ram dijo...

Disculpe, Gerardo, no sea reaccionario. No es momento de oponerse al ascenso social, ¿no se acuerda de lo que supo significar que la nena estudie dactilografía en las academias Pitman?. Era abrirse al futuro, un futuro al alcance de cualquier pelagatos.
Y ahora, en estos tiempos de dólares atornillados, ¿cómo puede oponerse a que nuestros platudos pelagatos le abran el futuro, el mundo!!! a sus jóvenes?. No, Gerardo, no podemos oponernos al nuevo paradigma; "my son, the doctor", queda feo.
Eso sí, estaría bueno que esos alumnos que supimos exporta,r no hagan parecer a esa universidad tan famosa como una Pitman (muy) cara.

Prol dijo...

Gerardo.
Discrepo en parte.
A mí me habría encantado que los jopendes que estudian en Harvard trataran de poner en aprietos a la presidenta, que le buscaran las costillas y le clavaran el puñal con saña y alevosía, pero que lo hicieran dando cuenta de la educación superior que tienen al alcance de la mano y evidentemente desaprovechan. No me parece creible que los pendejos, aún los reaccionarios, asistan a una conferencia de quien consideran su enemigo mortal con el mero interés de conocer su pensamiento en profundidad. Lo terrible es que, en esto coincidimos plenamente, las preguntas ni siquiera estuvieron a la altura de la tapa de Clarín. La escuela de gobierno de Harvard, no sólo es famosa, sino que es sumamente influyente. La mayor parte de quienes asisten a sus aulas provienen de convenios con gobiernos de todo el mundo, según los cuales éstos garpan los dólares y Harvard les baja línea para que la lleven a sus países. Y tampoco me caben dudas de que el nivel académico (no entremos a discutir cuestiones de sesgo) es de lo mejor que se consigue en el mercado (mi mujer, física recibida en la UNLP, que trabaja cotidianemente con físicos recibidos en Harvard, puede dar fe). Sin embargo, después de lo visto ayer, me da la espina de que, al menos en las ciencias políticas, Harvard debe de contemplar índices de elasticidad un poquito más laxos que en las ciencias duras. Seguramente, aquí tomará preeminencia el factor influencia por sobre el factor calidad. Estos pendejos, por más pelotuditos que sean, después vuelven a la Argentina y obedecen como loritos. Si encima fueran inteligentes, los Yanquis estarían más contentos, pero sopecho que aquí ponen en práctica el provervio latino que reza: "Es lo que hay" (y garpan, que no es poco)
Ültimo momento. Mientras escribo esto, oigo en Radio Nacional que el pendejo de General Pico, La Pampa, es licenciado en politología por la "UCA" y ejerce como asesor de Esteban Bullrich. O sea que existe la posibilidad de que no sean sus papás, justamente, los que estén malgastando la guita en su (mala)educación.
Finalmente. Correa se recibió en Harvard y el estado Ecuatoriano le garpa los estudios a todo aquel que demuestre que tiene las condiciones para concurrir a esa universidad con provecho (con especial incapié en carreras ingenieriles). No está mal que los estados nacionales, provinciales y municipales envíen a sus mejores prospectos a perfeccionarse en el exterior, incluso a una universidad como Harvard cuya matriz ideológica dista mucho de la que nos gustaría. Ahora, muchachos del PRO, si lo mejor que tienen es a borregos como el de General Pico, yo diría que le completaran el equipo con pala y cuchara de albañil y lo pongan a trabajar en algo provechoso.
Abrazo

Flavia dijo...

En la presentación que hizo Cristina propuso dos cuestiones muy polémicas y las dejaron pasar. Un desperdicio académico.
Sobre la nueva etapa civilizatoria, puntualmente si se refiere a cambiar la lógica de las relaciones internacionales. Sobre que postulados, teorías, qué propondría, etc. etc.
Sobre la escasa utilidad de los organismos mulatilaterales, el Consejo de _Seguridad. El fin de la realidad que le dio nacimiento, etc. etc. etc.
Había cosas muy jugosas y que cuestionan la propia esencia del imperio.
Las dejaron pasar para preguntar sobre los 6$ y si debemos tenenrle miedo.
Reitero. Qué desperdicio....

Adriana dijo...

La verdad da mucha vergüenza ajena, no lo pude ver ayer. Estudiar en Harvard para soplarle las preguntas al analfabeto de Majul? Por dios. Si fueran mis hijos los hago volver a trabajar en Medialunas del abuelo.
Tengo alumnos secundarios de escuelas públicas del conurbano que dan vuelta como una media a estos pibes, ni siquiera hablemos del FAder o el Pellegrini.
Y ella implacable, sólida, lúcida y lo mejor, ácida, a años luz de distancia de tanto patetismo.

José Pepe dijo...

Ay, muchachos, siguen dando un espectáculo lamentable de obsecuencia.

Qué querían que le pregunten a CFK?

O más fácil: si lo tuvieran a Macri dando una conferencia, qué le preguntarían?

Le preguntarían sus opiniones sobre el futuro de los medios de transporte? Le preguntarían su perspectiva sobre el reciclaje en las grandes ciudades? O le preguntarían sobre alguna de sus muchas c*gadas?

Para cualquiera que no sea un K rabioso, es evidente que las opiniones de CFK sobre el Consejo de Seguridad o la crisis mundial no son más interesantes que las de Jorge Corona.

Flavia dijo...

Las opiniones de CFK quizás no te interesen a vos o muchos otros. Pero en ese ámbito académico, La Escuela de Gobierno, JFK, tienen relevancia todas las ponencias de los disertantes. Ese tipo de preguntas sólo los hicieron quedar como nabos rabiosos.

ram dijo...

Sí, don josé redundante, una obsecuencia bárbara.
A propósito, ya que lo suyo es la seriedad y no la obsecuencia, ¿nos podría decir de dónde sacó las opiniones de Jorge Corona sobre el Consejo de Seguridad?, digo, por la comparación que hace y para ir a patotearlo por entrometido en territorios de la jefa. Déle, sea buenito, tírenos la data.
Eso sí, yo al bicialcalde diferencial de la ciudad amarilla, no le preguntaria nada, ¿para qué?. le pregunto directamente al que le sopla en la oreja. La idea, siempre, va a ser no dar un espectáculo lamentable, así no se ofende usted y, de paso, divertir así la teleaudiencia.
Usted preguntelé nomás sobre las cagadas del señorito pero, ojito, que no lo fichen los chicos de la UCEP, ésos no tienen sentido del humor.
Me gustó esa parte del reciclaje, ¿de qué reciclaje hablamos?, ¿de cómo reciclar votos reaccionarios y antiperonistas en votos pro inútiles, ociosos, incompetentes y más reaccionarios aún?.
¿Sabe cuál es su problema?, es un antiK rabioso y, la verdad verdadera de verdad, los potrillitos de la yegua usamos la antirrábica, ella pone en ridículo a loros repetidores y nos inmuniza, de paso, los opo-hemorroides se inflaman, inflaman, inflaman.... qué espanto, no?

José Pepe dijo...

Flavia: repito lo que te dije. Imaginate que Harvard lo invita a Macri y te dejan hacerle una sola pregunta, sin repreguntar. Qué le dirías?

ram: estás mezclando tantas pavadas que ni sé cómo empezar a responder tu mensaje. Así que dejémoslo en un "sí, la verdad son un espanto estas hemorroides".

ram dijo...

Perdone, su eminencia don josé bis, pero, ¿sabe una cosa? son tan profundos sus argumentos, que responderle con pavadas es inevitable.

Prol dijo...

José Pepe.
Tu desafío es verdaderamente apasionente y da pie para abrir un debate rico y esclarecedor. De hecho yo tomo tu provocación (dicho en el mejor de los sentidos) y propongo a la concurrencia que elijan sus preguntas, únicas y sin repregunta, para una hipotética exposición de Macri en Harvard, lo cual, por otra parte, después de presenciar el desempeño de los jóvenes PRO que concurren a esa universidad, no me resulta nada descabellado (lo de ayer me sirvió mucho, en particular para desalojar ciertos mitos que habitaban mi cabeza).
Pido encarecidamente a los participantes que se tomen esto con total seriedad. O sea, que la pregunta busque poner en un aprieto al orador, pero no porque toque uno de esos temas remanidos, omnipresentes en cualquier crítica berreta. Es decir, que la pregunta signifique un verdadero desafío intelectual, a la altura del destinatario.
Entonces. Estamos en Harvard. Macri acaba de disertar sobre... ¿sobre qué podría disertar Macri? Pucha, no se me ocurre nada... Bueno, no importa, acaba de disertar. Punto. El tema es que el tipo nos mira con cara de sobrador, haciéndonos sentir que tiene la sartén por el mango, que está bien afilado para dejarnos con la boca abierta pormerced a su amplio conocimiento del tema (no sean jodidos, che, después pensamos lo del tema... algo le vamos a encontrar), por su habilidad para llevar la discusión al terreno que más le conviene, por su ilimitada capacidad de seducción (aún sin bigote). Ahí está y llega nuestro turno de preguntar. A ver si te la bancás, ¿eh? Dale chabón, no arrugués. ¿Qué le preguntarías?
Premios para el ganador, no hay. Aunque le podríamos tirar la manga a Gerardo, ¿no? En fin, tampoco hay que ser tan tinelianamente materialista (los dialécticos se enojarían con nosotros).
El desafío queda planteado.
Suerte.

ram dijo...

Prol, el tipo es el alcalde de la amarilla ciudad del amor, o sea, ahí tiene todo un repertorio de posibilidades (y de preguntas); hay amor prostibulario, lo hay libre (y las plazas con rejas, contradicción), hay también amor al conocimiento y, casualmente, escuelas a las que les adelgazan los programas así enseñan MENOS, lindo, por cierto.
Podemos mencionar otros amores, uno curioso y compulsivo (que te lleva a espiar cuñados), amor... ¿cómo catalogarlo?, a gurúes indios más chantas y parásitos que él mismo... en fin, ya me cansé, que siga otro.
Eso sí, reitero lo que le comentaba a su eminencia don pepe, no le preguntaría nada, a él, claro, sino al tipo que le sopla en la oreja, en definitiva siempre el libretista es dueño del copyright, sí?.
No, no me desilusione, ¿cómo va a ser dueño el títere, del derecho de autor?

José Pepe dijo...

No hay muchas vueltas para darle, che.

Lo resumo así cerramos el tema: ustedes (y yo también) lo ven a Macri como un inútil, incapaz de disertar sobre nada. Perfecto, hasta acá estamos de acuerdo.

Ahora, resulta que muchos vemos a CFK de la misma manera. Personalmente, el que alguien se interese sobre las opiniones de CFK acerca del Consejo de Seguridad, me produce gracia. Ahí hay una diferencia.

Y la diferencia más importante: en mi opinión, a los políticos siempre hay que cuestionarlos, nos caigan bien o no. En cambio, las opiniones que leo acá me dan a entender que hay que reverenciar a los políticos que nos caen bien.

Está todo bien igual. Para mí, esa es una actitud de un súbdito. Pero bueno, es respetable también.

Prol dijo...

Querido José Pepe
Dele, adelante, cuestione. Este país necesita con desesperación que aparezcan opiones lúcidas, fundamentadas, practicables. Si usted tiene en claro por donde ir tirando el piolín de esa alternativa hoy inexistente, habrá hecho un gran aporte a la patria y todos le estaremos eternamente agradecidos. Lo escuchamos atentamente.

elbosnio dijo...

Jose Pepe: si lo tuviera a Macri delante en Harvard le preguntaría si le parece bien tomarse 4 meses de vacaciones al año, si no deberia renunciar siendo que esta procesado y, si me diera el tiempo, algun imbecilidad mas.
Y esperaria que en los blogs digan que eso fue lo que hice, desperdiciar una oportunidad de hacer una pregunta inteligente por repetir el sainete habitual que puede ser digno para twitter.

Nadie sostiene que esos pibes de Harvard tienen el monopolio de la soncera, solo que preguntaron como unos sonzos. Y que yo lo hubiese hecho peor no los hace mas vivos.

Creo que preguntarle a un tipo como Macri, cuando uno tiene la oportunidad unica de una tete a tete, una de las acusaciones habituales que le arrojan a la cara y que él ha practica como atajar unas 100.000 veces, no tiene ningun valor. Si es un bobo, seguro que esa la responde bien. Y si es un lucido nos perdimos de aprovecharlo.

No coincido que a los politicos haya que cuestionarlos, como un fatalismo. Si pudiera hablar con Gorbachov, en un tete a tete, antes de cuestionarlo me gustaría escucharlo narrar su experiencia, las tensiones con sus socios de antaño, etc... Lo mismo que pasaria con Mitterand y sin duda con CFK. Pero en el supuesto caso de querer hackearlo (cosa que puedo entender), si quiero demostrar que la guita invertida en mi en el tuition de Harvard ha sido fructifera, buscaria hackearlo con un pregunta fuera de su libreto, que no mas de 100 se la hayan hecho en los ultimos 2 dias.
No fue el caso.

ram dijo...

Sí, puede ser, don josé bis, que unbo sea "súbdito" - si lo dice usted - pero al menos los súbditos tenemos de qué agarrarnos, usted no, lo suyo es gaseoso, indefinido, "no le gusta" pero no alcanza a definir qué - de bueno, de mejor - le aportaría usted. Lo suyo es, digamos, propio de una suegra, de ésas que critican en automático y nada, pero nada más.
Lo que no le gusta son "pavadas", pero no es pavada que meta en la misma frase a la Presidenta, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y a Jorge Corona. Una pelotudez flagrante y, para colmo, pretende se le responda en serio. No se puede, no hay margen.
Como tampoco hay margen para esa tontería de "cuestionar todo" a los políticos, claro, eso sirve para una suegra, no para alguien que quiere "analizar" algo, menos "analizar políticas".
Y es tan, pero tan estrecho de criterio, que entiende que apoyar un gobierno es "reverenciarlo", si eso cree se equivocó de blog o, sencillamente no sabe leer.
Ahora, si lo que pretende es que le tomemos por válidas sus críticas (que no lo son, son descalificaciones), tenga la amabilidad de fundamentarlas con algo más que esa pobreza taaaaan pobre de, "macri no puede disertar de nada, CFK tampoco" y ése es y se nota mucho, un prejuicio, propio de un súbdito, un súbdito de la pavada, claro. Y, honestamente, hay poco de respetable ahí.

José Pepe dijo...

elbosnio: curiosamente, estoy de acuerdo con algunos de tus puntos :)

Obviamente algunas de las preguntas fueron zonzas (ej. lo del miedo que hay que tenerle). Por otro lado, por primera vez la escuché a CFK decir algo sobre la inflación y sobre el 'cepo cambiario'.

Y no me gustó lo que escuché. Para mí es valioso saber que CFK convalida la mentira del INDEC, y que niega algo evidente como lo de los dólares.

(Y por favor, no insultes mi inteligencia ni la tuya hablándome de metodologías de medición, que lo' yanqui' también manipulan, consultoras que inventan números, etc. Eso está bien para la tribuna, pero no para una discusión seria).

Así que, en mi opinión, hubo al menos una pregunta que tuvo una respuesta muy interesante (ahora sé fuera de toda duda que CFK nos miente en la cara por lo menos en eso).

Quizás con alguna de tus preguntas "zonzas" a Macri también puedas hacerlo quedar en ridículo como quedó ayer CFK.

Lo que seguro, seguro, que no va a resultar en un cuestionamiento, es preguntarle por su 'experiencia', su visión del mundo, o cualquiera de los temas que repite en cada acto.

elbosnio dijo...

Jose Pepe, no creo que nadie ayer se haya ido con algo que no trajo.
Los que la detestaban al entrar se fueron convencidos al salir que hacian bien en detestarla, los que la admiraban al entrar, lo mismo.

Que CFK convalida lo del Indec, sea lo que sea que signifique, es imposible de negar. Es el tema mas hablado en la Argentina, lleva años y no ha intentado hacer grandes cambios allí. Me resulta obvio que convalida lo hecho.

Las tensiones con sus socios de antaño no es algo que le escucho mucho en sus discursos. Y de su experiencia tampoco mucho, quizas de su gestion actual.

Pero creo que no comparto que el premio mayor sea hacerlo caer en ridiculo, entonces uno dilapida la oportunidad de escuchar una respuesta seria con tal de intentar hacerle una zancadilla. No solo porque es raro hacer caer a un profesional de la actuacion, como creo que CFK no cayó ayer. Solo cae para quienes la tenian en el piso al comenzar el discurso. Para el resto, no conozco a nadie que haya vuelto deprimido por ver a su lider caer al piso por una pregunta que la deschavó.

No quiero insultar la inteligencia de nadie. Pero las estadisticas del planeta son manipuladas y si medimos por el volumen en cuestion, la libor fue mucho mayor que cualquier otra conocida y el desempleo aleman o norteamericano tienen un impacto mayor que el indec.
Yo creo que el Indec ha sido remasterizado con el fin de birlarle 30 Billones de dolares a los acreedores. Puede ser un delito, pero no es un tonteria. Asi como la Mano de Dios pero fue una chiquilinada de transgresor sino una maniobra para ganar el partido. Podemos no acordar, podemos preferir perder a ganar con esa deshonra. Pero no es un tonto que en medio de un mundial se le ocurrió meterla con la mano porque ignora las reglas.

El gobierno no puede salir a defender el punto con este argumento "goleador", porque el partido sigue abierto y con una confesion podrian cambiarle el score. Por eso la oposicion los golpea alli acusandolos de imbeciles que una mañana deciden reventar el Indec por hobby y ella una psicotica que no se da cuenta de lo que hacen. Me gustaría que un partido salga a decir en su plataforma que arreglará para atras las estadisticas para asi incrementar en 30.000 millones la deuda con los bonistas porque considera mas valioso nuestra imagen ante ellos que esa suma. Si no lo dicen, no les voy a pedir que aplaudan a los patriotas que dan la pelea hoy, que se desgastan hoy, por un ahorro enorme que seguramente aprovecharan gobiernos y generaciones siguientes, pero al menos que guarden silencio.

Acepto el desacuerdo en esta ecuacion de mucha trascendencia. Hay mucho por ganar y mucho por perder. Pero no acepto el cuento del Secretario bruto y torpe que una mañana decide romper algo, en una accion que no tiene ganadores ni perdedores.
Asi como aceptaria la explicación del banco Barclay's cuando nos diga que fue la locura de un empleado que una mañana se propuso con otros compañeros "Y si reventamos la tasa Libor?".



José Pepe dijo...

elbosnio: mil gracias por tu respuesta. Ahora entiendo un poco más por dónde viene la mano.

Desde ya, no comparto en absoluto: no me hace gracia que se estafe a acreedores en mi nombre. Pero cada uno tiene un límite distinto de hasta dónde es válido el pragmatismo.

De todas maneras, y para cerrar el tema, aprecio que tengas la decencia de admitir que hay un robo, en vez de hacer como el resto de los comentaristas y negar lo evidente.

Saludos.

Ciudadano Cagna dijo...

elbosnio:

Decís: "podemos preferir perder a ganar con esa deshonra".

El problema es que si admitimos que hay falsedad en una parte de la información pública, toda ella queda teñida de un manto de sospecha. Entonces, ¿según qué índices decimos que "estamos ganando"?

A los medios ya sabíamos que no les podíamos creer, pero si tampoco le podemos creer al Estado lo único que nos queda es el ojímetro. En el cual invariablemente influyen los medios de comunicación. Ojo, ese instrumento me indica que "estamos mejor" en general, a la vez que hay ciertas áreas en las que se hace necesaria una reforma de fondo (educación, participación ciudadana y -pongamoslén- seguridad)

Que se puede mentir con buenas intenciones, no hay duda. Lo que no se puede esperar es que todos avalen esa mentira, mucho menos sin saber en qué más se miente.

elbosnio dijo...

No creo que toda la informacion publica quede obejtada, seriamente. Los opositores diran que todos los actos de gobierno, aun que la realidad ya no representa la realidad. Pero los analistas, aun antiK, como miguel bein, entienden que hay mucho de la informacion publica no objetada. Te diria que el unico objetado es el IPC, y por supuesto sus derivaciones indirectas.
Santa Fe tiene un IPC inobjetado, asi que podemos tener ua idea mas o menos precisa de como esta evolucionando el IPC y todo lo demas. Tenemos un estado (el santafecino) que nos da l info.

Asi como cuando un canciller dice que los lazos de la Argentina y Burundi son de hermanos, está mintiendo en pos de nuestro interes de comercializar con Burundi y nadie serio diría "no le creo mas nada al estado" lo mismo pasa con muchos indices en el mundo, pasó con la tasa libor y hoy seguimos todos confiando en esos bancos, nadie creyó que el banco capaz de mentir en una cosa tan importante era capaz de mentir en su estado patrimonial, en el resumen de mi caja de ahorro que me manda mensualmente, etc...

El mundo está lleno de mentiras y falsas verdades. No basta saberlo para juzgarlas negativas, reprochables. Forzosamente tenemos que analizar que se obtuvo con ellas, que daños colaterales y juzgar. Tarea mas dificil que la posicion de Heidi rechazando las mentiras y las malas palabras, pero en politica es la nica util.


Encuentro Latinoamericano dijo...

"Y por favor, no insultes mi inteligencia ni la tuya hablándome de metodologías de medición"

No flaco, no se trata de "inteligencia". Se trata de ARGUMENTOS. Que algo sea considerado una verdad porque la mayoría lo cree, o porque el Casancrem aumento 10 veces el precio no lo hace una verdad.

Dame un motivo convincente para creer que el INDEC miente, y yo te doy la razón. Lo único que me dijiste es que en 2008 las provincias empezaron a medir diferente, ¿te parece que eso es suficiente?

Un argumentito te pido, dale, podés.

Ciudadano Cagna dijo...

elbosnio:

Se entiende lo que decís, pero entramos en el personalísimo terreno de las percepciones. Para mí, cuando alguien falsea en algo, pierde credibilidad en general, se ve cuestionada su "integridad" (¿miente siempre, nunca o a veces?). La única salida es mantener la integridad por el lado de la verdad.
Y tomando lo que decís de Heidi, no es lo mismo hablar de "hermandad" con otro país que dibujar estadísticas que te afectan internamente.

Lo que digan los analistas no sé si viene al caso, más importante es lo que entiende el ciudadano de a pie. Ahí creo que se aplica más lo que menciono más arriba.

Para algunos lo del Indec ni suma ni resta. Otros lo tendrán en cuenta, pero al final la balanza se inclinará para un lado u otro dependiendo de cómo se perciba el resto de lo que hay.