viernes, 12 de agosto de 2011

Atilio Stampone


No sé si les conté que soy fanático del Polaco Goyeneche. Resulta que tengo muchísimos discos suyos, grabaciones originales, Lps digitalizados, compilados, bah, de todo. Aprovechando que ahora hay CDs relativamente accesibles, se me ocurrió comenzar a recolectar la serie de remasterizaciones que hizo la BMG con la dirección de Victor Pintos, básicamente por la calidad de sonido. Hoy conseguí “Naranjo en flor” (originalmente el LP se llama "Personalidad y Tango), uno de los tres long plays que grabó con Atilio Stampone y a esta altura del partido siento (porque en estos asuntos se me da por pensar que se trata más de sentir que de otra cosa, sin sacarle el cuerpo a lo técnico, obvio, pero vos me entendés...) que   Goyeneche está en el punto justo. Para mi gusto, en la década del setenta es donde está al dente: conservaba todavía buen caudal vocal y empezaba a desarrollar al máximo su fraseo, único, inimitable e irrepetible. Y Atilio Stampone, cosa seria, sencillamente estuvo en llamas como nunca más. En estas tres placas confeccionó arreglos majestuosos para temas como “Grisel”, “Afiches”, “Naranjo en flor” y “Chau no va más”, por nombrar algunos himnos de los más conocidos. Atilio rompió en esos años todos los límites del género, desde la incorporación de instrumentos un tanto extraños al sonido típico, hasta innovaciones en los colores y en el clima de cada obra. Un tema puede tener una introducción con un corno, o con timbales repiqueteando, a ver si se entiende, en líneas generales no son temas bailables a la usanza tradicional; las cuerdas suenan con una gordura inusual y se nota que hay más de un par de violines. A ver, para los que como yo crecimos escuchando rock progresivo y jazz, las cosas que hace Stampone en estos discos son geniales pero no revisten un carácter transgresor, pero si te posicionás desde ese lado tan conservador que tiene el género, estás ante una serie de sacrilegios. Quién creció escuchando a Piazzola, Weather ReportChick Corea, concibe los arreglos de Atilio dentro de lo normal, pero para esa guardia que sigue discutiendo a Astor y todavía no se enteró de Eduardo Rovira constituyen una suerte de infiltración apátrida.

Creo que cuando en esta retrospectiva que lentamente se está haciendo del tango - y que con fundadas razones está detenida en la primera parte del siglo pasado – se arribe dentro de varios años a diseccionar lo que hizo Atilio Stampone en estas placas entre 1972 y 1973, llegarán los homenajes y la justicia que hasta hoy no se han dado en su debida dimensión quizá porque este músico sigue pagando los costos de haber volado demasiado alto para su tiempo.
.


11 comentarios:

Rafa dijo...

Gerardo, recuerdo haber escuchado algo de esos discos en su momento. Eran impresionantes, la orquesta, el sonido, los arreglos, la voz del Polaco, todo... Hasta las tapas (o alguna de ellas) eran obras de arte.

Si no me equivoco por ahí anda una versión inolvidable de "Soy un arlequín" de Discépolo.

Un abrazo.

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Absolutamente de acuerdo contigo. Goyeneche también grabó con Stampone "Tu", "Cuando tu no estás" y "Mocosa" (este último un tema del propio Stampone). Fue la mejor época de Goyeneche, inmediatamente después de dejar a Pichuco, cuando tuvo algunos (lamentablemente pocos) años brillantes. En esa época también grabó dos álbumes impecables con Baffa-Berlingieri. En uno de ellos hay una versión estupenda de "El último café" y de un tema de Chico Novarro, "Nuestro balance". En el otro hay tres joyas, "Callejera", "Bandoneón arrabalero" y "Berretín". Este último tema estoy desesperado por conseguirlo y no lo encuentro (ojo, que hay otra versión de los tiempos de su larga decadencia). No se si lo conocés: "Berretín/de quererte mujer/de sentir en la piel/tu fragancia a jazmín./Berretín/el primer berretín/del que nunca en la vida/se olvida de tí". Si sabés de alguien que lo tenga avisame.
Ah, de la misma época te recomiendo el álbum con la "Orquesta Típica Porteña", arreglos de Raúl Garello, donde canta un "El día que me quieras" que es unas pequeña obra maestra.
Eddie

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Una cosita más -y perdoname por hacerla tan lunga. A Atilio Stampone lo escuché con su orquesta por primera vez en 1963, en el Aula Magna de la Facultad de Medicina (teníamos entonces un decano de lujo, el doctor Florencio Escardó; yo era estudiante del último año). Hubo gente que se iba porque no entendía nada pero a mi me pareció fabuloso. Al final del concierto nos acercamos con amigos a felicitarlo y estuvo muy cordial con nosotros.
Eddie

Antonio (el Mayolero) dijo...

Coincido; sin dudas es la mejor época del Polaco.

jorge dijo...

Creo que hay una palabra que define estas grabaciones del polaco con Stampone, y es dramatismo.
Goyeneche tiene un tono grave, profundo, sentido y lírico, como pocas veces antes y después.

Es una etapa que arranca en el 69 cuando graba "barrio de tango" con Pontier y que llega hasta su etapa de Piazzolla, cuando ya está más gastadito.

Más allá de los clásicos que mencionás (y que me gustan poco, o será que me cansaron), joyas como tabaco, canción desesperada, dada vez que me recuerdes son casi perfectas en ese tono drmático que menciono, y que, no es casualidad, también grabó otra cantante de tangos que hizo del dramatismo un arte, y que fue Libertad Lamarque (tantas veces ninguneada pos sus últimos tiempos)

Gracias por recordar al Polaco, siempre es poco

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Además en esa época Goyeneche empezó a sacarles el jugo a las consonantes, algo que ningún cantor había hecho hasta entonces. Sus "efes" (como en 'fffffrío de sentir adentro mío) y sus "des" (como en 'callejera que taqueas dddde sur a norte') fueron realmente un hallazgo. Puso énfasis en una pronunciación impecable (en un reportaje Horacio Salgán dijo que él le había insistido a Goyeneche para que escuchara "mucho Sinatra". Se ve que le hizo caso).
Y donde todos cantaban "con la magia de tu amor y tu bondá", Goyeneche decía "bondadd".
Eddie

Gerardo Fernández dijo...

Marmaduke/Eddie/Matt: Ese disco que mencionás (que en origen se llamó "Sentimiento tanguero") es el que trae "Grisel" y es uno de los que más me gusta. Tiene dos obras "testimoniales" como "Camouflage" y "Filosofía barata" (ese que dice "la vida es como la guita / parece que no se acaba /y en una vuelta de taba / te encontrás que ya no hay más)http://goo.gl/Y2rgp También trae "Como aquella princesa", tangazo de José María Contursi.
Otro tema: Por lejos nadie coloreó como el polaco la obra desgarrada de "catunga" Contursi, me corrijo: "NADIESSS"

Gerardo Fernández dijo...

Otras cosa: En "Después" (del 77 con Garello) son de libro las diversas formas expresivas que utiliza en la pronunciación de esa palabra. Acá está el audio http://goo.gl/iay0r Fijate cómo dice "después", de manera dramática en las dos primeras veces y cómo suaviza en los minutos 1,44 y 2,10...
Un infierno

Pablo dijo...

de acuerdo con laevaluación gerardo

en esto, estamos de acuerdo EN TODO

salud!

el disco de homero expoósito es glorioso en su totalidad (pero creo que ahi hay varias orquestas)

"farol" es de esta tanda?

para mí, que canto tangos, es una macana admirar tanto estas versiones y tratar de no irse por ese camino intransitable...

saludos!

Daniel dijo...

Mi viejo era amigo de el, de chicos, de aquí del barrio de Saavedra. Para mi, fuera de la influencia familiar, el mejor cantante que tuvo el tango.

Rafa dijo...

Al Polaco lo vi una vez desde el 29, paseando de la mano con la nietita por la calle Tronador. Además de un enorme artista, uno de los tipos más queribles que he conocido.

Veremos qué le saca mañana Gerardo al maestro Stampone. Abrazos!

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez