jueves, 24 de febrero de 2011

No perder el tren



El choque de trenes de la semana pasada reavivó, como siempre ocurre en estos casos, la discusión sobre el estado de los ferrocarriles. Es llamativo cómo generalmente son personas que no usan los servicios ferroviarios las que llaman a las radios rasgándose las vestiduras "por lo mal que se viaja". En casos como estos también se observa la falta de estilo de los medios opositores, que cual eyaculadores precoces de opinión, no pueden esperar que termine de desplegarse la fase informativa y empiezan siempre más temprano que tarde a chorrear pulsaciones de opinión y a competir para ver quién encuentra más muertos y heridos graves en una penosa orgía que ofende las normas elementales del periodismo. 

En un punto lo importante siempre es determinar las causas del accidente, y si se ratifican definitivamente los dichos del juez actuante en la causa, estaríamos ante fallas de los conductores de la formación de Ferrobaires que se comieron tres luces de alerta, una amarilla y dos rojas, hecho que nos debería llevar a separar una cosa de la otra y decir que el estado de los ferrocarriles no tuvo nada que ver en el choque que costó cuatro vidas.

Llegamos  así a un punto donde queda claro que una cosa no tiene que ver con la otra, pero se me ocurre utilizar este introito y este acontecimiento luctuoso para preguntarme si estoy conforme con el estado de los ferrocarriles y digo que no. Digo que en los últimos años mejoraron en algunos aspectos pero también que necesito que alguien me explique porqué no mejoraron lo que se supone que deberían haber mejorado. Hay gente que dice que se están poniendo 10 pesos de subsidio por cada peso que gasta el pasajero ¿Es cierto este dato? Que alguien me explique porqué en el caso del San Martín equiparon algunos coches con unos asientos de chapa que desde todo punto de vista constituyen una afrenta a la condición humana. La verdad que dan ganas de sentar a toda la plana mayor de la secretaría de transporte en esos asientos  y hacerlos viajar de Retiro José C. Paz...

¿Las cosas sólo pudieron hacerse de esta manera?, ¿No se pudieron hacer mejor?, ¿No existe la posibilidad de que no se hayan hecho bien las cosas en materia ferroviaria? ¿No sería, por ende, una excelente propuesta para un segundo mandato de Cristina tratar de demostrarle a la sociedad que se pueden hacer mejores cosas en el asunto ferroviario? 

A ver: Supongamos que no se hizo todo lo que se podría haber hecho, supongamos que hubo errores. Está bien, equivocarse, poner funcionarios que no están a la altura de las circunstancias está dentro de las posibilidades. Ningún gobierno acierta en todas. Siempre hay que ocupar espacios y muchas veces se termina poniendo a personas sin formación para la función pero con excelentes apoyos políticos. Muchas veces los gobiernos terminan ocupando espacios con gente del palo que de la función entiende poco y nada. Son los riesgos de gobernar, son los riesgos de gestionar de verdad, de tener que tomar decisiones ya, porque la realidad no para y porque no tenés chances de esperar a que se formen los cuadros técnicos para cada área de la administración pública. Como no somos ilusos, sabemos también que muchas veces la rosca se antepone a las cuestiones técnicas y en función de esa malversación de importancias se termina priorizando lo político por sobre lo específico de la función. Esto también viene en el paquete de ser gobierno, el punto es cómo resolvemos estos desafíos de la manera más inteligente posible.

El tema ferroviario es quizá emblemático para pensar y pensarnos un poco desde el palo kirchnerista, pero hay otras áreas donde en una de esas también está haciendo falta un service.

.

8 comentarios:

Fernando dijo...

Gerardo, totalmente de acuerdo. Sólo un dato. Yo usé durante décadas el San Martín, los asientos de chapa fueron de la administración privada. Mientras UGOFE (El Estado) remodelaba los vagones, se convivía con los viejos coches, algunos de vez en cuando todavía circulan, pero los del Estado son los mejores vagones que hubo en décadas. Y pusieron rápidos y locales que mejoraron enormemente las condiciones de transporte. Sigue habiendo un enorme déficit en este tema luego de décadas de desinversión y privatización, pero la mejora en el San Martín es notable. Lo que no significa que haya que conformarse. Se pueden criticar muchas cosas, pero pegarle al Estado con el S.M. cuando el 99% del transporte está privatizado, es una joda.
Un abrazo!

Juan Martín dijo...

Gerardo, los trenes son una vergenza, se ve que no tenes que tomarlo en Moreno cada mañana.
Tanto Kircher como Cristina anunciaron la vuelta de viejos talleres, de viejos ramales, etc, etc, que nunca superaron el anuncio.
Se compró chatarra ferroviaria a España y a China, que se arrumbra en galpones. Hay un verdadero lavadero de guita con la compra de chatarra ferroviaria.
Cristina felicitaba a Pedraza hace un año y a su mujer, curiosamente la titular del ferrocarril mas importante de Argentina.
Te parece que realmente le interesa a alguien que quienes tienen que viajar como animales para ir a laburar puedan viajar mejor alguna vez?

Caíto dijo...

Bueno, parece que tocaste el punto, el comentarista indignado, "Te parece que realmente le interesa a alguien que quienes tienen que viajar como animales para ir a laburar puedan viajar mejor alguna vez"? Yo tambien viajo a Moreno y a veces lo hago en un vagón con aire acondicionado, en un buen asiento y en 50 minutos. Del valor del boleto, ni hablemos. Los asientos de chapa, cómo bien dicen arriba, son herencia del privatismo. Hoy estamos muchísimo mejor y falta tanto todavía. Me gustaría escuchar a los indignados quejosos en un discurso un poquitín más positivo. ( si yá lo hace pino)Saludos y Fuerza Cristina 2011!!!

Eduardo dijo...

No sabemos bien que paso en el accidente de la semana pasada. Pero si efectivamente el chofer se comio 3 alertas, la responsabilidad igual sigue siendo de la empresa.
La pregunta que hay que hacerse es: Porque el maquinista ignoro tres alarmas? (no una, tres)
Hay 2 respuestas posibles: Estaba borracho/drogado, cosa que no aparenta. O segunda respuesta: se confio. Y si se confio, es porque no tenia el suficiente entrenamiento para no confiarse. Y ahi es responsabilidad de la empresa.
Mire, yo trabaje varios años en el rubro sistemas de varias empresas energeticas. Si hay algo en que los tipos rompen las bolas en esos lugares, es en la seguridad. Capacitaciones y cursos constantes sobre temas de seguridad. Carteles indicativos por todas partes. Medidas precautorias que parecen paranoicas. Casco y zapatos especiales. Son unos verdaderos hincha bolas hasta el punto de lo absurdo casi.
Pero cuando ocurre alguna alarma, que en el 95% de los casos, resulta falsa, nadie pero a nadie se le ocurriria ignorarla, nadie se confiaria. Todos estan entrenados especificamente para atender cualquer alarma por mas insignificante que fuese. Y en cierta manera, se podria decir que despues de tanta insistencia con la seguridad, tienen el cerebro medio lavado con ese tema.

Sin embargo, si vemos lo que paso aca, aparentemente la empresa no se ocupo del tema de la seguridad en lo mas absoluto.
Los trenes tenian los frenos trabajos con cerraduras. Esto es todo un indicio. Los conductores ignoran señales de alarma. Hace unos meses atras hubo otro accidente de iguales caracteristicas aunque sin muerto. Otro indicio mas.
Es verdad que el accidente hubiese ocurrido aun si los frenos hubiesen estado liberados, ya que hay otros mecanismo para activarlos. Pero el freno automatico, tiene una razon de existir y si es bloqueado, es todo un sintoma de que la empresa no se toma en serio la seguridad. De que no hay una cultura de la seguridad, como si existen un muchisimas fabricas.

ram dijo...

Aunque debo haber viajado en tren unas 10 veces en mi vida, respecto al accidente último me parece demasiado fácil cargárselo a los maquinistas - no se inutilizan dos sistemas de frenos por decisión de ellos, sino de la empresa o de alguien jerárquico en mantenimiento. Cualquier maquinista sabe que sin frenos, el primer candidato a fiambre, si hay un choque, es él.
Hay un debate que siempre faltó cada vez que se habla de trenes - antes, ahora, siempre - y es que los trenes de pasajeros son a pura pérdida; acá en Sudacalandia, en la rubia Albión, el tío sam o la estructuradita y casi perfecta Alemania.
No hay sistema de transporte que tenga que construirse su propio camino, seguridad, personal servicios y mantenerlos las 24 horas todos los días. Ese festival de costos inevitables es completamente incompatible con, encima, pretender ganar plata.
Los múltiples subsidios que sostienen los pocos servicios que quedan, no son para que los trenes sean mejores, son para la ganancia de las empresas "concesionadas" y, si queda algo, se mejora ese algo en los fierros pero, insisto, más allá de cualquier chamuyo, lo que se subsidia es la guita para los abnegados concesionarios. Los que, obvio, entre la seguridad y el saldo en la cuenta del banco, no van a dudar un segundo, además ¿a quién se le puede ocurrir tener tantos sistemas de frenos en una locomotora? Una exageración.
Este tipo de accidente, para mí, lo que realmente demuestra es la imperiosa necesidad de un sistema de trenes, nuevo y lo más actualizado tecnológicamente posible - como con Aerolíneas, la chatarra es carísima de mantener y operar y la gestión debe ser estatal y asumir que se va a perder plata - en lo contable, que la ganancia con los trenes viene con el simple hecho de que pase, de la actividad económica que genera y facilita con su sola presencia, ni hablar en lo que respecta a la comunicación en un paisito como el nuestro.
Otros trenes, otro diseño y otra gestión, estatal. Al fin y al cabo la idea es hacer otro país, no?, otro estado, muy diferente al que los hizo moco.

Ladislao dijo...

Estoy de acuerdo con el post. Acá están faltando explicaciones, propuestas, relato del futuro para hacer el futuro.
Estoy de acuerdo con el comentario de Ram: acá hace falta a nivel ferroviario una actualización tecnológica. Lo que comprobaron los intentos de reapertura de talleres es:
-faltan técnicos, ya que algunos les dieron el 'retiro voluntario' en los 90, otros se jubilaron o no están, y nuevos técnicos hay poquitísimos, ya que se había destruído la escuela técnica.
-La tecnología que hay es vieja y difícil de mantener a costos relativamente bajos.
-No hay escala ni la puede haber en el mediano plazo para la producción propia de todos los elementos ferroviarios. Por lo cual hay que importar con transferencia de tecnología para mantener/reparar/hacer nuevos repuestos acá con la tecnología adecuada.
-Con la decisión política y plata no alcanza. Hace falta el estudio técnico específico, general el relato y explicarlo convincentemente a la sociedad para generar la masa crítica necesaria para sostener la toma de decisiones.
-Por eso me parecía interesante lo del 'tren rápido' al menos conceptualmente. Claro que otros prefieren 'volver' a los trenes de los años 30 y 40 como gran avance.
Saludos

qcancionq dijo...

el problema de los ferrocarriles es moyano, o todavia no se dieron cuenta.Si el tren progresa los camiones pierden fuerza, todo lo de mas son boludeces para no achacarle la culpa al gobierno, como la ley de glaciares.

ram dijo...

Gracias, don canción, por iluminarnos con su sabiduría.
Como usted bien sabe, los que merodeamos el blog de Gerardo, somo todos unos marcianos que recién bajamos del plato volador y no sabemos de la existencia del "factor Moyano" como fuente de todas (o casi todas) las desgracias, complicaciones, problemitas y problemones del país.
Respecto a los trenes tiene razón, es Moyano el cuco, si viene jodiendo desde que era espermatozoide, tan chiquito y ya quería hacer moco los trenes, dedicado a influir y apretar a preclaros estadistas como frondizi, onganía, videla y el mejor de todos, el riojano más famoso (y seguro a la riojana más famosa, la madre que lo parió) y ahí estaba el Moyanito con los planes larkin, martinez de hoz y "ramal que para....." - Un grande el camionero, casi casi como usted.

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez