miércoles, 30 de septiembre de 2009

¿Jenefes cede? ¿Jenefes vence?


El “compañero” Jenefes está siendo en estas horas la pesadilla del cabo Pichetto.
Un señor con mucha plata de una provincia remota puede complicar al extremo la sanción de una ley con todas las implicancias que eso tiene en las actuales condiciones.
Traigo esto para poner sobre la mesa una pregunta:
¿Cómo se hace para construir políticas de mayorías sin tener que depender de algunos señores como éste?
--------------------------------------------------------

El arrepentido del JP Morgan

Este video dura una hora. Preparate unos buenos amargos y disfrutalo.


AGRUPACION OESTERHELD - Bloque 2- Hernan Arbizu - ex JPMorgan en Yahoo! Vídeo




---------------------------------------------------

Autoconvocados las pelotas!!


“Periodistas autoconvocados”, “Productores agropecuarios autoconvocados”, curiosas apariciones en la escena pública vernácula. Son “autoconvocados”, esto es, espontáneos, personas que por la libre salen a la ruta o se agolpan frente al parlamento para que se escuche su voz.


Curiosamente estas manifestaciones que son producto de una suerte de improvisación social, una suerte de acción visceral de individuos que invaden el espacio público para decir sus verdades, siempre cuentan con niveles de organización propios del accionar de los grupos organizados.


Lo mismo que las marchas espontáneas que convocaba Blumberg, donde las bellas almas, rubias, de buen tránsito intestinal y sabrosas lociones originales –no como esas genéricas que compramos nosotros a la vuelta del COTO a 12,90- se encontraban con escenarios montados y equipos de sonido como para que escuchen 50.000 personas…

Nunca nadie pudo responderme cómo es que ciertas manifestaciones cuentan con tanto andamiaje. Cómo hay espontaneidad tan organizada (¿Es esto un oximoron?)


Una sola coincidencia tengo con Alejandro Rozitchner, viene de una vez que debatiendo en un programa de TV con Felipe Pigna sobre el progresismo, dijo que cuando una palabra pierde sentido, en lugar de darle muchas vueltas al asunto para explicarlas, más vale entregarlas.

Es así.

Por eso más vale entregar la palabra a la derecha reaccionaria que seguir tratando de mostrar su genética falsa, pero no sin antes manifestar con nuestro mejor acento:

AUTOCONVOCADOS LAS PELOTAS!!!
(Esperemos un rato y veamos cómo en los comentarios comienzan a brotar "lectores autoconvocados")
----------------------------------------------

Periodistas contra la Ley de Medios





-------------------------------------------------------------

martes, 29 de septiembre de 2009

Llegó Lupe...




Distintas miradas sobre los resultados de Santa Fe

En este estracto de La Bloguera de anoche se puede escuchar a Mauro, del blog "Al Centro y Adentro" analizando el resultado de las elecciones en Rosario y a Juan Carlos Bettanin haciéndolo desde Santa Fe capital.



Llama la atención cómo la prensa porteña, incluido el bueno de Mario Wainfeld hoy en Radio Nacional, visualiza como un fortalecimiento del socialismo y de Binner en particular el resultado del domingo cuando los amigos de Santa Fe opinan todo lo contrario, y donde cualquier sondeo de los números demuestra que si bien a Reutemann le fue horrible, las perspectivas para el socialismo son verdaderamente preocupantes. Al fin y al cabo sólo se quedó con el 29 % de los sufragios.




------------------------------------------------------------

Quinto Congreso de Economía Provincial | Rosario, setiembre de 2009

Horacio Garetto, de Rafaela, tuvo la deferencia de mandarme esta crónica sobre el Quinto Congreso de Economía Provincial que se desarrolló en la ciudad de Rosario unos días atrás.
Recomiendo su lectura y, por supuesto...
GRACIAS HORACIO!!

-----------------------------------------------------------------

Grondona busca un Justo José de Urquiza para el siglo XXI
5to Congreso de Economía Provincial.
Rosario Setiembre de 2009
Escribe: HORACIO GARETTO


Estuvimos en Rosario, acompañando el desarrollo del denominado 5to. Congreso de Economía Provincial. Amamos este país, nos gustan todas las ciencias sociales, y entonces nos gusta ser testigos y escuchar a todas sus manifestaciones y a todos sus actores.

Antes de relatarle lo habido y oído queremos hacerle una salvedad. Lo de “denominado” 5to Congreso viene a cuento de lo siguiente. Se le denomina “Congreso de Economía Provincial” pero no es un auténtico Congreso. Un Congreso es algo plural, democrático, en dónde están representadas todas las voces y todos los sectores de la economía provincial. Pero en este Ud. no va a encontrar ni lo uno ni lo otro. De los diversos sectores económicos que integran el quehacer provincial poco y nada. Por ejemplo, sabemos que un actor decisivo del mundo económico es el mundo del trabajo. ¿O no? Pero, sin embargo, Ud. no encontrará nada de trabajadores ni nada de sindicatos ni de sus portavoces ni de sus economistas ni nada de nada en este “Congreso”. Tampoco vi nada o casi nada de industriales y de economistas afines a los sectores industriales. Y así podría seguir con la enumeración de todos los demás.

Tanto o más importante aun que lo anterior. Se le está dando el nombre de Congreso a un evento en dónde todos, absolutamente todos los invitados pertenecen a una sola corriente de pensamiento: la escuela liberal, hoy neoliberal. Ud. no va a encontrar en este Congreso, ni en el del año pasado ni en ninguna versión anterior, economistas keynesianos, economistas desarrollistas, economistas estructuralistas, proteccionistas, sraffianos, dependentistas, marxistas, marcelo diamantistas, etc etc. Es como si nadie tuviera nada que decir sobre la economía, la sociedad y la política salvo ellos. Se resisten a ver que así como se cayó el muro de Berlín de las primeras experiencias malogradas de socialismo real también se cayó el muro de Wall Street y esto debería obligar a repensar todo, a ser más abiertos y a propender a un auténtico debate. Pero nada de eso en estos congresos. Un solo bando tiene el monopolio absoluto de la palabra.

Tercero: alguien tiene que decir que no se puede dar así porque sí el nombre de Congreso de Economía Provincial a un evento que no es organizado por la Pcia. de Santa Fe. Es un Congreso organizado por una entidad privada, la fundación Libertad, que como todo el mundo sabe está estrechamente vinculada y financiada por muy conocidos intereses empresarios privados. Que está muy bien que organicen uno y mil eventos más pero sin ponerle el nombre de provincial.

* * *

Una muletilla del Congreso, que se repite en todos los paneles, continuamente, por ejemplo, es que que barbaridad constituye el hecho de que el gobierno “no dialoga”. Mi observación es: puede ser que esto sea cierto. ¡Pero el Congreso de Economía tampoco dialoga! ¡No dialoga con nadie! ¡Se escucha solamente a sí mismos! ¿No será en realidad que este es un país dónde nadie dialoga con nadie? ¿Dónde nadie escucha a nadie?

Muchos integrantes de ese sector en realidad le denominan “diálogo” al proceso por el cual el gobierno tiene que levantar bandera blanca de rendición y hacer todo lo que solicitan esas corporaciones privadas. Como históricamente fue. De las cuales ese Congreso pretende operar como un instrumento de legitimación. Si no se acata entonces sale toda la maquinaria mediática afín a machacar que “no hay debate”.
* * *
Lo comentado se aplica a todos los órdenes. Por ejemplo hubo un panel de “Debate sobre la ley de Medios”. Le cuento que, de debate, no hubo absolutamente nada. Porque los tres invitados al panel eran, como en todo, todos absolutamente abocados a denostar todos y cada uno de los aspectos de la ley. Entonces ¿de que debate se habla? Ahí no hay ningún debate. Ni entre ellos ni con el público ni de nadie con nadie. Las preguntas, las poquísimas que hay, cuando hay, porque en muchos paneles no hay, son por escrito. Entonces, la que molesta, se filtra, no se lee y se terminó el problema.

Participaron del susodicho panel Adrián Ventura del diario La Nación, Vicente Massot, del conocido diario conservador y “procesista” de Bahía Blanca, y el empresario Daniel Vila, socio del inefable Manzano, quien fuera el ministro del interior de Menem, célebre por la frase de que el “robaba para la corona” (Menem), y Francisco de Narvaez, titular de uno de los tres o cuatro grupos que oligopolizan la comunicación en la Argentina.

El panel fue lo previsible: una catarata de odios hacia la ley. Un desprecio soberano por la voluntad del pueblo. Pueblo que, según la constitución, está representado por la Cámara de Diputados de la Nación. Cámara que votó y cuyo resultado fue un respaldo rotundo a favor de la nueva Ley de Medios Audiovisuales. Cero críticas para los partidos que viendo que perdían la votación por goleada no tuvieron la hidalguía de quedarse a debatir en el Congreso. El único que tuvo la decencia de reconocer que, si el Socialismo Binnerista por ej. votó a favor de la ley no es porque estén locos sino porque piensan que es una buena ley y que esa ley, en letra y espíritu, concuerda con la historia y los valores del socialismo santafesino fue Massot. Para Ventura, en cambio, en un tremendismo, la ley nos deja “solo un paso por atrás de ley de Venezuela”…Que de los 7 miembros de la autoridad de aplicación el gobierno va a “controlar” a 3. A “controlar” a tres, no a “designar” a tres seres humanos que piensan, que tienen criterio, sino, parece, según Ventura, a tres robots que harán lo que les dicten desde un celular en Olivos, y como si el actual gobierno no terminase su mandato en rápidos 24 meses. Que la ley iría contra la propiedad privada. Según Ventura “la Argentina comenzó a abandonar la democracia. También empezamos a abandonar la República”. Tendríamos una democracia agónica. Seguramente el país ideal para Ventura sería uno como el Congreso de Economía Provincial de Santa Fe: es decir un país dónde solo hablen y piensen y escriban los que piensan como el. Según Ventura nos proponen un país “sin libertad de expresión”. ¿Pero será que 147 diputados sobre 250 y algo contra 100 pensarán que están dejando al país sin libertad de expresión? ¿O será que a Ventura le vendría bien tratar de aprender a escuchar a los diputados representantes de la sociedad? ¿O acaso prefiere la ley de Jorge Rafael Videla y Martínez de Hoz? Seguramente que esto último, porque fue constante el apoyo de su diario a esa línea política.

Massot hizo la interesante observación de que si en el Senado cambiasen el art. 161 que establece la obligatoriedad de poner a la venta las licencias que exceden las cantidades máximas admitidas en el nuevo régimen en el término de un año ello cambiase a tres o cinco, eso podría constituir un misilazo a la ley, porque en tres y en cinco el kirchnerismo, hegemónico antes de 2007, se desvanecería para ese tiempo. Ya no estaría.

A continuación la sociedad argentina pudo conocer algo de la persona y el pensamiento de una persona que siempre permaneció en la oscuridad, se citaba pero nadie conocía, el empresario de medios Daniel Vila. Según su propio relato “comenzó con una pequeña radio en Mendoza”. No explicó como fue que llegó a ser dueño del tercer grupo de multimedios de la Argentina. ¿Se tratará de genialidades empresarias? ¿Y nada más que eso? Vila no lo explicó. Sabemos también, ahora, que el imperio de Daniel Vila se extiende a negocios petroleros. Y todo, según su propia confesión, “empezó con una pequeña radio”. Como en los cuentos. Según el la “ley lo averguenza”. “Es peor que la de la dictadura”. “Va a judicializar todo”. Este un país sin seguridad jurídica. No va a haber inversión. El país se va a atrasar. “Hay que hacer como Brasil”, dice Vila, que está discutiendo esa ley desde hace 2 años. Pero tal vez habría que explicarle o recordarle a Vila que acá esa ley se está discutiendo hace 15 o 20 años. Y que nunca “era el momento”…y que se discutió en un montón de foros, por todos lados, solo que los oligopolios de la comunicación, como justamente el de Vila, no informan de ello porque no les convenía. En fin. Obviamente que ninguno de los tres panelistas hizo ninguna referencia por ej. al trascendental trabajo de la “Coalición por un Radiofusión Democrática” y sus ya históricos “21 puntos básicos”…Todo lo que molesta, todo lo que va en contra de estos grupos que se apropian de la palabra libertad es silenciado, no existe, “desaparece”. Por supuesto tampoco nadie mencionó la bendita y maravillosa intervención del estado duhaldista en el año 2002 cuando estando Clarín y La Nación con severas dificultades financieras el estado, o sea nosotros, o sea nuestro dinero, financió la pesificación de la multimillonaria deuda de ellos en dólares con el exterior (libro de Pablo Llonto: Dona Ernestina). Operación que quedó en la historia, conocida pero muy convenientemente olvidada, de ley de Bienes Culturales.
Es así: lo que me conviene lo cuento. Lo que no conviene me lo callo. Porque el Estado es malo, malísimo, cuando interviene en mis negocios, pero cuando me equivoqué, y estoy por perderlo todo, entonces bienvenido que venga el Estado a salvarme.
* * *
El siguiente panel pretendía revelar los vínculos entre la “calidad institucional” y la pobreza. Otra vez, desde luego, los invitados eran totalmente unicolor: 100% neoliberales químicamente puros. O sea: ni un átomo de otra cosa: ni siquiera un átomo de keynesianismo. Nada. Químicamente puros. Lo de Santiago Lazzari fue de antología: según el la “distribución de la riqueza es un verso” (textual, así como lo escucha); “el problema no es la desigualdad”, la “distribución mata los incentivos para producir”, la “distribución de la riqueza es una excusa para el saqueo”; “la pobreza no es por falta de plata” (así como Ud. lee). Según el, por ej., si se fueron en algún período de la historia 3 millones de argentinos es “por culpa de la legislación laboral protectora del peronismo”… O sea que no se habrían ido por el desempleo masivo que generaba la convertibilidad neoliberal cavallista ¡sino por una legislación que los favorecía! Casi diría que Santiago Lazzari quedó a la derecha de Jhon Wayne, el legendario cowboy de las películas, matador de todos los indios que había en el mundo, que decía que la derecha terminaba dónde estaba el parado. Como queriendo decir que no había nadie a la derecha más que el.
* * *
López Murhpy reinterpreta el mensaje bíblico. En una incursión por territorios que no conoce, los de la teología, López Murphy confundió el mensaje del viejo testamento, dónde en una parte (en el Génesis) se dice que “ganarás el pan con el sudor de tu frente” con el mensaje evangélico. Porque el Evangelio es todo un mensaje de amor, no de barbarie y de todos contra todos, sino de cooperación y solidaridad y de amor al prójimo.

No nos parece mal, desde luego, que Lopez Murphy se esfuerce en defender la cultura del trabajo y en enfatizar que tiene que haber una relación entre el esfuerzo y los beneficios. En otras palabras: en el valor de la disciplina. Pero no nos parece que esto pueda llevar a sacar la conclusión, por ejemplo, extremista, de que el gobierno cuando estatizó las AFJP “rompió las reglas” (porque uno también tiene derecho a pensar entonces que la invención de las AFJP también representó una ruptura de la regla de la solidaridad intergeneracional, en el que se basa el sistema de reparto, por ejemplo). Pero claro: como lo cuentan ellos hay ruptura cuando se pasa de lo privado a lo estatal pero no hay ruptura cuando se pasa de lo estatal a lo privado. López Murphy dice que la estatización de las AFJP fue una “violación”… Dice López Murphy que “no hay nada más empobrecedor que la fuga de capitales”… Bueno, podríamos llegar a concordar en ello con el, pero, ¿a que se deberá el fenómeno? Según LM a que la gente piensa que el Estado “le roba”… entonces fuga los capitales, pero esa explicación nos parece, a nosotros, modestamente, muy primitiva, tosca, simplificante y sesgada (no es el lugar para profundizar). Consideramos que “estatizar” no es “robar”. Por ejemplo: nadie acusó a Roosveelt de tal cosa cuando estatizó en el 30, o cuando Harold Wilson en Inglaterra tenía la mitad del país estatizado, o cuando los franceses tenían la mitad de la economía en manos del estado. Pensamos, más bien, que son ciclos que van y que vienen.
* * *
Mariano Grondona
El plato fuerte de la jornada lo constituyó, por supuesto, Mariano Grondona. El estratega jefe del liberalismo argentino. Intelectual orgánico del “Onganiato”, apologeta de López Rega, de Martínez de Hoz y Videla, de Cavallo, de Roberto Alemann, etc. etc. Que disertó sobre el “poskirchnerismo”. Con el que sueña. Porque parece que los Kirchner no lo dejan dormir.
Descubrió dos nuevos juguetes: el pacto de la Moncloa y el prócer Justo José de Urquiza.
Mediante un operativo acrobático intelectual nada inocente sino bien calculado idealiza el Pacto de la Moncloa español con la finalidad de proponer algo parecido acá pero con la idea, en definitiva, de servir al statu quo, es decir, que nadie “toque” las políticas que benefician a los sectores más privilegiados de la sociedad. Que nadie toque a “los que tienen”. Que nadie intervenga. Que nadie restrinja el derecho de propiedad de los que ya tienen todo. Que sería, según el, lo que faltaría acá. Pero, si mal no recordamos, hubo acá varios pactos, a los que siempre le pasan cosas. Por ejemplo, el famoso Pacto Social entre el estado, sindicatos y la Confederación General Económica en el año 1973 en la época de Perón y de José Ber Gelbard.
Pero la más fascinante invención de Grondona es la operación de apropiación del sentido del urquicismo.

Su razonamiento, su estrategia, discurre así:
Los argentinos estamos atascados en el odio. Tenemos una tendencia al odio fenomenal. Primero fue el odio entre unitarios y federales, luego entre conservadores y radicales, luego entre peronistas y antiperonistas, luego entre montoneros y militares, etc etc. Según el los otros países también pero ellos lo habrían vivido una sola vez. De dónde habrá sacado esto que los otros una sola vez no se sabe. Por ejemplo tal vez no registra que un país que hoy desde lejos vemos como tan estable como China es el mismo país que tiene el record mundial de guerras civiles. Una maniobra vil y clásica del pensamiento liberal es el de presentar a la argentinidad como cosa particular. Como una nación que sería diferente de las demás naciones. El asunto en realidad es: que todas las naciones tienen parecidos y todas tienen sus particularidades. Por ejemplo: a lo referido respecto de China se puede agregar a Bolivia como record mundial de golpes de estado. Y Argentina sí que quizás tenga una de las historias más inflacionarias del siglo XX. Y Rusia, por ejemplo, ha sufrido gigantescas convulsiones geopolíticas y bélicas. Y Alemania que cada tanto se vuelve loca y enloquece a Europa (expresión de Salvador de Madariaga). En Estados Unidos cada tanto balean un presidente. Todos los países tienen sus tragedias. Si no este mundo no sería mundo. Pero, siguiendo con su pensamiento, nosotros seríamos especiales.
Según Grondona el antiperonismo, atrapado en su bronca, no pudo superar el peronismo. Entonces también fracasó.

Entonces, ¿cuándo no hubo fracaso según Grondona? Cuando se superó el rosismo. ¿Quiénes lo habrían logrado? Pues Urquiza y Alberdi. Urquizó luego de Caseros quedó como el hombre fuerte, pero no habría incurrido en los errores de Rosas. Y el intelectual de la época que mejor entendió el país habría sido Alberdi.

Entonces, ¿qué es lo que habría que hacer ahora? Según razona Grondona el kirhnerismo es la tercera tiranía, una continuación del rosismo y del peronismo. Pero como no habría que cometer los errores del antiperonismo habría que hacer lo que hizo el urquicismo. O Urquiza. Superar al kirchnerismo pero sin caer en el error del odio al kirchnerismo que nos haga cometer los errores del antiperonismo. Entonces, dice Grondona, necesitamos a un Urquiza. El, desde luego, sería el Alberdi de la Argentina del siglo XXI.

Esta construcción tiene varios problemas.
El primero que el primero que tendría que ser coherente con el planteo de no andar sembrando odios es el propio Grondona. Porque desde sus columnas y programas más bien lo que se insufla y destila inequívocamente es eso. Todas sus construcciones, sus metáforas, sus analogías históricas, apuntan en ese sentido.

Segundo que el Urquiza que está mencionando es un Urquiza recortado a la medida de sus necesidades políticas del siglo XXI. El Urquiza real, el de la historia, no tiene nada o tiene muy poco que ver con ese Urquiza idealizado a la medidas de las necesidades políticas del campo liberal actual para el que trabaja Grondona. Es un Urquiza recortado, sesgado, del cual se toma el aspecto que conviene a la política del presente del grondonismo.

Tercero, me parece de toda obviedad, Alberdi era mucho más grande, más enorme, más generoso, menos veleidoso, un hombre que supo reconocer sus errores de joven y rectificar juicios, que don Mariano Grondona, todos cuyos trucos ya están muy vistos.
Ahistóricamente. Ese pacto fue, básicamente, un pacto por el que todos se comprometían a respetar la democracia, a no apoyar ninguna clase de aventura militar, viniendo como se venía de 40 0 50 años de dictadura militar franquista.
En definitiva, a la libertad no la vi muy feliz, muy segura de sí misma.
La vi preocupada.
Insegura.




--------------------------------------------------

lunes, 28 de septiembre de 2009

Hago mío el post de Siri sobre Kraft


En este post, el compañero Siri, del blog Datos Duros, sintetiza todo lo que yo hubiera querido decir sobre el conflicto en Kraft.

Revocatoria de mandato a Macri


Mauricio Macri ganó la elección por el 60 % de los votos y nadie podía desconocer cuál era su propuesta de gobierno. Mal que les pese a quienes aspiran a revocarle el mandato (leer acá) Macri goza de una legitimidad indiscutible y el sólo hecho de promover esta idea no sólo me parece de una bajísima calidad democrática, sino que como va destinada al fracaso, desde el punto de vista político se transforma en una postura reaccionaria.


Me parece que la idea de la revocatoria de mandato no se debe agitar alegremente porque en cierta medida se la desgasta y se le quita significación.


Me parece lamentable la gestión de Macri, pero creo que la mejor estrategia debe ser la de arrebatarle el gobierno en 2011. La opción inteligente es aunar esfuerzos para derrotar al PRO, incluso cuando el resultado de las últimas elecciones demuestra que es mucho más factible de lo que se pensaba.
-------------------------------------------------------------

Fontevecchia y el periodismo de calidad


Jorge Fontevecchia tiene días brillantes y otros en los que ni te cuento...

En su columna de ayer, Rapsodia de emociones, un texto pobre y repleto de lugares comunes, se manda este parrafito:


"El modelo de más medios gubernamentales y públicos generará más, no menos, empleo. Pero serán empleos con salarios menores. Periodistas que se transformarán en empleados públicos o militantes. La calidad también será menor, porque el periodismo de calidad es muy caro."


Pago lo sea para que alguien me explique qué entiende el director de Perfil por "periodismo de calidad" ¿Acaso él puede arrogarse practicarlo cuando sus publicaciones dejan tanto que desear?

Incluso saliendo de Perfil ¿Dónde está el periodismo de calidad en Argentina?


Las empresas, entre las que se encuentra Perfil, son las principales responsables de la baja calidad del periodismo que padecemos. El periodismo que practican los grandes medios está dominado por lo que se viene denominando como "patria movilera". En el caso de los medios electrónicos, las empresas han achatado notablemente la idoneidad de sus planteles porque eso es funcional al rol que le asignan a los medios. Estas empresas no contratan periodistas con formación y hambre de desarrollarse en el profesión. Contratan jóvenes recién egresados que en su mayoría quieren "llegar" y que por ende no se privarán de nada con tal de ascender.


No les preguntes sin quieren llegar a ser grandes periodistas, ellos quieren llegar a ser conocidos, a ser figuras. No les interesa ser buenos periodistas.


El primer escalón son los móviles, donde los imberbes van mostrando las mañas para hacer carrera. Los que tengan más cara, más insolencia y más agresividad serán seleccionados. El móvil es una suerte de Casa de Gran Hermano donde se va viendo quienes tienen mejores condiciones no para transformarse en un gran periodista sino para hacer carrera en la empresa.


He aquí la gran diferencia.


Después sucede lo que está padeciendo Clarín y sus medios audiovisuales, que le cuesta horrores encontrar una línea argumental porque ha ido reclutando soldados que sólo sirven para repetir consignas y directivas pero se encuentran inhabilitados para enfrentar un debate sobre una ley de medios con algún nivel de idoneidad. El caso de Gustavo Silvestre que sin sonrojarse manifiesta toda vez que puede que Clarín no es un monopolio es una demostración de lo que estoy diciendo.


Por lo tanto digo que coincido con Fontevecchia en que el periodismo de calidad es caro. Es caro y está bien que lo sea. Pero en la Argentina de nuestros días la baja calidad de la profesión no se debe a una cuestión de costos, sino a una decisión de carácter político por parte de las grandes empresas.


Al fin y al cabo el buen periodismo siempre se llevó muy mal con las empresas de medios, por eso éstas decidieron dejar de contratar periodistas, reemplazándolos por dóciles escribas. La genuflexión se ha transformado en el primer valor que debe portar un pasante.


Las consecuencias están a la vista y basta con hojear los medios gráficos o ver un rato los canales de las grandes empresas para constatar lo bajo que se ha caído en materia periodística. Es que a veces no se ve lo evidente, lo que está en primer plano, y lo que está en primer plano es la contradicción entre periodismo y empresas de medios. Es imposible que en un tiempo donde los medios de comunicación han pasado a tener un rol tan central puedan convivir amigablemente el buen periodismo con los intereses empresarios.


Esas imágenes que tenemos guardadas en la memoria de alguna película donde el periodista entra una y otra vez a la oficina del director del diario a defender su nota hoy son eso: memoria. Eso ya no sucede en la vida real de los medios.

Las empresas ya no reclutan periodistas y por ello sus redacciones son de un nivel paupérrimo. También por ello las personas interesadas en el buen periodismo o simplemente en leer otras ideas y otros planteos, alejados de la previsibilidad de lo publicado en el dispositivo mediático, recalan cada vez más asiduamente en la blogósfera y no porque en ella encuentren gran calidad, sino porque allí hay frescura, individualidad, aciertos y errores, allí se descubren posturas que de una forma u otra se parecen más a la vieja noción que se tiene del periodismo.


He aquí las razones de un espacio -la blogósfera- que sin prisa y sin pausa va creciendo en cantidad y en calidad.


Porque viene a ocupar un espacio que la voracidad empresaria ha depredado.





--------------------------------------------------------------

domingo, 27 de septiembre de 2009

Con la nueva Ley de medios hubiera sido posible la crisis de la 125?



Sí, definitivamente el poder agromediático hubiera procedido de la misma manera y las clases medias urbanas se habrían montado sobre ese conflicto para sacar a relucir su disgusto con el gobierno de Cristina.


Todo esto viene a cuento porque se me atragantó la bombilla al leer a Héctor Pitluk en la edición de hoy de Miradas al Sur. Lamentablemente no se cuelga en internet la totalidad del periódico, por lo tanto no se puede leer entera la nota de este habitual columnista en temas de política agropecuaria. Transcribo algunos párrafos significativos de la nota titulada "El campo cosechó por TV"


"Hubiera sido posible el conflicto del campo con la nueva ley de servicios de comunicación audiovisuales?

Mejoremos la puntería: ¿Hubiera sido posible que "el conflicto con el campo" hubiese superado los límites de un conflicto sectorial si hubiera estado en vigencia la nueva ley?

Es claro, a la luz de lo acontecido, y un año y medio después, que no. Los grandes medios de comunicación, o sea las grandes empresas, fueron más que cómplices, partícipes necesarios. La mayoría de los periodistas involucrados en las coberturas se enrolaron en la obsecuencia debida, de tal modo que la repregunta dejó de existir en su bagaje."


La verdad es que me rasco la cabeza, lo pienso del derecho y del revés y no encuentro una lógica que dé sentido a lo que escribe Pitluk. Y ojo que usualmente coincido con muchas de sus columnas, pero como creo que siempre que haya distintas posturas dentro de un mismo espacio hay que discutirlas con buena fe, me tomo el atrevimiento de disentir puesto que, me parece, hay que tratar por todos los medios de no caer en simplificaciones ni mucho menos en lo que visualizo como errores conceptuales como el que, repito, me parece, incurre el colega.


Por empezar la ley de SCA no podrá impedir (ni mucho menos debería pretenderse que lo hiciese) que un canal de noticias instale móviles en un corte y realice las mismas tareas que desplegó el año pasado; la nueva ley no podrá impedir que los grandes medios sigan en manos de grupos que objetivamente están enfrentados con el gobierno en varios temas troncales. Pero además no debemos dejar de usar el sentido común y creer que si por ejemplo Clarín se desprende de Canal 13 o TN quien lo compre sean los amigos del Mo.pe.blog...


Sin dudas que alguna empresa de esas a "las que les interesa el país" será la que se quede con la señal que se desprenda Clarín y seguro que su orientación seguirá siendo la misma e incluso es muy probable que se profundizarán las posturas claramente opositoras.

Creo que es peligrosísimo pensar que la nueva ley (si es que se aprueba, ojo) va a cambiar estructuralmente los términos de propiedad y los lineamientos editoriales de los grandes medios. Es peligrosísimo porque es un error conceptual de características colosales ¿no, Lucas?


Las condiciones para el conflicto con el campo estaban maduras y el error de cómo se presentó la medida por parte del gobierno le generó una respuesta feroz del sector más emblemático del poder económico que no podemos atribuir a los móviles de los canales de noticias. Tratemos de entendernos: Cuando no pasa nada en un corte, ningún canal ni ningún movilero puede inventar nada. Los mismos cortes hechos después de la caída de la 125 así lo ratifican. Los canales no pueden inventar muchedumbres donde no las hay, lo que sí pueden hacer es multiplicar en progresión geométrica la noción de que "había mucha gente" siempre y cuando en un determinado lugar la concentración fuese masiva. Simplificando: Si en un corte hay 2.000 personas, a partir de ese dato los medios pueden instalar una percepción de gran masividad, pero si hay 82 tipos no pueden hacer nada.

La ley no va a cambiar estas cuestiones, muchachos. Los canales, los cables y todo el gran dispositivo mediático va a seguir existiendo tal como está hoy, sólo que habrá algunos cambios de manos en algunas empresas y se crearán otras que operarán como testaferros, pero en líneas generales el dispositivo seguirá incólume.

La ley (si sale, repito) podrá sí generar las condiciones para que entren nuevos jugadores en el espectro mediático, y está por verse cuánta capacidad económica y de contenidos tendrán quienes pretendan jugar en las grandes ligas.


La ley podrá generar espacios para nuevas propuestas y bien haríamos muchos si nos pusiéramos a pensar en cómo se hace para disputarle espacio a los grandes medios, y si efectivamente la cuestión pasa por disputar espacio o bien por generar otros, y pensar con qué propuestas, con qué contenidos y con qué figuras se lleva adelante ese plan.


Bien haríamos también si nos pusiéramos a pensar en cómo se financiarían esos medios, con qué apoyos publicitarios, puesto que las grandes agencias, que manejan la torta publicitaria, tienen determinado perfil político-ideológico, lo mismo que muchos de los grandes anunciantes.


Entendámonos: se puede y se debe trabajar sobre muchas de las vastas contradicciones que hay en el negocio publicitario, pero hay que pensar una política desde el campo nacional y popular al respecto. Gestionar medios grandes, de llegada nacional requiere básicamente mucha plata ¿De dónde va a salir?


No sea cosa que se sancione una nueva ley y lo único que podamos garantizar sea la radiodifusión de baja potencia, que es importante, sin duda, pero también tiene un techo. Ojo.


Salir a competir en las grandes ligas mediáticas no es sólo una cuestión legal, requiere de muchos otros elementos que no sé si están siendo debidamente contemplados por el espectro que está claramente jugado por una comunicación distinta.


Se me ocurre que nos está sobrando voluntad y nos están faltando ideas.

Y en esto no podemos echarle la culpa a Clarín...




--------------------------------------------------------------

viernes, 25 de septiembre de 2009

Caparrós para debatir


En el último número de la revista Veintitres, Martín Caparrós (acá) lanza una idea bastante instalada en muchos sectores:


" –El peor efecto del kirchnerismo a mediano plazo es allanarle el camino a esta nueva derecha reprivatizadora y claramente desinteresada de la cuestión social. En el clásico movimiento pendular argentino, es probable que eso pase. Ojalá que cambie ese recorrido. Pero en este momento se puede prever la llegada de Macri, Reutemann o Cobos, todos de la más rancia derecha argentina."
¿Qué opinan los lectores de Tirando al Medio?
---------------------------------------------------------------

Ley de zocalos

Cada día me conformo con menos cosas: Hoy por hoy arreglo por una ley que sólo democratice el control de los zocalos...



















-----------------------------------------

jueves, 24 de septiembre de 2009

Aquellas cervezas disfrutadas con Lucas en Tucumán


Venía pensando recién que no se debe cometer el error de suponer o dar a entender que de un plumazo van a desaparecer los monopolios en la estructura de los medios argentinos. Recordaba, además, la frescura con que Lucas me comentó entre cerveza y cerveza en aquella tardecita tucumana:


"Yo no lo veo a Clarín vendiendo Canal 13 y a Telefónica desprendiéndose de Telefe, qué querés que te diga..."


En ese momento me cagué de risa pero esas palabras quedaron ahí, en la bandeja de entrada de mi zapallo, y ahora las escribo. Todo esto vinculado, por supuesto, con el famoso artículo 161 ("DESINVERSIOOONNNN") del proyecto de ley que se está tratando en el senado.


En un punto, habría que pisar la pelota y no dejarse llevar por impulsos medio voluntaristas. La ley no va a lograr torcer una determinada estructura empresaria bastante consolidada, a lo sumo logrará abrir algunos intersticios para que entren nuevos actores en la actividad. Creo que con eso deberíamos conformarnos.


Quiero decir: Es probable que Clarín, por caso, tenga que desprenderse de alguito, pero no creamos que vaya a ser mucho. Además, va a seguir detentando un poder de aquellos directa y/o indirectamente ¿no?


En definitiva, los sectores con capacidad económica para disputarse la tenencia de los grandes medios son más o menos los mismos de siempre ¿no?


Yo propondría que empezáramos a pensar y estudiar qué carajo hacer si un buen día el campo popular tuviera las posibilidades concretas de gestionar canales y radios de punta. Pensaría en cómo hacer para lograr productos con línea y llegada popular.


Me parece que ese es el principal desafío, que incluso seguiría teniendo vigencia si la ley en una de esas no saliera.

------------------------------------------------

El Feudalismo 2.0 y el riesgo de la expropiaíón analógica


La restauración conservadora viene apropiandose de prácticas tradicionalmente utilizadas por la clase trabajadora y los movimientos sociales pero, por supuesto, imprimiéndole su propia patina político-ideológica. El caso emblemático fueron los piquetes de "color blanco", según caracterizó conceptualmente en su momento el inefable Hugo Biocatti. Si los piquetes son protagonizados por desocupados y hambrientos se los estigmatiza desde la política, desde la Cadena Nacional de la Gente Linda y también desde la panadería, lugar donde las viejas belgranenses vomitan su pus ancestralmente nazi.


La realidad argentina de nuestra época nos muestra día a día cómo las clases dominantes, con el cortejo de muchos pavos de esos que están en el medio pero se desviven por tener amigos con mucha plata, capturan métodos de lucha de los sectores oprimidos y le ponen toda su carga ideológica. Así es que sin ir más lejos tuvo bastante repercusión el auspicio a la evasión impositiva promovida tiempo atrás por Marcos Aguinis. En aquella exposición inolvidable, el enganche de la derecha más ferozmente reaccionaria y retardataria instó a no pagar impuestos (acá se puede ver el video)


Por supuesto que esto es defendido y hasta si se quiere promovido por el dispositivo mediático. No pagar impuestos (y mucho menos a "este gobierno") es una medida que se promueve como justiciciera. Llegamos así al contrasentido de que un propietario de 400 hectáreas, millonario en dólares, se transforma poco menos que en un partisano contra una suerte de ejercito de ocupación llegado desde santa Cruz...


Esto se está viendo claramente en estas horas en la provincia de Buenos Aires, escenario donde se están promoviendo acciones de resistencia contra la suba de impuestos.


La gran prensa, sus dirigentes políticos afines y las señoras de la panadería aprueban la lucha y el coraje de los sufridos labriegos de la patria.


¿Tendrían la misma postura si, por ejemplo, se propusiera desde los movimientos sociales dejar de pagar los impuestos de Alumbrado, barrido y Limpieza?


Probablemente sí, pues lo que están cuestionando las clases dominantes argentinas es la existencia misma del Estado tal como lo conocemos hasta ahora. No quieren pagar más impuestos porque entienden que no tienen porqué financiar "lo público".


La primera etapa de la escalada contra el Estado o, si se quiere, la huida al feudalismo 2.0, fue la reclusión de los adinerados en los castillos del presente - los barrios privados - verdaderas maquetas que reproducen el tipo de sociedad que persiguen.


La segunda etapa es ésta, que consiste directamente en desfinanciar al Estado porque "SU" plata es suya y sólo suya, "SU" plata es PRI VA DA (temita éste para discutir más adelante)


Habría que ponerse a pensar en que si esta gente linda insiste en estas actitudes, en cierta medida secesionistas, en un futuro se podría intentar explicarles que también a los sectores populares nos encantaría construir otro tipo de país, con otras nociones referidas a los términos de propiedad de los medios de producción, ponele.


Habría que informarles, además, de los problemas que tenemos los sectores, por así decirlo, más moderados del movimiento popular, que a veces nos las vemos en figurillas para contener a los vastos bolsones de compañeros que no ven la hora de avanzar sobre "zona norte", tirar abajo los muros y expropiar lo que siempre han considerado propiedades mal habidas.


La gente linda debería saber que a los moderados, a veces, nos cuesta horrores contenerlos y que, como cantó Serrat, no se han enterado que Carlos Marx está muerto y enterrado.


----------------------------------------------------------

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Clarín: Periodismo Independiente en 1977

(Hacer click sobre la imagen para agrandar)
Agradezco al blog "Decí lo que quieras" que me pasó esta joyita
-------------------------------------

El centroizquierda-Florero


Quiero seguir escribiendo en la línea de este post de ayer porque es un tema que se me ocurre central en la etapa que estamos atravesando. Básicamente quiero detenerme en cómo cuando las fuerzas políticas gestionan concretamente en la realidad y por ende inciden en el rumbo de los acontecimientos comienzan a ser atacadas sin piedad por el dispositivo mediático. Lo que están sufriendo los socialistas es un ejemplo de libro: Están siendo atacados desde todos los ángulos, básicamente porque el voto de Giustiniani vale oro en el senado, pero también porque pareciera que no les está permitido a ciertas fuerzas tomar partido en la realidad concreta.

El centroizquierda podrá gobernar una provincia como Santa Fe o comunas como Morón y todo le será permitido en tanto no incidan en los grandes temas nacionales. Es más, el rol de socialismo como ala izquierda de una coalición de derecha liberal le viene perfecto al establishment, porque no jode y porque a la hora de los bifes termina jugando a favor de una determinado estado de cosas (lo que pasó en la 125)


Todo les está permitido menos apoyar leyes troncales como la de medios, la de las AFJP, etc, etc. Toda vez que los votos del centroizquierda operen en la realidad concreta, esas fuerzas serán duramente reprendidas por las Magdalenas de turno.

Es que para las corporaciones es muy funcional un centroizquierda que sólo hable generalidades pero que no se inmiscuya en asuntos medulares y bien conretos. El modelo ideal de este progresismo-florero es el que encarna Solanas, que como muy bien lo remarcó Eduardo Mocca el domingo en Página/12 apostó en todo momento a que el centroizquierda no votara con el gobierno (lo mismo que hizo cuando hubo que votar la extensión por un año de los superpoderes. Recordarán que el cineasta irrumpió como loca en el Salón de los Pasos perdidos de la cámara de diputados buscando rescatar al progresismo de las fauces putrefactas de la bestia K) Aquí está el meollo de los desencuentros que vienen teniendo sectores del SI y Sabbatella con el lider de Proyecto Sur.

Es que todo está permitido menos hacer política de verdad. Es por eso que la misma condescendencia que se tiene con el centroizquierda cuando asume el rol de florero es la que desde diversos ámbitos -incluso hasta del macrismo explícito- se tiene respecto a Lula y Bachelet (y hasta me atrevería a incluir al compañero Obama) Sucede que como estos líderes están en otros países es re-cómodo y hasta políticamente correcto elogiarlos y contraponerlos al kirchnerismo. Entre otras cosas porque sus gestiones no trastocan nada de nuestra realidad. Pero si nuestro gobierno intentara un par de medidas de las que tomaron Lula o Bachelet sería absolutamente cuestionado ¿porqué?


Porque todo lo que hagan Lula y Bachelet allende nuestras fronteras está bonito, pero nada de eso se puede hace acá...


Incluso si pensáramos en imitar una acción como la que está llevando adelante Obama en lo referido al sistema de salud las críticas serían feroces.


Queda claro, entonces, que el problema acá no es ser peronista, kirchnerista o centroizquierdista. El problema es tener voluntad y decisión para emprender cambios de fondo que inexorablemente significan acotar el margen de acción de los sectores dominantes.


Si mañana algunos sectores del radicalismo, por caso, decidieran plantarse ante una conducción que está a la derecha del alvearismo y la emprendieran con una acción política claramente orientada a apoyar transformaciones en áreas medulares de la realidad económico-social del país, serían estigmatizados y maltratados por todos aquellos núcleos del poder mediático que ahora los tratan con suma deferencia.


Esta situación que se está viviendo respecto al centroizquierda creo que va a servir para que muchos amigos que con buena leche aprueban algunas medidas que ha tomado el kirchnerismo, pero que les cuesta horrores sentir que son casi casi oficialistas, entiendan que no es que el kirchenrismo sean tan malo como les han hecho creer, sino que es un proyecto político que a su manera, y con sus vicios y virtudes, pone todo su volumen político a favor de transformaciones que son absolutamente necesarias y que se enmarcan en los sueños de muchos que aspiramos a transformar seriamente nuestro país, haciéndolo mucho más equitativo en lo social.

El kirchnerismo apunta para ese lado y por eso es tan pero pero tan demonizado.


Como los socialistas que cometieron el sacrilegio de ser fieles a sus banderas
-----------------------------------------------------------------

Pasan cosas raras en algunas repetidoras del interior

Recibo este correo de un lector de Tucumán:

"En Tucumán, la repetidora de radio del plata, no emite el programa de Liliana Lopez Foresi - pasa estática y retoma la trasmisión a las 9. El dueño de la repetidora de la radio es un ex intendente del bussismo.
Supercanal, uno de los cables - emitió hoy 678, sin sonido con lo cual es lo mismo que no pasarlo, este cable es 25, 30% de clarín, no? Es mucha casualidad para mi gusto pero creo que habría que chequearlo mejor y discretamente con blogueros de otras provincias, básicamente si no están pasando cositas "técnicas" en este tipo de servicios (repetidoras, cables) con un espectro más amplio que el mío."

Estaría bueno que si lectores de otros lugares del interior están constatando algunas de estas "cositas" en las retransmisiones de algunos programas de radio o TV lo informaran.

martes, 22 de septiembre de 2009

Que al centroizquierda no se le de por hacer política...



Sebastian Etchemendi me acaba de recomendar un pasaje de esta nota de Eduardo Mocca, publicada en Página/12 del domingo, que aún no había leído y me parece central. En un artículo para releer varias veces, donde por ejemplo Mocca caracteriza con un nivel de justeza asombroso el modus operandi "raro"de Solanas, hay un párrafo para enmarcar:


"No importa si el progresismo clama contra la pobreza y la injusticia: eso forma parte del folklore de cualquier “país normal”. El problema es que esté dispuesto a comprometer sus fuerzas en la definición de las pulseadas reales de poder que transcurren. Si así ocurre se termina con los buenos modales. Sobreviene el chantaje, las campañas de descalificación, el silenciamiento. Para tener buen marketing, la izquierda tiene que tener comportamientos “razonables”."


Brillante, contundente y al hueso.


El centroizquierda debe estar para pensar bonito y hablar generalidades, pero ojito si se le da por incidir en la política concreta; ojito si se le ocurre por un instante dejar los "hay que hacer" y se decide a accionar en base a los "cómo hacer", porque ahí dejará de ser la niña mimada del dispositivo mediático y le pasará lo que a Hermes Binner y el resto de los socialistas, que tienen que andar dando explicaciones por todos lados por el simple hecho de haber procedido en sintonía con sus banderas históricas y recibiendo difamaciones como las propinadas por esa medusa llamada Felipe Solá.


Fue claro van der Koy el viernes pasado cuando literalmente confinó a los gabinetes al centroizquierda para que ahí ponga en práctica “la capacidad de análisis global que supo caracterizarla aquí y en cualquier rincón del mundo”...


Pero que no se meta en la política concreta de todos los días, que no se le ocurra desnivelar una votación en contra del status quo, porque pasará a ser la peor lacra del país.


Ojalá que esta experiencia no sea en vano.




------------------------------------------------------

Esta vez no coincido con la presidenta

Casualmente hoy a la mañana decíamos que aprobar los lineamientos generales de a gestión del gobierno no significa avalar todo.
Acá tenemos un ejemplo: Sin sacar los pies del plato manifiesto mi desacuerdo con la compañera Cristina porque, no estaremos en Disney....
¡PERO TENEMOS UNOS MUÑECOS QUE NI TE CUENTO!!!





------------------------------------------------------

Aclaración necesaria

Pululan por los blogs diversos tipos de opositores al gobierno nacional, pero hay una característica que engloba a muchos y es pretender enrostrarnos a los oficialistas todas y cada una de las acciones de gobierno que pueden ser dudosas o directamente reprochables.
A estos pobres diablos que no saben hacer otra cosa que escribir noticias viejas hay que decirles que bancar los lineamientos generales de la acción de gobierno no implica, ni mucho menos, bancar las cosas que no nos gustan, las que nos parecen raras y las que definitivamente no nos hacen ninguna gracia.
Sucede, chicos, que como se dice usualmente, las cosas son un poquito más complejas. Incluso pasa que a veces conviven en la acción de un gobierno costados que nos agradan y otros que no. Pero igual tenemos la entereza de no sacar los pies del plato, de no hacer la fácil como esos típicos cómodos que viven puteando a Dios y María santísima y que nunca se les conoce una propuesta ni una apuesta ni una toma de posición.
Querer el país exige arriesgar y jugarse por un proyecto, muchachos, corriendo incluso el riesgo de equivocarse, pero es maravilloso saber que uno no pasó por la vida dando pena y viviendo sólo para el empate.
Apoyar el rumbo general de un gobierno no implica en absoluto dejar de observar manejos que no nos gustan, o sobre los que no tenemos todas las explicaciones.

Me da vergüenza ajena leer esos comentarios patéticos y cobardes que en tonito chicanero siempre van de consigna en consigna pero jamás proponen una puta alternativa. Son los piolas, los que se las saben todas, los que la tienen re-clara y van a llegar al camposanto sin haberse animado a jugarse por algo importante. Son los que ahora se oponen a este gobierno pero mañana se van a oponer al que venga, porque son un subproducto de una clase media pauperizada y embrutecida a la que han convencido de que "en este país nada tiene sentido, salvo hacer propia".

Son a la clase media lo que el paco a la cocaína

Y así como estos subproductos me dan mucha vergüenza, respeto profundamente a los que defienden y argumentan sus posiciones, porque ese es el requisito básico para construir una país distinto.
Banco a los que no se esconden, a los que dan la cara. Banco a los socialistas santafesinos, que asumiendo un costo altísimo han elegido ser coherentes con su historia no como los Buzzi y tantos otros tránsfugas que se han pasado tarde y mal al bando de los enemigos del pueblo.
Por eso banco a los que se oponen con alguna propuesta y dicen lo que piensan, todo lo contrario de estos que no se juegan por nada y encima se creen unos piolas bárbaros...




-----------------------------------------------------

Los Derechos Adquiridos


El dispositivo mediático va instalando tema tras tema y ahora encontró un buen filón:

Los derechos adquiridos.

Antes que sea tarde recomiendo este post de Gustavo Arballo donde hay un planteo muy interesante desde lo jurídico y se destaca una definición central:

“Nadie tiene derecho al mantenimiento de una legislación determinada”

Es interesantísimo este asunto sobre el que quiero decir algo que me da vueltas en la cabeza hace rato:

Cuando se habla de los derechos adquiridos se da por sentado que las empresas que tienen gran cantidad de medios los fueron adquiriendo trabajosamente, juntando moneda tras moneda, esforzadamente y se nos mete en la cabeza la idea de que ahora serán por poco confiscadas (en el tema de las AFJP hicieron algo parecido)

Este trabajo lo hacen apelando a la activación de esa noción inocentona y medio romántica que muchos todos tenemos del crecimiento empresario en el capitalismo cuando en realidad no estamos ante casos de empresas familiares que fueron creciendo paulatinamente sino merced a manejos poco claros y turbias vinculaciones con, por ejemplo, la última dictadura militar (por ahí anda Papaleo hablando de cómo Clarín, La Nación y La Razón se quedaron con Papel Prensa)

Cualquiera que lea estas líneas desde un pueblo o ciudad pequeña tiene seguramente un ejemplo para arrimar de cómo muchos emprendimientos de cableros a los que los vimos colgados tendiendo sus redes fueron avasallados por la llegada de empresas regionales que, ¡Oh casualidad! Estaban ligadas a Vila/Manzano o Clarín.

Entonces hoy se pretende instalar esta idea de expropiación que no sólo es falsa sino que esconde parte de la verdad histórica. Debería empezar a contarse cómo, por ejemplo, un puñadito de empresas fueron quedándose con la explotación monopólica del cable en el interior del país. Ahí se aclararía bastante el panorama y se sincerarían varias discusiones.
----------------------------------------------------------

lunes, 21 de septiembre de 2009

Linda notita

Llegué por casualidad a esta nota publicada en Perfil por el filósofo y publicista Omar Bello.
Vale la pena pegarle una mirada.




------------------------------------------------------

Cuando las fotos hablan

Estas fotos que hoy hemos publicado hablan, dicen muchas cosas a quien quiera escucharlas:



La foto del contador del matrimonio Kirchner con un juez nos dice en primer lugar que está cortada adrede porque fue obtenida en un bar céntrico de Río Gallegos y en el marco de una reunión de un grupo de personas entre los que estaban el contador de los Kirchner y el juez Lozada. No hay que ser Columbo para deducir que si el contador y un juez tienen que arreglar cara a cara algunas cuestiones, no lo van a hacer en un lugar muy concurrido de una ciudad pequeña donde son muy conocidos.
En este contexto se comprende, entonces, la actitud del juez (de espaldas) que no está con la mirada perdida como cuando nos aprestamos a lanzar un provechito, sino en una actitud típica de diálogo con alguien que no está en la foto.
La foto nos cuenta de operaciones y de cómo todo vale si de atacar al gobierno se trata.




La foto de la diputada Giudici y el señor Veiga pide a gritos que algún medio de alcance nacional la reproduzca porque ella sí rebela una conversación "a solas" nada menos que de la presidenta de la comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados con el hombre fuerte de ARPA, la entidad que nuclea a los grandes radiodifusores PRI- VA - DOS del país.
La foto fue obtenida en el preembarque del aeroparque Jorge Newbery donde ambos esperaban subirse al avión que los trasladaría a la ciudad de Mendoza puesto que al día siguiente participarían en la contra audiencia pergeñada por Vila/Manzano y Cobos.
Si uno mira esa foto descontextualizadamente (nada larga la palabra) no le dice mucho. Es normal que dos personas que se conocen y se encuentran antes de subir al avión conversen amigablemente, pero si uno le pone una carga de sospecha y la analiza en el contexto del debate por la ley de SCA, la cosa cambia.

Tenemos entonces que a una foto social como la del contador de los Kirchner y el Juez Lozada los medios le ponen toda la carga de la sospecha mientras que una foto a solas de una diputada posicionada claramente en contra de la ley de medios con el jefe de la entidad más representativa de los radiodifusores privados directamente no merece ser publicada.
La subjetividad en su máxima expresión de medios que luego juran respetar la más impoluta "objetividad periodística"




Finalmente, la foto de las tres principales cabezas del diario La Voz del interior entrando raudamente a Clarín es un blooper de aquellos pero que igualmente comunica muchas cosas. Por empezar da lugar a pensar que si hacen pasar a tres directivos de una empresa del grupo como inspectores de la AFIP, tranquilamente muchas de las fotos que este diario publica pueden ser falsas o directamente trucos. No hay que olvidar que fue una publicación de Clarín -el diario deportivo Olé- que publicó nada menos que en tapa una foto de una bandera que nunca existió y que fue una invención de un joven con buen manejo del fotoshop. No sólo se publicó la nota sino que se inventó una crónica sobre la misma... (Ver acá)


Esto nos habla de cómo a diario los grandes medios venden carne podrida. Eso lo sabíamos desde hace décadas, lo bueno es que ahora lo podemos probar.
La gran ventaja del avance tecnológico es que ahora desde estas herramientas nuevas que ofrece la internet 2.0 se puede, aunque en pequeña escala, desnudar el accionar cínico de la gran prensa.
----------------------------------------------------------

Sabuesos de La Voz del Interior en Clarín


(Los señores de la foto no son sabuesos de la AFIP. Son nada menos que Carlos Jornet, director del diario La Voz del Interior de Córdoba, Julio Perotti, Secretario de Redacción y el Gerente General del mismo diario, Osvaldo Salas)


Para más información vayan a lo de Mendieta
-------------------------------

Fotos

Esta foto, del contador de los Kirchner compartiendo una reunión social en un lugar público junto a otras personas, entre las que estaba el juez Santiago Lozada, salió ayer en Perfil y hoy en Clarín.




Estas fotos fotos, que muestran a la presidenta de la Comisión de Libertad de Expresión de la Honorable Cámara de Diputados de la nación, Silvada Giudici, hablando a solas con Alberto Veiga, uno de los referentes de ARPA (Asociación de Radiodifusoras privadas Argentinas) tomada el domingo 13 de setiembre en un café del Aeroparue Jorge Newbery, sólo apareció en los blogs.




---------------------------------------------------------------

domingo, 20 de septiembre de 2009

Beatriz Sarlo, la rubia Mireya de la intelectualidad argentina


Tarde o temprano muchos intelectuales están condenados a dar lástima, como Beatríz Sarlo, que entra al debate de la ley de SCA a desgano, tarde y con nociones precarias de lo que está en danza. Por eso compone este texto sólo apto para que un puñado de programas de radio reaccionarios lo tomen de a pedazos como este pasaje donde escribe:

“Las palabras no reemplazan a la realidad y la palabra "dictadura" no reprime las libertades y el pluralismo tanto como una dictadura verdadera. Demasiado Foucault oratorio y demasiado olvido de que, como enseñó Saussure, la palabra "caballo" no trota.”

Nadie está preocupado por que la ley sea de la dictadura sino que sólo se hayan modificado sus aspectos curiosamente más saludables que eran las cláusulas antimonopólicas a fin de garantizar que en medio de un vacío legal objetivo se hayan consolidado verdaderos emporios que controlan a gusto y placer la comunicación audiovisual de todo el país y que no están dispuestos a que la sociedad a través de una legislación actualizada les imponga determinadas reglas de juego como sucede en los principales países, esos mismos que se nos ponen a cada rato como ejemplo a seguir.

Un ejemplo contundente del desvarío de esta señora es su mirada cargada de desprecio y desconocimiento de la radiofonía comunitaria de baja potencia:

“Los entusiastas de las radios comunitarias las ven salir de las penosas condiciones en que hoy sobrevive la mayoría de ellas para convertirse en sólidas emisoras independientes que produzcan buena información y buenos contenidos locales, nacionales e internacionales, indispensables porque los medios privados ya no podrán cubrir todo el territorio con sus redes.”

No, señora, su soberbia le impide reconocer que debe callarse la boca cuando no conoce alguna materia. Las emisoras comunitarias jamás podrán transformarse en “sólidas emisoras independientes” en primer lugar porque la esencia de la comunicación comunitaria no es el lucro, sino responder a necesidades comunicacionales de las comunidades y organizaciones que las sustentan, donde se apunta a centralmente a financiar los gastos fijos como energía eléctrica y salarios de locutores, productores y operadores. Donde no se percibe ganar plata porque le cuento, ya que estamos, que incluso muchas de las grandes emisoras de esas que usted denomina “independientes” en muchos casos no arrojan ganancias y sí pérdidas, pero igual las empresas las mantienen porque el objetivo perseguido es la incidencia en la creación de agenda y en la instalación de nociones políticas e ideológicas en la comunidad.
Y en segundo lugar porque usted sabe mucho mejor que nadie que no existen las “emisoras independientes”. Existen radios que operan cotidianamente para determinados proyectos políticos, por eso hasta le puedo conceder que una emisora comunitaria pueda crecer, pero jamás será “independiente” porque felizmente siempre dependerá de alguien, como todo en este mundo.

Independientemente de estos asuntos, si algo me desvela es entender porqué Sarlo asume una defensa de tan baja calidad del dispositivo mediático. Seguramente la empresa, para la que trabaja de columnista hace mucho, le pidió una nota sobre la ley de SCA y entonces la emprendió con toda su soberbia sin darse cuenta de que hay temas que si uno no conoce bien, lo mejor es no entrarles. Pero la señora, a esta altura de su trayectoria no repara en estas minucias. A caballo de su ego, que sigue trotando, se cree todopoderosa y se prende fuego solita, sin que nadie se lo pida.

El dispositivo mediático, en tanto, deambula sin encontrar un discurso inteligente y actual para dar el debate y entre spots publicitarios que agreden la inteligencia del argentino medio y estos estertores de figuras en franca retirada del mundo de las ideas, se sigue sumergiendo en los pantanos del oprobio

En un punto trato de imaginar la desdicha que deben padecer algunos intelectuales cuando empiezan a ser reconocidos por su pasado y ni siquiera se repara en que aún viven. No puedo evitar compadecerme imaginándolos sufrir en soledad mientras repasan en su archivo momentos de éxtasis creativo ocurridos en décadas pasadas cuando todavía la fertilidad los atormentaba, no como en este atardecer mustio donde solamente los acosan farsescos lugares comunes.

Debe ser dramático el climaterio creativo.

Pero más dramático aún es cuando no asumen que su tiempo ya pasó, como esas señoras mayores que se visten como adolescentes, o en definitiva que llegaron a un punto donde están de acuerdo con un determinado estado de cosas y punto.

El problema es cuando pretenden seguir haciéndole creer al mundo que siguen siendo bravíos pensadores en busca del hombre nuevo cuando en rigor se han aburguesado definitivamente y lo que hacen ahora es disfrutar del prestigio acuñado treinta o cuarenta años atrás.

Entonces se la pasan tratando de pararse en lugares originales desde donde mantener el prestigio y empiezan a dar demasiadas volteretas para encontrar ese pedestal de originalidad que los desvela y paulatinamente, sin darse cuenta, se deslizan imperceptiblemente por toboganes cada vez más ramplones y como generalmente en esos deslices se han ido enemistando con esos amigos que antes les llamaban la atención y les avisaban que estaban en el borde del precipicio, como ahora nadie les prende las alarmas, culminan publicando notas donde en nombre de supuestos lugares de análisis superior, defienden de la manera más evidente el status quo del que en definitivamente forman parte gustosamente.

A Sarlo le preocupa que algo cambie en materia de control de medios porque así como está el dispositivo a ella le va bien, a ella la convocan, le dan lustre y hasta le deben pagar muy bien –como corresponde- sus notas en la revista Viva que por otra parte son la prueba irrefutable de cómo, a veces, mentes brillantes adquieren en tiempo récord esa opacidad tan vulgar.

Es tristísimo ver cómo personalidades que escribieron ríos de tinta pensando las diversas formas de transformar la sociedad acaban miserablemente defendiendo al fin y al cabo su quintita.
Es que es así y no hay que darle más vueltas. Hay figurones que terminan viviendo de un prestigio cosechado en el pasado y usufructúan los intereses de ese respeto que se han ganado en buena parte de la sociedad, confundiendo arteramente al lector, porque no avisan ni aclaran que hoy ya no piensan como antes o que lisa y llanamente se han rendido.

Ya no queda nada de esa polémica pensadora que transgredía en cada renglón. Lo que hay ahí es una señora que defiende un estado de cosas en el que le va bien.

Así de simple.

Un remedo letrado de la rubia Mireya que tanto apenó a Manuel Romero.
-----------------------------------------------------------------

Cobos Presidente


La verdad es que jamás me imaginé que iba a estar tan pero tan felíz de verlo al Cleto sentado en el sillón presidencial....






--------------------------------------------

Te están faltando el respeto!!


Los spot radiales y televisivos que se están escuchando en el dispositivo mediático revelan que definitivamente los propietarios de medios están convencidos que sus audiencias son una manga de infradotados. Porque de otra forma es imposible pensar que alguien pueda suponer efectivamente que esos mensajes resulten creíbles.


Por supuesto que habrá un sector de la audiencia, como las tías de Mendieta y Lucas, que sin duda serán influenciables, pero no creo que a ese gran porcentaje de oyentes y televidentes que hacen uso de su inteligencia y aún se enorgullecen de tener independencia de pensamiento le hagan alguna mella estas propagandas vetustas.


Los oyentes de esas radios debieran tomar medidas porque se les está faltando el respeto con alevosía. En mi caso, hace rato que he dejado de consumir esas emisoras porque sé que no me informan, que me mienten y que además, me ponen muy nervioso.


Todos aquellos que sientan que les están tomando el pelo deberían tomar la medida más drástica que hay en estos casos: mover el dial, buscar otras emisoras que por lo menos respeten al oyente.


En mi caso hubo una época (y lo conté en la primera época del blog) que directamente desistí de escuchar radio por la mañana. Un buen día estaba lavándome la cabeza y Nelson Castro (aún en Del Plata) se mandó una de sus típicas peroratas y al toque comenzó a sonar una publicidad del Dr. Nitoski...


Exploté. Me dije que nadie me obligaba a soportar esa agresión, que no tenía arreglo si me iba a seguir exponiendo a que la radio me cagara las mañanas y por ende los días. En ese momento, con el shampú hacierdo gorgoritos y las manos enjabonadas empecé a manotear para apagar la radio hasta que cumplí mi cometido. Créanme que por un tiempo largo no prendí la radio al levantarme y mis mañanas mejoraron. El gordo Oscar Raúl Cardozo me amigó de vuelta con la radio tempranera cuando hacía "Primeras luces" junto a Marcos Cittadini y Fernando Piana en Radio Nacional y así, de a poco fui volviendo a prender la radio al levantarme, aunque hay muchos días que la dejo apagada. Me pasa que provengo de un pueblo, de una familia y de una época donde la radio era irreemplazable si uno quería estar al tanto de lo que pasaba en el mundo. Mi vida, entonces, no se puede contar sin la radio sonando ahí abajito. Entonces me pasa (me pasaba) que me resultaba impensable el vivir sin la radio prendida (como en una época despertar sin el diario bajo la puerta)


¡Pero se puede!


Se puede vivir sin el diario y con la radio apagada, o encendida sólo lo necesario. Y si hay una sola cosa que tolero por obligación es escucharlo a Costa Fevre para sufrir con mi riverplaticidio. Eso es lo único que hago a desgano, porque ya sé de antemano a lo que me expongo...



Es que la costumbre nos hace creer que no se puede vivir sin la radio y es una gran mentira. Es bueno apagarla y mucho mejor aprender a detectar cuándo nos empieza a joder el acto mecánico y cotidiano de escuchar radio. En mi caso, busco hasta que encuentro alternativas al discurso insoportable del dispositivo mediático. Recomiendo caminar el dial porque se encuentran opciones incluso para aquellos que les da "cosita" escuchar, por ejemplo, Radio Nacional o Cooperativa. Ahí está Juán Pablo Varski, por ejemplo, haciendo un excelente programa en la primera mañana de la Rock and Pop, o Mario Giorgi con todo su profesionalismo en las primeras mañanas de los sábados y domingos en Radio Del Plata. Ahí está ese tipo genial pero que me pone muy nervioso que es Gabriel Levinas -insospechado de oficialista- haciendo "No hacemos falta" entre las 16.30 y las 17.30 en Radio Cooperativa.


Nadie te obliga a escuchar cosas que te jodan. Probá caminar por el dial que vas a encontrar programas que te hagan bien.


O apagá la radio por un tiempo.


Desenchufate.


Vas a ver que no sólo no se acaba el mundo, si no que incluso tu cabeza mejora.






----------------------------------------------------------------

sábado, 19 de septiembre de 2009

Renuncia en ADEPA


ADEPA es la entidad que nuclea a los propietarios de diarios de todo el país y naturalemente es controlada por Clarín.

Se supo en estos días que el diario La Arena, de la ciudad de Santa Rosa (La Pampa) renunció a esta entidad por disentir profundamente con la oposición de ésta al tratamiento de una nueva ley de medios de comunicación audiovisual.

En virtud que esta noticia ha sido virtualmente encriptada, reproduzco el editorial de La Arena:


La Arena y la ley de medios audiovisuales
El debate generado alrededor del proyecto de Ley de Servicios Audiovisuales ha tenido la virtud de dejar al descubierto los poderosísimos intereses que se sienten afectados por una norma que se propone legislar y organizar el espacio radioeléctrico que es administrado por el Estado.


Perdiendo la línea y la sobriedad los grandes medios porteños han lanzado con ferocidad y saña a demoler el proyecto sin cuidarse demasiado en guardar las formas. De repente muchos de esos medios que se decían mesurados y criticaban al gobierno por su crispación, su excesiva vehemencia por su dureza confrontativa, han caído en lo mismo que criticaban.


Lo peor es que sus ataques al proyecto no son explicitados con claridad y sólo apelan a lo que bien podría llamarse un golpe bajo. Aducen que la nueva ley afectará la "libertad de expresión" o que afectará la "seguridad jurídica". Pero se guardan muy bien de mencionar que la ley vigente es de la dictadura militar y que permitió la concentración de medios como nunca se vio en el país. Tampoco dicen que ese acaparamiento de medios de comunicación en forma oligopólica o monopólica, no se permite, ni lejos, en los países que ellos mismos llaman "serios" para castigar al gobierno.


En sintonía con ese desagrado por el proyecto, las cámaras y entidades empresariales de la prensa, se manifestaron con muy duras críticas con él.La Arena manifestó de entrada su simpatía hacia la iniciativa. También lo hizo en todas las ocasiones anteriores en que se anunciaban proyectos similares en el Congreso de la Nación. Este diario ha afirmado siempre que es necesaria una nueva ley que deje atrás la normativa de la dictadura militar y que el Parlamento le debe a la sociedad un nuevo ordenamiento que supere las injusticias y los abusos que esta legislación permitió.


Ahora sostiene lo mismo. Por esa razón, La Arena siente la obligación de señalarle a sus lectores que no comparte los pronunciamientos de las entidades y cámaras que nuclean a los diarios de todo el país. Esas entidades -sumadas a sus pares de la radio y la TV- expresaron su oposición, con argumentación diversa, al tratamiento de este proyecto.


Consecuente con ese pensamiento, LA ARENA ha presentado su renuncia como socio de ADEPA y como integrante del consejo directivo de ADIRA. Esta aclaración pública se ha tornado necesaria y responde a la búsqueda de un criterio de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Además, la inteligencia de los lectores merece esta explicación ante el serio riesgo de debilitar o tornar vulnerable -o incoherente- la línea editorial que sostiene esta hoja.


El proyecto podrá tener aspectos más o menos cuestionables, más o menos aceptables para los diversos actores que participan en el universo de las comunicaciones audiovisuales. Pero lo que no corresponde es cuestionar la legitimidad del Congreso de la Nación para darle al país una nueva ley que reemplace el engendro que hoy nos rige. Y menos todavía hacerlo en nombre de la "libertad de expresión" o de la "seguridad jurídica". ¿Una norma de una dictadura defiende la "seguridad jurídica" más que una ley debatida y sancionada por los representantes del pueblo en el Congreso de la Nación?


El fondo de la cuestión, el corazón de la reforma que plantea el nuevo proyecto de ley, es el de atacar la gran concentración de medios en muy pocas manos. Algunas pocas empresas, a la sombra de la actual legislación de la dictadura militar -más algunos retoques "oportunos" del Congreso durante el menemismo- permitieron la acumulación de medios nunca vista en la historia. Un proceso que en ningún país medianamente ordenado y organizado sería posible sin transgredir la ley.




-------------------------------------------------------------

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene