lunes, 25 de julio de 2016

Macri es...

Macri la emprende contra Tinelli porque está convencido de que el problema es lo que se dice de su gobierno y de sí mismo. Es que para él, todo es meramente una cuestión de imagen, craso error!!

No es cuestión de imagen haber dejado de llegar a fin de mes, como le sucede a miles de compatriotas!

No es cuestión de imagen no poder afrontar el pago de la Luz y el Gas!

No es cuestión de imagen perder el trabajo!

No es cuestión de imagen que día a día más argentinos caigan en la cuenta de que fueron estafados por un candidato que hacer todo lo contrario de lo que prometió!

Macri avanza en la AFA, opera contra Tinelli y demuestra con su accionar que si algo no tiene es el más mínimo pluralismo como para soportar alguna disidencia importante.

Macri es definitivamente un autoritario de características inimaginables para la mayoría de los argentinos ¡Y pensar que hizo campaña despotricando contra el autoritarismo K!!!

A un tipo con tamaña impronta autoritaria va a costar horrores sacarlo del poder, entre otras cosas porque tiene una alianza férrea con los principales factores de poder ¡Y esa alianza es mucho más sólida que la que pudo tener el kirchnerismo, que al día siguiente de sacar el 54 % tuvo que parar una corrida bancaria!

Ahora los argentinos vamos a ver qué es un gobierno autoritario!!

¿Y nosotros, para cuándo?



En esta ronda de reportajes amigables, donde el presidente sabe que no deberá responder una sola pregunta que lo incomode, ha dicho ayer, conversando con Morales Sola que las inversiones no están llegando porque, en primer lugar se requiere una justicia laboral más equitativa, o sea que no esté orientada básicamente a defender los derechos de los trabajadores ¿Tamo? También planteó que otro de los motivos que ahuyentan las inversiones que, según él, ya deberían haber llegado, es el peronismo. Macri dice que en los países que visitó recientemente la pregunta que le hacen es "¿Y después de usted, qué?" a lo que respondió que la respuesta la tiene la oposición porque todos saben muy bien qué piensa él y su partido.

Dicho en otros términos, ahora Macri responsabiliza a la justicia laboral y al peronismo por la no llegada de las inversiones que él mismo pronosticó que llegarían antes de finalizar el primer semestre. Ahora resulta que la culpa es de otros. Una movida del arco constante en base a una catarata de excusas que nadie se las cree, para tratar, junto a los medios afines, de explicar lo inexplicable. Pero también admitió, por primera vez, que no le escaparía a una reelección, algo que ya todos sabíamos...


Todo esto no hace más que profundizar la necesidad de ver cómo avanzamos lo antes posible en la generación de una oposición que negocie pero no trance, como lo viene haciendo hasta ahora. Las elecciones están a la vuelta de la esquina ¿Qué estamos esperando? ¿Que venga quién a decirnos qué tenemos que hacer? ¿Y nosotros? ¿Acaso no tenemos capacidad para opinar, para presionar y para decidir qué queremos?

domingo, 24 de julio de 2016

El Vermucito | Audio del 24 de junio de 2016

Entrevista a Silvina Batakis
Columna de Arnaldo Bocco
Entrevista a Marián Farías Gómez
PRIMERA HORA
SEGUNDA HORA

jueves, 21 de julio de 2016

Dilemas

No es inquina, es la realidad. Macri no ha cumplido absolutamente ninguna de sus promesas: el FPT tiene fecha de cierre, lo mismo que Aerolíneas, que ya empezó su camino a la privatización. Ni hablar de "pobreza cero". Con sólo repasar el debate con Scioli quedan expuestas absolutamente todas sus mentiras, que llegan al récord de superar las de Carlos Menem.
Así las cosas, con un peronismo sin una dirección lógica, y sin una candidatura aglutinante, con una ex presidente que ya ha dado sobradas muestras de que está cansada y no quiere seguir en la cresta de la ola (aunque está por verse si podría seguir ahí aunque lo quisiera) la responsabilidad por construir el proyecto alternativo es absolutamente nuestra ¿Tenemos ganas de hacerlo?
Estamos dispuestos a reconocer errores?
Estamos preparados para entender que el macrismo, pese a todo lo que digamos, es una estructura con un poder fenomenal y, fundamentalmente, con mucho recambio?
Más allá de la minoría intensa, hay porciones majestuosas de argentinos que, pese a estar disconformes con lo que sucede en estos días, tiene muschísimas esperanzas puestas en Macri. Es que lo que se terminó, lo que se esfumó, fue la sensación de que el kirchnerismo era la respuesta más apropiada para la Argentina. Eso tuvo 12 años de vigencia, lo que no es poco, obvio, pero ya fue, de manera irremediable.
Cuando la mayoría de quienes apoyamos al kirchnerismo comprendamos esto, recién ahí estaremos a tiro para parir lo nuevo, para formular las nuevas respuestas a los nuevos desafíos, que son lo de hoy, no los de 2003.

martes, 19 de julio de 2016

Vamos por nosotros!

Ya se sabe que se termina el Fútbol para Todos. Ya se sabe que Aerolíneas Argentinas marcha a un final que se llama privatización. Ya se sabe que el macrismo va a terminar haciendo lo que sabíamos que haría. No hay sorpresas, todo ha sido anticipado a su tiempo. La pregunta es qué se hace para no sólo ponerle límites sino para construir una mayoría dispuesta a sostener políticas de estado como éstas, ante la evidencia de que buena parte de lo que llamamos PJ, objetivamente apoya la iniciativa PRO. Creo que no hay que caer en simplificaciones tontas, tipo “La unidad del peronismo frenará el ajuste”, entre otras cosas porque buena parte de los gobernadores están entrando en el sistema macrista para salvar sus administraciones, y no por mera necesidad sino por convicción, la misma que los llevó a apoyar a Cristina cuando tenía poder.
El desafío es crear estructuras nuevas, con las dos patas bien metidas en el pueblo, pero con la cabeza abierta a las transformaciones necesarias que demandan los tiempos actuales. Mal que nos pese, Massa existe ¿Qué se hace? ¿Se lo niega? Creo que lo que se impone es construir algo distinto, tarea por cierto compleja, pero creo que necesaria. De lo contrario seguiremos siendo la base electoral y militante de un sistema político que lo primero que tiene firmado es que quien saque los pies del plato (consensuado con el gran capital) padecerá amputación sin más.
Sé que esto de “crear nuevas estructuras” suena a trillado, pero no encuentro una formulación mejor. También podríamos coincidir en que están trillados conceptos como “bienestar para el conjunto del pueblo” y otros similares, pero sin embargo los seguimos sosteniendo pues ese puñado de utopías son los que nos motorizan y dan sentido a nuestras vidas.
Sabemos que hay una porción importantísima del pueblo que se identificará con una propuesta alternativa, son miles personas dispuestas a militar y votar una propuesta que recoja lo mejor del kirchnerismo y tenga la templanza para marcar sus déficit. Sabemos que el macrismo es algo mucho más poderoso que los balbuceos del presidente.
¿Vamos?