martes, 29 de julio de 2008

Me voy a ver la soja de cerca




Mañana a las 7:00 voy a tomar la ruta 5 para internarme paulatinamente en terreno visitante...
Mis ojos irán colmándose de verde-soja, pero vale la pena.
Voy a palpar los padeceres y sufrimientos del campo.
Mis hijos ya están en edad de comprender muchas cosas referidas al origen de su papá.
Voy a mi querido Tres Lomas, el pueblo donde nací y viví hasta los 21 años y donde tengo a la mama que con sus 86 pirulos está hecha una piba, a mi hermana Mary con todos sus hijos, a mis primos, a mis amigos y a los otros...
Les mostraré dónde me hicieron la marca en la cara con un balinazo de gomera y les explicaré que en esos tiempos no se mataba como en el Counter pero había que ser pesado para aguantar un Policía-ladrón a los hondazos. Les mostraré la casa donde nací, el Club de mis amores –Unión- en cuya sede social aprendí dos de los amores de mi vida: El billar y el Ajedrez. También les mostraré el boliche en el que fui Disc Jockey, el salón donde me agarré la primera borrachera, el baldío donde di el primer primer beso y esas cosas. También los llevaré al terreno donde paraban los circos y donde iba en barra a colaborar en el montaje de las carpas para obtener entradas gratis para la primera función. Quizá los lleve al cementerio a mostrarles cómo merced a ciertos convenios con el sepulturero, lograba entrar a cazar palomas gozando de esa “zona liberada” y por supuesto los llevaré a darle un saludo al abuelo Chubero que está en la zona de nichos.
Por supuesto saldré a bolacear y a reencontrarme con lo peor de cada casa y cada barrio para obtener la posta, la info de primera mano, la de la gente del pueblo. Y hablaremos de putas, fútbol y soja, todo rociado con buen alcohol.
Y como siempre, le daremos al chorizo seco como si fuera la última vez y hasta es probable que vaya a visitar a algunos parientes del campo para ver si pelan algún jamón de esos que acá no se consiguen...
Unos cinco días de pastoreo no vienen para nada mal.
Ya el lunes volveremos a la rutina y en una de esas no podemos con el genio y posteamos desde allá.
Salud a la cofradía!

lunes, 28 de julio de 2008

Respuesta al cineasta y la socióloga

La verdad es que jamás me hubiera imaginado que un simple post de uno entre tantos blogs ameritara una respuesta tan larga y redundante de dos figuras de la talla del cineasta Fernando Pino Solanas y la socióloga Alcira Argumedo. Seguramente algunos pasajes de lo escrito por este desconocido dan en el clavo; seguramente ese texto expresa y/o representa pensamientos arraigados en muchos compañeros que se descorazonan cuando los líderes del Proyecto Sur insisten en seguir fundamentando lo acertado del voto de su diputado al lado de la peor lacra reaccionaria. Porque en realidad lo que se está discutiendo es eso.
Y digo que la respuesta es redundante porque en rigor no es más que una reiteración de todo lo que quienes estamos algo politizados ya sabemos. Ya conocemos qué piensan Solanas-Argumedo y nos consta su compromiso con la transformación revolucionaria de las estructuras económicas y sociales de nuestro país.
Por eso alarma que tanto palabrerío, que hubiera sido coherente en todo caso para fundamentar la abstención, sea esgrimido nada menos que para justificar el voto al lado de la Sociedad Rural.
Desconcertante desde todo punto de vista.
No se entiende tampoco cómo si Solanas-Argumedo dicen que se niegan a tomar partido ciego por una de las partes en lo que denominan “una polarización distorsionada” no ordenaron la abstención.
Tampoco se entiende cómo en esa “polarización tergiversada” sólo enumeran aspectos cuestionables de una de las partes –el gobierno- y lo único que se dice de la otra parte de esa “polarización distorsionada” es:

“En el bloque "del campo" la alianza incluía a la Sociedad Rural y entidades de la oligarquía que acompañaron las causas más reaccionarias.”

Nada más. Dos renglones, o si se quiere, 23 palabras dedicadas al “Bloque del campo”, el resto es palo y palo contra el gobierno.
Evidente ¿no?

Toda la carga argumentativa está enfocada en pegarle al gobierno pero nada tienen para decir del efecto inflacionario que tuvo el desabastecimiento perpetrado por quienes contaron con su voto y de cómo el vaciamiento de las góndolas afectó a los sectores más desprotegidos, lo millones que viven al día. Nada dicen de cómo se ejerció un Poder de Policía de hecho, determinando cuál carga pasaba y cuál no.
Ni un solo renglón dedican a las fotos de camiones desechando miles de litros de leche que han quedado grabadas en la conciencia del pueblo como prueba irrefutable de hasta dónde es capaz de llegar la voracidad sojera o “rentívora” como dice Eva Row.
Nada dicen de los aprietes en los cortes a quienes se negaban a firmar el petitorio, nada dicen del relativismo democrático de la mesa de enlace según el cuál si el proyecto oficial se aprobaba “Iba a ser legal pero no resolvía el (su) problema”, con lo que preparaban la coartada para seguir cortando rutas y aprisionando a la sociedad.
Ni una palabra sobre los escraches a legisladores y autoridades provinciales; ni una mención a las manifestaciones de marcado fundamento autoritario y antidemocrático por parte de la patronal agropecuaria y las bandas de esta nueva derecha salvaje y violenta cuyo accionar comenzó a vislumbrarse en las rutas argentinas.
En la “polarización distorsionada” sólo encuentran críticas del lado del gobierno.
Si andará suelta mucha confusión que por momentos me dio la impresión de estar leyendo La Nación.
Pero además esto de la “polarización distorsionada” es por un lado una afirmación que enternece por su raigambre infantilista, y por otro, apena por su escasa base teórica. Ya el viejo Lenin decía que el árbol de la teoría es gris pero el de vida es verde, refiriéndose a las desaveniencias que muchas veces se dan entre la teoría y la práctica.
La verdad, es asombroso que personas con décadas de compromiso revolucionario como Solanas-Argumedo hayan olvidado nociones tan básicas.
La historia, esa vieja mal llevada, muchas veces tiene estos manejitos de poner a las fuerzas políticas ante disyuntivas extrañas que no encajan con lo preestablecido en los libros. Creo que lo hace para comprobar cómo reaccionan aquellas ante lo nuevo e imprevisto. Y bueno, ya sabe cómo reaccionó Proyecto Sur. La historia ya anotó que en el conflicto más profundo que tuvo la Argentina en tres décadas de democracia entre un gobierno democrático y la Sociedad Rural, el Proyecto Sur terminó jugando objetivamente codo a codo con las patronales agropecuarias y las peores fuerzas de la derecha vernácula.

Otra cuestión elemental es que la pareja Solanas-Argumedo parece no advertir que muchos de los que apoyamos al gobierno en esta “polarización distorsionada” tenemos bien pero bien clarito que la administración de Cristina Fernández no tiene, ni mucho menos, el contenido revolucionario que sin dudas caracterizaría a un gobierno del cineasta y la socióloga.
Nosotros sabemos que este no es un gobierno revolucionario. Es más, hasta me animo a decir que es un gobierno que sólo está ubicado en la izquierda de la derecha. Pero ¿Saben qué? Así y todo, con todos los déficit y limitaciones es mucho, muchísimo más preferible que un gobierno comandado por Llambías y Biolcatti.
Pareciera que creen que nosotros estamos engañados y vuelven una y otra vez a recordarnos el pasado de Kirchner y a reflotar una perorata que a esta altura de los acontecimientos no aporta nada nuevo y por lo tanto cansa.
Si si si, ya sabemos de dónde vienen los Kirchner, no se gasten repitiendo obviedades y, por favor, no caigan en el mal gusto de poner en medio de este debate los tiros que sufrió Pino en 1991 porque corren el riesgo de no ser comprendidos. Corren el riesgo de que alguien interprete como un manotazo oportunista de la peor estofa sacar a relucir una cuestión tan horrorosa; corren el riesgo de que alguien piense que es un golpe bajo.
Sacar a relucir los balazos a Pino podría ser visto, además, como una muestra del bochorno que están padeciendo y un indicio de que les quedan pocos recursos para seguir defendiendo una actitud a todas luces desconcertante.

Si el gobierno, tan inflexible e irreflexivo como se lo quiere hacer aparecer, reconoció que se había equivocado y fue incorporando modificaciones a la Resolución 125 ¿No se les ocurrió al cineasta y la socióloga modificar su postura, reconociendo de buena leche que se equivocaron al votar al revés que como lo hicieron el 27 de marzo?
¿No se les pasó por la cabeza que a veces la autocrítica en el momento justo sirve para reposicionarse y, entre otras cosas, limitar la sangría de militantes y adherentes que están padeciendo?
Si todos los que estamos comprometidos con la transformación del país admitiéramos errores seguramente podríamos sumar mucha fuerza para dar todas las luchas que se avecinan.
Porque no hay dudas que Proyecto Sur está crujiendo y se está desangrando quizá inútilmente. Eso da pena pues son compañeros con los que deberíamos transitar juntos esta etapa política.
Nunca es tarde.

domingo, 27 de julio de 2008

Solanas y Argumedo me respondieron

Gracias a un amigo del blog, Carlos Tofla, me acabo de enterar que Pino Solanas y Alcira Argumedo han respondido mi post "Solanas ¿Cuál es?" en el Blog "Socialistas con Pino".
Nobleza obliga, creo que corresponde que los lectores conozcan la respuesta de estos dos dirigentes populares mientras elaboro algunas ideas al respecto.
Gerardo

------------------------------------------------------------------------------------------
Respuesta al escrito "Solanas ¿cuál es?" de Gerardo Fernández
Fernando Pino Solanas Alcira Argumedo

Mucha confusión debe andar suelta por Argentina, cuando nos encontramos debatiendo con cierta dureza frente a una persona que no conocemos, aunque puede reflejar la opinión de muchas otras. En su escrito "Solanas:¿cuál es?" Fernández expresa su miedo de ser iconoclasta al criticarnos. Pero ese no es el problema; el problema es ser injusto en sus acusaciones y, aceptemos, también ofensivo. Cuando se discuten ideas, conviene centrarse en ellas, sin descalificar a quienes las expresan; en especial cuando se descalifica no por conductas reales sino por supuestas intenciones aviesas.Queremos aprovechar la ocasión para responder también a otros compañeros o amigos que han expresado sus críticas -algunas calumniosas- por distintos medios, como la Radio de las Madres, que nos colocaban abiertamente con "el campo", en tanto no se aceptan terceras posiciones. Es cierto que desde el principio del conflicto afirmamos que no era posible estar incondicionalmente con unos o con otros -como hicieran la mayoría de los grupos de izquierda- porque en cada uno de ellos había alianzas poco recomendables y ambos cometían el pecado de dejar afuera a actores que no son precisamente populares, como las grandes transnacionales exportadoras de granos y oleaginosas y los pools de siembra, beneficiarios de gran parte de la renta agraria. En el bloque "del campo" la alianza incluía a la Sociedad Rural y entidades de la oligarquía que acompañaron las causas más reaccionarias.Pero la decisión de imponer retenciones móviles por parte del gobierno se tomó sin tener en cuenta un diagnóstico serio sobre la heterogénea composición del sector rural, de los distintos grupos de poder que intervienen en el fenómeno de la sojización y de las graves secuelas que este fenómeno viene produciendo en términos económicos, sociales, ecológicos y en la salud de importantes segmentos de la población argentina. Si se contaba con información acerca de que el 20% de los productores controlan el 80% de la producción; o el papel que juegan las transnacionales exportadoras y los pools de siembra; la Resolución 125 tendría que haber contemplado ajustes y segmentaciones imprescindibles. De este modo, la correcta medida de las retenciones móviles se hubiera aplicado legítimamente a ese 20% que controla el 80% de la producción y, además, se hubiera controlado el cobro de los aportes correspondientes a las grandes corporaciones exportadoras -Cargill, Nidera, Bunge Argentina, Dreyfus, Vicentín, LCD Argentina o Aceitera General Deheza- así como a los pools de siembra que eluden impuestos al actuar como fideicomisos. Las corporaciones exportadoras obtienen ganancias descomunales y, gracias al tratamiento de la Resolución 125, recibieron beneficios adicionales del orden de los 1.100 millones de dólares solamente en soja y 1.700 millones si se incluye el conjunto de los granos y aceites, como denunciara el diputado Claudio Lozano y otros legisladores, apoyados a su vez en la investigación penal de Ricardo Monner Sánz y Mario Cafiero. Debe registrarse que, en función de dicha denuncia, la ONCCA -Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario- ha debido comenzar a investigar las "distracciones" de funcionarios poco transparentes que permitieron ese negociado, según informan los periódicos de estos días. Por lo demás, la mera política de retenciones no resuelve el drama mayor de esta historia -el de los pequeños campesinos y las comunidades de pueblos originarios- que en los últimos años fueron brutalmente castigados por los desalojos o la erradicación de los montes nativos.En los años de gobierno del presidente Néstor Kirchner el gobernador Juan Carlos Romero de Salta promovió una devastación sistemática de los montes -con consecuencias de hambrunas y desastres ecológicos- sin que el Poder Ejecutivo ni el Congreso de la Nación escucharan los reclamos: recordamos una vez más que la reserva Pizarro de esa provincia se salvó gracias a la intervención del actor Ricardo Darín y de Diego Maradona desde su programa "La Noche del 10". También recordemos que el gobernador Jorge Capitanich del Chaco, otra provincia devastada por la soja, habla como vocero del Partido Justicialista de la redistribución de la riqueza en los mismos momentos en que la televisión exhibe la muerte por hambre de niños y adultos indígenas chaqueños, como consecuencia de la destrucción del Impenetrable. La condena a chacareros que hayan sido cómplices de desalojos y apropiación indebida de tierras de campesinos o indígenas, no debe ocultar la responsabilidad de las autoridades nacionales y provinciales durante los últimos años. Estas son algunas de las razones que enunciamos desde el principio del conflicto por las cuales, ante una polarización distorsionada, nos negamos a tomar partido ciego por una u otra de las partes. Uno de los cuestionamientos de Gerardo Fernández se refiere a la diferencia entre criticar determinadas políticas desde "el centroizquierda testimonial" -lo cual sería demasiado fácil- o desde un lugar con responsabilidad de gestión. Sin duda, el análisis de la realidad política que hicimos en el artículo "La noche del Senado" publicado en Página 12 el pasado 18 de julio, fue realizado desde un espacio que puede ser testimonial, pero bajo toda evidencia no es de gestión. Si esto inhibe cualquier tipo de crítica, estamos perdidos; porque entonces no se podría opinar sobre la problemática nacional hasta no desempeñar una gestión, aunque sea en "una intendencia pequeña". Lo cual no solamente descarta nuestra opinión, sino también la de millones de ciudadanos y varios miles de periodistas, intelectuales y militantes que no desempeñan ninguna gestión. En tal sentido, reivindicamos para nosotros y para todos el derecho a opinar "desde el llano". Otra cosa es la crítica que puede hacerse al contenido de la opinión. Fernández señala que "el gobierno ha cometido errores y tiene limitaciones ideológicas pero no es petardeado precisamente por eso. A este gobierno se lo quieren cargar desde la derecha y eso, o bien parece no ser visto por el cineasta y la socióloga o bien no se lo admite porque están esperando que lo hagan mierda de una buena vez para surgir -ellos- como la alternativa salvadora." Si se reconoce que el gobierno ha cometido errores, la pregunta es si esa crítica es legítima o no. Pero si inmediatamente se acusa a quienes formulan las críticas de jugar para la derecha y esperar que hagan mierda al gobierno para proponerse como alternativa salvadora, se cae en esa trampa de plantear falsas polarizaciones, crispar los ánimos desde una concepción amigo-enemigo -que facilita el encubrimiento e impide cualquier debate serio- y es precisamente una de las críticas formuladas por nosotros al accionar político del kirchnerismo. Si hemos participado en la creación de Proyecto Sur es para construir con otras fuerzas políticas y sociales una alternativa -sin pretensiones salvadoras- frente a las experiencias de gobiernos neoliberales, entreguistas e impregnados de corrupción que nuestro país padece desde hace décadas.Convencidos de que la corrupción y los negocios privados con recursos públicos son una de las lacras principales de la Argentina -y uno de los factores esenciales que impiden una real distribución de la riqueza- "el cineasta y la socióloga" no están dispuestos a ser cómplices del negociado de las exportadoras y los pools de siembra ni de ningún otro, que extrañamente no son mencionado por nuestros críticos. No es la primera vez que lo intentamos: en 1991 "el cineasta" recibió nueve tiros en las piernas -de parte del justicialismo que hacia esos años era menemista- por denunciar el vaciamiento de YPF previo a su vil privatización. Privatización apoyada por el gobernador Kirchner, que ese mismo año recibía al presidente Menem afirmando su apoyo al "proyecto de transformación y cambio que la Argentina debe llevar adelante", con entrega del patrimonio público e indultos incluidos. Con referencia a este problema podemos recordar también el 24 de febrero de 1992, ese día en que un Parlamento eufórico festejaba la privatización y el desguace de YPF: el miembro informante fue el diputado Oscar Parrilli del grupo íntimo de Kirchner, mientras el propio Kirchner -también invadido por la euforia- aseguraba a los medios de comunicación que se trataba de un acto de soberanía. O evocar en marzo del 2002 la actividad de tres gobernadores -Romero de Salta, Sobisch de Neuquén y Kirchner de Santa Cruz- llegados a Buenos Aires para presionar al Parlamento y la Casa Rosada con el objetivo de eliminar las retenciones -reiteramos, las retenciones- a la exportación de las petroleras privadas, que venían agotando salvajemente las reservas sin ningún tipo de control estatal, ni cumpliendo con la reposición mediante inversiones en exploración: una obligación establecida en los contratos que nunca cumplieron.Asimismo, es posible recordar en el 2007 la prórroga por cuarenta años apoyada por el entonces presidente -diez antes de que vencieran las concesiones- de las reservas de Cerro Dragón en favor de la British Petroleum y otras corporaciones hacia las cuales ha mostrado especial simpatía, como Repsol: la prórroga se otorga hasta su extinción total en el 2047; y a ello se suma la entrega de la plataforma submarina. Esto en un contexto de crisis energética, cuando el barril de petróleo ha pasado de 60 a casi 140 dólares en sólo ocho meses y la renta energética en manos de las corporaciones ronda los 30.000 millones de dólares anuales. Ni hablar de la "argentinización" de Repsol YPF protagonizada por el señor Eskenazi, operador financiero de los misteriosos fondos de la provincia de Santa Cruz y los del matrimonio Kirchner: demasiadas "casualidades permanentes", como diría un ex mandatario, lector de Sócrates. ¿Será que Repsol y la British Petroleum pertenecen a las mayorías populares por carácter transitivo, dados sus estrechos vínculos con este gobierno? Porque nadie niega que la oligarquía terrateniente con su Sociedad Rural conforma una de las capas tradicionales de las clases dominantes; pero el actual bloque de poder hegemónico en nuestra nación incluye además a los grupos económico-financieros locales y de capital extranjero, fortalecidos al amparo de la dictadura militar y las políticas neoliberales de los ochenta y noventa. Esto no significa desconocer los logros alcanzados, en especial durante los primeros tiempos de la presidencia de Néstor Kirchner, como la anulación de las leyes de impunidad del terrorismo de Estado, la renovación de la Corte Suprema de Justicia -aunque no así de los Jueces Federales y las Cámaras de Casación- junto a la ratificación de la alianza con el MERCOSUR y Venezuela, que llevaron a decir No al ALCA en Mar del Plata, además de la decisión de no emplear políticas represivas ante el conflicto social; aunque está el interrogante de la aprobación en el Congreso de la Ley Antiterrorista a instancias del entonces presidente. Pero una cosa es dar respuestas correctas a las demandas de los organismos de Derechos Humanos con su epopeya de treinta años de resistencia; responder al repudio social hacia las oscuridades de la Corte Suprema y comprometerse en un proceso de integración beneficioso para nuestro país; y otra es promover políticas a favor de las poderosas corporaciones económico-financieras o del "capitalismo de amigos"que no llevan necesariamente a una redistribución de la riqueza, como demuestran los resultados después de casi cinco años de gobierno. Con referencia al voto de Claudio Lozano, Fernández lo acusa de haber tomado posición en contra del proyecto gubernamental, que significa "votar junto a la Sociedad Rural, el macrismo, la Colisión Cívica, el duhaldismo, los Rodríguez Saá, el delasotismo, el partido de Patti y toda la gama de partidos provinciales que, como es sabido, no se destacan por su progresismo". Y sigue: "Cuando hubo que decidirse por un proyecto como el del oficialismo que, aun sin contemplar en un 100% sus propuestas, se acercaba mucho más a sus postulados políticos e ideológicos, votaron en contra.... Y no se engañen porque ya somos bastante grandecitos. Ese voto político fue un voto por la suspensión de las retenciones. O sea que acabaron votando totalmente lo contrario de lo que abogan. Penosa demostración del servilismo a la antipatria"¡¡¡ Epaa!!!Proyecto Sur se pronunció por retenciones móviles y segmentadas en beneficio de los medianos y pequeños productores; el problema es que el sector gubernamental se negó sistemáticamente a crear en su proyecto una Comisión que investigara ese desfalco cercano a los 1.700 millones de dólares, realizado por las transnacionales exportadoras gracias al tratamiento de la Resolución 125 y a la complicidad de funcionarios literalmente metidos en la mierda de una gestión corrupta. ¿Cómo pueden explicar Gerardo Fernández y otros críticos progresistas su silencio frente a la denuncia de Lozano sobre una de las mayores estafas cometidas contra el Estado en estos tiempos? Ante la negativa gubernamental, el diputado de Proyecto Sur presentó junto a otros diez legisladores un proyecto en minoría, fundamentado en esa denuncia y en el cual se promueve una Comisión Investigadora. Pero dada la dinámica parlamentaria, votar por el proyecto kirchnerista o abstenerse hubiera significado retirar su propio proyecto. ¿Será que estas exportadoras y fondos de inversión también pertenecen por carácter transitivo a las mayorías populares, en tanto apoyaban a la Resolución 125 que les permitió obtener esas ganancias adicionales, sumadas a los beneficios extraordinarios que de por sí se llevan? Vale remarcar que fue precisamente esa denuncia la que obligó al gobierno a encarar, después de la votación del Senado, la investigación del fraude. Mientras tanto, parecía más fácil acusar a Lozano de "servilismo a la antipatria".Sin ninguna duda, el compañero Jorge Rulli es una de las personas con mayor autoridad moral, intelectual y política en lo referido a la problemática de la soja -que viene investigando y denunciando desde hace más de una década con su Grupo de Reflexión Rural- y ni hablar de su trayectoria militante en la historia de lo Nacional y Popular en Argentina. Su opinión sobre algunos aspectos del conflicto del campo es contundente: "En este caso, me parece que habría que poner el acento en la inmensa felonía de cientos de intelectuales que encubrieron con discursos contra la oligarquía el despojo al país por parte de los aceiteros y exportadores. Las demandas de la ONCCA ponen al descubierto cuál era el problema y lo que estaba en juego" Para que no se sospeche de nosotros que, como señala Fernández, "su verdadera estrategia no es otra que acumular desde un centroizquierda con folklore Nacional y Popular , para lo que se requiere primordialmente un fuerte esmerilamiento del oficialismo", "el cineasta y la socióloga " debiéramos haber promovido una consiga tipo:"Haga Patria, apoye las privatizaciones petroleras con los compañeros Repsol y British Petroleum a la cabeza; mire para otro lado cuando las compañeras aceiteras y exportadoras se hacen una changuita; defienda al compañero Techint y al tren bala; aplauda a las compañeras corporaciones que explotan la minería con cianuro y generosamente contaminan fuentes de agua y tierras; confíe en las estadísticas del INDEC de Moreno; porque ese es el único camino para incorporarse al campo Nacional y Popular contra la oligarquía". Si no se promueven tales consignas o no se guarda un prudente silencio sobre estas acciones del gobierno, "el cineasta y la socióloga" reafirmarían -según el escrito de Fernández- su "servilismo a la antipatria". Pero hay más: "siguen errando el análisis y jugando objetivamente el papel que más le conviene a la derecha, transitando viejas sendas analíticas que a lo largo del último medio siglo vio al peronismo como el gran impostor y la causa de sus fracasos y por lo tanto abogó por su liquidación de modo tal de poder ocupar el espacio que el determinismo histórico LES tiene reservado." La historia militante del "cineasta y la socióloga" con referencia al peronismo histórico está tan lejos de esta caracterización, como lejos está el kirchnerismo del peronismo histórico. Se comete un grueso error al identificar el proyecto de Perón y Evita con las sucesivas manifestaciones del pejotismo -entre otras el menemismo, el duhaldismo o el kirchnerismo- que son un espejo invertido de ese proyecto. Por lo demás, la adscripción a las tradiciones nacional-populares de Argentina y América Latina de Solanas y Argumedo no es una actitud derivada de modas actuales: baste repasar lo filmado o escrito respectivamente en los últimos cuarenta años. Así que dejemos de lado este tema.Pero es grave afirmar que "Llambías necesita de Buzzi y Solanas para que corran por izquierda al gobierno y así atenuar el impacto de desestabilización que viene inequívocamente por derecha". En realidad, vuelve a plantearse aquí una vez más la mecánica de imponer esas espurias polarizaciones reiteradamente utilizadas por el ex presidente -tipo conmigo o sinmigo- sumadas a la evocación de fantasmas para el pueblo argentino.Es notorio cómo el gobierno logró maniobrar a partir de esas polarizaciones espurias con la amenaza del golpe de derecha, junto al regreso de comandos civiles y grupos de tareas. Por supuesto que somos grandecitos como para saber que en el país existen rencores, odios e intereses económicos junto a sectores reaccionarios, dispuestos a desestabilizar los regímenes democráticos que no les son afines. Pero fue el error del gobierno con su drástica polarización y su obcecada decisión de mantener sin cambios la Resolución 125 el que brindó bases sociales a la Sociedad Rural, produciendo un distorsionado corte transversal de la sociedad donde las opciones no eran "Braden o Perón", "liberación o dependencia" ni mucho menos "oligarquía o pueblo". La metodología política que criticamos planteaba falsas opciones: se está con la Sociedad Rural o se está con los negociados de Bunge y otras exportadoras, sin mencionar los pools de siembra como Grobocopatel. Los negociados, la política petrolera o el permiso a las corporaciones mineras para llevarse oro, plata y otros minerales de alto valor a mera declaración jurada y sin ningún tipo de control estatal o retenciones no serían "una penosa demostración de servilismo a la antipatria"; por el contrario, la "penosa demostración de servilismo a la antipatria"es negarse a entrar en esas falsas disyuntivas o ser cómplices de los hechos de corrupción que siguen envenenando al país. Con sólo unos días de perspectiva, se transparenta el peligroso juego planteado por el gobierno al extremar la estrategia de amigo-enemigo y una confrontación "sin lugar para los tibios," que le fue restando consenso dentro de sus propias fuerzas. Se decía que Cristina Fernández había perdido en las ciudades grandes debido a la "gorilización" de las clases medias, pero ganó en los pueblos del interior donde estaban las clases populares; lo cual evidencia cómo su estrategia en el "conflicto del campo" le enajenó gran parte de esas simpatías. Porque fueron los pueblos del interior los que se movilizaron en las rutas -por nuestra parte, criticamos las acciones que llevaron al desabastecimiento- presionando a intendentes, diputados y gobernadores kirchneristas para oponerse al gobierno: de esta manera, la fábula de Pedro y el Lobo se transformó en la de Rached y Cobos. Fernández nos acusa de no hacer críticas "al campo" por sus metodologías de presión y la eventual acción de grupos de tareas, mencionados en su exasperación por el ex presidente: la madre de Rached habría sido víctima de esas presiones. Pero el diputado Rached declaró a Clarín el 21 de julio: "Yo estaba seguro de lo que iba a hacer, pero no lo dije antes porque elaboré una estrategia campesina...estoy convencido de que ahora tengo un millón de amigos más que antes". Esto no impide que se condenen los hechos de violencia contra legisladores ocurridos, por ejemplo, en Tucumán; pero los grupos de tareas fueron experiencias demasiado aberrantes como para evocarlas con cierta irresponsabilidad. Finalmente, además de otros temas menores, el escrito afirma que: "Cuando describen el palco de Kirchner.... es mala leche mentar a Scioli y soslayar a Martín Sabbatella, a los miles de argentinos que fueron por las suyas, al pobrerío, a los sindicatos y los miles de militantes que movilizaron, por ejemplo, los movimientos sociales que son, a la larga, los que están bancando este proceso. Ignorar esto es verdaderamente letal, en tanto delata una carga de necedad imperdonable. Porque cualquier profundización de este proceso seguramente dinamitará los puentes con ciertos sectores tradicionales del peronismo y el sindicalismo cegetista, pero cualquier agudización de contradicciones va a encontrar a los movimientos sociales en la primera línea de combate. Incluso hasta si imagináramos un hipotético ascenso de Solanas a puestos de gestión, se requeriría del consenso de estos mismos sectores sociales que hoy junto a Argumedo olvida citar en su diatriba contra "el palco del martes". Si la lógica del análisis no fuera extremar la opción amigo-enemigo, nos permitimos mantener nuestro respeto hacia Martín Sabbatella con quien quizás tengamos diferencias, pero seguramente no somos enemigos; saludamos a los miles de argentinos con quienes en esta oportunidad no estamos de acuerdo, pero tampoco son nuestros enemigos; preferimos no hablar de "pobrerío" para referirnos a nuestros compatriotas más golpeados, a quienes asimismo saludamos:"pobrerío" suena despectivamente, parece un término de señora bien "del campo". Hemos trabajado en apoyo de movimientos sociales, respetando siempre "la dignidad de los nadies": además de la reivindicación de empresas recuperadas y otras experiencias en las películas del "cineasta", el mismísimo Luis D´Elía puede dar fe de reuniones de piqueteros -y no solamente de intelectuales y artistas consagrados- en la Biblioteca Nacional, en cuya organización participó "la socióloga".En síntesis, una cosa es tener diferencias políticas con el gobierno y otra muy distinta convertirse en enemigo del campo popular. También debe distinguirse entre la derrota o el rechazo de un proyecto mal planteado en el Parlamento y un golpe de la derecha. Una faceta positiva de este conflicto fue que por primera vez en la era kirchnerista hubo un gran debate parlamentario, donde se vertieron las distintas ideas en las comisiones y se discutió en los medios de comunicación sobre el complejo tema agrario. Como afirmamos en el tan demonizado artículo: "Es necesario promover un profundo debate que eluda las falsas polarizaciones y sea capaz de encontrar los caminos para el diseño de un proyecto de país más justo y en condiciones de dar respuesta a los desafíos de una nueva época histórica". El conflicto del campo es un ejemplo de las formas en que no debe abordarse ese debate. Dejemos de lado los ataques y respuestas injuriosos. Guardemos las energías para plantearnos discusiones con rigurosidad acerca de cómo construir un espacio político con múltiples miradas, alrededor de un proyecto de país capaz de liberarnos de las viejas y las nuevas oligarquías, de los grupos de poder económicos y financieros y de las corporaciones transnacionales que nos vienen saqueando desde hace décadas; con estrategias creativas de redistribución de la riqueza, sin corrupciones ni negocios privados con patrimonios públicos; sin crear falsas expectativas sobre partidos y cuadros políticos que exhiben trayectorias demasiado poco coherentes; reivindicando el valor de las conductas éticas y la recuperación de esa capacidad de acción colectiva, con un fuerte sentido solidario, que mostraron las mayorías populares como respuesta frente a la crisis. No volvamos a entramparnos en tramposas disyuntivas ni en crispaciones que nos impiden evaluar con claridad las sendas que puedan conducirnos hacia esa segunda emancipación de América Latina

Quién inventa el mal humor

El domingo pasado se publicó esta opinión de Edgardo Mocca en Página/12 donde el politólogo afirma que “Los medios de comunicación pueden potenciar el mal humor –lo que de hecho hicieron, actuando con marcada parcialidad–. No pueden inventarlo
Hace mucho tiempo que se repite esta definición y, la verdad, no me cierra.
Pensando en los cuatro meses de conflicto y repasando el proceder y el “sonido” de lo que denomino “La cadena nacional de la gente linda” (los medios) me inclino a pensar que en cierta medida los medios generan mal humor.
Por ejemplo, una persona que se levanta cinco días de la semana escuchando y por lo tanto recibiendo el odio que destila la señora Magdalena Ruíz Guiñazú contra el gobierno ¿No termina influenciándose con tanto pus?
Escuchar 15 horas semanales a esta señora ¿No altera el humor del oyente?
Escuchar permanentemente infundios, agravios, mentiras, deformaciones sobre la acción gubernamental tiene que incidir de alguna manera en la audiencia.
Recibir constantemente un mensaje que tergiversa la imagen del gobierno ¿No genera mal humor?
Recibir en cadena nacional como mensaje único que el gobierno alienta la violencia por el bife que le puso D’Elía a un provocador y ocultar las agresiones que desplegó a troche y moche la derecha agropecuaria en las rutas ¿No genera mal humor o, al menos, adversión al oficialismo?

¿No hay que revisar estas definiciones? Me temo que por ahí las seguimos repitiendo mecánicamente y quizá las cosas han ido cambiando.
Porque no se entiende, entonces, cómo en cualquier conversación de tipo barrial se repiten los mismos ejes discursivos, ratificando la existencia de una agenda confeccionada día a día por medios comprometidos política e ideológicamente en la oposición sistemática al gobierno.
Una cadena de medios que es capaz de armar agenda ¿No tiene incidencia alguna en el humor de los “agendados”?
Si el sector más enojado con el gobierno es, curiosamente, al que mejor le va en lo económico con esta administración ¿Dónde se genera el mal humor?

miércoles, 23 de julio de 2008

La ley de radiodifusión ya está en el freezer

Todos los mentideros coinciden: Por el momento la ley de radiodifusión está frisada y-agrego yo- todo indica que por bastante tiempo.
De confirmarse este cajoneo quedará al descubierto lo que más de una vez dijimos: No se puede enfrentar a tantos poderes al mismo tiempo.
Ahora el gobierno no tiene fuerza ni para sacar la aprobación parlamentaria de la reestatización de Aerolíneas Argentinas ¿Te imaginás lo que puede suceder si te metés en el patio de Clarín?
Es triste decirlo –pero más honesto que pensarlo y callarlo- El kirchnerismo no percibió que sus días todopoderosos estaban concluyendo y alegremente fue a mojarle la oreja al único sector con capacidad, historia y simbología como para hacerle frente y derrotarlo. La verdad es que el 12 de marzo el gobierno ya estaba derrotado y viendo que la cosa se ponía horrible empezaron a quemar las naves total, era a todo o nada. En ese incendio de naves metieron la ley de radiodifusión, redoblando la apuesta en una pulseada que ya era inútil seguir estirando.
Y si los medios habían jugado fuertísimo en las escaramuzas callejeras de marzo, luego de un aparente repliegue volvieron con todo su poder asestándole un directo a la mandíbula definitorio.
Si Cobos no borocoteaba, igual la pulseada estaba perdida y hoy estaríamos padeciendo el estiramiento de un conflicto donde a la corta o a la larga, el campo se salía con la suya.
Parece mentira cómo tanto prestigio y tanto Poder puede escurrirse como agua de las manos. Al fin y al cabo Néstor Kirchner demostró que no tiene ese plus que alguna vez aparentó portar. Su armado se hizo trizas y no puede, por ejemplo, quejarse porque Urquía haya votado en contra. Urquía fue siempre un lastre pesadísimo para el oficialismo, lo mismo que otros innombrables.
Y lo puso Néstor.
Lo grave es que como dice Eduardo Aliverti, con esta derrota perdemos todos los argentinos.
Lo grave es que es más duro no poder aprobar una nueva legislación en materia de radiodifusión que haber perdido las retenciones móviles, y es acá donde se aprecia el nivel de torpeza con que se operó. La capacidad de daño que tiene la vigencia del actual estado de cosas en materia de medios es muchísimo mayor que los ingresos que el Estado deja de percibir por las retenciones.
Los medios siguen operando las 24 horas, inflando declaraciones de partidos inexistentes como la UCR, amplificando las estrafalarias visiones de la lider de la Colisión Cívica o dándole espacios cedidos, disfrazados de reportajes, a los Macri, los Solá, los De la Sota y demás figurones conocidos.

No se procede así en política, porque las derrotas se transforman en hambre y en recrudecimiento de la exclusión. Uno puede hacerse el duro en provincias chicas y hasta darse el lujo de hacer silencios miserables cuando amigotes de la causa atropellan docentes con sus 4 X 4, pero el país no es el pago chico. Y si tuviste la suerte de estar en el lugar justo y en el momento indicado, debés mantener la cabeza fría y no dejarte llevar por calenturas porque de última vos te volvés al Calafate con todo pago, pero la gente queda en pelotas.

Así lo escribo de una y lo publico, total aún disfruto de ciertas condiciones de libertad de expresión como lo son no depender de un anunciante ni de un gerente de contenidos que me imponga el marco editorial.Tengo mucha bronca porque el congelamiento de la Ley de radiodifusión es la peor derrota que se puede padecer en estos tiempos. Sin nueva ley es muy poco lo que se puede hacer, y pasará mucho tiempo para que se pueda juntar una mayoría legislativa con suficiente fuerza como para tocar una ley troncal y definitoria para los destinos del país.

Porqué no asumen ellos y listo?

Es curioso escuchar y leer en todos lados a Gerardo Morales, presidente de la UCR calificar los cambios en el gabinete, sugerir quienes debe irse y quedarse.
Pregunto ¿A quién representa este muchacho? Si ni les dio para armar una candidatura presidencial en octubre último.
Esto es bárbaro, los tipos no representan a nadie pero como los medios necesitan bajar línea les dan un espacio proporcionalmente mayor al que tenían cuando la UCR existía para que pontifiquen sobre los recambios ministeriales.

Todo vuelve a la normalidad

Todo vuelve a la normalidad. El sábado los diarios volvieron a colmarse de avisos de electrodomésticos, la “gente” (de clase media) está como más relajada y la dirigencia gremial agropecuaria disfruta el triunfo salvo Eduardo Buzzi que ya comienza a recibir las primeras repreguntas y debe estar dudando de hasta dónde y hasta cuándo lo acompañaran la CRA y la SRA.
Quizá sea una expresión de deseos, pero es probable que Buzzi quede encorsetado definitivamente entre tibios apoyos de ocasión de “las entidades hermanas” y la interna con el ala sojera de la Federación Agraria encabezada por Alfredo De Angeli, a esta altura mucho mas cerca política e ideológicamente de la derechista CARBAP.
¿Buzzi candidato de proyecto Sur?

Todo vuelve a la normalidad salvo el disgusto del vicepresidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcatti por el hurto de su billetera durante los festejos de la madrugada del jueves pasado mientras descorchaban Champagne Baron B...
La bronca de Biolcatti es por lo simbólico ¿Cómo van a robar una billetera en esta reunión de gente de trabajo, señoras perfumadas y prohombres de “la Patria”
Como dijo uno, Don Hugo “Es más fuerte que yo”...
Bánquesela amigazo, ese choreo es inherente a vosotros.
Los define.

Todo vuelve a la normalidad, por eso ya arrancaron Carrió, Macri y Duhalde con sus posicionamientos (Lo de Carrió no siendo admitida en el palco verde me hizo sentir vergüenza ajena. ¿No te pasa que pocas cosas te generan sentimientos de tanto bochorno? A veces hasta llego a sentir miseriordia...)

Todo vuelve a la normalidad, por eso el coro estable de la gente linda solicita la cabeza de Guillermo Moreno para de una buena vez liquidar el tibio intento gubernamental de entrometerse en “el mercado”. No es Moreno el problema, no pasa por la persona de Moreno, pasa por que el gobierno no tiene porqué entrometerse en los asuntos de la “libre empresa”

Todo vuelve a la normalidad, por eso la borocotización de Cobos sigue siendo aplaudida cuando aún no se le perdona al mismísimo Borocotó su cambio de bancada.

Todo vuelve a la normalidad y la normalidad tiene su encanto. Todo seguirá igual, tal como estaba. La normalidad es previsible, la normalidad es normal, no es “rara”. En la normalidad el kempo sigue acumulando ganancias extraordinarias y el tercio de los argentinos a los que les va bien sigue haciéndole marcar el paso al resto. Y buena parte del resto también disfruta de la normalidad porque está convencida que así es como debe ser.

martes, 22 de julio de 2008

Espacios alternativos

La concentración de los Medios de comunicación ha ido limitando los espacios de libre expresión (no hablo de “espacios independientes” porque se me hace que cuando a una palabra se la bastardea tanto, hay que entregarla. ¿Sirve de algo discutirle a TN el significado de “independiente”?)
Curiosamente se da el contrasentido que cuando más se habla de “periodismo independiente” más encorsetada está la profesión. El ejercicio de la libre expresión está más sujeto que nunca a las pautas publicitarias, a la dependencia de las coproducciones o lisa y llanamente a que el periodista mute en asalariado de empresas periodísticas que tiñen con sus lineamientos políticos y sus intereses comerciales los marcos editoriales dentro de los que inexorablemente deberán moverse los empleados.
“Dentro del marco todo. Fuera del marco, nada” diría el General...
Hoy, para tener un espacio propio en una radio o en un canal de cable hay que contar con cierto apoyo publicitario para alquilar el espacio (y comprar el potus) de lo contrario no hay “libertad de expresión”.
Tu libertad de expresión depende en un 90 % de la pauta publicitaria que arrimes a la emisora y es ahí donde arranca el cuello de botella puesto que “Estas empresas a las que le interesa el país” indefectiblemente apoyan propuestas periodísticas que ciñan la línea editorial a sus intereses y a su visión político/ideológica de la realidad. Para estas empresas no existe la democracia en materia de redistribución de su inversión publicitaria. Cacarean a favor de la libertad de expresión al tiempo que la coartan.
Por eso escasean programas periodísticos con una línea editorial progresista, porque no consiguen auspiciantes.
(Es como cuando se discute de “la libertad” que tenemos los que vivimos en países capitalistas periféricos de viajar a donde nos plazca, contraponiendo esta falacia a lo que sucede en Cuba, cuando en verdad muchas veces ni si quiera podemos pagar un boleto de ómnibus para visitar a los parientes que tenemos a 300 Km.
Tenés libertad de expresión en tanto una pauta publicitaria te garantice el espacio, de la misma manera que tenés libertad de viajar por todo el mundo en la medida que cuentes con los recursos económicos para financiar pasaje y la estadía)
Cualquier oyente de radio o telespectador que preste atención a las tandas publicitarias de la mayoría de los programas periodísticos comprobará que las publicidades son casi todas las mismas.
Incluso se recuerda en el ambiente cómo en tiempos de las privatizaciones menemistas, empresas monopolicas como Edenor o Telecom repartían pautas publicitarias a troche y moche ¿Buscaban publicitarse cuando en sus zonas no tenían competencia alguna, o comprar silencio?
Cuando explotaron las FM de baja potencia, en la mayoría de los casos se alquilaban los espacios, hecho que significó que si no tenías publicidad no tenías programa, con lo cual se daba la paradoja de que tenías que pagar para expresarte.

En medio de este panorama, el surgimiento de la blogosfera constituye un espacio de comunicación alternativa digno de destacar. Tiene, por cierto, sus limitaciones dado que no todo el mundo tiene una PC, pero si lo pensamos un poco mejor, también es cierto que antes no todo el mundo compraba Satiricón o Humor, incluso no todos compraban diarios. Entonces tenemos que casi toda la gente que leería publicaciones alternativas hoy puede acceder vía internet a los blogs, consiguiendo así fuentes de información alternativas a los grandes medios escritos y electrónicos.
Casi todos los que nos encontramos en la blogosfera coincidiremos en que aquí encontramos fuentes de información y más que nada de opinión que los medios tradicionales no ofrecen. El valor de estos espacios es, por ende, altísimo, tanto que a veces me da por temer que desde algún lugar nos lo cercenen...
La blogosfera horizontaliza al extremo la posibilidad de emisión y eso es en sí mismo revolucionario. Así como “cualquier pelotudo tiene un blog”, aquellos que no tengan nada interesante que decir durarán un suspiro, y los que tengan algún valor distintivo perdurarán. Incluso es notable observar cómo alrededor de muchos blogs se va formando una especie de comunidad, de personas que proviniendo de lugares diversos confluyen en el blog y van creando nuevos lazos de complicidad.Durante el conflicto con la sedición agropecuaria pudo comprobarse cómo los días de mayor tensión, los medidores de visitas de la mayoría de los blogs políticos marcaron records en relación a la media normal. Señal que cada vez más navegantes encuentran respuestas a sus preguntas en estas nuevas herramientas de difusión de ideas.

lunes, 21 de julio de 2008

Cobos no somos todos

Cobos expresa ese costado argentino que festejó a rabiar el gol con la mano a los ingleses que, como pocas cosas, nos define, si no a todos, a una buena parte al menos.
Como eran los ingleses valía todo , aún inclumplir el reglamento. Claro, la avivada es parte de la “idiosincrasia futbolera”. Si no lo viste, jodete.
Así razonamos muchos argentinos en la canchita y en la vida institucional y lo hacemos creyendo que ganamos, que somos unos piolas bárbaros, como Cobos.
Nos han hecho creer que somos unos vivos de aquellos si cruzamos semáforos en rojo, si nos colamos en el cine, si le decimos al chino que le habíamos dejado antes el envase para no pagarlo, si vamos de empresa en empresa de banda ancha aprovechando las promociones por seis meses... somos Cobos.
Como Cobos.
El tipo violó una norma como no se lo ha hecho en ninguna parte del mundo y partió por las “rutas argentinas hasta el fin” llegando incluso a entrar al centro de Junín para recibir algunos aplausos de cheroncas como él.
No faltan los farabutes que envidian lo piola que es el mendocino. Son los mismos que se alegran porque los grandes patrones del campo ahora se la lleven en pala ancha.
Los mismos infelices que siguen creyendo honestamente que si a los del campo les va bien, mejorará su situación y nunca reparan en cómo, si desde siempre les ha ido bien a los “productores” a ellos, como a sus padres y abuelos siempre les fue para el orto.
Los mismos buscas que sueñan con que la nena se case con algún heredero de la zona, de esos que estudian agronomía o veterinaria.
Cobos los expresa. Cobos es el ídolo de esa porción de argentinos medio facha, medio garca, medio pelo.
Cobos representa a esos argentinos que siempre juegan a ganador.
Cobos es la expresión política del bilardismo mas salvaje.
Cobos expresa a los que ganando por penales se sienten los mejores.
Y lo peor es que la clase dominante lo avala, consumando así un malentendido que traerá a la larga consecuencias lamentables. Desde la Sociedad rural y los medios se ha bajado la línea de “entender” al hombre que tenía llorando en su despacho a sus hijas...
Todo vale si de favorecer al status quo se trata. Que la “calidad institucional” quede herida de muerte poco importa, total quienes tanto la jetonearon ya dieron vuelta la hoja arrumbándola junto a la sarta de improperios conceptuales con los que se ha petardeado al gobierno.
Así como el corte de rutas es bueno si lo hacen los gringos; así como el desabastecimiento no es grave porque lo perpetra “gente de trabajo”, que un vicepresidente viole de una manera soberanamente inconcebible su rol, como parte del Poder Ejecutivo entra en el terreno de lo relativo. Claro, al fin y al cabo la Argentina es un país relativo.
Pero todo esto alumbra una conclusión que debe de una buena vez aprenderse: Cuando se habla de “moral” en política se miente desembozadamente. La política es la política y la moral es la moral. Son paralelas que jamás se tocan. Es horrendo decirlo, pero es así. Ver a los comunicadores de las clases dominantes justificar el “cobismo” es la prueba irrefutable de lo antes dicho.
No ha salido ningún custodio de la moral a cuestionar el cobismo como sí lo hubieran hecho si huiese votado al revés.
Todo favor a la clase dominante ES MORAL ¿Te diste cuenta?
Si Cobos hubiera hecho lo que la experiencia internacional reconoce como norma, hoy seguro que estaría en Ezeiza rodeado de un impresionante dispositivo de custodia y tendría objetivamente prohibido salir a la calle y su casa mendocina sería un mamarracho de vidrios rotos y pintadas. Pero como jugó para el bando de los que tienen plata, es un héroe que incluso recoge altos niveles de adhesión en algunas encuestas.
Cobos es Marcelo Araujo cuando relatando la entrega de premios de una Copa Libertadores que Boca le ganó al Santos, en el momento que equipo brasileño se aprestaba a recibir su premio, muy suelto de cuerpo dijo “Recibe su premio el mejor de los perdedores”
Cobos es Bianchi cuando no se quedó a recibir el premio como subcampeón luego de ser derrotado por el Once Caldas en Colombia.
Cobos es el argentino ganador que mandó a la nona al fondo y se puso un “MAXIKIOSCO” que es lo mismo que un kiosco, pero el "Maxi" dice, comunica y confiesa que su dueño no es un perdedor, qué va. Es un capo que además la tiene así de grande...
Cobos es el comerciante que mientras te llena la cabeza con críticas a los políticos se olvida de darte la factura.
Cobos es, a la postre, la comprobación del contrapeso que tenemos si queremos cambiar algo en nuestro país. No sólo están los multimedios; no sólo están los grupos concentrados y la patronal. Hay mucha basura social y mucho desecho ideológico que dificulta y obstruye.

sábado, 19 de julio de 2008

Los primos mayores

Mi hija de 12 años me preguntó en qué se parecían Fontanarrosa y Guinzburg. La verdad que se me puso difícil explicarle. Pero no el parecido entre ellos, sino tratar de encontrar un parangón en la actualidad de estos dos tipos como para que ella pudiera en base al ejemplo acercarse un poco más. No tanto a Guinzburg, que lo vio más, sino al negro.
Recordé que un ex compañero de la Cooperadora de la escuela de los chicos, Carlos Manfredi, oriundo con sumo orgullo de Chañar ladeado, siempre que habla de estas figuras infaltablemente plantea cuánto generó la clase media de este país unas décadas atrás.
Una clase media que incluso desde sus sectores socioeconómicos más humildes dio grandes intelectuales, grandes periodistas, tipos que como por caso, Julio Nudler, eran de primera en lo suyo –en este caso la economía- pero al mismo tiempo descollaban en otras áreas, como por ejemplo el tango, donde Nudler fue un conocedor como pocos.
Es una generación que siempre la vi como de primos mayores de los que aprendí casi todo y a los que por sobre todas las cosas respeto. Primos como Dolina, Abrevaya, Castello, Fontanarrosa, Guinzburg, Nudler, Verbitsky, Bonasso, Gasalla y muchísimos más que ahora se me olvidan.
Gente inspirada que nos formó a través de revistas entrañables e irrepetibles como Satiricón, Mengano, Tía Vicenta, Hortensia y Humor.
En este blog donde tanto se castiga a una ancha franja de la clase media, a la que pertenezco aunque en su peldaño más bajo, es bueno rescatar que este sector alguna vez tuvo la virtud de parir personalidades profundas y cultas.
Sin duda en el retroceso global que ha tenido nuestro país desde 1976 en adelante
–retroceso que tiene responsables con nombre y apellido- esa clase media perdió la capacidad de parir Fontanarrosas. Porque, ponete a buscar reemplazos; ponete a buscar figuras que hoy anden entre los 30 y los 50 años que se arrimen aunque sea un cachito así a estos primos...
No los encontrás. Y muchísimo menos encontrás tipos que se destaquen, por ejemplo, como periodistas políticos y como especialistas en música. No los busques. No los hay. Por ahí encontrás alguno, pero nada en sentido generacional.
Nos vamos quedando sin banco de suplentes. Y así como perdimos los wines, vamos perdiendo reemplazos. Así como ya ni podemos recordar de memoria la formación del equipo de nuestros amores, vemos que tampoco tienen reemplazo Nebbia y Spinetta.
La creatividad está en terapia intensiva y las ideas andan escapándole a la policía mientras Marcos Aguinis ocupa el lugar que alguna vez tuvieron Cortazar o Borges.
Releo estas líneas y la verdad que no sé si publicarlas. No sé si se lo merecen, no sé si te lo merecés vos.
¿Son producto de una semana atroz? ¿Son un borbotón de ideas sueltas que metí dentro de una botella y lancé al mar? ¿Es tan así o soy yo que estoy por el piso?
¿Qué opinás?

Fontanarrosa

Me hubiera gustado conocerlo, ser su amigo.

Volver a ver su estupenda particicipación en el Congreso de la lengua es una buena forma de mantenerlo vivo.

http://es.youtube.com/watch?v=ErGLhqYJOrk

http://es.youtube.com/watch?v=J_KpLnsq9A8

viernes, 18 de julio de 2008

Comenzó la segunda fase del plan destituyente


Ya empezaron la segunda fase del plan. Biolcatti dice que “El gobierno tomó esta decisión sin convicción” ¿Y qué espera Don Hugo, que la presidenta ponga el disco samba y por cadena nacional arranque “Pe pe pe pe pe peee”?
Buzzi ahora dice que “con esto no es suficiente”. Claro que no es suficiente ¿Y por qué entonces dijeron cuatrocientas cuarenta y cinco mil veces que había que volver al 10 de marzo?
Ya está, ya volvimos Edu. Lo lograste Alfre...
Claro, ahora resulta que la 125 con las modificaciones era mucho, muchísimo mejor que volver al 35 % liso y llano. Ahora lo admiten sin explicitarlo y lanzan la nueva vuelta de tuerca profundizando el apriete.
Acá está consumándose el tan mentado “Clima destituyente”. Esto querían: Un gobierno derrotado, sin Poder para repeler las embestidas corporativas. Y casi casi lo han logrado.
Lograron derrotar un gobierno que sin pecar de revolucionario y siendo, a lo sumo, la izquierda de la derecha, intentó poner Estado en medio del festival sojero.
Importa aclarar, aunque parezca básico, que nunca cuando se habló de "clima destituyente" se pensó en un Golpe tradicional. Nada de eso. Se trataba de cercenar el Poder del gobierno para interceder en la disputa por la renta y su redistribución.
Ahora tienen el terreno libre. Con Cristina o con Cobos, la realidad es que no hay gobierno con capacidad de imponer reglas de juego.
Han logrado volver al dibujo que empezó a modelar Martínez de Hoz y culminó Cavallo: que un puñado de megaempresas y corporaciones dispongan a gusto y placer de los negocios y que el Estado se dedique a darle un poco de mala educación, una pésima salud y una cada vez más insegura seguridad a la plebe, mientras tras los muros de los barrios privados, cual castillos de una nueva Edad Media, la realeza prosigue con la orgía.
Están a punto de lograrlo y no necesitan llegar al extremo del secesionismo como en Bolivia porque acá sobran políticos dispuestos a gerenciar un Estado bobo y fofo.Digo que están a punto porque aún habemos varios cabezaduras con ganas de seguir dando pelea, o por lo menos de romper las pelotas.

Solanas ¿Cuál es?

A veces da miedo ser iconoclasta. Es mucho el respeto que se le tiene a figuras con la trayectoria de Pino Solanas y Alcira Argumedo. Tanto que sus solas firmas condicionan en buena medida la lectura. Uno lee con más respeto algo firmado por ellos.
Pero superada la primera ojeada, en las lecturas posteriores comienzan a verse las grietas y las fragilidades de esta nota que hoy publican en Página/12.
Una primera impresión es observar lo cómodo que es analizar la realidad política desde el centroizquierda testimonial, sin que se entienda esto en sentido peyorativo o chicanero. Es cómodo pues no hay necesidad de hacerse cargo del presente concreto, del aquí y ahora ni mucho menos de la gestión. Y digo esto pues hay dos formas de hacer política: O meterse de verdad en la gestión concreta y en la mierda, o simplemente comentar la realidad desde un lugar meramente opinativo y sin ningún compromiso concreto con lo que significa gobernar ni siquiera un intendencia pequeña.
Cuando no se tiene responsabilidad de gestión se vive del “Hay que” “Hay hacer esto o aquello” porque no hay necesidad de lidiar con los “cómo”, “Cómo pago sueldos”, “Cómo negocio con tal intendente que aunque esté en las antípodas de mi pensamiento ganó la elección con el 56 % de los votos”.
Definitivamente, el lugar que ocupás respecto de la gestión condiciona tu accionar político. El gobierno ha cometido errores y tiene limitaciones ideológicas pero no es petardeado precisamente por eso. A este gobierno se lo quieren cargar desde la derecha, y eso, o bien parece no ser visto por el cineasta y la socióloga, o bien no se lo admite porque se está esperando que lo hagan mierda de una buena vez para surgir –ellos- como la alternativa salvadora.
Siguen errando el análisis y jugando objetivamente el papel que más le conviene a la derecha, retransitando viejas sendas analíticas de mucha izquierda que a lo largo del último medio siglo vio al peronismo como el gran impostor y la causa de sus fracasos y por lo tanto abogó por su liquidación de modo tal de poder ocupar el espacio que el determinismo histórico LES tiene reservado.
Llambías necesita de Buzzi y de Solanas para que corran por izquierda al gobierno y así atenuar el impacto de la desestabilización que viene inequívocamente por derecha.
Cuando avalan el accionar de su diputado desnudan su verdadera estrategia, que no es otra que acumular desde un centroizquierda con folklore Nacional y Popular pero para lo que se requiere primordialmente un fuerte esmerilamiento del oficialismo.
Cuando describen el palco de Kirchner al lado de figuras no precisamente caracterizadas por su progresismo y no reparan en lo que había abajo, lisa y llanamente están jugando para la tribuna de ciertos sectores políticamente correctos y progres que no tienen ninguna necesidad de disputar poder y a los que sólo les basta con leer y votar figuras que calmen su culpa social.
Es mala leche mentar a Scioli y soslayar a Martín Sabbatella, a los miles de argentinos que fueron por las suyas, al pobrerío, a los sindicatos y los miles de militantes que movilizaron, por ejemplo, los movimientos sociales que son, a la larga, los que están bancando este proceso. Ignorar esto es verdaderamente letal en tanto delata una carga de necedad imperdonable. Porque cualquier profundización de este proceso seguramente dinamitará los puentes con ciertos sectores tradicionales del peronismo y el sindicalismo cegetista, pero cualquier agudización de contradicciones va a encontrar a los movimientos sociales en la primera línea de combate. Incluso hasta si imagináramos un hipotético ascenso de Solanas a puestos de gestión, se requeriría del concurso de estos mismos sectores sociales que hoy junto a Argumedo olvida citar en su diatriba contra “el palco” del martes.
El accionar de su diputado en las negociaciones por la 125 en la cámara baja es cruelmente delator de cómo, una vez mas, ciertas corrientes progresistas terminan jugando en el equipo del enemigo. Dicen que no fue posible lograr consenso en diputados, por eso, como no hubo consenso con el oficialismo (y niegan que hubo esfuerzos desde el oficialismo y que se introdujeron modificaciones en ese sentido que mejoraron muchísimo el proyecto original) la decisión que tomó Lozano entonces fue la de votar junto a la Sociedad Rural, el macrismo, la Colisión Cívica, el duhaldismo, los Rodríguez Saa, el delasotismo, el partido de Patti y toda la gama de partidos provinciales que, como es sabido, no se destacan por su progresismo.
Cuando hubo que decidirse por un proyecto como el del oficialismo que, aún sin contemplar en un 100 % sus propuestas se acercaba muchísimo más a sus postulados políticos e ideológicos, votaron en contra... Y no se engañen porque ya somos bastante grandecitos. Ese voto en política fue un voto por la suspensión de las retenciones. O sea que acabaron votando totalmente lo contrario de lo que abogan.
Penosa demostración de servilismo a la antipatria.
Critican el palco de Kirchner con los gordos y los intendentes corruptos del conurbano pero votan junto a la peor derecha oligarquica/menemista/procesista ¿cuál es?
Dijimos al comienzo de estas líneas que hay dos formas de hacer política y que la gestión condiciona el accionar político.
Bien, cuando tuvieron que gestionar minimamente, tan solo orientando un voto en la Cámara de Diputados, lo hicieron en sentido absolutamente contrario a lo que proponen y junto a la peor escoria política del país.
Duele decirlo.

jueves, 17 de julio de 2008

Cositas...

Caído el proyecto que contemplaba grandes compensaciones para los pequeños productores, significa que para éstos la votación del Senado constituye un pésimo negocio dado que, una vez derogada la Resolución 125, volverán al 35 % de retenciones, con lo que perderán mucha plata dado que ahora no tendrán ningún tipo de ayuda para atenuar el impacto de ese 35 %.

Los radicales y tantos demócratas de palabra que se han llenado la boca hablando de “lealtad partidaria” ahora nada dicen de la deslealtad de Cobos.

Es notable cómo el gobierno entregó la comunicación al enemigo y cómo los ejes discursivos del conglomerado opositor se han transformado en “sentido común” de los sectores medios.

Ahora nadie pregunta cuánto cobró Cobos, cuánto cobraron los que se dieron vuelta porque se parte de la base que votar NO era votar “con la patria” (Léase Sociedad Rural y Cía) mientras que el voto positivo contribuía a agigantar el despotismo kirchnerista.

Resulta que un gobierno que no reprimió, que no tiene un solo muerto en sus alforjas, que ha permitido que los medios operen y manipulen de las formas más atroces, que tuvo la entereza de mandar al parlamento una Ley basamental por sus connotaciones políticas e ideológicas y asume con hidalguía el resultado, es tirano y antidemocrático.

El odio de la clase media a los Kirchner es proporcional al amor que le tiene a Menem y la peor runfla que ha destruido al país. En realidad nunca se lo bancaron, pero lo “toleraron” mientras sacaba las papas del fuego. Una vez que salió de la crisis comenzó a mostrar su verdadero rostro. Una vez que recuperó la guitita dejó de cantar “Piquete y cacerola la lucha es una sola” y empezó a vomitar su asco social.

El hedor político de Carrió es inherente a su sintonía con este sector social tan jodido. Las animaladas que dice son la síntesis de lo que se escucha en la calle. No inventa, interpreta.

Es la misma gente que apoyó el Golpe del 76 y se hizo la desentendida durante los años de plomo.

Todos aquellos que nos hemos ido encontrando en esta etapa debiéramos tener la capacidad de darnos algún tipo de organización, aunque sea un foro yahoo, para ver qué se puede hacer de ahora en más. Tarde o temprano el matrimonio será historia, pero los enemigos seguirán siendo los mismos.
Chisme para el final: En Casa Rosada hubo un corrillo estremecedor a lo largo de la jornada. Saquen sus conclusiones...

Asquito


Cuesta entender como gente con mucha terapia, con estudios terciarios y universitarios se prende alegremente en el reenvío de spam basura como este que anda girando de un tal Dr. Pablo V. Vargas, supuesto asesor de la Jefatura de Gabinete.
Cierta clase media, de esa que se calza los lentes, se sienta frente a la compu, se cruza de piernas con elegancia y deja el té a 20 centímetros del mouse, clickea en demasía el “reenviar” cuando se trata de estos mails patéticos.
Y da la casualidad que de cada 10 “reenviadores”, 9 están contra la “tiranía” kirchnerista. Pero lo que mas llama la atención es que cuando se habla de música o de cine son personas que tienen más de dos ideas juntas, razonan y a veces hasta deslizan comentarios inteligentes.
Mas cuando de política se trata, se nublan, se obnubilan y embrutecen ofreciendo, a veces, espectáculos patéticos.
Al primer cruce que les refute sus fuentes de información (TN y toda la Cadena Nacional de la Gente Linda) que por ende desnude su rudimentario andamiaje informativo como para facultar un diagnóstico más o menos serio de la realidad política, se brotan y empiezan a vomitar que el Tren Bala, que “la escribanía”, que el autoritarismo de los Kirchner, que los aprietes a la prensa, bla bla bla.
Hoy se están regodeando. Sienten que ganaron y ya nadie sospecha de coimas y esas cosas. Sienten que el país vive un soplo de aire fresco.
Deben tener filtros en la nariz porque la foto de arriba larga un hedor que nos retrotrae a las descripciones aromáticas que acostumbraba realizar en sus cuentos más tórridos Howard Phillips Lovecraft.

Quizá no sea tan mal negocio haber perdido

De entrada se siente cierto alivio. Ganar por un margen tan pequeño (7 votos en Diputados y un desempate en Senadores) ¿Era ganar? ¿Tenía sustento una victoria en esos términos?
Veamos: Estaba clarísimo que la Mesa de Enlace no iba a acatar el resultado. Un apoyo que objetivamente abarca desde Lozano y el SI hasta Bergoglio, pasando por las diversas fuerzas políticas y el conjunto de los grandes medios de comunicación, le otorga a la patronal agropecuaria un plus de legitimidad para transgredir límites de disenso como a ningún otro sector se le permite.
Antes de seguir avanzando quiero confesar que estas líneas van a parecerse mucho, quizá, “al diario del lunes”, cuando todos analizamos el partido con el resultado ya puesto. Pero en un punto es inevitable. La realidad es que aunque hoy sea jueves, para nosotros es lunes, y perdimos por un penal en tiempo de descuento.
Tratemos de ir despacio y por partes, total recién son las seis y media de la mañana y además siempre está ahí la papelera de reciclaje para comerse algunas líneas, o todo, y no dejar rastros de esta sensación extraña que me embarga.
Digo: Si perdés en un desempate y el que te manda a la lona es tu vicepresidente es evidente que algo hiciste mal.
Por eso quizá la derrota deje alguna enseñanza. En política nada es para siempre, las simplificaciones y los desplantes se pagan carísimo. Fijate cómo queda ahora el gobierno.
Dijimos acá en caliente a horas de la votación en Diputados:

“¿Cómo sale el gobierno de esta instancia? A la vista, sale a los empujones, quizá desaprovechando una oportunidad de saldar con más política el conflicto; Sale peleado con el vicepresidente y casi todo el radicalismo K, que así como siempre fue ninguneado por la gran prensa opositora, ahora se lo infla como si fuera la tercera fuerza política del país”

Y siguió a los pechazos hasta donde le dio sin entender que a los empujones podés avanzar unos pasos pero tarde o temprano te embocan y más cuando estás enfrentando a tanto poder todo junto.
Decíamos también en ese post que “Como en política todo vuelve, Solá le cobró carísimo al kirchnerismo”.
¡Qué decir ahora de Julio Cobos!
No no no. No creo que el problema sea Cobos. El problema es que pensaste que el cargo de vicepresidente era un casillero a llenar y punto. El problema es que te metiste en una balacera contra Dios y María santísima sin revisar cuántos cargadores tenías de repuesto y pa’ colmo se te empezaron a caer los soldados.
Definitivamente, si terminás dependiendo de Ramón Saadi y un aliado al que maltrataste quizá más de la cuenta, te has equivocado parejo.
No quiero ser ingrato ni oportunista, simplemente quiero ser fiel a un compromiso inorgánico que tengo con un gobierno al que sigo respaldando y comunicar puntos de vista que sirvan para ir mejorando la perspectiva de quienes tenemos bien claro que pese a los errores, seguimos de este lado del mostrador.
El gobierno seguramente va a respetar la resolución del Senado como no lo iba a hacer la patronal del campo, lo que queda por ver es cómo sigue de ahora en mas el apriete de la derecha a sabiendas que vienen por mucho, muchísimo mas que las retenciones móviles. Si yo fuera ellos apretaría más a fondo que nunca y así, todos juntitos, aprovechando este momento porque cuando venga el tiempo del porotaje electoral sobrevendrá inexorablemente la dispersión.

Una idea recurrente que se ha repetido bastante en este blog es la inconveniencia de abrir tantos flancos de una sola vez, porque ahora debería venir el debate por la nueva Ley de Radiodifusión y como nos preguntamos también en su momento ¿Cómo sale el gobierno de esta tenida, con qué resto, con qué oxígeno político para salir a enfrentar nada menos el fuego cruzado de los grandes medios de comunicación que naturalmente no están dispuestos a ceder nada de nada en la materia?
La verdad que por unos días no creo que pueda garantizar mayoría para un proyecto vital para cualquier mejora de la famosa “calidad institucional” dado que no se puede mejorar la transparencia del debate público si la totalidad de los medios está controlada por empresas con un claro posicionamiento opositor.
¿Hay resto? ¿Quedó algo? Porque ahora los celulares están al rojo vivo y los que siempre juegan a ganador ya estarán arreglando almuerzos para dentro de unas horas...

A veces los porrazos aleccionan, enseñan y obligan a la reflexión. No sé si será tarde, pero los Kirchner tienen la posibilidad de seguir disputando, aunque faltando unos pocos minutos les empataron el partido, la hinchada está como muerta y si el árbitro pone más de dos minutos de alargue... no se sabe cómo aguantar el resultado...
Tienen que “agrandar el gobierno”. No pueden seguir manejando todo desde una mesa de tres o cuatro; no puede ser que todo pase por la jefatura de gabinete; no puede ser que el ministro de economía no exista.
A ver, bancamos la línea dura y hasta fuimos en masa a un acto como el del martes sabiendo que en el zoológico iba a juntarse más gente. Estaba clarísimo que el conchetaje iba a mover a fondo y por ende estaba claro que aunque hicieras un actazo como el del Congreso, se perdía porque además los medios jugaban en contra. No obstante fuimos todos ratificando un compromiso y demostrando que aun a regañadientes había que sostener la táctica.
Bien: la táctica falló y la forma en que se la instrumentó pone en jaque a la mismísima estrategia. Pero hay tiempo, recursos y gente. Néstor Kirchner tiene que tomar nota definitivamente que el país no es Santa Cruz. Si lee bien el momento político puede incluso transformar esta derrota en el famoso paso atrás para luego avanzar dos o más.
Vuelvo a la idea del comienzo y te la dejo picando:Para ganar en un desempate apretadísimo y con la Mesa de Enlace legitimada por los medios, los opositores y la Iglesia para desconocer la Ley, no sé si no es mejor negocio haber perdido.

miércoles, 16 de julio de 2008

Un post recaliente!!!!

Si efectivamente el voto positivo de Saadi es definitorio ya podemos imaginarnos la que se viene y cómo quienes votaron con Rodríguez Saa, Menem, Chiche Duhalde, la Sociedad Rural y la CARBAP nos van a correr por izquierda.
Ya estoy viendo las hipótesis más descabelladas y las operaciones periodísticas más falaces para desacreditar el resultado en el Senado.
Es al cuete: La democracia sólo se la bancan si son ellos los que arman el equipo.
Pero esto no termina acá, de ninguna manera. La derecha va a seguir por lugares impensados, a tenerlo siempre presente.
Quienes aborrecimos al menemismo nos lo bancamos 10 años, pero los que hicieron la diferencia con la rata no están dispuestos a respetar la formalidad democrática.
Pero es bueno que pase todo esto porque se van cayendo las últimas caretas que quedaban. Ex – anónimo me decía ayer que los Lanata y Cía lucran con la imagen que mucha gente tiene de ellos ¡Cuanta verdad toda junta!!!
Y si bien hay mucho cajetilla clasemediero patético que cree que poniéndose al lado de Llambías se va a salvar. Si bien esta ciudad de Buenos Aires ha empezado a chorrear todo su asco por las expresiones populares y su utopía de transformar la General paz en una muralla que impida a “esa gente” del conurbano venir a ocupar sus hospitales y sus escuelas. Si bien esa gente de mierda existe y existió siempre, solo que quizá ahora muestra más su cuño asqueante, también existe otra gente, otro país que silenciosamente sigue apostando a cambiar. Y sigue bancando este gobierno y este proyecto que no es perfecto ni mucho menos, que tampoco es socialista, pero que al lado de lo que se propone desde el zoológico es claramente transformador.
Se ha corrido tanto el mapa político que la discusión hoy se da, si se quiere, en el ala derecha del histórico tablero político ¿me explico? Hoy el kirchnerismo, siendo conservador en casi todas sus formulaciones, es claramente de izquierda al lado de la nueva derecha salvaje que viene avanzando con ferocidad.
En Reconquista, la Sociedad Rural acaba de expulsar al ex gobernador santafecino Jorge Obeid, porque votó a favor de las retenciones móviles ¿Te das cuenta de cómo están jugando?
Y esto no es un fenómeno local. Está íntimamente ligado al secesionismo boliviano, al uribismo colombiano y a la derecha venezolana con, por supuesto, los yankis atrás. Se están operando transformaciones profundas y está surgiendo un Alien muy facho y muy violento de las entrañas de las derechas tradicionales, de otro modo no se entiende el nivel de saque de Carrió o las manifestaciones de violencia creciente de los guachitos con plata del pueblerío en la Pampa Húmeda.
Y lo de los medios -que ya está muy claro cómo jugaron y viene bien releer este post que aunque tenga un título desafortunado creo que da el clavo- es para tomar empuje y avanzar con la sanción de la nueva ley de radiodifusión. Hay que acabar con este viva la pepa donde las empresas monopólicas han desinformado y manipulado como nunca se vio.
Si se ratificara el triunfo en el Senado, nadie hablaría más de cómo mintieron hasta minutos antes de la votación, tal como lo marcó Verbitsky el domingo en un recuadro.
Han operado poniendo como dudosos a senadores que estaban definidos y mil tropelías más.
No sé cómo saldrá la votación, pero sí tengo bien claro en qué bando estoy. Si se gana, a festejar y apechugar pues el cimbronazo va a ser duro porque la cadena nacional de la gente linda seguirá en su batalla contra la reforma de la ley de radiodifusión –que es lo que más le preocupa- y en función de ese objetivo que ocultan, van a alentar cualquier tropelía de la derecha.
Hay que estar con las antenas bien paradas.
Y si se pierde, uff. Hay que empezar casi desde cero.
En fin, es duro el presente de quienes queremos parir alguito distinto.
Mañana estaremos más preocupados que hoy, habiendo ganado o perdido
Qué bonito ¿no?

En Belgrano ya empezaron con el teflón


Y... la noche va a venir movidita.
Si ganan, por el festejo.
Si pierden seguro que arman algún buen quilombazo.

Un recuerdo conmovedor de Germán Abdala


Este texto de Hugo Presman es altamente conmovedor. Le pedí autorización para reproducirlo pues se debe mantener lo más vivo posible el recuerdo de este compañero, quizá el mejor dirigente que parió el campo popular en las últimas décadas.

De paso les cuento que a Hugo lo pueden escuchar en el programa El Tren, que conduce junto a Gerardo Yomal de lunes a viernes de 19:30 a 21:00 por Radio Cooperativa (AM 740)

Gerardo

----------------------------------------------------------------------------------------------
A 15 AÑOS DE LA MUERTE DE GERMÁN ABDALA*

UNA HISTORIA SINGULAR

Por Hugo Presman
Mientras esperamos que vuelvas/ cantando/ que hoy nos hacen falta, pero tanta falta// germanes que vuelen/ victoreando el cielo/ sin dejar, porfiados, de labrar el suelo.”
Morocho, llevando en su piel el origen libanés de sus ancestros, peronista y de Boca, Germán Darío Abdala nació en Santa Teresita, al lado del mar, un 12 de febrero de 1955, año singularmente desfavorable porque fue derrocado Perón y River se coronó campeón iniciando el camino que repetiría en 1956 y 1957. De chiquito vivió intensamente, tal vez presintiendo que su vida sería corta. No podía comer caramelos, por un problema digestivo, pero compraba golosinas y lo repartía entre sus amigos. Su padre, Manzur, era un viejo peronista, que le inculcó la necesidad de leer, sobre todo historia, y que un día se interrogó ¿ Que hago, vivo para tener plata o tengo plata para vivir? El haber optado por la segunda parte de la pregunta lo llevo a acompañar a su hijo permanentemente. La separación de sus padres derivo a que Germán y sus hermanas mellizas fueran a parar a un internado en un Colegio en San Clemente de curas y de monjas. Alguna vez confesó: “ Recuerdo los domingos de visita y lloro en silencio.... nos buscábamos con las mellizas a través de nuestras miradas.... y nos tendíamos las manos y nos tocábamos la cara y no decíamos nada, solo llorábamos dignamente, hasta que venían a separarnos”. Luego de ser ordenanza de un service de computadoras, pintor albañil y vidriero, su amigo del alma, “ el tano” Víctor De Gennaro le consiguió trabajo como pintor en los Talleres de Minería del Estado. Juntos recuperaron ATE, la asociación de trabajadores del estado en 1984.Previamente, los dos mosqueteros, habían creado la Agrupación Nacional de Unidad y Solidaridad, militaron en la Juventud Peronista, en la Agrupación Amado Olmo y en Patria Grande. Participo de La Renovación Peronista dirigida por Antonio Caffiero que perdió la interna con Carlos Menem. En mayo de 1990, Germán analizaba aquel período: “Para nosotros la renovación era un punto de comienzo, era donde nosotros empezábamos a reconstituir la discusión dentro del peronismo, sin ilegalidad, que al tipo que se paraba en un lugar y quería discutir algo no iba a ser acusado de zurdo, o no lo iban a delatar por subversivo, o no le iban a decir “ cállate la boca sos un facho”, sino que se iba a generar un ámbito de discusión. Lo que pasa que muchos compañeros, los de la renovación, lo tomaron como un punto de llegada, entonces dijeron: modificamos un cachito el bombo, arreglemos la imagen, le decimos a los sociólogos que hagan discursos, y queda ahí esto”. Lector de Fanon, Cook, Peron, Lenín y Jauretche, Abdala disfrutaba con la música de Paco Ibañez, Paco de Lucía, Serrat y los Quilapayun, las milanesas y el asado hecho por el mismo. Dirigente del Movimiento Renovador Peronista, apoya críticamente a Menem hasta los indultos. Integra el grupo de los ocho, y accede a una banca de diputado. Decía por entonces: “...Estamos asistiendo al vaciamiento del contenido transformador del peronismo, porque el peronismo nunca pudo haber dicho como discurso oficial que los males del país son los cuarenta años de dirigismo. Nunca se puede hablar con la lógica y con el pensamiento de quienes lo dominan, porque cuando se empieza hablar con ese argumento se deja de ser peronista” Como dirigente sindical decía “ Si en el laburo me felicita el jefe, yo digo “ Cagué a mis compañeros”. Con dolor sostenía” Nos acusaron de muchas cosas, pero nunca pensé que en un gobierno peronista me iban a acusar de peronista”. Opositor tenaz a la privatización de Aerolíneas, sostenía con claridad, a principios de los noventa:” Acá la disyuntiva no es estatizar o privatizar, acá es encontrar un proyecto político y económico para que este Estado sirva, que es lo que los sectores liberales no quieren. Un Estado en un país dependiente, que sirve, que cumple su rol, que planifica, que fiscaliza, que dirige, que da asistencia, ubica al liberalismo fuera de contexto porque entonces el liberalismo no puede desarrollar su viejo proceso de acumulación en base a la competencia despiadada, a la política monopólica”. En junio de 1984, mientras jugaba un partido de fútbol con sus amigos, se cayó y sintió un dolor terrible en la cintura. Salió de la cancha gritando: “ Sigan ustedes”. Tuvo que ser operado. En la intervención, se detectó un raro cáncer congénito conocido como cordoma de sacro. Fue el principio de una larga lucha que lo llevó a soportar veintiséis operaciones, algunas en Estados Unidos y Cuba. Siempre apoyado por sus compañeros y su notable compañera Marcela Bordenave. En abril de 1990, mientras se reponía en Estados Unidos, ante su pedido de información, los médicos le dijeron: “ Tenemos que decirle que su cáncer es definitivamente terminal. Sólo se puede salvar si seccionamos de la cintura para abajo” Germán le respondió: “ No doctor, vivir a cualquier precio no. Yo quiero vivir entero me entiende, entero de alma, de la cabeza, de cuerpo entero, aunque me arrastre en una silla. Y si no hay solución, le agradezco lo mismo. Yo lo pensé antes de venir aquí doctor, si el cáncer me tiene que matar que me mate, pero yo no haré nada para darle el gusto de morirme en vida”. En medio de dolores terribles, siguió luchando. De sus proyectos en diputados resalta la ley que establecía las paritarias para los empleados estatales conocida como ley Abdala, el proyecto de penalización severa de hechos de corrupción, el pedido de suspensión de la privatización de Aerolíneas Argentinas entre otros. Volvió por última vez al Congreso en su silla de ruedas para oponerse a la privatización de las jubilaciones y para apoyar a Pino Solanas a senador nacional por la Capital. De la misma forma asistió al Plenario Fundacional de La Central de Trabajadores Argentinos. Abandonó tres días antes la internación en Estados Unidos y el tratamiento para estar presente. Mientras se fundía en un fraternal abrazo con Víctor De Gennaro le dijo “ Quiero vivir Víctor, quiero vivir, por eso déjame estar ese día con ustedes ”Jorge Giles el autor del enternecedor libro “ Los caminos de Germán Abdala” describe la escena con esta frase : “ Mi corazón pidió permiso y se fue a llorar por los rincones “ En uso del micrófono su voz debilitada recobró la resonancia “ El cáncer no me va a matar, lo único que me puede matar es la tristeza” Y acota Jorge Giles “ Y ese día no había tristezas en sus ojos porque las utopías no son tristes, las utopías encienden pequeñas fogatas dentro de cada uno, luces que nos reconcilian con la vida y que le ponen al futuro cara de milagro compartido. En su profunda mirada, la última a todos juntos, se acunaba la utopía como una botella en el mar”. Siempre afirmó que de no ser militante popular sería oceonógrafo. En su último verano, el de 1993, pidió ir a Santa Teresita. El primer y segundo día de quedó en la casa. Al tercer día, su hija mayor Griselda, sabiendo cuanto le gustaba el mar, le dijo: “ Dale Pa, vamos a la playa que está linda la mañana.- No voy a ir, Griselda.- Pero por que papá, justo vos....- No quiero que me vean así - Si es por eso, yo te llevo a un lugar alejado y además, a esta hora tan temprano ¿ Quién te va a ver?- Me va a ver el mar Griselda, y no quiero que él me vea así” El 13 de julio de 1993, cuando solo tenía treinta y ocho años, moría Germán Abdala en el Hospital Italiano. La enfermedad lo había dejado sin visión, pero aún así veía con la claridad que no tienen tantos sindicalistas enriquecidos traicionando a los que pretenden representar. Su generosidad se mantuvo intacta hasta el último momento. Cuando le preguntó a su compañera si era el final y ella le contestó que si le dijo “- Y bueno Marce, vos tenés el derecho a descansar ahora”. A su padre, le dijo : “ Perdóname, viejo, por lo que te estoy haciendo”. No hubo velatorio como le rogó a Víctor porque no se bancaba que ningún traidor le enviara una corona. Su cuerpo fue cremado y arrojadas sus cenizas al mar, allá en Santa Teresita, allá donde quedó su imagen de niño, sacándole el caballo al sodero , a la hora de la siesta, para llevarlo a trotar por los médanos. Chacho Álvarez dijo :” Se fue el mejor de todos nosotros” En realidad, solo se fue de la cancha, y como aquella vez su frase es un legado “Sigan ustedes”.
“ Y aunque no me creas, cara de pibe bueno /te andamos esperando, Germán/COMPAÑERO”

* Nota publicada al cumplirse nueve años de la muerte de Germán, el 19-07-2002

Mientras el Senado debate ¡Feliz Cumpleaños Rubén Blades!


Mientras esperamos la resolución en el Senado ¿Qué tal cantarle un “Felíz cumple” a este artista insigne y sustancial que es el panameño Rubén Blades que hoy está festejando los 60 pirulos?
Siempre digo que la obra de Blades no tiene nada que envidiarle a la de Serrat, Sabina o Silvio Rodríguez. Así como al pasar podemos anotar composiciones suyas que son joyas como “Pablo Pueblo”, ese retrato de un trabajador que regresa a casa un día de elecciones; la inmortal “Pedro Navaja”, “Plástico” (tan apropiada para el acto de ayer en el zoológico); “Hipocresía”; “Desapariciones”; “El padre Antonio y el monaguillo Andrés”; “Prohibido olvidar” y la lista sigue...
De Joven Rubén se ganó la vida en Nueva York trabajando de cadete de la disquera Fania Records, el sello discográfico que comandó la explosión de la “Salsa” desde fines de los sesenta hasta entrada la década del ochenta.
Antes de grabar su primer disco, colaboró con artistas del sello como Louie Ramírez, componiendo canciones como “Paula C” y haciendo coros, hasta que sobrevino el divorcio artístico de Willie Colón con el sonero Hector Lavoe y Fania resolvió que era el momento de poner en el primer equipo a este pibe que pintaba bien. Se sumaba el prestigio comercial de Willie Colón a un joven talento que ya venía pidiendo pista.
Así fue que se editó en 1977 el Long Play “Metiendo Mano” donde en la portada se lo ve a Colón levantándole el brazo a Blades en un ambiente típico de Box. En este disco está Pablo Pueblo y una joya del puertorriqueño Tite Curet Alonso; “Plantación adentro”, un relato estremecedor de las condiciones semiesclavistas en las plantaciones centroamericanas y del caribe.
Luego vino el disco más vendido en la historia de la Salsa: “Siembra”, el de “Pedro Navaja” y “Plástico” que acá lo empezó a difundir recién en 1982 Hugo Guerrero Marthineitz en su programa Reencuentro que se emitía por Radio Continental de lunes a viernes entre las 14.00 y las 17:00.
Sin dudas ese álbum nos volvió a vincular con la música tropical dado que ciertos manejos de las discográficas y el auge del rock “nacional” virtualmente habían erradicado de Argentina la rica y sabrosa música afro-caribeña. Toda Latinoamérica estuvo conectada a la rumba, el son, la guaracha, el mambo y el merengue, menos Argentina, que desde mediados de los sesenta se desconectó.
Vuelvo a Blades: Sacó algunos discos más con la orquesta de Willie Colón, hasta que se separaron y ahí Rubén organiza un combo dirigido por el eximio pianista Oscar Hernández y sigue produciendo una discografía de excepción donde quizá se destaque el álbum “Buscando América”.
En los últimos años editó menos discos y se puso a investigar nuevos horizontes de la mano del trío costarricense Editus, publicando los discos “Tiempos” y “Mundo” que generaron gran polémica en el ambiente salsoso, porque la propuesta del panameño en estos trabajos se apartó muchísimo en lo rítmico de la llamada salsa.
Creo que el aporte principal de Rubén Blades fue pintar como nadie la vida en las barriadas populosas (los solares) del caribe, Centroamérica y el barrio latino de Nueva York. En algún momento se dijo que lo que hacía el panameño era “Salsa Conciente”.
Sin dudas en Rubén encontraremos las letras de mayor profundidad, las de mayor capacidad descriptiva y sólo se le asemeja (quizá superándolo) el monumental Tite Curet Alonso.
Si algo le da especificidad a la Salsa son las letras porque te aclaro que como género, la Salsa no existe. Generalmente cuando escuchás Salsa en rigor suena rítmicamente un Son cubano o un Mambo. Aparte de estos dos ritmos, puede ser que escuches una guaracha, una guajira o un cha cha cha –todos de origen cubano- o bien los dos ritmos centrales de Puerto Rico: la Bomba o la Plena.
No existe un género musical ni un ritmo que se llame Salsa. Como dijo el gran pianista Sonny Bravo: “Una noche me acosté tocando música cubana y me desperté tocando salsa”
Aclarado esto podemos decir que el principal elemento distintivo de la Salsa está en las letras, en todo un despliegue de pinturas que retratan centralmente la problemática del latino en las grandes ciudades, básicamente, Nueva York. Ahí aparece el desarraigo, los trabajos mal pagos y por supuesto, la droga y el delito. Es bueno ver cómo muchas letras de salsa retrataban en los 70 cuestiones de droga y delito que en Argentina empezamos a ver de cerca en años recientes. Cuando se habla de la “latinoamericanización” de Argentina, hay que ver cómo acá nos pasan hoy cosas que ocurrían en el barrio latino 30 años atrás. Interesante por cierto.
Aquí en Buenos Aires se ve cada vez con más nitidez (una nitidez peligrosa) cómo ciertas barriadas del Abasto o del bajo Flores se parecen cada vez mas a Ponce, Santo Domingo o El barrio.
Es aquí donde se agiganta la figura de este abogado y también actor panameño, que sintetizó en obras maravillosas la problemática del latino que corrido de su tierra por la miseria enfrenta una vida para nada envidiable en grandes ciudades de otros países y, centralmente, la Gran Manzana.
Hoy cumple 60 y le queda tiempo para seguir regalándonos su arte.
Que no es poco.

martes, 15 de julio de 2008

Lo que importa (después del acto)

Antes que nada importa comentar ciertas comprobaciones de tipo “sociales”: Eva Row, la Señora Bibiloni (perdón si me quedo largo con alguna B) Eduardo Real, Néstor Sbariggi, “Ex Anónimo” y “Político Aficionado” existen y son de carne y hueso. Nos encontramos en El Molino y fue lindo comprobar cómo pese a las agorerías, Internet sirve para unir, para sumar, para juntar almitas. Un ratito antes me encontré con “Andrés El Viejo” –que lo encontré más joven que la otra vez, mire usté-
¿Nos hubiéramos conocido alguna vez de no ser por los Blogs?
Es todo nuevo, bueno y raro. “La Señora Bibiloni” confiesa haber dejado de leer diarios y que ahora se informa por los blogs. Néstor y “Ex anónimo” (Gabriel) se trenzaron en una charla dificilísima sobre los precios “en barco” y qué se yo cuántos otros detalles verdaderamente aptos para especialistas. Y cuando la quise buscar a Eva para abonarle un par de botellas que se ha tomado a mi salud, no la encontré, se perdió entre la multitud. Con el que sí le dimos duro y parejo fue con “Ex anónimo”
Y bueno, el acto estuvo lindo lindo , pero habré de esperar ir a la cama para enterarme qué dijeron los oradores pues adonde estábamos no llegaba el audio.
Es alentador haber visto mucha, muchísima gente suelta, hecho que suma para desmentir mucho discurso mediático. Mucha gente venida desde experiencias de izquierda, que uno presume, lo que más los arrima a este acto es el espanto del zoológico.
Mucha gente del Movimiento Evita y de Libres del Sur hasta donde pude ver dado que fue imposible recorrer toda la movilización.
Pero lo mejor es constatar que este activo es muy valioso y que va a ser muy difícil desbancar a un gobierno que tiene este apoyo.
No cabía duda que “el Kempo” iba a reventar el zoológico. Eso era sabido, como también el hecho que para calcular las asistencias los medios le iban a regalar generosamente varios miles.
Pero no importa esta discusión. Importa la movilización y la composición social que se reunió en el Congreso. Importa y mucho pensar en que estas movilizaciones paren modificaciones al interior del tablero político. Importa que los que estuvimos en el Congreso sin ser algo muy homogéneo, no somos la bolsa de gatos unióndemocratista que se reunió a pasitos de la embajada que más adoran.
Importa ir asumiendo que, como bien lo vislumbra “ex anónimo”, hay que ir acostumbrándose a un panorama muy atravesado por estas movilizaciones.
Importa que estamos volviendo a hacer política, carajo!!!!
Importa que la discusión política ha venido para quedarse por un buen tiempo.
Importa que está todo muy mezclado y que hay que ir interpretando muchas de las cosas que pasan con categorías nuevas y que aquél que antes veías compartiendo tu cosmovisión hoy aparece al lado de los sectores históricamente golpistas y reaccionarios.
Importa que se van configurando dos grandes bloques y que casi no queda espacio para terceras posiciones, a juzgar por ciertas experiencias parlamentarias que detrás de la cháchara y bonitos discursos terminaron alineándose con la Sociedad Rural y votando por la suspensión de las retenciones cuando sostienen en sus discursos que deben existir. La verdad que no se explica cómo si se aboga por algo, luego se vote por su suspensión.
Importa que mucha gente anotó esta estrafalaria manera de aliarse a la peor derecha con tal de no aparecer votando CON el oficialismo persiguiendo el fin pequeño, chiquitito, pedorrito de mostrarse como “distintos” para así acumular por izquierda del gobierno cuando ahí lo único realmente existente que hay es la pared.
Importa que ahora hay que esperar el desenlace en el Senado y recordar que esta pulseada requiere de mucha, pero mucha paciencia. Por mi lado ya estoy tomando recaudos: Me cuelgo con las latas de Ciudad Abierta o Animal Planet y recurro a los discos de Rubén Blades, Alí primera y El Sabalero. Y si por ahí se me empiezan a poner en orsay muchos jugadores, voy a fondo con un Miles Davis de los sesenta, con Carter, Williams, Shorter y Hankock y así, parsimoniosamente, cada cosa vuelve a su lugar.
Paciencia y mucha música.
Para pasar el invierno

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene