miércoles, 19 de septiembre de 2007

Cuánto ganan Nelson Castro; Magdalena Ruíz Guiñazu y demás "Periodistas Independientes"

Se sabe cuánto cobran los legisladores. Se sabe cuánto ganan los maestros y jubilados, pero ¿Se sabe cuánto cobran figuras del periodismo como Nelson Castro; Magdalena Ruíz Guiñazu; Joaquín Morales Solá; Jorge Lanata; Santo Biasatti, etc?
Pregunto para saber nomás, de curioso. De “Chusma”, diría mi tía...
Otra pregunta ¿Cuánto facturan Clarín; La Nación y demás empresas ligadas a la Comunicación? Es posible averiguar cuánto facturan las telefónicas mas no se puede encontrar por ningún lado las ganancias de las empresas de medios de comunicación. Raro ¿no?
Raro que estas empresas que dicen tener un fuerte compromiso con la transparencia sean tan turbias cuando de informar sobre sí mismas se trata. Y la misma rareza alcanza a las figuras del periodismo pues, si queremos construir niveles crecientes de transparencia no es sano que se nos oculte información.
No hay duda que Castro, Morales Solá, Ruíz Guiñazú, Victor Hugo Morales; Lanata y demás paladines del llamado “periodismo independiente” deben ganar mucho más que, por ejemplo, un Diputado nacional, y está bien que así sea. Simplemente creemos que le haría muy bien a la sociedad que se le informara cuánto ganan las empresas y sus figuras.
Por otra parte ¿No estaría bueno saber, por caso, cuánto le paga el Sindicato de los Municipales de Capital a Lanata por su publicidad en “Lanata PM” que va diariamente por Radio Del Plata? Repito que es para saber, nada mas. De curioso.
Claro, alguien dirá que esa información es privada, que esos sueldos “no los pagamos todos” y que, por lo tanto, no tienen por qué darla, y yo responderé que si la ocultan “por algo será”.
¿Por qué “la gente” no puede saber cuánto gana un periodista? ¿Dónde está el problema? Si nadie les cuestiona que ganen bien.
Por ejemplo María O’Donnell, que anda de medio en medio chiveando su nuevo libro ¿Cuánto cobra en Continental?
Es notable cómo las empresas que tanto dicen preocuparse por la trasparencia y la democracia son tan oscuras y totalitarias para adentro. Y también es notable cómo esconden información los figurones cuando de sus bolsillos se habla.

domingo, 2 de septiembre de 2007

Nancy Pazos no es Cristina Pérez

Verla a Nancy Pazos a la medianoche en Canal 9 da pena. La mujer intenta, intenta, pero no le sale. Me recuerda a ese pichón de tortuga que pretendía volar y no lo lograba, hasta que la pajarita que estaba a su lado le dice a su marido:
-¿Le decimos que es adoptado?
Presentar noticias no es una actividad harto compleja, pero tiene sus cosas. Nancy Pazos lo ratifica a diario con sus yerros: Pronuncia mal, muerde las palabras, trastabilla, tartamudea, en fin. Hace todo mal ¿Nadie tiene el coraje de decirle que lo suyo no es presentar noticias? ¿Ella misma no se da cuenta que, por ejemplo, la contundencia de Cristina Pérez no es fácil de imitar?
Es como esas locutoras recién recibidas que ocupan la trasnoche haciendo jueguitos. Al golpe de vista parece una pavada...Intente usted imitarlas. Pongase frente al espejo y hable sin parar dos o tres minutos. Pruebe y después me cuenta ¡Es casi imposible hacerlo!!!!
Y bueno, hay oficios que de afuera parecen pan comido, hasta que se los intenta realizar.

sábado, 1 de septiembre de 2007

RADIO: APAGADITA ES MEJOR

Serían las seis y cuarto de la mañana. Cuando el shampoo comenzaba a caer sobre mi cara en la radio empezó a sonar la publicidad de ese doctor que ofrece tratamientos personalizados para la osteoporosis... Terminó la tanda y la voz de un Nelson Castro patéticamente ofuscado con el gobierno me llevó a tomar la mejor decisión: Apagar la radio. Pensé entonces ¿Dónde está escrito que tenga que comenzar mis días padeciendo esta tortura?
Créase o no, desde entonces mejoraron mis despertares. Si años atrás había comprobado que se podía vivir sin recibir el diario por debajo de la puerta, ahora constataba que también se podía comenzar el día sin esa “máquina de dar máquina” en que se ha transformado la radio mañanera.
El silencio de las seis y media es saludable. Se enciende una hornalla, se prepara el mate. Si está fresco se prende la estufa, se le arriman unos mates a la esposa y se va preparando todo para esa batalla cotidiana de levantar a los críos, que arranca alrededor de las siete y finaliza 8 menos veinticinco generalmente con el tono de voz áspero, ese que les da la pauta de que se acabó la joda.
¿Y la radio, entretanto? Apagadita: Ni Magdalena, ni Longobardi, ni Biassatti, ni Castro, ni Majul... Nadie, nadie, nadie. Silencio. Sano silencio que es mejor que ese coro donde periodistas con agencias de publicidad propias y coproducciones con las grandes empresas multimediáticas me quieren hacer creer que son adalides de la libertad de opinión que en franca desventaja luchan contra un gobierno opresor y totalitario. El mismo gobierno que les extendió por mas de una década las licencias a Clarín y el puñado de empresas que controlan el espectro mediático argentino...
Un amigo me recomendó como alternativa a De Renzis, todo un show, pero en casa Splendid no se agarra y me lo pierdo.
¿La tele? La verdad la verdad, comenzar el día con la cara de Bonelli es demasiado. Ni cuatro Pérez Volpin (lo que es muchísimo) empardan tamaño bajón (¿Canal 13 no hizo estudios sobre el efecto de la cara de algunos presentadores de noticias sobre la población?)
¿El flaco Tognetti ganándose el pan como empleado de Hadad? Pobre, lo entiendo.
¿Un poco de FM? Y ahí se puede mejorar un poco. Desde las siete en La Metro Peña te puede sorprender en cualquier momento con lo impensado y la negra Vernaci siempre te puede salvar el día.
Pero la AM dejala ahí apagadita hasta que comienza “A troche y moche” por Nacional de lunes a jueves a las 22.30.

Las tropelías de Joaquín Morales Solá

Se lo contó David Viñas a Eduardo Aliverti en Marca de Radio: Joaquín Morales Solá grabó un
capítulo de su programa "Desde el llano" con Horacio González, Juan José Sebrelli, el propio Viñas y otro intelectual cuyo nombre acabo de olvidar. El asunto es que, al parecer, el contenido se le fue de la mano entonces esa grabación jamás se emitió.
¿Informó algo al respecto la "Prensa Independiente"?

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene