domingo, 31 de julio de 2016

El Vermucito | audio del 31 de julio de 2016



Audio del 31 de julio



Macri, payaso


Parece una joda, pero es la cruda realidad. Mientras el jefe de la Rural -sobre quién siguen pesando serias sospechas publicadas el año pasado en Página/12 referidas a tener personal en negro, entre otras cosas- solicitó investigar a fondo al gobierno anterior, el sr presidente se da el lujo de pronunciar una frase mentirosa, que refutan sus propias acciones.

Ayer se vivió quizá el día más triste para la sociedad argentina: ver al presidente gozando en medio del jubiloso entorno del sector más beneficiado por sus políticas no puede ser menos que entendido como una dura, durísima, cachetada al conjunto del pueblo. Siempre que un presidente gozó en la Rural, las clases populares perdieron derechos y calidad de vida.

Esto ha sucedido una vez más.

sábado, 30 de julio de 2016

EL PARTO DE CAMBIEMOS Y LA ECONOMÍA QUE DIERON A LUZ.

Escribe: Arnaldo Bocco

Cierra otra semana en julio y finaliza el primer mes del Segundo Semestre de 2016. El gobierno de Macri se inició con más intenciones de revancha que con innovaciones en la política económica. El conjunto de la sociedad está dividida, muchos esperaban cambios, muy pocos abrían los brazos por la llegada de este cambio, y una amplia mayoría de las clases populares imaginaba que el peor escenario pudiera haber sido el de la pérdida de sus logros y derechos; pero nunca un despiadado regreso al pasado con Alfredo Martínez de Hoz como referente de gestión y de ideas más que con la década del 90.
En pocos días más Mauricio Macri cumple su octavo mes de gestión, pero esto no es ya un embarazo, el parto fue ocurriendo de a poco, y todo se precipitó sin médicos ni enfermeras el mismo día que dieron a luz el alza en las tarifas. Ese día nació el macrismo en estado puro en la economía (para dolor de aliados radicales y de otras tiendas políticas que imaginaban ingenuamente que enfrentar a Cristina los depositaría vaya uno a saber en qué mundo fantasioso, tan distinto de éste, despiadadamente equivalente a una revolución conservadora y neoliberal en el manejo de las políticas económicas).
Hoy, los resultados del primer movimiento de un ciclo más largo son patéticos, aún para quienes lo votaron y en los últimos días también para fanáticos defensores. Es una suerte de balance aterrador que aún no dejó en descubierto resultados más difíciles para más del 80% de nuestra población. En palabras simples, 4 de cada 5 hogares argentinos padecen los resultados del gobierno, y 9 de cada 10 trabajadores formales o informales vieron reducidos sus ingresos de bolsillo en -al menos- un 1/4 de su salario.
En estos días la realidad luce impiadosa. Cae la actividad económica, se reducen los mercados de consumo, sube el desempleo, aumenta sin control la deuda externa (abierta o encubierta por la contabilidad creativa de los gestores públicos de las finanzas estatales), caen las exportaciones industriales, se abre la economía y nos invaden productos importados, se desploman la industria manufacturera y la construcción, se reduce la recaudación tributaria bien por debajo de la inflación y los recursos fiscales por la recesión, reducen en términos reales un 25 ó 30 % los fondos coparticipables a las provincias (que también toman el amargo brebaje de la escasez porque tampoco ellos tienen una recaudación local muy alta). La inflación ascendente y firme, genera zozobra en los hogares y en las empresas (esas en las que los accionistas pequeños y medianos mandaban a su gente a sostener a Scioli y los obreros votaban por Macri); aquella donde los universitarios y docentes pensaban que el ciclo estaba acabado y necesitan cambiar, una palabra creativa que la sociedad a poco de avanzar empezará a tratar con desgano cuando no con bronca.
La inflación -como el desempleo- es el resultado de una mala política económica que exhibe la ausencia de control estatal sobre las pujas distributivas; es la acción más débil del Estado ausente, salvo cuando al menos una parte de la sociedad política es cómplice de las ganancias y rentas de los más fuertes. Dólar estancado y baja de exportaciones, ingreso de capitales especulativos y financiamiento amplio de la deuda externa. Gran fuga de capitales (más de 6000 millones de dólares gringos en solo seis meses), tasas de interés desconocidas y especulación en los mercados locales e internacionales que tributan una renta financiera anual a los inversores de portafolio que operan en Argentina que supera la inflación más desbocada.
Los domingos cuando termino mi columna económica en El Vermucito, por radio Cooperativa, en la media mañana -por desgranar estos mismos temas- recibo decenas de twitts y mensajes por las redes sociales agradeciendo su contenido pero valoro también a los más valientes que ante este escenario, me dicen que les deprimo exageradamente los días por venir. No por antiguo y conocido vale la pena recordar aquello de Joan Manuel Serrat, "Nunca es triste la verdad...lo que no tiene es remedio"
Debo decir hasta aquí que, en mi opinión, este es el gobierno más estilizado en democracia en revisitar cuidadosamente los mismos objetivos seguidos en dictadura por la política económica de Martinez de Hoz. Solo que, quizás, muchos argentinos, inclusos hasta algunos votantes volátiles de Cambiemos en la última elección, más temprano que tarde descubrirán esto mismo y valorarán seguramente lo que perdimos en estos meses y cerrarán sus ojos porque lo que viene se parece a un episodio ya extensamente vivido y en esta ocasión más parecido al post Tequila. Hay un derrotero de deterioro de la economía real que terminará con más desempleo, una distribución muy inequitativa del ingreso y una fuerte des industrialización. En eso se parece al tequila aún cuando la política macroeconómica luce muy desordenada en esta ocasión y en aquella Menem conducía un proyecto con riendas muy distintas a las del MACRI de hoy.
Muchos quisiéramos que la sociedad civil y, especialmente la política, aquellos que no están en el gobierno, tomara su rol con más fuerza y dinamismo. Que votara en sus cámaras o consejos, o en directorios del sector público, pensando no sólo en los de abajo sino y muy especialmente en el proceso que se avecina en los próximos meses. Y el mayor trabajo lo tendrán esos dirigentes ya que la sociedad más claro o más borroso, necesitará de su valentía para hacer de nuevo a la Argentina un país que nos incluya a todos. Con justicia social, equidad, y por encima de todo, con soberanía de sus instituciones por sobre los intereses o poderes externos.
Un desafío que requiere quitarse los obstáculos menores que nublan la lejana mirada y hacerse eco de lo que las conciencias reclaman aún cuando esas voces aún puedan parecer pocas o controladas.
No es una tarea simple, es cierto, pero tampoco es imposible. Sólo sabemos que es imprescindible y necesaria.

https://www.facebook.com/ArnaldoBocco/posts/263880307327140

lunes, 25 de julio de 2016

Macri es...

Macri la emprende contra Tinelli porque está convencido de que el problema es lo que se dice de su gobierno y de sí mismo. Es que para él, todo es meramente una cuestión de imagen, craso error!!

No es cuestión de imagen haber dejado de llegar a fin de mes, como le sucede a miles de compatriotas!

No es cuestión de imagen no poder afrontar el pago de la Luz y el Gas!

No es cuestión de imagen perder el trabajo!

No es cuestión de imagen que día a día más argentinos caigan en la cuenta de que fueron estafados por un candidato que hacer todo lo contrario de lo que prometió!

Macri avanza en la AFA, opera contra Tinelli y demuestra con su accionar que si algo no tiene es el más mínimo pluralismo como para soportar alguna disidencia importante.

Macri es definitivamente un autoritario de características inimaginables para la mayoría de los argentinos ¡Y pensar que hizo campaña despotricando contra el autoritarismo K!!!

A un tipo con tamaña impronta autoritaria va a costar horrores sacarlo del poder, entre otras cosas porque tiene una alianza férrea con los principales factores de poder ¡Y esa alianza es mucho más sólida que la que pudo tener el kirchnerismo, que al día siguiente de sacar el 54 % tuvo que parar una corrida bancaria!

Ahora los argentinos vamos a ver qué es un gobierno autoritario!!

¿Y nosotros, para cuándo?



En esta ronda de reportajes amigables, donde el presidente sabe que no deberá responder una sola pregunta que lo incomode, ha dicho ayer, conversando con Morales Sola que las inversiones no están llegando porque, en primer lugar se requiere una justicia laboral más equitativa, o sea que no esté orientada básicamente a defender los derechos de los trabajadores ¿Tamo? También planteó que otro de los motivos que ahuyentan las inversiones que, según él, ya deberían haber llegado, es el peronismo. Macri dice que en los países que visitó recientemente la pregunta que le hacen es "¿Y después de usted, qué?" a lo que respondió que la respuesta la tiene la oposición porque todos saben muy bien qué piensa él y su partido.

Dicho en otros términos, ahora Macri responsabiliza a la justicia laboral y al peronismo por la no llegada de las inversiones que él mismo pronosticó que llegarían antes de finalizar el primer semestre. Ahora resulta que la culpa es de otros. Una movida del arco constante en base a una catarata de excusas que nadie se las cree, para tratar, junto a los medios afines, de explicar lo inexplicable. Pero también admitió, por primera vez, que no le escaparía a una reelección, algo que ya todos sabíamos...


Todo esto no hace más que profundizar la necesidad de ver cómo avanzamos lo antes posible en la generación de una oposición que negocie pero no trance, como lo viene haciendo hasta ahora. Las elecciones están a la vuelta de la esquina ¿Qué estamos esperando? ¿Que venga quién a decirnos qué tenemos que hacer? ¿Y nosotros? ¿Acaso no tenemos capacidad para opinar, para presionar y para decidir qué queremos?

domingo, 24 de julio de 2016

jueves, 21 de julio de 2016

Dilemas

No es inquina, es la realidad. Macri no ha cumplido absolutamente ninguna de sus promesas: el FPT tiene fecha de cierre, lo mismo que Aerolíneas, que ya empezó su camino a la privatización. Ni hablar de "pobreza cero". Con sólo repasar el debate con Scioli quedan expuestas absolutamente todas sus mentiras, que llegan al récord de superar las de Carlos Menem.
Así las cosas, con un peronismo sin una dirección lógica, y sin una candidatura aglutinante, con una ex presidente que ya ha dado sobradas muestras de que está cansada y no quiere seguir en la cresta de la ola (aunque está por verse si podría seguir ahí aunque lo quisiera) la responsabilidad por construir el proyecto alternativo es absolutamente nuestra ¿Tenemos ganas de hacerlo?
Estamos dispuestos a reconocer errores?
Estamos preparados para entender que el macrismo, pese a todo lo que digamos, es una estructura con un poder fenomenal y, fundamentalmente, con mucho recambio?
Más allá de la minoría intensa, hay porciones majestuosas de argentinos que, pese a estar disconformes con lo que sucede en estos días, tiene muschísimas esperanzas puestas en Macri. Es que lo que se terminó, lo que se esfumó, fue la sensación de que el kirchnerismo era la respuesta más apropiada para la Argentina. Eso tuvo 12 años de vigencia, lo que no es poco, obvio, pero ya fue, de manera irremediable.
Cuando la mayoría de quienes apoyamos al kirchnerismo comprendamos esto, recién ahí estaremos a tiro para parir lo nuevo, para formular las nuevas respuestas a los nuevos desafíos, que son lo de hoy, no los de 2003.

martes, 19 de julio de 2016

Vamos por nosotros!

Ya se sabe que se termina el Fútbol para Todos. Ya se sabe que Aerolíneas Argentinas marcha a un final que se llama privatización. Ya se sabe que el macrismo va a terminar haciendo lo que sabíamos que haría. No hay sorpresas, todo ha sido anticipado a su tiempo. La pregunta es qué se hace para no sólo ponerle límites sino para construir una mayoría dispuesta a sostener políticas de estado como éstas, ante la evidencia de que buena parte de lo que llamamos PJ, objetivamente apoya la iniciativa PRO. Creo que no hay que caer en simplificaciones tontas, tipo “La unidad del peronismo frenará el ajuste”, entre otras cosas porque buena parte de los gobernadores están entrando en el sistema macrista para salvar sus administraciones, y no por mera necesidad sino por convicción, la misma que los llevó a apoyar a Cristina cuando tenía poder.
El desafío es crear estructuras nuevas, con las dos patas bien metidas en el pueblo, pero con la cabeza abierta a las transformaciones necesarias que demandan los tiempos actuales. Mal que nos pese, Massa existe ¿Qué se hace? ¿Se lo niega? Creo que lo que se impone es construir algo distinto, tarea por cierto compleja, pero creo que necesaria. De lo contrario seguiremos siendo la base electoral y militante de un sistema político que lo primero que tiene firmado es que quien saque los pies del plato (consensuado con el gran capital) padecerá amputación sin más.
Sé que esto de “crear nuevas estructuras” suena a trillado, pero no encuentro una formulación mejor. También podríamos coincidir en que están trillados conceptos como “bienestar para el conjunto del pueblo” y otros similares, pero sin embargo los seguimos sosteniendo pues ese puñado de utopías son los que nos motorizan y dan sentido a nuestras vidas.
Sabemos que hay una porción importantísima del pueblo que se identificará con una propuesta alternativa, son miles personas dispuestas a militar y votar una propuesta que recoja lo mejor del kirchnerismo y tenga la templanza para marcar sus déficit. Sabemos que el macrismo es algo mucho más poderoso que los balbuceos del presidente.
¿Vamos?

miércoles, 13 de julio de 2016

¡Vamos los que no nos resignamos!


Hace días que sigo la actualidad política desde un costadito y, la verdad, es asombroso: Se percibe un gobierno que no da pie con bola, al que la crisis se le agiganta minuto a minuto sin que se haga nada para pararla y por el lado de la oposición tampoco se nota una acción política sobria. Los hechos se suceden y el ciudadano encuentra cada vez menos motivos para creer en algo distinto, al menos superador a lo que se vive. El peronismo sigue siendo objetivamente el principal sostén de Cambiemos y sus sectores minoritarios que se oponen siguen sin proponer nada nuevo. Ante este panorama, quienes estamos en la oposición franca nos encontramos como en una calesita que recorre lugares comunes, ya conocidos y en muchos casos habiendo comprobado hace rato su ineficacia.
Creo que hay que parir un nuevo concepto opositor, aunque no sé cómo se hace. Lo único que tengo claro es que por medio de lo conocido no podremos gestar una nueva forma de acumulación política. La Cámpora y su alrededor no está capacitada para liderar lo que se necesita. Lamentablemente hoy expresa más de lo mismo.
Dejo aquí el planteo, para que aquellos a quienes les interesa protagonizar un nuevo tiempo político se suban al texto y lo explayen todo lo que crean necesario. Lo urgente es aliado de lo nuevo pero lo nuevo no nacerá solo, hay que ayudarlo y para eso es necesario entender que los armados políticos tienen fecha de vencimiento, entendiendo entonces que todo lo que se armó para bancar a CFK en el gobierno ya no tiene sentido en los nuevos tiempos que se avecinan. Las pruebas las vemos a diario.
¡Vamos los que no nos resignamos!

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene