miércoles, 26 de febrero de 2014

El pueblo sabe que YPF es Estado presente y que siempre que hubo Estado presente los días fueron más felices


Los beneficios que tendrá el país con YPF en las próximas dos décadas no los disfrutará Cristina Fernández de Kirchner, que dejará el poder en poco más de 20 meses ¿Porqué, entonces, el dispositivo mediático y sus políticos afines no saben qué mas hacer para ningunear la trascendencia estratégica del acuerdo alcanzado con Repsol? Por la sencilla razón de que expresa un modelo de país distinto al que desean. Por empezar, en perspectiva la petrolera podrá estar en condiciones de reportarle a la Argentina más de lo que hoy le da la soja.
Pequeño dato…
Pero esto es complicado ya que esos dividendos no vendrían de mundo de “lo privado” sino de una empresa del Estado nacional, nada menos, con todo lo que ello implica. Es otro modelo, otra mirada, otro punto de apoyo para proyectarnos. Pero claro, eso está en las antípodas de lo deseado por el establishment y las pruebas están a la vista, expuestas en la desesperación con que tratan por todos los medios de borrar la noticia si fuera posible. No vaya a ser que mucha gente se entere de que aquella decisión tomada en 2012, dos años después sea coronada con un acuerdo donde el país se muestra a los ojos del mundo respetuoso de la ley y en ese marco firma la paz con Repsol, luego de tantos fuegos artificiales, luego de que se nos quiso hacer creer que nuevamente quedaríamos como parias del mundo civilizado por violar tanto la “calidad institucional” como la “seguridad jurídica”.
No soportan que el gobierno proceda como ellos siempre le pidieron que procediera: abominaban una expropiación de prepo, soviética, porque espantaría a los capitales internacionales. Bien: se negoció con los españoles en el marco de la ley y se consiguió que una de las petroleras más importantes del mundo como Chevron se asociara con YPF para inicializar el desarrollo de las acciones en Vaca Muerta ¿Qué más quieren?
Indudablemente, si algo los enfurece pero sobre todo los asusta, es el impacto de esta noticia en la profundidad del pueblo argentino, el mismo que cuando dos años atrás se anunció que se recuperaba YPF reaccionó apoyando de manera emocionante la medida. Es que de un día para otro se puso de manifiesto que en la memoria histórica y en la conciencia política de los argentinos YPF seguía sintetizando un proyecto de país que fue destrozado a partir del 24 de marzo de 1976. De buenas a primera los mercados, los grandes medios y sus políticos afines comprobaron que habían quedado en la más penosa soledad al salir con los tapones de punta contra la recuperación de la petrolera. Les corrió un frío helado por la espalda al ver que todas las encuestas delataban un apoyo sólido y compacto a la política anunciada desde Casa Rosada. Por eso los restos de lo que alguna vez fue el radicalismo, luego de manifestarse a todo con “los mercados” y en contra de la recuperación de la petrolera tuvieron que dar una voltereta vergonzosa para salir a apoyar la medida por la sencilla razón de que se quedarían más solos de lo que están, al lado únicamente del PRO.
La recuperación de YPF sintoniza con ciertas líneas de pensamiento nacional que sorprendentemente sobreviven en la conciencia política de los argentinos, es un contacto de frecuencias extremadamente graves, como las que emiten los elefantes para comunicarse entre sí a varios kilómetros de distancia en plena selva, no se las puede escuchar a primera “oída” pero existen. Por eso el pánico del establishment; por eso la desesperación al ver que tantos años de lavado de cerebro no habían logrado erradicar del todo estos vestigios de nacionalidad.
El espanto de La Nacion y compañía delata el valor político y fundamentalmente ideológico que tiene la recuperación de la petrolera. Es que al fin y al cabo, esa es la disputa de fondo y el neoliberalismo detectó que la sigla YPF sintetiza horas de debates y lecturas. La confrontación entre dos modelos de país se salda en esas tres letras porque en la memoria colectiva sigue estando presente que YPF era estado presente y que siempre que hubo estado presente los días fueron más felices.
De ahí que el desafío para todos quienes tenemos en claro que sólo en base a un estado fuerte seremos un país mejor es trabajar delicadamente todo lo que la recuperación de YPF nos ha puesto en evidencia. En un punto, nosotros también nos sorprendimos del apoyo que ha tenido esta decisión política. Un día comprobamos que un cuarto de siglo no les había bastado para formatear a cero la conciencia política de las masas.
A ver si somos capaces de aprovechar esta buena noticia…

viernes, 21 de febrero de 2014

El problema no es el sueldo de la presidenta


El ataque ahora viró hacia el sueldo de la presidenta, un viejo recurso del discurso antipolítico que busca generar mal humor y que le refriega el sueldo de los funcionarios al jubilado y al empleado raso en relación de dependencia, dejando como discurso implícito que deberían ganar lo mismo que un trabajador de las escalas intermedias o directamente inferiores. Jamás publican cuánto ganan los editorialistas y los grandes capitostes de Clarín y de “esas empresas a las que les interesa el país”. Claro, “son recursos privados”, arguyen, “mientras que a los funcionarios le pagamos entre todos”. Gran falacia: la plata es una sola y las ganancias “privadas” de medios y empresas monopólicas que lesionan gravemente la competencia surgen de la esfera privada pero merced a décadas de trapisondas que les posibilitaron obtener posición dominante y desde ahí dictar desde el precio de la manteca al valor de dólar. A ver si nos damos cuenta de una buena vez que a Magnetto también le pagamos sus ganancias entre todos…
Pero el problema de fondo es otro y consiste en un fuego mediático graneado contra un gobierno que independientemente de aciertos y errores ha dejado claramente establecido que es disfuncional a los intereses permanentes de los grupos económicos y los Estados Unidos. Es que el proceso de gobiernos populares en América latina, luego de una década de consolidación y triunfos como el “No al ALCA”, empieza a ser nuevamente asediado. El bloque del Pacífico con Perú, Chile y Colmbia ha resultado una cabecera de playa fenomenal para EEUU y a eso se suma la complejidad de la muerte de Hugo Chávez tanto como el fin de mandato de Cristina Fernández de Kirchner, dos hechos de gran impacto que la política exterior norteamericana y los sectores dominantes de cada país están utilizando para volver a entronizar administraciones mansas y “previsibles”. Este es el contexto en que hay que mirar el ataque destituyente en Venezuela y la corrida feroz en Argentina.
La historia latinoamericana enseña que cuando los gobiernos democráticos se tornaron disfuncionales a los intereses permanentes sobrevinieron los golpes de estado, que siempre fueron presentados como un recurso postrero para garantizar un mínimo de orden ante el caos que se había generado por la descomposición del gobierno eyectado (caos siempre generado por ellos). El discurso del bloque cívico-militar siempre fue a favor de la democracia, nunca en contra. La noción que instalaban era que “las fuerzas armadas se veían obligadas a tomar la dirección del gobierno para generar las condiciones del retorno a una democracia plena, donde funcionen como se debe las instituciones de la república.”
En Argentina, la consigna “Devuelvan el país” expresa la síntesis del accionar golpista histórico. Si se logra que mucha gente vea a la democracia argentina como una dictadura, cualquier recurso para echar al gobierno “autoritario” será legítimo. Y si esa dictadura comete, además, el pecado de que la presidenta gane 48.000 pesos en el bolsillo y 79.000 en bruto, todo accionar desestabilizador será puesto dentro del “plan de lucha para recuperar el país perdido”.
No es complejo. La estrategia contra las democracias siempre fueron evidentes. Sucede que lamentablemente muchas veces los planes desestabilizadores contaron con la complicidad de fuerzas progresistas y de izquierda que no entendieron la trampa y al exponer un profundo desdén por la “la democracia burguesa” y por ende no defenderla, le facilitaban los planes a las fuerzas desestabilizadoras. De ahí que la defensa de la democracia siga siendo un valor muy alto para los intereses populares, porque siempre que se la quebró, los que ganaron fueron los sectores acomodados, nunca los trabajadores y el pueblo. El “caos” con el consecuente desmadre de todas las variables ha sido el recurso de oro de las minorías que lo utilizaron para ganar posiciones en el reparto de la torta y en la apropiación de renta. De hecho, el desastre del 2001 le sirvió a Clarín para que Duhalde le pesificara su deuda en dólares y promoviera una legislaciónque favoreció claramente sus objetivos empresariales.
Completo, acá

jueves, 20 de febrero de 2014

Ahora que se paró la corrida, instalan Venezuela


La táctica de instalar la noción de un país al borde de las llamas voló por los aires cuando el Papa desmintió aquél invento del diario La Nacion del 9 de febrero sobre una supuesta convocatoria suya a una cumbre de funcionarios, empresarios y sindicalistas para analizar la situación nacional, en un claro intento editorial de mostrar un país al borde del caos.
A los pocos días, y ante la evidencia de que por el momento el equipo económico soportaba el ataque de “los mercados”, la estrategia viró al “espejo venezolano”. La idea es burdamente sencilla: inventar que los problemas de ambos países son iguales y a partir de ese reflejo direccionar el montaje editorial para presentar todo lo que suceda en ese país hermano como una suerte de antesala de lo que podría ocurrir en nuestra tierra.

La muerte de una ex reina de belleza, por supuestos “parapoliciales” afines al chavismo, algo incomprobable desde todo punto de vista, les viene como anillo al dedo para exacerbar el cacerolismo 2.0
Si el país no explotó por la corrida, en una de esas arde por el reflejo venezolano o vaya a saber uno por qué motivo, lo importante es que estalle, para eso está La libertad de prensa, para que las grandes empresas jueguen a la desestabilización a como dé lugar.
Son las reglas del juego. Todo lo que les permita volver al “país normal” será puesto en práctica sin miramientos.

martes, 18 de febrero de 2014

¡Ley de medios ya!


Quien creyó que Clarín dejaba de existir cuando estuviera plenamente vigente la ley de medios le erró fiero el vizcachazo. El desliz fue suponer la ley y sus alcances en lugar de leerla y a partir de ahí entender conceptualmente el escenario. Esto hizo que mucha gente empezara a imaginar que porque hubiera una nueva legislación acabaría la capacidad del dispositivo mediático neoliberal de seguir operando.
Y viene a cuento porque flota cierta decepción en algunos ambientes que al ver que, por ejemplo, la Unidad 1 de las seis en que propuso subdividirse Clarín conservará nada menos que Canal 13, TN y Radio Mitre, entre otras frecuencias se preguntan ¿Para esto se quería una nueva ley de medios?
Lo central es entender que el proceso de adecuación será muchísimo más largo que lo que la mayoría supone, que surgirán apelaciones, marchas y contramarchas y que bajo ningún aspecto estará concretado antes del 10 de diciembre de 2015. Pero más importante aún es pensar en cómo se hace, ahora que la ley está vigente (y lo viene estando desde muchos antes de octubre/2013) para llevar a la práctica varias consignas que se sintetizan en “democratizar la palabra”.
Completo, acá


domingo, 16 de febrero de 2014

Por qué cosas recordamos a los líderes políticos



El senador colombiano Juan Manuel Galán dice en este documental una frase que a primera oída parece muy contundente:
“A los líderes no los recuerdan por el número de hospitales que construyeron, por las escuelas ni por las carreteras, ni por los puentes. A los líderes los recuerdan por ese cambio en la manera de pensar en un momento dado.”
Podría decirse que la segunda parte es cierta pero no así la primera dado que hay liderazgos como el de Perón a los que se los recuerda por muchas de sus obras. Pero quizá lo más inteligente sea contemplar a posibilidad de que a los grandes líderes se los recuerda por una obra enmarcada en una concepción de la práctica política que generó un quiebre con el estado de cosas existente a su llegada al poder.
En nuestro tiempo, es imposible concebir, por ejemplo, la ley de medios, la Asignación Universal por Hijo o la recuperación tanto de los fondos previsionales como de YPF sin la ruptura política que generó el kirchnerismo con la hegemonía que en el cuarto de siglo que lo precedió ejercieron “los mercados”.

viernes, 14 de febrero de 2014

Recen por el Tribunal Superior de la CABA



La información dice que el Superior Tribunal de Justicia de la ciudad autónoma de Buenos Aires avaló la ley de libertad de expresión impulsada por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, para que los medios de comunicación que operen en el distrito no pueden ser clausurados sino por orden de la Justicia local. Si bien está claro que nadie quiere clausurar ningún medio de comunicación, conviene marcar que el nivel de delirio tanto de la medida macrista como de la justicia porteña es un ataque al sentido común que no reconoce precedentes. En la CABA hay muchísimos medios de comunicación que traspasan y por mucho los límites de la ciudad. Los diarios, canales de TV y emisoras de radio por todos conocidos tienen un carácter nacional en tanto sus audiencias se explican a lo largo y ancho del país, entonces ¿Cómo hacer para legislar al respecto si no es a través de las leyes y la justicia a nivel nacional?

Si, por caso, se tratase de frecuencias como la de Ciudad Abierta, que sólo se la puede ver en la CABA, estamos de acuerdo, pero no es el caso de, ponele, Radio Continental. El criterio es elemental: los medios de comunicación de carácter nacional deberán estar en la órbita de las leyes del estado nacional. Supongamos que el gobierno nacional quisiera tomar alguna medida contra un diario con domicilio en la CABA que publique avisos de oferta sexual violando expresamente el decreto 936/11 ¿No podría hacerlo?

Pocas veces se ha llegado a un punto tan cercano al secesionismo conceptual.



jueves, 13 de febrero de 2014

Uruguay por dentro a través de sus radios



Ir a Mar del Tuyú me significa darme una panzada de radios uruguayas. Son distintas, más pueblerinas si se quiere, con más ida y vuelta que las de acá. Están en otro tempo.

Pero esta vez comprobé como novedad una fortísima presencia de lo agropecuario y que en líneas generales las críticas que se le hacen al gobierno del Frente Amplio trasuntan los mismos ejes que acá. Las tergiversaciones y demonizaciones son bastante parecidas. A modo de ejemplo te cuento que las inundaciones en casi todo Uruguay han sido históricas por la inmensa cantidad de agua caída en las últimas semanas, esto generó que hablando del tema, Alberto Silva, conductor de "La rueda de Amargueando" por CX30 dijera "Estas inundaciones que como es sabido en Canelones son por culpa de la intendencia frenteamplista y en Durazno por la inclemencia del tiempo"

miércoles, 12 de febrero de 2014

Ningún pibe nace sin vacante, salvo en la ciudad de Buenos Aires



La prensa “independiente” se desentiende del tema tratando, como siempre, de que la movilización por la falta de vacantes en las escuelas públicas de la ciudad de Buenos Aires quede circunscripta al ámbito kirchnerista. Sin embargo crece el desconcierto de muchos por no llegar a comprender cómo hizo el macrismo para llegar a esta situación.
La verdad: hay que ser muy inservible para lograr que en el distrito más rico del país haya miles de niños que no tienen un asiento en la escuela pública. Esto no pasó ni en las peores crisis que atravesó el país en provincia alguna, pero ahora cubre de oprobio a la CABA porque el macrismo es una mezcla de infantilismo reaccionario con desconocimiento absoluto de la gestión de lo público. A estos yuppies no les interesa que miles de niños queden fuera de la escuela. Y no es chicana: no les conmueve en lo más mínimo, pero lo más grave es que no hubo una catástrofe climática que destruyó decenas de establecimientos educativos, en todo caso la catástrofe es el macrismo mismo.
¿Cómo se explica que el ministerio de educación porteño no haya previsto con tiempo que este año tendrían un déficit tan elevado de vacantes si año a año las propias escuelas son un sensor muy preciso de cómo vendrá el crecimiento de la matrícula? Día a día las direcciones de los jardines y primarias tienen pedidos de familias que se mudan y saben por el trato cotidiano con los padres que el año entrante ingresará el hermanito menor al jardín, esta información está en cada establecimiento y por ende en los distritos donde están las supervisiones. El sistema educativo tiene poleas de transmisión de estas informaciones que son los que han servido durante décadas para tener un diagnóstico de la realidad y operar en consecuencia. Pero el macrismo, fiel a su prepotencia y a la creencia de que todo lo anterior a ellos es malo se propuso innovar con los resultados que tenemos a la vista.
Sigue acá


lunes, 10 de febrero de 2014

Si Lanata se comió que Chávez perdía, recemos por Obarrio...


Hay un microclima que viene causando estragos en cierto periodismo que milita poniendo su voluntad muy por delante de la realidad y que cada dos por tres genera bloopers gigantescos como el que en estas horas protagoniza Mariano Obarrio. Si Pino Solanas volviese a filmar esas escenas brumosas como en Sur no dudaría en convocarlo: indudablemente es el generador de humo más fabuloso del interregno K. Debería escribir un libro titulado “La década ahumada”
Pero un periodista no puede ingresar echando humo alegremente a un diario prestigioso como La Nacion si en ese edificio tan nuevo y tan orondo no hubiesen varios capitostes que lo publican sin pasarlo previamente por el deshollinador editorial. Hay dos posibilidades: o le creen o se le cagan de risa, pero igual lo publican porque en cualquiera de los dos casos ese material combustible es funcional a los deseos de los sectores a los que el diario expresa y es que todo estalle en mil pedazos cuanto antes.
Pero nada de esto puede suceder sin el bendito microclima, sin ese cuchicheo de pasillo, sin ese secreteo previo a ir al aire, sin ese bolaceo que nunca es chequeado con seriedad porque en rigor no se busca brindar una información de calidad. Se pretende que la noticia – y por qué no la realidad – se sujete al interés editorial de los medios hegemónicos, que no es otro que militar a como dé lugar por la desestabilización del gobierno nacional. Todo lo que consideren funcional a la generación de malestar será publicado y no les preocupa en lo más mínimo el escarnio. Mañana la emprenderán con otro bolazo de igual tamaño. Para ellos es un fin en sí mismo que el gobierno que osó desafiarlos sufra el peor de los castigos. Total, todo pasa, como en el cable, donde el zócalo de la hora en punto hace olvidar el de las y media.
La corrida no les salió como pensaban, Capitanich no se fue por el affaire del FPT, urgía inventar alguna otra opereta para mantener la presión, entonces se les ocurrió involucrar nada menos que al Papa en sus maquinaciones.
Todo suma...

sábado, 8 de febrero de 2014

Arnaldo Bocco "El gobierno ganó la primera batalla"


Audio de la columna de Arnaldo Bocco en El Vermucito del 8-012-2014

Palpitando la devaluación desde la costa



Uno se va a la costa tratando de desengancharse pero sabe que no lo conseguirá. De entrada mira las pizarras vendiendo el pollo a 19 y el vacío a 61 y siente que el cimbronazo, por lo menos acá en Mar del Tuyú, no fue tan violento. Pero claro, esto no es Gesell, ni siquiera Costa e Este. Acá Diario Popular le disputa el segundo lugar a La Nacion, lo mismo que en Santa Teresita, que debe ser el lugar de veraneo por excelencia de la clase trabajadora registrada, al menos eso se advierte en la peatonal, en el bingo y en “Don Nico”, cadena icónica de morfódromos en la zona.
También se ve al carnicero que borró los precios de un plumazo, décadas de reflejo inflacionario no se borran tan fácilmente. Si hasta uno gozaba de manera especial aquellos puchos que compraba antes del aumento allá por los setentas, cuando todavía existían los “Colorado”. El reflejo inflacionario es una especie de paco económico, un instante pleno de goce hasta que hay que volver a adquirir la mercadería y sentir la realidad que nos penetra sin mimos. El reflejo inflacionario identifica un costado de la “forma de ser” del argentino ganador, ese que siempre tiene la precisa.
Un país rebosante de remarcadores minoristas y “ganadores” que hacen de diferencia hasta que al rato la tienen que poner mansamente cuando mutan en clientes es muy fácil de manejar. La gran virtud de las usinas ideológicas enemigas fue hacerle creer a una porción importante de los argentinos que son unos piolas bárbaros…
El neoliberalismo se muestra vivaz en cada cartel de precios borroneado. 25 años de manija no fueron en vano. Por eso, una de las cosas a discutir es hasta cuándo vamos a seguir creyendo que se puede transformar la realidad sin tocar la estructura económica y cultural de la Argentina. Es que quizá el tiempo de reactivar lo que se podía ya fue, ya quedó perimido. Quizá la verdadera batalla cultural sea aquella donde nos pongamos a discutir cómo salir del brete que significa elegir representantes y gobernantes cada dos y cuatro años mientras los grupos concentrados esperan y cuando se les ocurre avanzan como lo están haciendo en estos días.
¿Cómo es eso de que si un presidente tiene reelección indefinida se corrompe la democracia mientras a Aranguren no lo vota nadie y se da el lujo de mojarle la oreja al conjunto del pueblo?
Si no hay democracia representativa para los poderes económicos y empresarios permanentes, no deben existir limitaciones para el poder político, porque de lo contrario nos están tomando el pelo.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Necesitan que la experiencia kirchnerista termine en el desastre

Los "mercados" necesitan que la experiencia kirchnerista termine en el desastre de modo de mostrar que no solo ellos llevaron al país al borde de su disolución en 2001. Necesitan ese empate histórico, por eso están echando mano a todos los recursos de que disponen para conseguirlo.
En el debate con Solanas y Filmus, ante una comparación con el 2001 del ex senador kirchnerista, Gabriela Michetti dijo que cualquier comparación con ese año era beneficiosa pues equivalía a comparar con un tiempo donde el país estaba en el fondo del mar. Lo que no explicó la senadora es qué pasó para generar tal hundimiento. Es más, nadie de lo bocones que pululan hoy desgañitándose contra el gobierno lo explica y hasta más de un “moderno” dice que hay que cortarla con eso de comparar la situación actual con la de 2001.
Al fondo del mar llegamos precisamente por la aplicación ortodoxa y dogmática de todo lo que hoy nos proponen como alternativa, así de sencillo. Pero cuesta advertirlo pues “de eso no se habla”.
En este blog hemos insistido hasta el cansancio en razonar que mientras el neoliberalismo tomó el desbarranque de 2001 como la consecuencia de haber colocado al volante a un inepto, el problema no era de manejo sino de orientación: Se estaba yendo camino al precipicio nacional y social, pues eso propone como fin estratégico el neoliberalismo. De la Rúa no se animó a seguir y mandó el auto a la banquina.
Cuando llegó Néstor Kirchner, sacó el auto del barro, lo volvió a colocar en sobre la cinta asfáltica pero eligió otra orientación, planteando que el problema de fondo era el sentido que llevaba ese rodado y que por ende se imponía ir para otro lado. En este punto está el eje de fondo sobre el que discurren los debates del presente: qué hacer con ese automóvil y para dónde conducirlo.
El kirchnerismo demostró que existía otro camino y cosechó resultados que están a la vista pero ha entrado en una zona de fuertes turbulencias porque como era de esperar, varios factores de poder iban a practicar todo tipo de maniobras para hacerlo sucumbir dado que lo central para el establishment es mostrarle a la sociedad que cualquier intento de avanzar en sentido contrario al de “los mercados” termina mal. Cuando hablan del “relato” están diciendo que la AUH, la recuperación de los fondos previsionales y de YPF, la ley de medios y tantos logros más, son inventos irracionales de mentes enfermas que imaginan una realidad de fantasía. Es que ellos son los portadores de la verdad y cualquiera que intente refutarlos es simplemente un demente. El planteo es que si lo que asoló al país es un relato fantasioso, mucho de lo que se hizo a su amparo deberá ser modificado o directamente eliminado por ser fruto de elucubraciones taimadas. Esto se llama ni más ni menos que retorno furibundo al dogma neoliberal, que nunca fue del todo erradicado y está pugnando por volver a caballito del accionar desestabilizador de varios sectores del empresariado y de la compresión de la memoria popular a un tipo de mp3 mental verdaderamente preocupante.

lunes, 3 de febrero de 2014

Tareas para el hogar


Los textos de Horacio González y Damián Pierbattisti, publicados el domingo en Página/12 constituyen un excelente temario para debatir en el kirchnerismo.


Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta