viernes, 24 de enero de 2014

Recalculando


Sin entrar en aspectos técnicos, desde “afuera” se observa que ya en octubre de 2011 y en medio de la algarabía por el triunfo arrollador de Cristina, la cuestión del dólar comenzaba a crisparse. Todavía resuena en mi memoria Chiche Gelblung diciendo “la gente votó a Cristina y salió corriendo a comprar dólares”. La respuesta del gobierno fue el cepo, algo que a poco de andar se rebeló contraproducente y que, además de no resolver el problema, empeoró notriamente el vínculo del gobierno con importantes sectores de la sociedad.
Sigue siendo cierto aquello de que una comunidad que sólo ve su futuro en el dólar está en serios problemas con su porvenir y por ende sigue pendiente una profunda política para desendeudar el cerebelo del argentino medio, pero asimismo también es verdad que el cepo fue un instrumento que no sólo fracasó en cuanto a sus objetivos sino que las consecuencias nefastas de su implementación quizá todavía nos den más dolores de cabeza. Alguna vez el periodista Carlos Burgueño me dijo en la radio “El cepo no es digno de un gobierno que hizo cosas tan inteligentes y audaces”.
Creo que tuvo razón.
Cuando se empezó a sentir el problema en todo su esplendor llegó el blanqueo, medida que pese a su costo ético y político pareció ser en su momento un manotazo pleno de pragmatismo que quebraría por abajo el bloque del dólar, pero no, el sistema se dio el lujo hasta de perder negocios con tal de poner de rodillas al gobierno, el blanqueo fue un rotundo fracaso y ahí el drama se visibilizó en todo su esplendor.
Completo, acá


jueves, 23 de enero de 2014

Estuvo bueno el programa

Hablé con Martín Piqué, con el Chino Navarro, con el economista Marcos Leonetti y con Diego Sánchez

Primera hora


Segunda hora


Media hora final

martes, 21 de enero de 2014

Que truene el escarmiento



La idea que se trabaja desde las usinas de “los mercados”  es que el kirchnerismo deberá irse del poder de la peor manera, de modo tal que le quede bien claro a la sociedad y al conjunto de las fuerzas políticas cómo terminan aquellos gobiernos que osan trastocar el diseño de país que ellos modelaron entre 1976 y 2001. Cuanto peor se vaya el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner más se agigantará el contenido correctivo del mensaje. El país “normal”, ese por el que claman su devolución los cacerolos, es aquél donde la comunicación la controla un multimedios, donde las patronales agropecuarias hacen lo que les place y “los mercados”  diseñan el tipo de gestión económica que mejor les conviene. En ese modelo de país los fondos previsionales los manejan un puñado de bancos, la aerolínea de bandera se regala y al fútbol en directo sólo accede el que puede pagar un diferencial. En esa “normalidad” los funcionarios renegocian deudas obteniendo suculentas comisiones para bancos amigos: los procesados Cavallo y Sturzenegger, protegidos con ahínco por la “prensa libre”, son una muestra de ese modus operandi…
Pero para que el retorno a esa “normalidad” sea duradero y aleccionador es necesario  que el gobierno actual termine de manera catastrófica, primero eso, el resto se lo va viendo. Primero que Cristina huya corrida por una crisis descontrolada, después se verá quién asume la administración prolija, ordenada y sumisa de la cosa pública.
Completo acá

lunes, 20 de enero de 2014

Los desespera el 2019

Están cebados y desesperados, no saben qué más inventar para crear el clima del desastre, por eso crece en progresión geométrica el nivel de falseamiento de datos duros en los medios opositores, por eso arrecian con operaciones de toda índole. No están dispuestos a tolerar que el gobierno de Cristina llegue con normalidad a diciembre de 2015, a lo sumo quieren que llegue en harapos, para decir “¿Vieron? Esto es lo que dejaron 12 años de populismo” Y entonces arremeter contra los logros del kirchnerismo -porque de eso se trata- Ir por los fondos previsionales, ir por “Reformas” y “actualizaciones” de la ley de medios (Ya sabemos qué entienden por “reformas” los mercados) Por supuesto que no lo explicitan porque saben que eso es piantavotos, pero van por ese camino porque en su modelo de país no hay lugar para un mapa de medios desmonopolizado y un estado con injerencia decisiva en la economía.
Cuando imaginan al kirchnerismo repitiendo un piso del 33 % en 2015, con un bloque achicado pero homogéneo, con fuerte presencia en el senado, desesperan. Es que no les sirve de nada una victoria por amontonamiento ¿Alguien en su sano juicio puede imaginar una administración presidida por senador Ernesto Sanz o del “socialista” Hermes Binner? ¿Alguien puede seriamente creer que la convención de menemistas reloaled que pulula en torno a Massa está en condiciones de ofrecerle algo superador al país? Por supuesto que sí tienen motivos para excitarse los de la mesa de Enlace y un puñado de grupos que verían mejorada notoriamente su situación con cualquiera de estos dos gobiernos ¿Pero la gente?
Por eso no les basta con la victoria de una de sus escuadras en 2015, necesitan la derrota catastrófica del kirchnerismo, claman por otro helicóptero porque a medida que tensan atropellando el almanaque para acercar los más posible el 2015, también arriman al 2019, donde Cristina si quiere puede jugar, y ahí los quiero ver… Entonces, el requisito básico para abortar cualquier hipótesis de retorno es que ahora no quede nada en pie. Es simple, la derecha siempre es simple, los complicados solemos ser los que la enfrentamos.
Esto es lo que los lleva a plantear que estuvo todo mal, que está mal intentar redistribuir en los términos en que lo hizo el kirchnerismo, pues es sabido que para ellos sólo está permitido redistribuir a la Macri, que por ejemplo recorta el presupuesto a la intervención social en la villas para asignarlo al evento “Ciudad Moda”, o sea, una redistribución de lo que ya está distribuido ¿Me seguís? Eso es lo que admite el mundo político e ideológico de los mercados. Por fuera de eso, chavismo.
Continúa acá

jueves, 16 de enero de 2014

Tiene que mover Cristina



El gobierno nacional no las tiene todas consigo. La oxigenación por el fallo de la corte a favor de la ley de medios y el recambio de gabinete fue arrasada en el último mes del año por las insurrecciones policiales más la ola de calor que puso en evidencia que algo no está del todo bien en materia de regulación de servicios públicos esenciales. La famosa imagen del “pato rengo” se cierne de manera feroz sobre la administración kirchnerista y se empieza a notar de manera preocupante la ausencia de la presidenta en lo referido a la línea política. El kirchnerismo ha tenido como impronta una muy fuerte presencia de Néstor y Cristina, eso es un dato que describe una forma de funcionamiento bien de arriba para abajo. Entonces cuando se prolonga el silencio “de arriba”, el abajo queda medio a la deriva.
A cualquier otro gobierno, los sucesos de diciembre lo habrían malherido, si embargo el de Cristina resistió ¿Porqué? porque sigue contando con un tercio de la sociedad que lo acompaña y lo hace incluso a pesar de formularle críticas de diverso tenor pues sigue convencido de que lo que hay enfrente en líneas generales es un retroceso a los tiempos de la hegemonía de los mercados con fuerzas políticas que le manejen el cotillón.
Completo acá


domingo, 12 de enero de 2014

El Vermucito | 12 de enero de 2014


Tuvimos la participación de Carlos Caramello; hicimos nota con Mariano Recalde para enterarnos de cosas que no se publican en la prensa dominante y Arnaldo Bocco se mandó una columna con datos durísimos de cómo remarcaron empresas como Arcor y contó la buena experiencia que están significando los Sueprmercados Argentinos del Evita en Lomas y Morón.

El audio completo acá


sábado, 4 de enero de 2014

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta