domingo, 29 de diciembre de 2013

Audio de El Vermucito del 20-12-2013


Hablamos con Eduardo López, de UTE, sobre la inscripción online para las escuelas en la CABA. Nos visitó Eduardo Valdéz y terminamos conversando telefónicamente con el Cuervo Larroque.

¡HASTA EL AÑO QUE VIENE!


PRIMERA HORA


SEGUNDA HORA


TERCERA HORA


sábado, 28 de diciembre de 2013

La quimera 2.0 del PRO


Miles Davis levantó las cejas cuando Ron Carter le respondió “Buscate otro bajista, yo toco sólo Bajo acústico”. Miles venía formateando la etapa eléctrica de su música y para ello necesitaba incorporar teclados, piano y bajo eléctricos. Y así fue. En las futuras formaciones del genial trompetista no figuraría Ron Carter, que hasta el día de la fecha sigue fiel al contrabajo.
¿Usted se imagina a Martha Argerich tocando en un piano eléctrico? En la música clásica tanto como en el jazz, se siguen utilizando los pianos de gran cola y hasta se da el fenómeno de pianistas como Chick Corea o Herbie Hancock, que si andan “eléctricos” le dan a modernos pianos y teclados que se enchufan, pero cuando van a tocar o grabar clásicos de los cincuenta y sesentas, recurren a los viejos pianos de cola. Es que no todos los avances de la tecnología son adaptables a los usos cotidianos. El bajo y el piano eléctricos aportaron muchísimo a la instrumentación, pero no lograron reemplazar a sus pares acústicos, he aquí un pequeño detalle: lo nuevo abre fronteras pero no siempre reemplaza a lo preexistente. Hay momentos y actividades que sólo se pueden seguir haciendo a la antigua, por decirlo de manera barrial. A ver: hay un momento para el software pero también un tiempo para el hardware. De vez en cuando hay que apagar la máquina y recurrir a viejos destornilladores para reemplazar, por ejemplo, una placa de sonido. El soft tiene un límite que empieza cuando hay que meter las manos en los fierros.
El desconocimiento de este dato conceptual, desde ya no tan complejo, es que el que ha arrastrado al ministerio de educación de la ciudad de Buenos Aires a un berenjenal que era a todas luces visible. Es que el macrismo arrastra un frenesí fundacional que lo lleva inexorablemente al oprobio. Ellos están convencidos que todo lo preexistente está mal y que debe ser modificado. Lo hicieron con la quita de subsidios al inicio de su gestión en 2008. Lo hicieron cuando desconociendo la realidad instalaron un call center que centralizaba todos los pedidos de asistencia de los establecimientos educativos de la ciudad ¿Qué pasó? Que a las 9 de la mañana del primer día de clases el call center colapsó por la cantidad de llamados que recibió solicitando ayuda e informando de roturas. Durante ese año, las escuelas quedaron a la deriva, sin recibir los subsidios que les correspondían por ley. Sólo aquellas escuelas con cooperadoras que tenían algunos recursos propios pudieron afrontar algunas reparaciones menores, el resto quedó sumido en la miseria.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Cuestión de Estado


La mejor forma de apoyar un gobierno es no esconder bajo la alfombra sus falencias y entender que errarle en la gestión es parte del juego, que no siempre se es infalible y que a la postre, lo que va al disco rígido de la historia es la capacidad de corrección de las equivocaciones.
El kirchnerismo ha dado sobradas muestras de corregir en la acción sus errores. A veces lo ha hecho a tiempo, a veces tarde, a veces se ha encerrado en no tomar medidas que le significaron un hemorragia electoral, pero luego ha entendido y obrado en consecuencia. Esto es importante reconocerlo para plantear que se impone una solución drástica al problema de la energía domiciliaria pero también que hay un déficit de las áreas respectivas de control. Hay que tratar de enfriar un poco la mirada: es cierto que hay una ola de calor equiparable sólo a la de 1947, tan cierto como que da cosita que a esta altura de los acontecimientos salgan el jefe de gabinete o el ministro de Planificación a hacerse los cojudos con amenazas a las empresas distribuidoras que, la verdad, nadie toma en serio y que si llegaran transformarse en una quita de licencia no cambiarían en mucho el panorama que estamos padeciendo. Los cortes de luz no son novedad porque verano a verano vienen ocurriendo, sólo se necesitaba una ola de calor un poco más extensa para todo volara por el aire ¿No se lo pudo calcular? ¿No se puede hacer nada ante empresas que prefieren pagar multas antes que realizar inversiones porque les sale más barato? ¿De que sirven las inversiones realizadas para contar con más electricidad en términos mayoristas si luego las distribuidoras no hacen lo que les compete a efectos de optimizar el servicio?

martes, 24 de diciembre de 2013

¿Para esto renunciaste, Chacho?


La pregunta en realidad debe ser ¿Para esto hiciste la Alianza? ¿Para perder una interna abierta que se sabía de antemano que se perdía, para ser minoría de un gobierno que por ende sería más de lo mismo y huir en el 12, con la cara en alto y la responsabilidad política por el piso?
El honestismo es la fase superior de la antipolítica. Irrumpe cuando a un pueblo le han quitado esa herramienta vital para operar sobre su presente y su futuro. Una sociedad sin política está destinada a elegir Ceos que recurrirán a cualquier metodología con tal de llevar adelante el programa de los mercados, como sin ir más lejos coimear para sacar la “flexibilización” laboral, y ante esto no hay defensa, el honestismo es apenas un consuelo para almas puras que no incide en el curso de los acontecimientos y por ende termina operando como una suerte de complicidad por el absurdo. Chacho se fue y salvó su ropa, pero los argentinos que votaron a De la Rúa por él y las banderas del Frepaso quedaron engrampados hasta las manos y padeciendo un gobierno que el vicepresidente había convocado a votar.

lunes, 23 de diciembre de 2013

La pirotecnia y mi hijo


Hace un año sufríamos el golpe más duro que nos podía dar la vida, encontrar a nuestro hijo con el 35 % de su cuerpo quemado. Pasamos 22 eternos días en el Hospital de Quemados (un aplauso para su personal) viviendo escenas que jamás olvidaremos y oyendo frases estremecedoras como cuando un doctor, para graficarme el estado de indefensión de Juan ante las infecciones, me dijo “para que te des una idea, es como una casa sin ventanas”… Ah, dije y me puse a caminar por los pasillos con esa imagen torturándome. O como cuando el domingo 30 de diciembre hubo que esperar larguísimas horas para conseguir un anestesista y realizarle una limpieza en el quirófano que fue vital para frenar infecciones. En los primeros momentos, el problema del quemado, cuando tiene una proporción importante afectada, es la baja de defensas por la ausencia de piel, si, de piel, de esa “pavada” que llamamos piel. El proceso de epitelización viene solo y generalmente la piel se reconstituye, pero al comienzo la lucha es francamente desigual ante los bichos. Por eso la fiebre altísima pero hasta ahí, sin dejar que rompa ciertas barreras, por eso una madrugada estuve poniéndole paños húmedos hasta pasadas las cuatro.
Pero lo peor era la angustia que me generaba el sentir que Juan no se merecía eso, bah, que nadie lo merece. Nadie merece esa tortura por la estupidez de la pirotecnia.
Mi hijo hoy está muy bien, sólo sigue usando guantes y prendas especiales para que se le vaya reconstituyendo la piel y luego deberá pasar por plástica para “retocar” aquellas áreas que no hayan quedado bien en el proceso natural. El tratamiento puede llegar a durar unos tres años (y en nuestro caso, creo que ese será, día más, día menos, su tiempo). Tuvo mucha suerte por no haber quedado con lesiones ni problemas motrices, sólo tiene que bancarse el calor por las prendas que usa, y que alguna gente lo mire sorprendida a verle los guantes o los tubos que usa en los brazos. En el mar deberá usar sí o sí protección solar tipo bebé y por supuesto ni arrimarse a la playa al mediodía.
Esto se los cuento para que extremen los cuidados. En nuestro caso lo hicimos siempre, y cada fin de año iba yo con él a tirar cuetes y le daba todas las indicaciones necesarias para evitar accidentes, pero no alcanzó. Con 14 años recién cumplidos la desgracia lo esperaba agazapada y eso me hizo pensar en la cantidad de veces que safé en mi infancia y adolescencia por haber tenido la suerte de criarme en áboles y techos, como se crían los chicos de pueblos pequeños, donde pareciera que todo está a disposición de sus travesuras. Bueno, el accidente de Juan me hizo revisar uno a uno esos momentos donde pude haber padecido algo grave, como sin ir más lejos esa vez que, jugando al poliladron con las gomeras (nos tirábamos al cuerpo) en las máquinas a vapor arrumbadas en una vía muerte de la estación de Tres Lomas, en un momento me asomo por la ventanilla del maquinista y Pablo Balbín me estampó un balinazo sublime sólo dos centímetros bajo el ojo izquierdo…
Lo de Juan fue más sencillo, más inocente: Un amigo que tira un cuete a una lata con un recipiente inflamable, otro que la patea, un fogonazo y una llamarada que toma su remera. Pero bueno, si no hubiesen andado boludeando a la siesta con los cuetes, quizá no pasaba nada.
Somos uno de los pocos países que año a año quema millones de pesos en pirotecnia. Entre nuestras particularidades tenemos la de disputar por ver quién tira la bomba más grande de la cuadra, si hasta hay vecinos famosos por la que gastan en pirotecnia. La cañita voladora es como la prolongación del pene en cierta cultura del macho argentino…
Pensálo.
Y que pases las fiestas con toda la Felicidad que te merecés.

El Vermucito del domingo (22-12-2013)

viernes, 20 de diciembre de 2013

El debate sobre Milani


¿Las acusaciones sobre el Teniente General Milani son más o menos graves que las que se formularon en su momento contra el Papa Francisco?

¿Porqué muchos sectores que en el caso de Bergoglio desestimaron las acusaciones ahora le dan tanto crédito a las que pesan sobre Milani?

La nota completa, acá

lunes, 16 de diciembre de 2013

En busca del Ceo...



Antes de las elecciones la consigna de la oposición más radicalizada era “O cambia o se va”, ahora, a caballito de los reclamos de los estatales de todas las provincias, vuelven a las andadas un ramillete de sectores y dirigentes que coinciden en algo: el deseo de que todo se pudra. Por ahí anduvo Eduardo Duhalde, autotitulado “piloto de tormentas”, proponiendo desde el diario La Nacion a Roberto lavagna como ministro de economía, que desde Infobae declinó la oferta…

Ahí anda también Hugo Moyano cual molusco parduzco en el poema sinfónico “Teresa y el oso” de Les Luthiers (He perdido mi caparazón ¿no lo vieron?) echando kerosene en cada chispa a ver qué pasa…

Estamos ante una ofensiva donde se combina el interés legítimo de los trabajadores por ampliar su participación en el reparto de la torta con un juego estratégico de ciertos sectores que están al acecho para aumentar su tajada, porque lo que hay que decir es que siempre que las variables se desbocaron los que salieron ganando jamás fueron los trabajadores y las clases populares sino las minorías poderosas y los grupos económicos. Siempre luego de las grandes crisis, cuando se dispersaron las humaredas, nos encontramos que así como quien no quiere la cosa, así como al descuido, las grandes corporaciones y los sectores minoritarios que detentan el poder económico fueron los que se llevaron la mejor parte y aumentaron sus ganancias y su poder de influencia para seguir condicionando a sucesivos gobiernos.

Contrariamente al imaginario de cierto catastrofismo infantilista, el caos siempre es funcional a los grupos económicos. Entenderlo será un gran paso adelante para los trabajadores y los sectores populares. Esto no significa dejar de reclamar ni mucho menos, sino evitar caer en la trampa.

jueves, 12 de diciembre de 2013

¿Vamos a una democracia tutelada por los comisarios?



La policía emitió un mensaje envenenado a los poderes políticos provinciales y al nacional que dice muy escuetamente:

“Mirá lo que te espera si no arreglás con nosotros”

De buenas a primeras afloró un poder con una capacidad de daño que aunque se la sospechara, quizá no estaba del todo dimensionada. Años de esconder la mugre bajo la alfombra y de arreglos tácticos a niveles regionales y hasta locales con el comisario de la vuelta y/o el jefe de la departamental sin una política en la materia explotó y las consecuencias son imprevisibles.

De momento habrá que ver cómo se juntan los recursos para solventar los pedidos que con toda lógica vendrán de los estatales a lo largo y ancho del país ¿Sabrá capitalizar esta demanda el gobierno nacional para apoyarse en los reclamos de los trabajadores y tocar en todos los lugares donde haya que tocar como único recurso para satisfacer tanto reclamo?


miércoles, 11 de diciembre de 2013

Estamos hasta las manos



Aldo Jarma me cuenta que en Tucumán, luego de lo observado en estos días, lo más complicado será reconstruir un discurso de inclusión social, de convivencia entre los sectores medios y los pobres. Esto se transforma en lo más complejo que la sociedad argentina tiene por delante. Hay puntos de contacto entre este post de Aldo y este otro tan comentado de Pablo Seman y es la revelación de que la brecha que separa al pibito de la moto y al comerciante armado se profundizó en la última semana. Pero ojo que la brecha estaba desde antes -si pasamos por alto ese detalle estamos fritos- y el desafío es achicarla hasta que desaparezca, para que no pase que al escuchar: “Se perdieron 560 millones de pesos” alguno pueda pensar que, depende como se lo mire, en realidad se trató de una transferencia de recursos de un sector de la sociedad a otro, sólo que por otros medios…

Hay una noción de “orden” que en estos días se hizo trizas porque las policías provinciales se encargaron de demostrar que son el garante para que haya de cierta “paz social”, puesto que así como controlan que el pobrerío no avance sobre el asfalto también pueden disponer lo contrario. Se observa, además, que la relación viscosa de los gobiernos con sus fuerzas de seguridad parece haber sido violentada por los uniformados y ello preanuncia serios nubarrones a futuro.

Nada más peligroso que gobiernos provinciales extorsionados por sus respectivas policías.

martes, 10 de diciembre de 2013

La bomba de tiempo que estalló en Tucumán



"... Se privilegia cantidad sobre calidad, y la ausencia de profesionalismo de esas fuerzas generalmente termina teniendo nula o escasa influencia sobre la inseguridad ciudadana. Peor aún: generalmente ese incremento de cantidad de efectivos va de la mano con sueldos bajos, dejando el campo libre no sólo a futuros planteos salariales sino también a las "tentaciones" de corrupción, muchas veces institucionalizadas en determinados "nichos".
Salvo contadas excepciones, ese panorama en las fuerzas de seguridad es padecido hoy por casi todos los presidentes y gobernadores de américa latina.
Y configura, creo, una bomba de tiempo. Alguna vez Luis D'elia señaló en los estudios de TN: "el grupo Clarín es la pistola en la cabeza de la democracia argentina". Y era cierto. Pero no dejaba de ser una "metáfora" porque, que yo sepa, ni Bonelli ni Lanata andan con pistolas por la calle. No es necesario que abunde acerca de dónde están las pistolas...
Y la prefectura es el "kinder garden" al lado de la bonaerense, por ejemplo.
Alguna vez, me parece, habrá que privilegiar la profesionalización de las fuerzas de seguridad por sobre el tradicional criterio cuantitativo que, además de demostrar su ineficacia, deja a disposición una mano de obra que siempre estará predispuesta a las intentonas desestabilizadoras de gobiernos populares" 

"La mejor forma de dañar a De la Sota era ayudarlo"

lunes, 9 de diciembre de 2013

De la Sota lo hizo



Como en esas películas de acción donde el malvado, al ver que irremediablemente caerá al vacío se aferra a la pierna del muchachito bueno para que al menos caigan ambos, el gobernador de Córdoba logró arrastrar en su caída a la noción de orden imperante, con consecuencias que nadie puede mensurar. El mensaje mediterráneo para el resto del país fue “Si hacemos quilombo algo conseguimos” y eso impactó -como no podía ser de otra manera- en otras policías, cayó como una bomba en el mundo del empleo estatal y también fue un mensaje que abajo, en el mundo de la exclusión hizo sentir que se puede conseguir algo a los empujones.

Afloraron las connivencias entre las policías y el hampa orquestando algunas incursiones de saqueos temerarias, los medios y periodistas francamente opositores empezaron a agigantar cualquier rumor o cadena de twits no chequeada (el sábado por la tarde en Twitter parecía que se estaba saqueando a todo Liniers cuando en rigor no pasó nada) y la sensación es que la situación social se está saliendo de madre.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Sobre el post de Contradicto



Es muy buena esta mirada de Contradicto sobre el “halconeo” del gobierno respecto a Córdoba, pero me deja pensando si siempre se puede elegir la mejor jugada, si es lo mismo el vínculo con una provincia y un gobernador que permanentemente se corta solo y no mantiene un piso básico de responsabilidad política. Quiero decir que, a veces, la reacción de una parte está íntimamente ligada a la otra. Que, por ejemplo, de suceder algo similar en Entre Ríos o Buenos Aires, la reacción propia de esos gobernadores hubiera sido diametralmente opuesta al modus operandi del cordobesismo. De hecho, la reacción que tuvo el gobierno nacional ante el atentado que sufrió Bonfatti fue instantáneo y acorde a lo que mandan los libros.

Repito que me gusta el espíritu anti motosierra del post de este amigo. De hecho lo reclamo constantemente, pero en política también juega el otro y eso hay que contemplarlo, si hasta el propio Luis Juez reconoció que a las 22:30 del martes lo llamó a Berni y fue atendido.

A veces el adversario te arrastra a su juego y no lográs zafar.

domingo, 1 de diciembre de 2013

El Vermucito


Gran columna de Arnaldo Bocco; notón con Jorge Taiana que no descarta la posibilidad de dos bloques K en la legislatura porteña; un debate simpático con Laura, de las Divas de Diván y gran rosca con el Inye y Pablo Ibañez, el conurbanólogo de ámbito financiero.

Todo esto mucho más, acá 


Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene