domingo, 31 de enero de 2016

sábado, 30 de enero de 2016

Horacio González escribe sobre la nota de Daniel Santoro


Naturaleza y peronismo: una respuesta a Daniel Santoro
Por Horacio González
Publicado originalmente en Agencia Paco Urondo
La estima profunda que tengo por Daniel Santoro y su obra, me inspira esta breve respuesta a su escrito, que me pareció de gran interés. Concuerdo con la descripción que hace de una de las “pinzas”, la del naturalismo contra el simbolismo. En efecto, se produce en todo el país una acción que plancha la historia, la memoria y aspectos fundamentales de la vida social. Como no hay pensamiento político sin acciones simbólicas (artísticas, lingüísticas, poéticas, etc.), podemos decir que el país en su conjunto corre un riesgo no enteramente percibido hasta hoy, cual es de quedarse pasivo ante la brutal conminación, nunca hecha de este modo antes, para sacar la rugosidad histórica que tiene todo lo que hacemos como ciudadanos, y como seres humanos.
No obstante, no concuerdo tanto con el análisis que hace Daniel de la otra “pinza”, la que querría “deshuesar” el kirchnerismo de su osatura peronista. Debido a eso, dice nuestro amigo, la actividad de ciertos compañeros renuentes al “conurbano” desearían (“soñando el sueño del enemigo”) convertir el kirchnerismo en un simple y laxo progresismo –da el ejemplo del PI- debilitando la fuerza encargada de impedir aquel desguace tan bien señalado que está produciendo el macrismo. Como Daniel llama “metafísica” a esta otra pinza, eso nos permitiría pasar por alto la pregunta sobre quién la maneja. Pero no creo que sea una pregunta que se responda, por la vía metafísica, mejor que por la vía política. No puede ser que “nadie” la maneje o que se maneje “sola”. Conociendo bien la extraordinaria obra plástica de Daniel, diría que dentro de su obra, esto sería posible. ¿Pero lo es dentro del mundo político? No lo creo. Entonces hay que responder a esa difícil pregunta, y la respuesta sería que serían los desnutridos progresistas los que quieren extirparse a sí mismos del alimento peronista, llamando entonces kirchenrismo a lo que quede luego de esa operación quirúrgica, gastronómica o antropofágica.
En el escrito de Daniel yace la misma dificultad que él resume con tanta facilidad en ese supuesto intento de quienes no tienen el gusto de conurbano y sí el placer de los parques más cercanos a sus domicilios. Ese es un prejuicio que también actúa como pinza, Daniel, tu propia pinza. En tu escrito decís primero el “peronismo y luego el kirchnerismo”. Allí hay una secuencia temporal. Luego decís “el sistema kirchnero-peronista”, convirtiendo aquella primera secuencia en un sistema. Y después, la pinza metafísica de desmontaje actuaría “sobre el núcleo peronista que estructura el kirchnerismo”. O sea, el kirchnerismo es un agregado al núcleo estructurante peronista, lo que ya es mucho menos que un sistema, y ni siquiera una secuencia, sino un ornato más o menos frágil que vino después.
Es cierto que en una simultánea mala explicación de los tiempos vividos, algunos querrían extirpar el peronismo del kirchnerismo y otros el kirchnerismo del peronismo. Ninguna de esas dos maneras de pensar me parecen adecuadas, y de una u otra forma caemos en el síndrome del “PI” o en el síndrome de “PJ”. El PI tan solo existe, como dirías vos, en la memorabilia argentina, y los macristas no harán un billete con el rostro de Oscar Alende, que ni saben que existió, con lo cual se pierden un billete con un “Bisonte” de la naturaleza prístina. El PJ, en cambio, sabemos que está en plena ebullición. Para que sea válido el “sistema” que proponés no deshacer, no creo que haya que desconfiar de las asambleas en las plazas y tantos otras formas de iniciativas autonomistas, cada vez más necesarias. Tienen ellas otro síntoma, un frentismo social imprescindible, que no anula ninguna memoria ni a los partidos existentes, cuáles sean. Es un llamado a rediscutir todas las identidades sociales y populares, sin portar pinza alguna. En cambio, en tu escrito se sobreentiende que los que empuñan ese indelicado instrumento son los “kirchneristas”, extraviados en otro tipo de naturalismo. Creo que no me equivoco al decir que tus críticas se dirigen hacia allí. ¿Pero porqué no se examina mejor para el lado de lo que llamás los “restos óseos” del peronismo? Si esos restos del Banquete, recordando a Marechal, se nos ofrecen a la vista, no sería precisamente por la abundancia de oportunidades que hubo en el inmediato pasado para revisar el peronismo y sus formaciones políticas actuales. Yo ahí tijeretearía bastante. En fin, no tengo muchas divergencias con tu escrito, muy bueno por otra parte en cuando a una meditación sobre el “arte escópico” y la política. Pero queda flotando en el aire que hay un peronismo sustancial al que no hay que tocarle nada, del cual ni siquiera podría surgir otra vez un kirchnerismo o algo que se parezca, que por supuesto, también exige balances más rigurosos. Bueno: te invito a la próxima plaza; vamos juntos. Este tema no se puede dejar sin discutir más profundamente.

No tienen registro de las consecuencias


Hay una pregunta que me atormenta, porque por más que busque evitarla reaparece y es si el gobierno de Macri tiene registro de las consecuencias que puede ocasionar la aplicación de esta política tan agresiva para los intereses de la mayoría de la sociedad. Lo que atormenta es no encontrar una respuesta más satisfactoria que la que surge al toque, y es que no, que no tienen la más pálida idea de lo que están generando y que están siendo presas de un rebote “Sí Mauricio” envenenado, que los escinde de la realidad cotidiana.
Generalmente uno espera que el adversario realizará la mejor jugada, pero nada indique que eso esté sucediendo. Macri avanza sobre las facultades del parlamento creyendo que con eso genera autoridad cuando en rigor no hace más que demostrar una debilidad que aterra, porque en marzo el congreso comenzará a funcionar y ahí ya no podrá evitar, primero, padecer las consecuencias de ser minoría y, segundo, demostrar cuánto le costará armar quórum para legitimar una serie de medidas impresentables. Genera, además, las condiciones para que el peronismo se abroquele, como sin ir más lejos con la torpeza con que modificó la coparticipación federal.
Por el lado de los grandes trazos económicos, los casi dos meses de gestión arrojan un resultado pobrísimo: Ni los buitres, como tampoco el campo, le jugaron una buena. Los exportadores liquidaron sólo la mitad de lo prometido, los buitres les muestran las garras y el equipo económico sólo pudo ayer mostrar como un éxito el haber juntado deuda por 5 mil millones de dólares. Nada en comparación con lo prometido. Han transferido tremendas ganancias a los grupos económicos y para el pueblo sólo aumentos fenomenales en los alimentos, en luz, y se viene el resto (expensas, prepagas, colegios privados, gas, nafta, etc) despidos a granel y persecución política como a Milagro Sala. La pregunta del millón es con qué piensan aguantar el cimbronazo cuando pase el verano y empiecen a sentirse fuertemente las consecuencias del ajuste despiadado, que como corresponde, también empezará a horadar su propia playa electoral ¿Cómo contener a miles de despedidos, que tienen motivos mucho más urgentes que los de la clase media acomodada que hegemonizó el cacerolismo contra Cristina? ¿Cómo harán para frenar la presión de las bases sindicales si persisten en negociar paritarias en torno al 25 %? ¿Cómo vana correr a los movimientos sociales de la calle? ¿De qué se va a disfrazar Vidal si no accede a la demanda de los sindicatos docentes en la PBA? Estamos corriendo un serio riesgo de que las clases no empiecen por un largo tiempo ¿Qué respuesta tienen ante esto?
En estos días pareciera que el país vive la fiesta de los CEOS y los grandes empresarios y que encriptando a través de los medios las protestas crecientes se soluciona todo. Pareciera que evalúan de una manera muy precaria el piso que dejó el kirchnerismo y además que creen que la sociedad está dispuesta a perder poder adquisitivo, empleo y demás conquistas conseguidas en la década que pasó. Parece que no reparan en que ganaron por 2 puntos, no con una diferencia abismal, o que llegaron a Casa Rosada luego de una hecatombe que se llevó puesto al gobierno anterior. Asumieron al día siguiente de un acto que reventó la Plaza de Mayo y triunfaron por una diferencia tan ajustada por la que tendrían que agradecerle al FPV el compromiso democrático por no haber judicializado un resultado tan estrecho, porque ¿Alguien se imagina lo que hubiera sucedido en el país si el FPV hubiera triunfado con una luz tan pequeña? Quizá todo esto los ha llevado a mirar la realidad de una manera muy lateral y a creer que pueden hacer cualquier cosa, que el pueblo se quedará en el molde.
La verdad es que no tienen registro y que cada día que pasa se pone más difícil visualizar un futuro no traumático en el mediano plazo.

viernes, 29 de enero de 2016

A propósito de la nota de Daniel Santoro


Escribe Teodoro Boot
Si se me permite y sin ser convidado, hay en todo este debate bastante representativo de una discusión tan generalizado como muchas veces, sorda, un equívoco muy serio y especulaciones demasiado aventuradas.
En lo personal, coincido con Santoro en el riesgo que siempre ha implicado y en el daño que ha producido cualquier intento de diferenciar kirchnerismo de peronismo y/o peronismo de kirchnerismo, que tiene fogoneros de distinta naturaleza, orientación e intereses. Si fuéramos a las fuentes de una política nacional y popular, de liberación nacional y justicia social, evitaríamos los equívocos. Podríamos discutir y, más importante, analizar lo que ocurre y lo que podemos hacer, de otra manera, sin tonterías ni razonamientos en estilo barrabravas. Pero, evidentemente, hay conceptos e identidades que dificultan un debate productivo. Y hay también “formatos mentales” que lo entorpecen.
Por ejemplo y sólo como genéricos ejemplos, por debajo o por detrás o más allá de posicionamientos políticos, existen estructuras mentales. Algunas, estalinistas (tenidas por “ortodoxas”), otras organicistas o medievales a las que liviana y simplistamente suele tildarse de fascistas, y las hay populistas, nacionalistas o libertarias, insisto, independientemente de los posicionamientos políticos coyunturales de cada uno.
Pero además de las posiciones políticas y las estructuras de pensamiento, existen (y operan sobre la realidad) las identidades culturales.
De nuevo por ejemplo, al igual que Santoro y (aunque le pese y por más esfuerzos en contrario que haga) Horacio, tengo o sufro una identidad político-cultural muy definida y, a estas alturas, incurable: soy peronista.
Surge aquí una enorme e irresoluble complicación: ¿qué significa “ser peronista”?
Muchas cosas, me temo, y muchas cosas muy diferentes, como suele ocurrir más con las identidades culturales que con las políticas, que podrían ser siempre más específicas y programáticas. De ahí que el peronismo suele funcionar más como una identidad cultural y un ambiguo sistema de pensamiento que como identidad política, aunque, casualmente, esos diversos sistemas de identidad suelen terminar por superponerse.
Es muy obvio, y a los hechos es fácil remitirse, que hoy por hoy el peronismo es la identidad cultural básica del pueblo argentino. ¿De qué otro modo explicarse la compulsión afiliatoria al Partido Justicialista (¡al Partido Justicialista!) de tantos miles de argentinos que jamás se han planteado si son o no son peronistas, de tantos que tal vez hasta crean no serlo? ¿Por qué el ansia afiliatoria va hacia ese lado y no hacia ningún otro de los partidos constituyentes del Frente Para la Victoria? ¿Qué es lo que hace que los jóvenes integrantes de un partido diferenciado, como Nuevo Encuentro, canten la marcha peronista, supongo que ante la perplejidad de los dirigentes del partido? ¿Por qué la marcha peronista y no la internacional o bandera rosa, es nuestro símbolo de identidad?
¿Qué es lo que hace que muchos “kirchneristas” que se han quejado de que los peronistas cantamos la marcha en forma “agresiva”, luego del 2008 han empezado a cantarla con la misma agresividad?
¿Por qué siempre nos terminamos remitiendo a esa identidad básica?
Aclaremos, hoy básica: antes de 1943 hubo otras, que a lo largo de distintos momentos del tiempo se fueron desdibujando, lo que también podría llegar a ocurrir con la identidad “peronista”.
¿Es hoy el kirchnerismo una identidad cultural comparable al peronismo? ¿Podría incorporarlo y superarlo como el peronismo incorporó al yrigoyenismo, y el yrigoyenismo al roquismo? ¿Puede resolverse esto mediante la discusión o el juicio de uno o más intelectuales, pensadores o políticos? Se me hace que no, se me hace que el kirchnerismo podrá eventualmente perdurar (o no) como identidad político cultural que asimiló y superó al peronismo, no porque lo determine nadie en particular. Lo decidirán el pueblo y el paso del tiempo. Y si el kirchnerismo finalmente absorbe y reinterpreta al peronismo o desaparece como el mentado PI o el mucho más potente alfonsinismo ¿cuál sería el problema? ¿Qué importancia tendría cualquiera de las dos posibilidades? ¿Cuál es el sentido, de dónde surge esta manía por clasificar y etiquetar?
Nuestro trabajo no es ese, nuestro trabajo es (re)construir un movimiento nacional capaz de articular un frente nacional de liberación, lleve el nombre que lleve y conserve o invente la identidad que a las nuevas generaciones se le cante.
Pero a mi juicio, hay algo esencial: alguna vez el peronismo, o los peronistas, terminarán de comprender el enorme servicio que le prestó Kirchner: reconciliar al peronismo con los derechos humanos.
El peronismo en particular no violó los derechos humanos, aunque los crímenes de estado empezaron antes el golpe. Y el peronismo fue su principal víctima, sólo que los peronistas interpretamos ya al principio, lo que terminó siendo al conclusión: los asesinatos, torturas y desapariciones eran sólo medios para conseguir la entrega del país y el sometimiento de los trabajadores. Pero no le dimos bola a esos asesinatos, torturas y desapariciones en sí mismos, y ni siquiera advertimos cuán profundamente había afectado (al final) la percepción de una sociedad que, en principio, los había justificado. Sólo así puede entenderse que cuando el líder de un partido que proveyó a la dictadura de la mayoría de sus intendentes denunciara de convivencia con los militares a una dirigencia sindical que se pasó en cana la mayor parte de la dictadura, la mayoría de la gente le creyera
Néstor vino a resolver esto, vino a reconciliar al peronismo con los derechos humanos. Falta ahora el o los dirigentes, la generación de dirigentes, que pueda reconciliar al peronismo (o al kirchnerismo, si se quiere, o como mongopicho venga a llamarse) con los principios de la liberación nacional y la justicia social que se destruyeron en el menemismo, en un menemismo en el cual participó, ya sea en la práctica, ya en la estructura de pensamiento, la mayor parte de nuestra actual dirigencia política, sindical y cultural.
En mi opinión, de eso se trata la discusión. Lo demás, si peronismo, si kirchnerismo, es pura tontería.El tiempo dirá qué queda de cada cosa. Se trata solamente de no ser sectarios y de construir desde el pueblo y, obviamente, para el pueblo, que viene siendo el gran convidado de piedra de nuestras elucubraciones, comunicaciones y polémicas.
Y en todo caso, como alguna vez dijo Leopoldo Marechal: “La de Perón y Evita es una de las encarnaciones de la doctrina nacional. Hubo otras antes, y habrá otras después”

El empome: Ahora dan consejos para ahorrar electricidad


Si los mismos medios que durante el kirchnerismo magnificaban el mal humor por los aumentos de tarifas ahora te dan consejos para ahorrar energía, es que te están empomando mal.
Así funciona la cadena nacional de la gente linda, minuto a minuto a minuto, formateando tu percepción de la realidad con tanta sutileza que cuesta no caer en la trampa. Ya no hay cámaras mostrando señoras angustiadas porque no podrán pagar la luz, ahora sólo consejos para ahorrar. Al mismo tiempo desde el gobierno piden no consumir carne para enfrentar el aumento de la carne, generado por sus medidas económicas.


No se elimina la crisis desatada en el bolsillo popular por el tarifazo, simplemente no se lo transmite, no se lo filma, no se le da lugar mediático. Si la tele no te muestra personas reclamando es que no las habría… Todo lo contrario de cuando, ante un reclamo de un grupo no muy numeroso, se lo comunicaba casi como una pueblada.
Tampoco se cierra la grieta, simplemente se anula una de las partes, se la silencia, se la encripta. Así se construye la falaz noción de un “país normal” sin conflictos, donde ya no discutiría de política en la oficina o en la mesa familiar y los argentinos volverían a reencontrarse en la paz y la concordia que durante 10 años les quitó esa peste denominada kirchnerismo.

jueves, 28 de enero de 2016

El riesgo del PI


Es muy interesante este escrito de Daniel Santoro y más aún la mención hace del Partido Intransigente, en el que milité desde 1982 a 1992. Señalo este párrafo:

"Hay compañeros que sueñan el sueño del enemigo, el deseo que el kirchnerismo sea ese partido, un poco PI, un poco flácido y finamente purificado de la mugre peronista."

Quiero aportar al respecto mi propia experiencia: 

La idea madre del PI, que doctrinariamente se plasmó en el documento de la Convención Nacional de 1975 titulado "Aportes para el proyecto Nacional" partía de la base de que los dos movimientos populares del siglo pasado (Yrigoyenismo y peronismo) habían cumplido su etapa histórica y que por lo tanto se imponía un tercer movimiento que recogiera las mejores experiencias de ambas experiencias históricas. Por supuesto que esa lectura era absolutamente errónea puesto que el peronismo demostró que estaba más vivo que nunca. Pero además, lo grave de ese análisis del PI era su fuerte desliz elitista cuando planteaba la necesaria unión entre el ese partido y lo que denominaba "el pueblo peronista", entendiendo por tal a una masa de hombres y mujeres sin línea y sin conducción. La vieja noción del iluminado que le pone proyecto y conducción a la monada. Esto se puso de manifiesto con crueldad en 1987, cuando la renovación con Cafiero a la cabeza mostró la más plena disposición a incluir al partido en un frente electoral con vistas a ganar la provincia y en la Convención de Lanús triunfó el por entonces denominado "alternativismo", que se tradujo en el rechazo del frente con Cafiero y decretó el temprano fin del sentido histórico del PI. Cuando el "peronismo pueblo" vino con su dirigencia a proponerle caminar juntos, surgió el gorilismo que lo pudrió todo. Luego, hicimos el frente en 1989 pero ya eramos una expresión políticamente insignificante.

Estos dos groseros errores deben servirle de ejemplo a muchos para no caer en la tentación que muy bien señala Santoro. Creer que se puede construir un bloque de poder electoralmente triunfador moviendo los mismos 20 mil de plaza en plaza y no articular con el conjunto del peronismo lleva inexorablemente a una frepasización de un 20 % y eso es lo que denodadamente busca el macrismo. Si el peronismo no mantiene su unidad, las elecciones de 2017 serán un trámite para Cambiemos.

miércoles, 27 de enero de 2016

No es un exabrupto lo de Lopérfido


La discusión desatada por Lopérfido no es un exabrupto aislado sino parte de un sinceramiento estructural del abolengo reaccionario del macrismo. No habrá que extrañarse si surge algún planteo de amnistía para “cerrar las heridas del pasado” como tampoco que alguien le proponga al presidente volver a colocar los cuadros de Videla y Bignone que bajó Néstor Kirchner del colegio militar. Cambiemos es la restauración conservadora con todas las letras, por eso las medidas económicas que sólo favorecen a los grupos concentrados son acompañadas por un durísimo ajuste al consumo popular, con represión y detenciones a dirigentes sociales y una política de transferencia de recursos que premia a las provincias donde más votos recolectaron. No es para nada casual que el secretario de Derechos Humanos haya recibido primero a los grupos que reivindican el terrorismo de estado y que Macri no se digne recibir a los organismos y delegue el acto en su jefe de gabinete.
Se camuflaron con los ropajes de la república para llegar al estado y desplegar la política más reaccionaria que se haya padecido desde el 10 de diciembre de 1983. Y lo hacen con el auspicio militante del sistema de medios y el silencio de una porción nada desdeñable de la sociedad que está viendo cómo día a día el voto se le vuelve un drama amargo y cada vez más difícil de soportar. Febrero comienza con una tarifazo de más del 300 % en la energía eléctrica y es sólo el comienzo del jamón del medio del ajuste. El slogan “pobreza cero” de Macri es el “Salariazo” de Menem. Comienza a advertirse en toda su dimensión la diferencia entre un gobierno que privilegiaba los números de la gente y éste que sólo valora los de los grupos concentrados y estamos recién a finales de enero… No hay que ser un genio para avizorar el escenario que nos deparará marzo, cuando vuelva la rutina, cuando la cuota del cole aumente, lo mismo que la prepaga, la telefonía celular y prender la luz sea un acto de valentía.
Nos quedamos cortos con la denominada “campaña del miedo”. No pensamos que serían tan pero tan salvajes. En una de esas olvidamos lo que son, en una de esas, tantos años de kirchnerismo nos hicieron relativizar el modus operandi de la derecha reaccionaria. Lo importante es que no quedemos como la excepción, que los años del kirchnerismo no sean relatados como una suerte de fiesta de consumo irresponsable sino que se instalen como referencia de que otro tipo de sociedad es posible y lo pudimos comprobar.
Tarde o temprano las condiciones políticas empeorarán y ahí tendrá respuesta la pregunta de Broda sobre si “el ajuste lo haremos planeado o a los golpes”. La verdad es que lo que se puede vislumbrar son oscuros nubarrones en el futuro democrático del país, salvo que la mayoría de la sociedad esté dispuesta a perder calidad de vida, empleo y salario, viendo cómo al mismo tiempo los pocos de arriba se la vuelven a llevar en pala como antes.

La forma en que te dicen lo que pasa explica cuánto te están subestimando


Llevamos ya casi dos meses de ejercicio del nuevo gobierno y, cosa rara, todavía no han aparecido los “ultramacristas”. Raro ¿no?. Tampoco hay funcionarios o diputados “polémicos”, parece que todo eso se lo llevó consigo Cristina. El ultrismo es patrimonio del kirchnerismo. La república de Macri sería tolerante y no cometería excesos, aunque te nombre dos jueces de la corte por decreto y por esa vía modifique la coparticipación federal a favor de la CABA y anule leyes votadas por el parlamento.
La forma en que te dicen lo que pasa explica cuánto te están subestimando, así de simple. En 40 días, Mauricio Macri ha tenido actos de gobierno de un nivel de autoritarismo asombroso pero la prensa que lo cobija los presenta como meras acciones reparadoras por parte de un gobierno que viene a restaurar la república. Por eso, lo que hay que tener más claro que nunca es qué tipo de restauración se está gestando y cuánto tiene que ver con eso que entendemos como república. Desde ya digamos que nada, para no confundir las cosas. No es un proceder republicano pretender incorporar dos jueces de la corte suprema por DNU, para no abundar en el resto de las atrocidades que se han perpetrado en estos días.
Un gobierno autoritario, con presos políticos, que reprime a trabajadores que reclaman por sus fuentes de trabajo es contado desde el sistema de medios como un equipo de hombres y mujeres de buen pasar que cual liga de madres de familia se han hecho cargo del manejo del estado sólo para obrar por el bien común. De nuevo: La forma en que te dicen lo que pasa explica cuánto te están subestimando. Está en vos decidir hasta cuándo te hacés el boludo.

martes, 26 de enero de 2016

Ferraresi “Urtubey tiene ganas de pasarse al Frente Renovador”


Muy picante estuvo el intendente de Avellaneda en el reportaje que le realizó Daniel Tognetti en Radio Del Plata. Algunos extractos de sus dichos
“Es necesario que haya reuniones pero también es necesario empezar a tener posiciones respecto al gobierno de Macri y cuál es el rol que nos toca a nosotros”
“El liderazgo lo tiene Cristina y esa es una base fundamental para la construcción”
“Hay fotos de unidad, y no estamos todos juntos, porque si uno piensa que lo de Milagro Sala tiene un justificativo es porque no tiene nada que ver con la militancia social y con los que realmente pusieron en pellejo en este tiempo, porque, además, después vienen por nosotros”
Ante la pregunta de si votaría a Urtubey como presidente del partido, el intendente de Avellaneda fue muy contundente:
“De ninguna manera, aparte tiene Urtubey tiene muchas ganas de pasarse al Frente Renovador, que no tiene nada que ver con las bases filosóficas del peronismo ni con el futuro y el futuro es una cantidad de militantes jóvenes que tienen cuatro fotos en sus remeras: la del Che, la de Evita, la de Néstor y la de Cristina. No me imagino a nadie en los próximos años con la cara de Urtubey en una remera, ola de Massa o Macri”
Aquí el audio completo de la nota

lunes, 25 de enero de 2016

Reportaje a Axel Kicillof


Entre los conceptos importantes que nos dejó Axel Kicillof en la nota que le realizamos ayer en El Vermucito se destaca su análisis de las motivaciones por las qué Macri aumentó la coparticipación de la CABA. Transcribo:
“Cuando me pongo a investigar por qué le transfiere casi 20 mil millones de pesos a la CABA, en parte puede ser porque también le transfirió la Policía, pero el resto justo coincide, miren que casualidad, con los vencimientos de deuda externa que tiene el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, debido a la política de sobre endeudamiento que llevó adelante Mauricio Macri en los dos períodos en que fue Jefe de Gobierno. Entonces ¿Qué veo yo? Miren el movimiento cuando uno no ve sólo la foto sino la película: La foto es que le da a la ciudad de Buenos Aires en detrimento de todas las demás provincias, ahora, cuando uno mira el número dice: No, lo que está haciendo es que la deuda que Mauricio Macri tomó en la ciudad de Buenos Aires se pague con recursos de todas las provincias. Es muy perverso. No es un beneficio para los habitantes de la ciudad, sino que es una transferencia a los bancos”
El resto del programa, con notas a Jorge Taiana y León Arslanián, se puede escuchar acá

sábado, 23 de enero de 2016

Jorge Barracchia, a 5 años de su muerte


El 20 de enero se cumplieron 5 años del fallecimiento de Jorge Barracchia, inntendente histórico de la ciudad de Trenque Lauquen, a quien la parca lo encontró subiendo a su auto al mediodía de un día de enero, yendo seguramente a almorzar para luego de una siestita volver a la intendencia. Murió en enero y en funciones, no de vacaciones en la costa…
El video estremece al mostrar la despedida que le brindó su pueblo, ese que lo sentó al mando de la comuna cinco veces,,,
La obra de Jorge Barracchia es la demostración de cuánto se puede hacer en un municipio cuando se tiene voluntad y convencimiento de que siempre está primero el interés del pueblo. Lo que sigue es el post que escribí aquella tarde, al enterarme de su muerte.

Chau gordo
Se nos fue el único caso de un tipo que hizo kirchnerismo mucho antes de que Néstor llegara al gobierno.
Los amigos de Diario Nep escriben que se fue la figura política más importante de la historia de Trenque Lauquen y creo que se quedan cortos, porque voy escribir como tipo de la zona, de Tres Lomas. Voy a escribir tratando de transmitir lo que sentíamos por el gordo: Respeto y admiración. Respeto y admiración porque el tipo nos demostró que no hay necesidad de ser careta, respeto y admiración porque nos demostró que se pueden inventar futuros, planes, obras, que nada está vedado, nada está predeterminado. En ese sentido el gordo fue lo más parecido a Néstor Kirchner y hasta me animaría a decir que fue quien mejor lo entendió y representó justo en una ciudad próspera como Trenque Lauquen, la oronda “Capital del Oeste bonaerense”.
Sacado, zafado, arrebatado y gritón. Lo conocí como ajedrecista con no muchas luces pero una garra sin igual. Había que matarlo para que se rindiera, nunca daba una partida por perdida. Luego, con los años, ese médico con el que nos encontrábamos para jugar torneros zonales de Ajedrez semi rápido en Santa Rosa, Gral. Pico, Pehuajó o cualquier otra ciudad de la región, se transformó en intendente por la UCR. Cumplió tres mandatos y al cuarto tuvo que retirarse por problemas precisamente cardíacos. Cuando vino la ola K el gordo volvió con todos los hierros y ya afuera del radicalismo, encaró otra elección y la ganó y fue quien en el verano del 2009 lanzó la idea de candidatearse como primer candidato a concejal para plebiscitar su gobierno, argumentando que si perdía dejaba la intendencia.
barrachia-el-gordo-vive
Pero el gordo era kirchnerista antes de Kirchner, mirá cómo te la mando. Es que el tipo no concebía el poder si no era para transformar, para hacer cosas nuevas, por eso entendió a Néstor de una y se arrimó a la movida que arrancó en 2003.
Trenque Lauquen instituyó un sistema de tratamiento de recolección de residuos que ya en 1998 ¡1998! era un modelo a seguir para todo el país. Ya en esos años, el municipio comenzó, por ejemplo, a presentarse en licitaciones para obras públicas n otros distritos y muchas las ganaba, generando así recursos para el distrito y favoreciendo también las finanzas de las comunas donde realizaba trabajos a precios más baratos que los de las empresas privadas. Armó un gran laboratorio de medicamentos en el hospital local y bueno, una infinidad de obras. Cualquiera que haya conocido Trenque Lauquen antes del gordo y lo haya visto en los últimos años puede dar fe de todo lo que estoy diciendo. Antes, las ciudades de las ruta 5 eran más o menos parecidas en todo, Trenque Lauquen con Barracchia les sacó varios cuerpos de ventaja a varias.
Enfrentó la prepotencia de la Sociedad Rural local en todo momento. Mientras otros intendentes de la región se hacían los boludos o directamente se alineaban con la Mesa de Enlace, en pleno 2008 el gordo salió a cantarles las cuarenta, a espetarles todas las verdades en la jeta.
ternero
La obra de Barracchia deberá ser compilada y estudiada junto a la de Néstor Kirchner porque es la demostración a escala municipal de cuántas posibilidades de desarrollo hay si existe voluntad y convicción.
Trenque Lauquen hoy llora a su jefe indómito y es en estos momentos donde se empequeñecen los tilingos, los medio pelo, los que por lo bajo celebran que por fin se sacaron de encima a un tipo molesto.
Y te lloramos todos, gordo, porque sos de esa estirpe de los pocos, de los que escasean, de los que no tienen repuesto. Ya no podré preguntarle cada dos o tres meses a Diego por vos, para saber si seguís o te retirás definitivamente. Qué cosa, hace muy poco, así como al pasar leí que estabas planeando candidatearte para un nuevo mandato…El corazón no te bancó tanto ahínco y se destrozó en mil pedazos. No es casual que al igual que el flaco te haya frenado el corazón. Pensándolo bien no es un desatino, no es una rareza que sea el corazón el que desencadenó vuestras muertes. Pareciera un mensaje, un simbolismo, que ambos dirigentes con tanto pero tanto amor por su pueblo finalmente encuentren la muerte en un infarto.
Pero estas cosas no son en vano, gordo. Tipos como vos no pasan al pedo por la vida y todo lo que hicieron queda guardado en la memoria del pueblo que luego, de a poquito irá devolviendo tantas enseñanzas.
Canta Joan Baez en esta tarde porteña y es una locura pensar en ir a Trenque Lauquen, pero sabelo, enterate. que alguien que le escapa a los velorios como el culo a la jeringa hoy evaluó la posibilidad de ir a sumarse a ese cortejo que seguro será inolvidable donde tu amada ciudad te despedirá con los honores y sentimientos con los que sólo se despide a los grandes.
Qué pena, gordo ¡La puta madre!
————————
En 1987 ganó por 12 votos
En 1991 sacó el 54 %
En 1995 sacó el 63 %
En 1999 sacó el 74 %
Luego de retirarse a mitad del mandato por problemas de salud regresó en 2007 obteniendo por el FPV el 54 % de los votos

martes, 19 de enero de 2016

Hablemos de patoterismo


Unos pocos años atrás los argentinos vimos cómo se cortaban rutas, cómo se revisaba la carga de los camiones que circulaban, cómo murió un paciente que era trasladado por una ambulancia a la que se le impidió circular, pero claro, la patotera es Milagro Sala…
Aquellos pesados no fueron vistos como apretadores por la cadena nacional de la gente linda. Eran “productores”, sufridos labriegos de la patria que no hacían otra cosa que impedir la libre circulación por la rutas para manifestar su desacuerdo con la resolución 125 ideada por el actual embajador en los Estados Unidos, Martín Losteau. En la foto que ilustra el post vemos a Hugo Biolcatti, por entonces presidente de la Sociedad Rural Argentina, reclamando de manera bastante destemplada en la legislatura bonaerense, cuando en 2012 se decidió subirle apenitas los impuestos al sector agropecuario.
Hay una fracción de los argentinos que avala el apriete de los de arriba y es feroz con aquellos de abajo que reclaman. A los potentados se les permite todo, pero a los pobres se les exige el estricto cumplimiento de todas las normativas. El chacarero que protesta tiene derecho, el pobre está condenado a apretar los dientes. Es la misma Argentina que en estos días se hace la boluda ante el nombramiento de jueces de la corte suprema por decreto y la modificación de leyes, también por decretos de “necesidad y urgencia”. Son los estertores del “algo habrán hecho”, “los nietos del “con los militares estábamos mejor”. Son los que le exigen cumplimiento estricto de la Constitución al peronismo pero tienen un ancho de banda para comprender las excepciones cuando gobiernan los mercados que ni te cuento.
La justificación que exhiben del accionar del macrismo, al filo de legalidad democrática es la misma con la que sus abuelos apañaron el golpismo de antaño: la idea es que las medidas excepcionales son la condición necesaria para generar las bases de una democracia como la gente, sea un golpe de estado, sea gobernar por decreto. Todo esto tiene un nombre y es hegemonía, hegemonía político-ideológica de las clases dominantes que convence a una porción de la clase media y los sectores asalariados de que su proyecto es el único que puede garantizarles porvenir.
No hay batalla cultural que tenga sentido si no se despliega en ese territorio.

domingo, 17 de enero de 2016

No se entiende tanta torpeza


El manual indica que con un peronismo aturdido y sin cajas para solventar buena parte de su estructura, lo correcto es operar con la sutileza de la chequera buscando agrietarlo todo lo posible ya que la contradicción entre los que gobiernan territorio y quienes sólo responden “al proyecto” está latente y pronta a estallar, con las consecuencias parlamentarias que tal detonación puede tener a favor de un gobierno nacional que puede mejorar su relación de fuerzas en el congreso sólo en la medida en que se subdibidan los bloques del FPV. El manual recomienda más palacio que nunca, pero el macrismo y sus aliados empiezan muy temprano a contradecirlo: Nada unifica más a una fuerza opositora con la historia y raigambre del peronismo y su entorno que la agudización de las contradicciones en la calle, deteniendo dirigentes sociales como Milagro Salas y reprimiendo con ferocidad a trabajadores despedidos.
Si en pleno enero la tensión llega a estos niveles, el clima de marzo, cuando hayan pasado las vacaciones y vengan los aumentos en todos los rubros, estará muy cerca de lo irrespirable. ¿Qué perspectiva tiene el ciudadano de a pie que votó el cambio, además de su marcada pérdida de poder adquisitivo? ¿Ver cómo el gobierno reparte palos para garantizar la transferencia de recursos a los grupos económicos? ¿Cuánto dura esa escena?
Es imposible gobernar con los movimientos sociales y las clases medias kirchnerizadas en la calle mientras en los gremios apretan los dientes pues los dirigentes ya no pueden contener la presión de las bases. Esto lo sabe cualquiera, menos el gobierno de los Ceos, parece.
Promediando el año pasado, Miguel Angel Broda se preguntó si el ajuste lo harían “planeado o a los golpes”. Todo indica que lo harán a los golpes. La pregunta es con qué espalda política podrán sostener una política económica claramente regresiva en todos los órdenes para las mayorías mientras despliega favores a granel para los sectores más concentrados.
¿Cómo hacer para agrietar los bloques del FPV en el congreso cuando la dinámica callejera encolumna a cada intendente y gobernador detrás de los movimientos sociales y cuando por el lado sindical ya se vislumbran muy oscuros nubarrones?
El riesgo que está corriendo Macri es el de quedar preso con sus Ceos y aliados del diario de Yrigoyen que le editan Clarín y La Nacion mientras que en la vida real se le escurra como en agua entre los dedos el muy escaso oxígeno capital político con el que inició su gestión.
La verdad, no se entiende tanta torpeza

sábado, 16 de enero de 2016

Van a chocar la calesita antes de lo previsto



Un amigo íntimo del presidente dice “Mauricio comete muchas dobles faltas”. De Gerardo Morales podría decirse que directamente las tira todas afuera. Un gobierno que ganó por dos puntos y que ingresó a la gestión a los empujones, sin experiencia para manejar el conflicto social, está más cerca de ingresar en una espiral represiva que, como la historia lo enseña drásticamente, siempre, y de manera inexorable, termina arrastrando al que reprime.

viernes, 15 de enero de 2016

De la Plaza a la Unidad básica y de la Unidad Básica a la Plaza


Está bueno movilizarse y llenar plazas, pero si esa voluntad no es institucionalizada, terminará siendo inconducente ante un escenario verdaderamente complicado por deficiencias propias del FPV y la operación a full del macrismo y algunos de adentro que juegan a dividirlo para que pierda capacidad de veto en los espacios parlamentarios. De hecho, en la PBA ya está partido el bloque de senadores y anoche quedó configurada la fractura en diputados. Por el lado del congreso nacional hay movidas para agrandar la grieta latente que separa al mundo Cámpora del resto del peronismo, básicamente del interior. Si Urtubey logra finalmente fracturar ambos bloques, el macrismo quedará a un paso de obtener escribanía propia y ahí te quiero ver…
Tanto en la PBA como a nivel nacional hay contradicciones objetivas entre legisladores que responden a referentes territoriales (gobernadores e intendentes) y los que responden “al proyecto”. Esta contradicción, de hecho, está desde el vamos más cerca de explotar que de ser controlada y ya se puso de manifiesto en las reacciones ante la orden de no asistir a la asamblea legislativa donde prestó juramento Mauricio Macri.
Completo, acá


miércoles, 13 de enero de 2016

La cría del proceso tuvo familia


En mi pueblo, cuando llegaban los golpes de estado el intendente no hacía política, tampoco la liga de madres de familia y mucho menos el cura. Practicaban el “bien común” porque eran gentes buenas, honestas, que sólo pensaban en ayudar al prójimo.
Cuando se negoció el acuerdo de Perón con Frondizi, allá por 1957. Manuel Arias, caudillo del peronismo de la sexta sección de la PBA, fue a Tres Lomas a comunicarlo. Se reunió en mi casa con el Padre Emilio Ogñenovich, cura del pueblo (sí, el mismo que llegó a obispo y fue gran amigo de Menem). Emilio sería el encargado de bajar la línea al peronismo y la comunidad. La reunión en casa tenía dos coartadas: Manuel era tío de mi padre y Emilio tenía gran vínculo con mi madre pues él era director del colegio secundario y ella una de las tantas docentes que lo habían acompañado en el montaje del Instituto Mariano Moreno. La reunión se concretó, pero eso no era política…
Completo, acá

martes, 12 de enero de 2016

Y un día lo echaron a Víctor Hugo


La forma en que Radio Continental echó a Víctor Hugo sintoniza con el autoritarismo con que el gobierno de los mercados procedió en lo referido a la ley de medios. Nos lo había anticipado Broda en mayo cuando expuso el dilema sobre si el ajuste lo podrían hacer “planeado o a los golpes”. Ya hay espaldas donde la policía ha escrito con balas de goma que será a los golpes y con toda la dureza que sea necesaria, sólo falta encriptar los sucesos para que la sociedad no se entere.
Hay algo del 55 en los sucesos que estamos viviendo. No podía ser otra manera. Es que el kirchnerismo divizó cuáles son los resortes que sostienen el “país normal” y, lo peor, lo publicó. Una herejía de esas que ameritan las peores venganzas de los custodios de la libertad, la democracia y el diálogo.
Quizás ya sea tarde porque La sociedad se enteró hace rato que el sistema de medios y la justicia son dos fortines que impiden la victoria popular. El error político del kirchnerismo fue congelar la imagen en eso y repetirlo hasta el cansancio, lloviendo sobre mojado y emitiendo un discurso que por reiterativo llegó a aburrir y hasta generar rechazo. Mas, lo importante -y por eso estos ataques a la libertad de expresión- es que le informó a los argentinos dónde estaban los dos sostenes más sutiles e invisibles de eso que llaman república, les repitió hasta el cansancio que en la “libertad de prensa” y “la igualdad ante la ley” estaban esos dos matones que te convencen por las buenas o por las malas de cómo es la cosa.
Hemos entrado en un tiempo donde hasta los blogs y las páginas más insignificantes en volumen de tráfico pueden llegar a recibir ataques de “la libertad”, ojo. La “libertad” ha regresado furiosa, dispuesta a cobrarse uno a uno los embates que sufrió en la década que pasó. Hay una sola cosa que se puede hacer para enfrentarla: organización política. Vayamos a cuanta plaza querramos, pero organicémonos con vistas a las parlamentarias de 2017, pues si ahí “la libertad” consigue particionar el voto en tres grandes bloques (Cambiemos, kirchnerismo y Proronismo) Macri logrará mejorar notoriamente su situación dado que cuenta con el massismo como su su lado B, tal como ya lo está siendo en la legislatura bonaerense y ahí virtualmente obtendrá la mayoría necesaria para abrir la escribanía. De nuevo: al modelo de los mercados sólo le falta la escribanía parlamentaria. Si la consigue, estamos en el horno. Por eso es que toda la voluntad que se observa en las plazas debe transformarse en un accionar político planificado. Ojo que en enero de 2002 parecía que las asambleas se comían a los chicos crudos y de eso hoy sólo quedan un par de cooperativas que venden yerba progre y vinos orgánicos.
Completo, acá

viernes, 8 de enero de 2016

Nace el Peronismo que le gusta a los que odian al peronismo


Pocas cosas rememoran más al menemismo que los asados de enero en Pinamar. El de esta noche marca el intento de construir un peronismo opositor a imagen y semejanza de Mauricio y los mercados. Es muy probable que lo consigan y que marchemos a un escenario electoral de tres tercios en 2017: Cambiemos, el proronismo y el kirchnerismo, liderado por Cristina. A continuación van dos párrafos de la nota que hoy publica Pablo Ibáñez en ámbito y sirven para vislumbrar lo que se viene:


"•Massa, casi un gobernador bis de María Eugenia Vidal y garante del quórum que Macri necesita en Diputados, terminó de sellar con su invitación a Davos un perfil que a simple vista parece luminoso pero, a mediano plazo, puede volverse turbio. Ayer este diario contó que en el PJ circula la hipótesis de que Massa podría avanzar un paso más y convertirse en jefe de Gabinete de Macri, chance que el tigrense no niega porque sabe que todo episodio que lo mantenga en el centro de la escena lo favorece. 

En este turno, frente a su macrización, para Massa es oro puro una foto con Urtubey y el ex K Bossio, porque lo corre hacia el centro, lo peroniza y lo distancia, siquiera por un rato, de la órbita gravitacional que ejerce el poder de Macri. A los suyos, Massa les anticipó en noviembre pasado que en 2017 será candidato a senador nacional y que, a mitad de este año, saldría a hacer campaña. Pero su universo electoral es tan vasto como difuso: el grueso de sus votantes fueron a Macri en el balotaje pero tienen, a su vez, un compomente peronista. ¿Dónde debe, entonces, ir a buscar votantes el año que viene? Si a Macri le va bien o regular, posiblemente sea más atractivo respaldar a Cambiemos que ir al FR; si a Macri le va mal, pueden facturarle su incipiente cercanía."


Regresa con fuerza y voluntad la tan remanida teoría del peronismo que se mira en el espejo del político que lo derrotó. Hay diferencias sutiles que dificultan la traslación automática de escenarios: La Argentina de 2016 se parece poco a la de 1985, etapa histórica donde, entre otras cosas, aún no había pasado el kirchnerismo y donde no había una figura de la talla de Cristina Fernández de Kirchner.

El dilema es que un armado liderado por Massa, De La Sota y Urtubey no podrá bajo ningún aspecto contener al conjunto del peronismo y que, por supuesto, esta muchachada no está para nada de acuerdo en seguir en torno a a ex presidenta. De lo que no hay dudas es que esta situación de un peronismo partido en dos, objetivamente es la mejor noticia que Macri puede tener en la perspectiva de 2017. 

Esta novela recién empieza y no te imaginás el rating que va a tener...

Coartadas para despedir trabajadores

jueves, 7 de enero de 2016

El sofisma de Lombardi


Entre los argumentos que lanza hernán Lombardi en esta entrevista, se destaca la trillada idea de que los medios del estado deben cobijar “todas las voces”. Independientemente del hecho de que durante los 8 años en los que Macri gobernó la CABA no hubo voces kirchneristas en ningún medio público de la ciudad, me permito disentir porque esa frase tendría razón de ser en una democracia donde efectivamente existiera pluralidad de voces en el sistema de medios, pero sabemos muy bien que no es así. Sabemos que los medios privados dependen de los lineamientos editoriales de las empresas propietarias, sabemos también que no todos los medios tienen el mismo volumen de emisión y poder de penetración, sabemos que ello es producto de un proceso de concentración que se llevó adelante de manera irregular. Entonces, es un lugar común de absoluta inconsistencia el discurso que le exige pluralidad a los medios del estado.

Durante el kirchnerismo los medios públicos tuvieron una línea editorial basada en la defensa de los derechos humanos y la del proceso de devolución de derechos que se desplegó ¿Podría haberse sostenido un gobierno al que el dispositivo de medios demonizó como a ningún otro, donde se lo agredió mintiendo descaradamente, si no hubiera tenido en los medios públicos un espacio para plantear su verdad ante el fuego graneado de los grandes medios opositores? Todos sabemos que la respuesta es NO.

Completo, acá

miércoles, 6 de enero de 2016

Carta abierta al votante en contra propia


Votaste en contra propia y la realidad te está cagando a bifes, pero la seguís remando. Ayer te vi haciendo la cola para cargar nafta y ganarte unos mangos con el aumento. Escuchabas con gesto orgásmico que Michetti despidió cuatro mil laburantes y que Lombardi rajó al 85 % de los empleados  del Centro Cultural Kirchner. Festejaste que los remedios bajaron un 7 % pero te olvidaste -o nunca te enteraste- que entre octubre y diciembre subieron un 60 % y asentís con la cabeza mientras Funes de Rioja te dice en la radio que los precios de los alimentos no se retrotraerán a noviembre.
Tu capacidad de entender a los poderosos es infinita. Para vos, la culpa siempre la tienen los débiles, como cuando a ese matrimonio amigo, la chica que los ayuda(ba) les clavó un juicio por haberla tenido 3 años trabajando en negro. “¿Te das cuenta como son?”, murmurás con indignación. En tu cosmovisión, la chica que te limpia el hinodoro no debe estar en blanco. Pero no es tu culpa, a veces llego a pensar que sos una víctima más del drama argentino, un pobre diablo, pero confundido, formateado para razonar que  si a los de arriba les va bien, a vos te quedarán algunas sobras. En el barrio te vieron mejorar los últimos 10 años: Empezaste por pasar a los pibes a una privada.
Baratita, pero “PRI VA DA”.
Completo, acá


martes, 5 de enero de 2016

¿Es legítimo ir por la banquina de la Constitución?


Esta declaración del ministro del interior mete miedo de verdad, más cuando proviene del nieto del hombre fuerte del gobierno de Arturo Frondizi, aquél que perpetró el represivo Plan CONINTES (Conmoción interna del Estado). Ahora bien, independientemente de esta evocación, por lo menos parece una burrada grosera plantear que es legítimo modificar leyes aprobadas por el parlamento por decreto. La única razón por la que el gobierno de Macri recurre a este accionar de suma precariedad institucional es su falta de disposición para someter al parlamento los proyectos que pretende impulsar y construir en ese ámbito las mayorías necesarias que doten a las transformaciones que piensan realizar de la legitimidad imprescindible. No es bajo ningún aspecto legítimo recurrir a la decretomanía y buscar, al mismo tiempo, congelar la bicameral que los debe revisar, de modo de avanzar por la banquina de la Constitución.
Hoy en Radio Del Plata, Romina Calderaro dijo que mucho de lo que está sucediendo le recuerda la letra “Lecciones de urbanidad” de Joan Manuel Serrat, y la verdad, no está para nada equivocada.
Cultive buenas maneras
para sus malos ejemplos
si no quiere que sus pares
le señalen con el dedo.
Cubra sus bajos instintos
con una piel de cordero.
El hábito no hace al monje,
pero da el pego.
Muéstrese en público cordial,
atento, considerado,
cortés, cumplido, educado,
solícito y servicial.
Y cuando la cague, haga el favor
de engalanar la boñiga.
Que, admirado, el mundo diga:
“¡Que lindo caga el señor!”
Hágame caso y tome ya
lecciones de urbanidad.
Tenga a mano una sonrisa
cuando atice el varapalo.
Reparta malas noticias
envueltas para regalo.
Dígale al mundo con flores
que va a arrasar el planeta.
Firme sentencias de muerte,
pero con buena letra.
Ponga por testigo a Dios
y mienta convincentemente.
Haga formar a la gente,
pero sin alzar la voz.
Que a simple vista no se ve
el charol de sus entrañas.
Las apariencias engañan
en beneficio de usted.
Cultive buenas maneras
donde esconder sus pecados.
Vista su mona de seda
y compruebe el resultado.
Que usted será lo que sea
– escoria de los mortales –
un perfecto desalmado,
pero con buenos modales.
Insulte con educación,
robe delicadamente,
asesine limpiamente
y time con distinción.
Calumnie pero sin faltar,
traicione con elegancia,
perfume su repugnancia
con exquisita urbanidad.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene