domingo, 18 de marzo de 2007

La Radio de las Madres

A comienzos de la década del 90 caminar por la banda de Frecuencia Modulada era una agradable caja de sorpresas. En cada una de las FM barriales se podían hallar las propuestas mas insólitas. Algunas daban gusto, muchas asco y otras denotaban una buena idea pero escasos recursos de variadas índoles para transformar esa idea en un producto radiofónicamente acabado.
Pero como “Todo tiene su final” –como cantaba el gran Lavoe- las FM fueron cayendo una a una y el paseo por la Frecuencia Modulada encontró su fin. El dial se “emprolijó” nuevamente: Ahora hay más FM que antes pero es mas de lo mismo. Ya no más “radio alternativa” y mucho menos “alterativa”.
Es en este contexto que la aparición de “La Voz de las Madres” en el 530 de la Amplitud Modulada suena por momentos a una remake de los aquellos tempranos noventas. Junto a profesionales con oficio conviven programas y conductores cuyo handicap para estar en el aire más parece provenir de amistades y/o compromiso militante que de sus conocimientos en la materia.
La radio de la Asociación que preside Hebe de Bonafini está en el aire hace un año y últimamente ha mejorado mucho su transmición. En la zona norte de la ciudad se la escucha con suma nitidez y, en mi caso, la he sintonizado fielmente en el Partido de la Costa y hasta en mi pueblo, distante 550 Km de Capital.
Escuchando “La Primera de la Izquierda” podés toparte con todo tipo de propuestas. Están aquellas joyas como “Café Bar Billares” esa idea genial de Ricardo Horvat que sigue demostrando que se puede hacer un programa de tango desde la vereda de enfrente del nauseabundo vaho conservador de los Bocacci o los Godoy. También te podés encontrar con “Raíces” el histórico programa de Blanca Rébori o con “Corré la Voz” la propuesta cálida y tranqui de Carolina Francisco, una locutora que siempre pateó para el lado del buen gusto.
Por la primera mañana está Marcelo Bartolomé, un batallador de aquellos que aún no ha encontrado su punto justo. Marcelo está para mucho mas y su trayectoria obliga a esperarlo. Lo sigue Héctor Sánchez con “El Patio Trasero”, de 10.00 a 13.00 con una propuesta un poco mas redondeada. A partir de las 19.00 finalizan las “Tiras” y hasta la madrugada hay programas de una hora de las mas diversas procedencias y estilos. Por ejemplo una propuesta dedicada a La Mujer titulada “Mujerío”; un programa dedicado a Palestina. La misma Hebe de Bonafini conduciendo dos horas los lunes y remando junto a Ulises Gorini e Inés Vázquez en "Transformaciones del Pañuelo Blanco" los miércoles de 20 a 21. Bueno es remarcar la condición de testimonio único e irrepetible de este programa, Hebe va contando detalles y verdaderas perlitas de los comienzos de la lucha de las Madres. Imperdible, sumamente emotivo e histórico
¿Se deja escuchar la Radio de las Madres? Sí.
¿Por qué?
En primer lugar porque sale de lo corriente. Si a las 9 de la mañana las opciones son Dady Brieva en Mitre, el patetismo de Mónica y César en Del Plata, González Oro dando gassss o un políticamente correcto (pero hasta ahí nomás) Victor Hugo en Continental, la 530 sale de lo previsible. Y eso vale. Si querés la agenda de Clarín y La Nación hecha radio no muevas el dial, pero si buscás otra cosa, ponele oreja a la 530. Por ejemplo tiene la muy buena propuesta de dos informativos diarios de una hora cada uno. De 12.30 a 13.30 y de 18.00 a 19.00. Esto que ya casi no existe salvo en Radio Colonia y en Nacional, sigue vigente en la 530.
La música es del palo latinoamericano aunque con algunas falencias como por caso en la mañana, donde pareciera que los conductores saben poco de la materia y ello es un serio déficit. Soy de los que creen que los conductores de radio deben tener una muy buena formación musical como Larrea, Carrizo, Pesoa, etc.
Seguramente con el tiempo va a ir mejorando en aspectos radiofónicos. En este primer año se fue haciendo una experiencia y como siempre ocurre en estas etapas, hasta que se termina de mover la zaranda, se confunde el grano con la gramilla. Hubo programas inescuchables y propuestas a mitad de camino que, no obstante, sirvieron para aglutinar a buena parte de ese enjambre de nómades “progres” que deambula por el dial buscando propuestas “diferentes”. Esta masa de audiencia encontró ahora su lugar en la 530. Seguramente este segmento de oyentes no se destaca por su cantidad mas sí por la voluntad que manifiesta a la hora de poner mensajes en los contestadores. Un pequeño ejercicio de memoria sirve para identificar oyentes que han ido y venido en los últimos años por la Once Diez (bajo la dirección de Badía) algunos programas de Radio Nacional o radio Cooperativa. Son pocos pero hacen mucho ruido.
La pregunta entonces es ¿Habrá capacidad para trascender el cenáculo de los convencidos? ¿La 530 podrá concretar su anhelo de ser “Una Radio de Izquierda para la gente” y no “Una radio para la gente de Izquierda?
Habrá que ir viendo y, más que nada, escuchando.
Pero en el trazo grueso el balance da positivo. Ante tanta locutora con linda vocecita y cero cabeza, bienvenida sea una propuesta nueva con los claroscuros propios de todo medio en gestación.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta