"La Argentina ha resuelto darse gobierno por un año"

El domingo da para navegar un poco y encontrar un par de notas de Horacio Verbitsky y José Claudio Escribano sobre aquél desaire que Néstor Kirchner le hizo al hombre fuerte de La Nación a comienzos de mayo de 2003, actitud que generó una columna envenenada de Escribano, donde escribió que "La Argentina ha resuelto darse gobierno por un año"
El 22 de agosto de 2004, Verbitsky escribió en Página/12:


El pliego

En vísperas de la asunción presidencial, en mayo de 2003, Escribano escribió que “la Argentina ha resuelto darse gobierno por un año”. Aquel artículo fue la secuela de una reunión privada en el departamento de Alberto Fernández en la que Escribano dijo que consideraba necesario imponer a Kirchner de lo que con pompa y ostentación llamó “los postulados básicos” de La Nación porque “seremos inflexibles en su defensa”. A continuación enumeró su pliego de condiciones, reminiscente de aquel que el ex dictador Alejandro Lanusse trató de imponerle a Juan D. Perón en 1972:
1. “La Argentina debe alinearse con los Estados Unidos. No son necesarias relaciones carnales, pero sí alineamiento incondicional”.
2. “No queremos que haya más revisiones sobre la lucha contra la subversión. Está a punto de salir un fallo de la Corte Suprema de Justicia en ese sentido. Nos parece importante que el fallo salga y que el tema no vuelva a tratarse políticamente. Creemos necesaria una reivindicación del desempeño de las Fuerzas Armadas en el contexto histórico en el que les tocó actuar”.
3. “No puede ser que no haya recibido a los empresarios. Están muy preocupados porque no han podido entrevistarse con usted”.
4. “Nos preocupa la posición argentina con respecto a Cuba, donde están ocurriendo terribles violaciones a los derechos humanos”.
5. “Es muy grave el problema de la inseguridad. Debe generarse un mejor sistema de control del delito y llevarse tranquilidad a las fuerzas del orden con medidas excepcionales de seguridad”.Dos constataciones son obvias: Kirchner desairó cuatro de esas cinco exigencias y el pronóstico de Escribano falló, lo cual no quiere decir que el diario vaya a escatimar esfuerzos para que, aun retrasada, esa profecía se cumpla, sino todo lo contrario. Desde el acto del 24 de marzo en la Escuela de Mecánica de la Armada el reducido pero influyente sector social que expresa ese diario escogió un rumbo parecido al de los grandes medios venezolanos frente al presidente Hugo Chávez. No es ni siquiera novedoso: la misma polarización excluyente fue impulsada por la oligarquía argentina durante el primer gobierno de Juan Perón, hasta conseguir su derrocamiento por un golpe militar, hace 49 años, que inauguró un ciclo de violencia y fracaso nacional. Los aportes de Kirchner a esa polarización no son equivalentes a los de Perón (quien suprimió algunas de las libertades que el actual gobierno respeta) ni a los de Chávez, pero lejos de constituir un disuasivo, esto parece actuar como un estímulo. Mientras la economía siga creciendo y las grandes empresas realicen grandes ganancias, el tema principal será la seguridad y el orden público y Blumberg el ariete con el que intentarán abrir el rumbo que hiera al gobierno.


El 11 de junio de 2006, el perro vuelve sobre el tema:


EL ULTIMATUM

El gobierno tampoco considera casual que Lavagna haya plantado su bandera cuando están por comenzar los juicios contra militares y policías acusados por crímenes contra la humanidad; las empresas formadoras de precios recelan del novedoso interés oficial por conocer las cadenas de valor de los principales productos; el jefe de la Iglesia, cardenal Jorge Bergoglio, intenta dar alguna coherencia a sectores tan diversos, sólo unidos en su aversión a Kirchner, y se pone de nuevo en funcionamiento la Mesa de Diálogo que Duhalde, Alfonsín y los empresarios devaluacionistas usaron para tumbar a De la Rúa. Esta historia comenzó antes que la presidencia de Kirchner. El 5 de mayo de 2003, durante un desayuno en la casa de Alberto Fernández, el entonces subdirector del diario La Nación José Claudio Escribano presentó al candidato un pliego de condiciones, reminiscente de aquel que el ex dictador Alejandro Lanusse trató de imponerle a Juan D. Perón en 1972: alineamiento incondicional con los Estados Unidos, reivindicación de las Fuerzas Armadas y cierre de todas las causas por la Corte Suprema de Justicia (cosa que ya habían acordado Duhalde y Alfonsín con el entonces jefe del Ejército Ricardo Brinzoni); acercamiento con los empresarios, condena a Cuba por violaciones a los derechos humanos y medidas excepcionales de seguridad. “Ocurre que usted y yo tenemos visiones distintas del país”, respondió Kirchner. Escribano hizo público el ultimátum en su columna del jueves 15, en cuanto se supo que Carlos Menem no se presentaría a la segunda vuelta: “la Argentina ha resuelto darse gobierno por un año”, escribió. Atribuyó la frase a un amenazador ente genérico que denominó “Washington”. Ese indisimulado llamamiento golpista lo habría formulado alguien que el columnista no se tomó el cuidado de identificar, durante una reunión del Council of Americas. Escribano se jubiló este año, pero el pliego de condiciones sigue vigente y el tono de las columnas del matutino sugiere que los tiempos se aceleran.

Finalmente, acá está la famosa columna de Escribano que contiene la frase que titula este post y que a esta altura de los acontecimientos es inaugural y de lectura obligada para todos aquellos que pretendan hacer un análisis retrospectivo para entender el porqué del odio del stablishment contra Néstor Kirchner.

Comentarios

Anónimo dijo…
Y gueno...pa el tipo que tiene 5 minutos pa ponerse a leer lo que es la historia, esto es mas que elocuente...donde está el poder...
Leguar dijo…
parece mentira que un tipo que se dio y se da el lujo de atentar de esta manera contra la democrácia lo haga con semajante impunidad.
El otro día este mismo tipo tuvo el tupé(que palabra detestable tupé)de llamar "dictadura" al gobierno de perón. Dijo textualmente Escribano: "durante la primera dictadura de Perón".
Debería existir algún tipo de pena para estos apologístas de las dictaduras y el totalitarismo. No se puede hacer ese tipo de declaraciones así tan sueltos de cuerpo. Después dicen que este gobierno cercena libertades. Que caras duras!!
Anónimo dijo…
Mirá Leguar,

mi abuelo era afiliado al partido comunista en la década del cuarenta y le allanaron tres veces la casa, además de haberse comido dos meses preso por esa afiliación.
a ese tipo de procedimientos, n el manual que usé en el colegio eso se llamaba "dictadura".
Preguntale a Cipriano Reyes, sino.
Si pensamos en el cariño del general por Somoza, Trujillo, Streossner, Franco, Mussolini...veremos que distaba mucho de ser un demócrata a lo Juan B Justo, a lo Alfredo Palacios.
Si además pensamos que impulsó la Tripla A, me parece que estás en el horno con tu argumentación.
El problema no es que la Argentina sea fascista por culpa de Perón, sino que Perón es el caudillo perfecto para un país cuya masa ya era fascista.
Eso somos, hay que reconocerlo si queremos dejar de serlo algún día y no hacer como los boludos que confunden "república" con EEUU.
Andá a hablarles de república en España y vas a entender de que se trata.
Es en Agentina solamente donde esa expresión genera burla. O en Venezuela.

Horacio
Raúl C. dijo…
¿Observaron esta joyita?
'Kirchner está hablando con muy poca gente, encerrado en un círculo íntimo difícil de caracterizar, pero en el que es obvio que gravita su mujer, Cristina, senadora nacional.'
Si está él, 'lo maneja ella'.
Ahora que está ella, 'la maneja él'.
Raúl C. (ex RCW)
Carlos Tofla dijo…
Gerardo: ¿a qué discurso puntual de Kirchner hace alusión Escribano en su editorial?
Un abrazo.
Ct.
Que republicano sea sinónimo de reaccionario en la Argentina (según Horacio, también en Venezuela) no es responsabilidad de quienes tomamos esa expresión con "burla", sino de quienes, en Estados Unidos y en Inglaterra, han hecho bandera del término republicano para oponerlo a la democracia.
Esto, de todas maneras, no es nuevo: ya en los años 50, el diario La Prensa pontificaba sobre la importancia de que las instituciones republicanas pusieran coto a los desbordes demagógicos de la democracia.
Saludos
Mikkel dijo…
Es bueno que recordemos esto y que además no olvidemos que en ese momento Kirchner era la maravilla elástica para ... Clarín.
Al menos LA NACION es coherente.
Y los tiempos se aceleran , pero ello es mas atribuíble al desgaste del proyecto fruto de su propia naturaleza y estructura.

Pero siempre es mas fácil echarle la culpa a los otros.
Mikkel es el típico exponente piñón fijo. Si hubo un tiempo en que el kirchenerismo y Clarín se llevaron bien ¿Eso invalida algo?
Estos chicos realizan lecturas lineales, torpes, binariasms egún las cuales si, por ejemplo, el gobierno en su momento tuvo buenas migas con Clarín, ahora no es creíble su distanciamiento.
El problema es que estas visiones al ser tan mecánicas quedan pedaleando en el vacío cuando las condiciones en la realidad política cambian y llevan a diagnósticos flipadísimos.
Si Kirchner cuando asumió tuvo buen vínculo con Clarín, eso no tiene peso en el análisis de lo que sucede hoy, donde el enfrentamiento es evidente. Si te da felicidad y creés que desmentís algo con esa argumentación bueno, está bien, pero si tratamos de entender las razones de fondo que conforman la coyuntura política del presente, la verdad que venir a decir que Kirchner y Clarín en un tiempo anduvieron bien no agrega nada.
En política las alianzas y las rupturas son usuales, son la normalidad.
Mikkel dijo…
Puede ser que uno sea el émulo trucho de Piñon Fijo, pero el proyecto se está agotando fruto de su propia falta de respuestas, su sistema endógeno de toma de decisiones, su pretensión de manejar la economía personalmente, su falta de visión de medio y largo plazo, su incapacidad de generar nuevos cuadros políticos, el continuar permitiendo el desmantelamiento intelectual del estado. etc., etc.
Disidente dijo…
Lo de Escribano se pareció a un ultimatum. Escribano es nu periodista.

Creo que el verdadero clima destituyente lo vivimos en 2001. Ejemplo: 25 de Octubre, Barrionuevo y Moyano piden (directa y explícitamemte) la renuncia de De La Rua. Y ellos no eran meros periodistas, sino líderes sindicales, con todo el poder detrás que eso conlleva.

Las cosas por su nombre. La actual oposición es de cuarta. Pero al lado del Pejotismo (como oposición) son nenes de pecho.
guille dijo…
Miquelito ,el sistema exogeno de toma de decisiones ya lo probamos y nos fue par el orto, el manejo de la economia personal es ,quizas,el mayor merito de este gobierno,lo de la vision a largo plazo ,despues se vera ,lo de los cuadrados politicos esw general y el desmantelamiento intelectual del estado ,no lo entendi ,etc.etc.
Disidente: Decir que Escribano "es un periodista" semeja declarar que "Piazzolla es un músico" u "Obama es un presidente"...
Escribano era (y en buena medida lo sigue siendo) uno de los hombres más influyentes no sólo en La Nación (que es algo más que "un matutino") sino en la vida política y emrpesaria argentina (que sí "es un país")
Sí podríamos decir que el gobierno de la Alianza era "un flan"... en eso habría coincidencia.
En lo que también coincidiríamos sería en que buena parte de las estrellas mediáticas que ahora andan jodiendo se lo cargaron, sin ir más lejos, Marcello Tinelli, que es algo más que "un animador de TV"
Respecto a los destituyentes no sé si pondría a Moyano. Sí recuerdo su enfrentamiento y el balazo en un testiculo a Julio Piumato (qué cosa ésta de los radicales que no pueden estar en el gobierno sin balear trabajadores y civiles desarmados como en el puente que une Corrientes y Chaco ni bien asumieron y el 20 de diciembre del 2001)
Pero en lo que sí también coincidiríamos es en el accionar de personas que en nada se parecen a nenes de pecho como Duhalde, Ruckauf y buena parte del alfonsimismo de la provincia de buenos Aires.

Entradas más populares de este blog

Entre esos tipos y yo hay algo personal

El macrismo es algo muchísimo más grave grave que Mauricio.

El pelotudo argentino